Cómo practicar la gratitud

Опубликовал Admin
81
0
Si bien es posible que no siempre sea fácil, ser agradecido por las cosas buenas de tu vida puede ser una práctica gratificante. Así, se ha demostrado que practicar la gratitud tiene beneficios reales para la salud, lo cual mejora el estado de ánimo de las personas y la sensación personal de bienestar que tienen. Puedes practicar la gratitud a diario al adoptar una actitud que sea agradecida y abierta. También puedes practicar y compartir la gratitud de forma activa con los demás y contigo mismo. Para practicar la gratitud será necesario solo tu atención y habrá muchos métodos simples que podrás utilizar para empezar hoy.

Adoptar una actitud agradecida

  1. Enfócate en las cosas positivas. Para practicar la gratitud será necesario que te enfoques en las cosas de tu vida por las cuales estás agradecido. Tendrás que poner atención y buscar todas las cosas buenas que hay en tu día y en tu vida. Ver todos los aspectos positivos de tu vida te ayudará a darte cuenta de cuánto tienes que estar agradecido.
    • Pregúntate de forma periódica algo como “¿De qué estoy agradecido en este momento?” o “¿Por qué me siento agradecido hoy?”.
    • Mantente atento a los elogios pequeños que podrías recibir o a los gestos pequeños de amabilidad de los demás.
    • Enfócate en las cosas positivas, sin importar cuán pequeñas puedan parecer. Podría ser un ramo de flores bonitas que ves cuando vas al trabajo o un hermoso atardecer en el cielo cuando vas a casa. Tómate un momento para apreciar los aspectos positivos de tu vida, incluso si parecen insignificantes.
  2. Sé agradecido por las pequeñas cosas. No todas las cosas buenas de la vida serán obvias o algo grande, ya que esto podría hacer que te pierdas muchas cosas buenas en la vida. Durante el día, trata de pensar en todas las cosas pequeñas por las cuales te sientes agradecido. Lo más probable es que puedas encontrar una gran cantidad de sucesos pequeños que se sumarán para darte un día excelente. Trata de ser consciente de todas las cosas buenas de tu vida, ya sean grandes o pequeñas, a fin de ayudarte a practicar la gratitud.
    • Por ejemplo, un día soleado con clima cálido podría ser algo de lo que estés agradecido.
    • Incluso si es un día lluvioso, podrías estar agradecido por la posibilidad de quedarte en casa y limpiar o disfrutar de algo que tienes adentro.
    • Las cosas como tener un poco de ropa limpia para usar o una cama cómoda para dormir pueden ser cosas pequeñas de las que puedes estar agradecido.
  3. Mantén una perspectiva equilibrada. Si bien te esforzarás por enfocarte en las cosas buenas de tu vida y por estar agradecido de ellas, no tendrás que ignorar los retos o aspectos negativos. Ignorar las cosas difíciles y enfocarte solo en lo bueno de tu vida puede hacer que tengas un desequilibrio y que incluso te cause problemas en tu vida. Todavía podrás reconocer un reto sin que te desanime o te impida practicar la gratitud.
    • Ignorar un problema grave de hecho podría ser perjudicial. Trata de ser agradecido de haber tenido conocimiento de un problema o de tener la capacidad de enfrentar un reto.
    • Podrías tratar de pensar en cuán agradecido estás del apoyo de tus amigos o familiares durante un momento difícil.
  4. Sé paciente. Está bien sentirte negativo en situaciones difíciles. Recuerda que la vida no siempre será fácil. Si tienes dificultades para encontrar cosas de las que puedas estar agradecido, no te preocupes. Tómate unos momentos para relajarte y encuentra algunas cosas de las que te sientas agradecido por ayudarte a retomar el camino. Incluso podrías considerar que un reto o momento difícil es algo de lo que por sí mismo puedes estar agradecido.
    • Si te sientes resentido o muy negativo, no dejes que eso te incomode. Reajusta tu perspectiva, trata de encontrar al menos una cosa por la que te sientas agradecido y reanuda tu práctica.
    • Puede ser difícil establecerte en esta nueva forma de pensar. Sé paciente contigo mismo y no seas muy crítico si te das cuenta de que eres más negativo de lo que quisieras.

Practicar la gratitud

  1. Haz una lista. Una forma excelente de mantener un registro de las cosas de las que te sientes agradecido es escribirlas. Empezar un diario o una lista puede ser un buen método para que pienses y te enfoques en todo lo bueno de tu vida. También puedes recordar un determinado momento a fin de recordar todas las cosas buenas de las que te sentiste agradecido. Trata de enumerar las cosas de las que estás agradecido o escribe una lista diaria para ayudarte a practicar la gratitud.
    • Un diario con todas las cosas de las que has estado agradecido será un recordatorio visual excelente de todo lo bueno de tu vida.
    • Siéntete libre de escribir cualquier cosa por la que estés agradecido.
    • Procura escribir al menos tres cosas por las cuales te sientas agradecido cada día.
  2. Establece tus intenciones. Para ser agradecido se necesita trabajo y dedicación a fin de convertirlo en un hábito. El mundo no siempre es un lugar perfecto o feliz y la vida algunas veces puede ser muy desafiante. También podrías simplemente sentirte preocupado por el trabajo o las responsabilidades familiares y perder el foco en tu práctica. Sin embargo, establecer tu intención de practicar la gratitud con regularidad te facilitará la posibilidad de ver lo bueno en cualquier situación.
    • Trata de establecer tu intención de enfocarte en lo bueno de tu vida cuando te despiertes en la mañana.
    • Expresar gratitud con regularidad es como tratar de convertir cualquier otro comportamiento en un hábito y eso tomará tiempo y práctica.
    • Date cuenta de que no hay un “objetivo final” que debes alcanzar. Simplemente enfócate en sentirte agradecido cada vez que puedas o cada vez que lo pienses.
    • Mientras más practiques la gratitud, más fácil será.
  3. Programa tiempo para estar agradecido. Escoger un momento para enfocarte en las cosas de las que estás agradecido puede ayudarte a hacer que tu práctica sea un hábito. Tener un horario te puede ayudar a mantenerte en el camino, lo cual permitirá que recuerdes que debes practicar incluso si tu día fue agitado o si simplemente lo olvidaste. Trata de escoger un momento del día que mejor funcione para ti a fin de que te enfoques en las cosas de las que te sientes agradecido.
    • Cada mañana puedes tratar de pensar en las cosas de las que estás agradecido.
    • Procura tomarte un descanso durante el almuerzo y enfócate en lo que disfrutaste durante la mañana.
    • Relájate en la noche y piensa en todas las cosas excelente que te pasaron durante el día.
  4. Reflexiona sobre tus emociones. Fijarte cómo te sientes durante el día te ayudará a mantenerte enfocado en ser agradecido. Podría haber momentos en los que no te sientas agradecido y así tomar nota de esos momentos te ayudará a cambiar tu enfoque. Trata de poner atención a tus sentimientos, pensamientos y emociones para ayudarte a mantenerte enfocado en practicar la gratitud.
    • Si no te sientes agradecido, trata de pensar en algunas cosas de las que estás agradecido.
    • Levantarte, estirarte y mantenerte un poco activo te puede ayudar a cambiar tu enfoque y a volver a sentirte agradecido.
    • Procura recordar un momento que te hizo sentir muy agradecido y permite que esa sensación vuelva.
  5. Disfruta la sensación. Cada vez que notes que te sientes agradecido, trata de asimilar esa sensación y disfrútala realmente. Deja que la sensación de gratitud te invada y permítete darte cuenta de lo afortunado que eres en ese momento. Intenta enfocarte en la sensación para que puedas volver a ella cada vez que pienses en las cosas de las que estás agradecido.
    • Permítete disfrutar de la sensación de gratitud cada vez que surja.
    • No te apures ni trates de extender el momento de gratitud. En vez de eso, permítete disfrutar de la sensación mientras dure de forma natural.

Compartir la gratitud

  1. Escribe notas de “agradecimiento”. Una forma sencilla de demostrar tu gratitud a los demás es escribir una nota de agradecimiento. No será necesario que la envíes si no deseas hacerlo, ya que escribirlas puede ser suficiente para cambiar tu enfoque respecto a las cosas de las que estás agradecido. Trata de hacer algunas notas de agradecimiento durante el día para que recuerdes todas las razones por las que estás alegre de que haya alguien en tu vida.
    • Siéntete libre de escribir tus notas de la forma que lo desees.
    • Exprésate con libertad y explora lo que amas de una persona o lo mucho que significa para ti.
    • No es necesario que escribas notas sobre otras personas. También puedes tratar de escribir notas de agradecimiento.
  2. Comunícate de forma directa. Una forma excelente de compartir tu gratitud con los demás es hacerles saber lo agradecido que estás por el hecho de que estén en tu vida. Trata de ponerte en contacto de forma directa con alguien de quien estás agradecido y hazle saber lo mucho que significa para ti. Hacerle saber a alguien cuán especial es puede ayudar a que ambos se sientan bien y compartan la gratitud.
    • Puedes tratar de llamar a alguien por teléfono, escribirle una carta o encontrarse cara a cara.
    • Trata de hablar sobre algo bueno que haya hecho por ti y conversa sobre cómo eso tuvo un impactó en tu vida. Podrías decir “Realmente aprecio que hayas estado aquí para mí durante ese momento difícil. Me ayudaste a mantenerme fuerte y a sentirme respaldado. Gracias”.
  3. Ofrece oraciones. Si sigues una creencia religiosa o fe en particular, ofrecer oraciones simples de agradecimiento puede ser una forma excelente de practicar la gratitud. Orar y dar las gracias puede ser una buena forma para que expreses cuánto significan las cosas buenas de tu vida y puede servirte para mantener una perspectiva positiva y agradecida en la vida.
    • Puedes orar en silencio si así te sientes más cómodo.
    • Puedes ofrecer oraciones de agradecimiento antes de una comida.
  4. Adopta hábitos nuevos. Podrías querer mostrar tu gratitud de una forma diferente si un método antiguo se volvió una rutina. Expresar tu gratitud de la misma forma puede volverse anticuado y perder su impacto. A fin de ayudar a mantener frescas e interesantes las cosas, intenta nuevas formas de mostrar tu gratitud de vez en cuando.
    • Puedes cambiar la forma en que expresas tu gratitud. Podrías anotar las cosas de las que estás agradecido y luego tratar de hablar sobre eso con un amigo. También podrías canalizar tu gratitud hacia la posibilidad de hacer buenos actos para otros, por ejemplo, hacer trabajo comunitario o pasar tiempo con un amigo que necesite ayuda.
    • Puedes tratar de cambiar el área de tu vida en el que te enfocas. Por ejemplo, puedes sentirte agradecido con las personas de tu vida durante una semana y luego en la semana siguiente enfocarte en las cosas materiales de tu vida.
  5. Apréciate. Si bien es posible que tengas muchas cosas de las que estés agradecido en tu vida, no deberás olvidarte de ti mismo. Tomarte un tiempo para apreciarte puede ser una forma excelente de practicar la gratitud y así aumentar tu sensación de bienestar y autoestima. Trata de pensar en todas las cosas de las que estés agradecido por ti mismo a fin de ayudarte a practicar la gratitud.
    • Pasa algunos minutos con la mano sobre el corazón y agradécete por el arduo trabajo y todas las cosas que has hecho ese día.
    • Trata de pensar en todos los retos que has tenido y que superaste.
    • Tómate unos minutos para verte en el espejo y decirte algunas cosas buenas.
Теги: