Cómo obligarte a estudiar en serio

Опубликовал Admin
¿Alguna vez te has pillado dejando las cosas para después cuando sabes muy bien que tienes que estudiar? ¿Estás seguro de que, si tan solo pudieras estudiar con un poco más de constancia, tendrías mejores calificaciones? De ser así, no estás solo. A la mayoría se nos dificulta estudiar de vez en cuando. Conoce nuestros métodos a continuación para que dejes de dejar todo para después y empieces a estudiar en serio.

Superar tu resistencia a estudiar

  1. Deja de hacer lo que estás haciendo y empieza de inmediato. Es facilísimo caer en el “Empezaré en una hora” una y otra vez hasta que se pierde todo un día. Si tienes que estudiar en serio, ya no dejes las cosas para después. Deja de hacer lo que estás haciendo, ve a un lugar tranquilo y seguro con tus materiales de estudio, y empieza. No te autodestruyas jugando con un “solo un juego más”, “solo un programa de televisión más”, etc. Entre más rápido empieces, más rápido terminarás y al final tendrás más tiempo libre.
    • Es mucho más difícil empezar a hacer algo que seguir haciéndolo. Una vez que saltes la valla de tu resistencia inicial, continuar estudiando te resultará mucho más fácil.
  2. Oblígate a empezar a tomar notas y también a dibujarlas. Dibujar las notas será fácil de recordar y divertido, por ejemplo, digamos que si tienes que recordar la Guerra de 1812, entonces dibuja algunas cosas que sepas de ella. Los primeros 2 minutos de empezar a estudiar son cruciales, ya que es mucho más fácil rendirse durante ese periodo. Para evitarlo, empieza a tomar notas de inmediato, aunque no sean “buenas” notas. Cuando ya hayas avanzado un poco (aunque sea un poco), verás que será mucho más difícil detenerte que si no hubieras hecho nada en absoluto.
    • No olvides que puedes reescribir las notas iniciales después si ves que no sirven de mucho.
  3. Motívate. La moral puede desempeñar un papel importantísimo para determinar si tu sesión de estudio fue exitosa o no. Llénate de energía temprano y mantente energizado mientras estudias. A continuación te brindaremos algunas ideas para mantenerte motivado. Solo tú sabrás cuál te resulta más efectiva:
    • Escuchar música animada: el mismo tipo de canciones que escucharías antes de un evento deportivo.
    • Mover el cuerpo: caminar rápido, hacer saltos de tijera, hacer box con un adversario imaginario, etc.
    • Mirar un discurso motivador.
    • Cambiar de ubicación frecuentemente: no te permitas aburrirte con tu entorno.
  4. Planifica premios. Es más fácil estudiar cuando sabemos que hay cosas esperando por nosotros si lo hacemos. Prepárate para el éxito fijándote premios para ti mismo para después de estudiar, desde luego. Por ejemplo, si te gusta el dulce, separa un tiempo después de estudiar para ir a la heladería local después de una sesión de estudio exitosa.
  5. Haz públicos tus planes de estudio. Si nada funciona, ¡que la vergüenza sea tu motivación! Dile a tus amigos que vas a estudiar y a sacarte una buena calificación en el siguiente trabajo. El miedo de quedar mal ante los demás por descuidar el estudio puede ser una gran motivación. A medida que se acerca la fecha del trabajo, empezarás a sentir la presión para estudiar, con lo cual empezar te resultará más fácil.
    • Mejor aún es decirles a tus amigos que quieres estudiar con ellos. Así, tendrás que o bien estudiar (en la presencia de amigos que puedan apoyarte) o bien cancelar la reunión. De cualquier modo, tus amigos se enterarán.

Eliminar las distracciones

  1. Separa un periodo de tiempo especial para estudiar. Para estudiar, hay que poder dedicarle toda la atención. Si divides tu atención entre el estudio y otra distracción, ya sea un programa de televisión, un empleo u otra tarea, no podrás retener mucha información (o nada). Asegúrate de poder estudiar efectivamente. Para lograrlo, separa un periodo de tiempo razonable para estudiar y solo estudiar.
    • Según la cantidad de materias que tengas que estudiar, este periodo de tiempo puede ser algo de una sola vez o una adición regular en tu horario. Es preferible que sea lo segundo porque, con el tiempo, te acostumbrarás a dedicarle cierto tiempo al estudio.
  2. Busca un lugar para estudiar donde no te distraigas. Por desgracia, muchos separan un tiempo especial para sus estudios solo para desperdiciarlo dejándose llevar por las distracciones. Asegúrate de que en el lugar donde estudies no haya nada que te haya distraído antes. En general, esto quiere decir que tienes que buscar un lugar privado y tranquilo sin acceso a videojuegos, entretenimiento en línea, amigos sociables, televisión, etc.
    • Si para estudiar tienes que usar Internet y te preocupa que puedas distraerte con videojuegos, videos y demás, usa una extensión gratuita de productividad para tu navegador. Estas aplicaciones te permitirán bloquear ciertos sitios web temporalmente, asegurándote de no tener acceso a ellos mientras estudias.
  3. Usa música o ruido blanco según lo desees. Para algunos, el silencio total es una distracción. Si crees que este es tu caso, experimenta con música o ruido blanco mientras estudias. La música tiene un efecto motivador en algunas personas, las mantiene concentradas cuando por lo general estarían fantaseando. Otros prefieren estudiar con ruido blanco, un ruido constante y no definido, como el de las olas o la lluvia, ya que les permite relajarse, concentrarse y olvidarse de las distracciones. Sea cual sea lo que escuches, lo más importante es que no te distraiga. Si ves que andas cantando con la música en vez de enfocarte en la página en frente de ti, mejor apágalo. Solo pon la música o el ruido blanco cuando sientas que lo necesitas.
  4. Haz que las fuentes de postergación sean inaccesibles. En los casos extremos de la postergación, es decir, dejar todo para después, puede ser necesario decidirse a eliminar sus fuentes de tu vida temporalmente (o incluso permanentemente). Por ejemplo, si te cuesta muchísimo estudiar porque siempre lo dejas a un lado por jugar videojuegos, entonces déjalos en la casa de un amigo el fin de semana para tener la libertad de estudiar. Si todavía te resultan una distracción, véndelos. Si bien puede ser doloroso, eliminar las distracciones de raíz puede valer la pena a la larga.
  5. Haz ejercicios, come y descansa antes de estudiar. Las distracciones “físicas” del hambre, la inquietud y la fatiga pueden dificultar las ganas de estudiar al igual que cualquier otra distracción mental. Para asegurarte de poder estudiar al máximo, satisface tus necesidades físicas antes de empezar. Ten comidas sanas y bien balanceadas durante el día. Dedícale un tiempo al ejercicio. Duerme bastante la noche anterior. Al cuidar el cuerpo con estos pasos, la mente tendrá la mejor oportunidad para aprender información nueva.

Consejos

  • Toma pausas cortas durante la sesión de estudio para despejar la mente.
  • Mientras estudias, ten calma mental. No pienses en cosas que puedan afectar tus emociones.
  • Procura mantener tus cosas organizadas. Así podrás concentrarte mejor y estar más calmado.
  • Date premios por hacer tareas y preguntas difíciles.
  • Ten siempre una cantidad suficiente de lápices y demás artículos escolares.
  • Compra libros de revisión que sean relativamente baratos. Estos adaptan los puntos clave en un espacio más pequeño, lo cual los hace más fáciles de usar.
  • Muchas escuelas tienen grupos de estudio. Considera la posibilidad de unirte a uno si una materia te resulta difícil. Estudiar con otras personas hará que aprender sea más divertido.
  • Pídeles a tus padres que te ayuden escuchándote mientras les enseñas algo que has aprendido. Hablar en voz alta y explicar conceptos te ayudará a entenderlos mejor.
  • Sé perseverante. Toma siempre materiales lógicos y relevantes.
  • Usa diagramas y organigramas para recordar los puntos de un tema en particular.
Теги: