Cómo cocinar con una fogata bajo techo

Опубликовал Admin
Cocinar en una fogata bajo techo es divertido, romántico y definitivamente un poco primario. Aunque ya casi nadie cocina con una fogata estos días, este solía ser el lugar principal de cocina en los viejos días. Aquí encontrarás unos cuantos consejos sobre cómo cocinar en tu fogata de leña.

de la brocheta

  1. Consigue o haz una brocheta de metal similar a la que usarías para asar malvaviscos en una fogata. Deberá ser lo suficientemente larga para sostenerla cerca del fuego cómodamente sin que te quemes.
  2. Prende el fuego con leños en tu fogata. Te dará más calor si usas madera dura y la dejas quemarse un poco antes de cocinar para desarrollar un núcleo de brasas en la base del fuego.
  3. Elige lo que cocinarás. En teoría puedes cocinar cualquier alimento sólido, pero como estarás sosteniéndolo con una brocheta mientras se cocina, elige algo que sea relativamente pequeño. Las salchichas, hot dogs y albóndigas son unos buenos puntos base. Si quieres ser un poco más aventurero, intenta con unas aves pequeñas y sazonadas como codorniz, pichones, pollo, perdiz o lagópodo escocés.
  4. Perfora la comida con la brocheta para que esté asegurada por la brocheta y no se caiga cuando le des vueltas.
  5. Pon una hoja para galletas o una sartén para rostizar al lado del fuego para atrapar lo que gotee de lo que cocinas.
  6. Sostén la comida cerca del fuego, rotándola lentamente y cambiando su posición para que se rostice, calentándola uniformemente. ¡No sostengas la comida directamente en el fuego o se quemará muy rápido! Sólo lo suficientemente cerca para calentarla lentamente.
  7. Continúa cocinando hasta que la carne esté dorada por fuera y cocinada por completo por dentro. Si no estás seguro, puede ayudarte usar un termómetro de carne para revisar la temperatura interna cuando creas que se está terminando de cocer.
  8. Cuando esté cocido como lo desees, remueve la carne y ponla sobre un plato, cubre con aluminio y déjala ahí unos minutos antes de servirla.

de la cuerda

  1. Pon un clavo o gancho en la pared o la cubierta sobre tu fogata.
  2. Prepara el fuego con maderas duras, y espera hasta que tengas un buen núcleo de brasas y esté dando buen calor. Lo ideal es que puedas sostener tu mano directamente sobre el fuego por el frente de la hoguera cómodamente.
  3. Marina y/o sazona el asado de tu elección. La elección más fácil es una pierna de cordero con el hueso intacto. Sin embargo, también puedes rostizar un pollo entero o gallinas de esta manera. Si eres ingenioso con tu cordel, incluso puedes armar asados de cerdo o carne de res.
  4. Una vez que tu carne haya sido sazonada, átala con un pedazo muy largo de cordel de cocina. Si estás usando la pierna de un cordero, simplemente necesitas atar el cordel firmemente. Si estás usando pollo o algún otro asado necesitas atar el asado de tal manera que pueda ser colgado del cordel en una posición vertical.
  5. Cuelga el asado en frente del fuego desde el clavo o el gancho sobre tu fogata. El asado deberá estar justo frente la mitad del fuego. Asegura bien el cordón al clavo o al gancho.
  6. Pon una hoja de galletas o sartén para rostizar justo debajo del asado para atrapar las grasas y jugos que goteen.
  7. Dale al asado una ligera vuelta para que gire sobre el cordel. Girará en una dirección por un rato y luego lentamente, por sí solo, empezará a rotar hacia el otro lado. Debería continuar girando de ida y vuelta por sí solo durante muchos minutos. Si notas que gira más lento o se detiene, dale otro giro suave.
  8. Continúa añadiendo leños al fuego cuando sea necesario durante el proceso de cocción para mantener un buen fuego.
  9. Baña tu carne con sus propios jugos periódicamente y moja el cordel justo en la parte de arriba con agua para evitar que se seque y se rompa.
  10. Continúa cocinando por el tiempo que sea necesario para alcanzar el nivel de cocción que deseas. Usar un termómetro de carne cuando estás por terminar puede ser de ayuda para determinar la temperatura interior.
  11. Cuando esté cocido, simplemente corta la cuerda y remueve el asado a un disco o plato, cubre con aluminio y deja que repose antes de cortarlo.

del Horno Holandés

  1. Prepara el fuego en tu hoguera hacia un lado, dejando espacio en el otro para poner el horno holandés.
  2. Prepara los ingredientes para un estofado, guisado o sopa para ponerse en el horno holandés.
  3. Pon los ingredientes en la sartén y cúbrela.
  4. Una vez que tengas brasas que brillen en el fuego, usa pinzas para el fuego o una pala para levantar unas cuantas brasas y ponerlas al lado del fuego.
  5. Con cuidado pon el horno holandés encima de las brasas calientes.
  6. Pon más brasas encima del horno para asegurar un calor uniforme.
  7. Durante la cocción, periódicamente voltea el horno holandés para asegurarte de que se caliente uniformemente.
  8. Añade brasas calientes como sea necesario mientras se cocina para mantener el calor.
  9. Cuando esté cocido, simplemente remueve el horno holandés y sirve.

Consejos

  • Asegúrate de empezar tu fuego con tiempo, dándole oportunidad de que se formen las brasas. Éstas dan mucho más calor que la madera quemada inicial. Las maderas duras como el roble, mezquite, nogal, madera de almendro y otras duran durante más tiempo y dan más calor.
  • Invierte en un termómetro de carne para probar la temperatura ideal de un asado más grande (un pollo completo, pierna de cordero, carne de res, etc.) Sólo debe ser usado cuando ya esté por terminarse de cocer, cuando creas que tu comida casi está lista. Insértalo en la parte más gruesa de la carne. Úsalo con moderación porque cada vez que pinchas la carne y remueves el termómetro los preciosos jugos de adentro pueden derramarse.

Advertencias

  • ¡Siempre ten cuidado! Sólo haz una fogata en un lugar donde puedas controlarla y que haya sido destinada para hacerlo. Usa guantes para hornear u otra protección cuando manejes la comida cerca del fuego para evitar quemaduras.
Теги: