Cómo difundir la amabilidad

Опубликовал Admin
Difundir la amabilidad es beneficioso para ti y para aquellos con los que seas amable. La felicidad que experimentamos al dar y recibir amabilidad fomenta una buena salud en general. Puedes difundir la amabilidad de muchas maneras, como al ser amigable y generoso, e infundir una energía positiva en el mundo y tu comunidad durante los días festivos y todo día de tu vida. El acto de dar genera un efecto de “onda” o “dominó”, lo cual puede convertirse en una red total de energía positiva. Es de utilidad donar dinero o cosas como comida y ropa, pero también existen maneras en las que puedes difundir amabilidad sin gastar dinero. Si te ofreces a cuidar a un niño o una mascota, haces cumplidos o tan solo cuidas tus modales, estas serán algunas maneras en las que podrás contagiar la amabilidad.

Comportarte de forma amable y positiva en tu vida cotidiana

  1. Sonríe. Mira a las personas a los ojos cuando les sonrías. Esta es una manera muy simple de difundir la amabilidad, ¡y es gratis! Sonríe con generosidad y sentimiento. Sonríeles a los vendedores de las tiendas, los mozos y baristas, los carteros, y otras personas con las que entres en contacto. Este gesto sencillo puede alegrar el día de las personas.
  2. Cuida tus modales. Los buenos modales consisten en el arte de hacer que las personas se sientan a gusto. Trata a los demás con respeto, tanto como te gustaría que te traten, o incluso mejor. Coopera con los demás y sé considerado.
    • Si tomas cosas prestadas, no olvides devolverlas.
    • Intenta invitar a las personas que antes te hayan invitado a un evento.
    • Trabaja en tus habilidades interpersonales. Por ejemplo, ten en cuenta el mensaje no verbal que podrías estar comunicando mediante tu lenguaje corporal. Interactúa con las personas empleando un lenguaje corporal abierto y relajado.
  3. Anima a los niños. Una de las maneras más eficaces de difundir la amabilidad es empezando en casa. Si tienes hijos, inculca en ellos la importancia de ser amable con todos los seres vivos. Léeles y cuéntales historias sobre la amabilidad. Enséñales a perdonar y la gratitud, así como el respeto por los demás, sin importar su raza, sexo, origen, cultura o estatus socioeconómico.
    • Conversen sobre sus actos de amabilidad como familia a la hora de cenar.
  4. Sé compasivo. Escucha de forma activa sin juzgar. En ocasiones, las personas no necesitan consejos, tan solo necesitan a alguien que los escuche. Para desarrollar una mayor compasión por los demás, también deberás ser compasivo contigo mismo, lo que podrás lograr al reconfortarte cuando lo necesites. Si alguien te decepciona, recuerda que las personas tienen dificultades que mantienen en secreto por muchos motivos. No te enfurezcas con rapidez ni guardes rencor.
    • La otra persona podría estar pasando por algo de lo que no estás al tanto y que puede haber hecho que llegue tarde a una reunión, que esté irritable o que te ofenda de otra manera. Ten en cuenta que todos cometemos errores; y que podrían haber muchos motivos por los que la persona se comporta de forma inaceptable.
    • Repítete al iniciar cada día que no juzgarás a nadie.
    • Bríndale toda tu atención a las personas. No interrumpas, no te comportes de forma condescendiente, no juegues con tu teléfono ni seas grosero de alguna otra forma.
    • Por ejemplo, puedes practicar la autocompasión respirando profundo y liberando la tensión de tus músculos. Mantén la mano sobre el corazón. Concéntrate en tu respiración e imagina que estás usándola para enviar una compasión cálida por tu cuerpo. Piensa en una autoafirmación positiva, como “La amabilidad es una fortaleza. Eres amable y capaz”.
  5. Expresa gratitud. Brinda propinas generosas cuando puedas. Indícales a tus seres queridos el motivo por el que te sientes agradecido por tenerlos. Sé agradecido y expresa tu respeto y admiración por los demás.
    • Dile a alguien que forme parte de tu vida algo como “Me inspiras a ser una mejor persona gracias a tu…”. Enumera las cosas específicas que aprecies de esta persona. Si no te sientes cómodo diciéndolo en persona, díselo mediante una nota o un mensaje en línea.
  6. Haz cumplidos. Si piensas algo agradable sobre otra persona, no te lo guardes, ¡dilo! También puedes hacerlo por Internet dándole “me gusta” a las publicaciones de las personas y tuiteando buenas palabras para los demás.
    • Por ejemplo, dale me gusta a 10 publicaciones del perfil de Facebook de una persona o sus notificaciones de Instagram. Repite el favor con otras personas adoptando, por ejemplo, el hábito de hacerlo todos los domingos.
    • Di algo como “¡Qué atuendo tan genial!”.
  7. Evita la negatividad. No cuides solo tus palabras, sino también tus pensamientos. Pensar de forma positiva puede ayudarte a abordar al mundo con amabilidad. Empieza con un día a la vez, y evita hablar de forma negativa. Podrías sufrir un desliz, pero mantente así hasta que se vuelva natural que evites las palabras negativas y desvíes los pensamientos negativos.
  8. Conduce tu auto de forma cortés. Dale prioridad a la seguridad y luego ten en cuenta la opción de ser un conductor amable. Usa las luces direccionales cuando debas hacerlo, y toca la bocina con moderación (solo cuando necesites avisarle a alguien sobre tu presencia). Mantén la distancia entre tu auto y el que esté delante de ti. No les bloquees el acceso a otras personas mientras estés atascado en el tráfico. No intentes esquivar una fila de autos usando el arcén o un carril para doblar a fin de evitar el tráfico que esté delante de ti.
    • No bloquees los accesos para autos, las intersecciones, las entradas y salidas mientras el tráfico esté estancado. No bloquees el carril de adelantamiento por un tiempo poco razonable.
    • La agresividad al volante es ilegal, peligrosa, y difunde emociones negativas como el estrés y la furia. El Departamento de Vehículos Motorizados indica que si experimentas una reacción emocional intensa, lo recomendable es respirar profundo, estacionarte, reproducir un poco de música relajante y recordar que tienes el control total de tus intenciones.
  9. Sé un comprador amable. Abre y sostén la puerta para las demás personas. Usa los carritos de compras con cortesía. Siempre mantén tu carrito a un lado del pasillo, así las personas podrán pasar sin tener que esperar a que te muevas. Ofrece tu ayuda si ves a alguien con las manos ocupadas, como a una persona de edad avanzada con muchos artículos por llevar a su auto. Si ves que alguien quiere obtener el mismo estacionamiento, cédeselo. Si planeas tener un poco de tiempo adicional, esto hará que sientas menos estrés cuando tengas que buscar un estacionamiento o esperar en las filas de la tienda.
    • Si estas caminando hacia una tienda y ves a alguien buscando la zona de los carritos de compra, ofrécete a llevarles el carrito de regreso a la tienda. Podrás usarlo para tus compras y la persona no tendrá que encontrar la zona de carritos.
    • Si quieres usar tu teléfono, usa mensajes de texto en lugar de llamar, así no molestarás a las personas que te rodeen. Si alguien te trata de forma grosera, sé amable y ten paciencia.
    • Emplea palabras amables como “por favor”, “gracias” y “de nada”. No te enfurezcas con los vendedores si un producto que promocionen está agotado. Si tienes que hablar de ello con un empleado, pregunta por el gerente y expresa tu problema de forma clara y calmada.
    • Recuerda ser precavido. Si te encuentras en un área aislada como un estacionamiento sin personas, o si sientes algo extraño, no te acerques a un desconocido incluso si está pidiendo ayuda a gritos. Ve a un área transitada e informa que la persona necesita ayuda si luce lesionada.
  10. Perdona. Puedes difundir amabilidad en lugar de negatividad si te rehúsas a guardar rencor y resentimiento. Debes perdonar por tu propio bien, y podrás guiar a los demás con el ejemplo si vives una vida más positiva. Puedes decirle a la otra persona que la has perdonado o tan solo repetirte las palabras “Te perdono” en voz alta junto con los motivos por los que perdonas a la persona. ¡Podrías sorprenderte con la sensación de libertad que experimentarás!
    • Perdonar no significa justificar sus acciones u olvidar que el incidente ha ocurrido. Esto no te volverá un monigote; tan solo significa que estarás ejerciendo control para mantener la negatividad fuera de tu vida.
    • Si alguien tiene una deuda contigo, considera la opción de olvidarla, si es posible.
    • Si alguien presencia que has decidido olvidar tu dolor y te indica estar sorprendido por ello, dile algo como “He decidido perdonar. ¡No te imaginas lo tranquila que se ha vuelto mi vida gracias a ello!”.
  11. Publica algo inspirador en las redes sociales. Nunca sabrás en qué momento una persona podría necesitar un estímulo, y tu sencillo gesto podrá llegar a ella. Escoge una cita o un verso inspirador. Puedes colocarlo de forma directa en tu línea de tiempo de una página como Twitter, Facebook o Instagram. Por otro lado, si notas que alguien que conoces luce deprimido, envíale la publicación de forma directa junto con un mensaje inspirador.
    • Di algo alentador y sin emitir críticas como “Leí este verso y pensé en ti y tu fortaleza para lidiar con la dificultad”.

Difundir la amabilidad haciendo trabajo voluntario

  1. Brinda consejos gratuitos sobre algo en lo que seas bueno. Determina cuáles son tus habilidades, ya sea que guarden relación con el trabajo o un pasatiempo. Si conoces a alguien que podría emplear tus consejos, búscalo. De lo contrario, brinda tus consejos en wikiHow o en un foro en línea.
    • Busca en los foros en línea en los que se dialogue sobre el tema en el cual seas un experto. Podrás contribuir con el foro dando consejos de forma anónima, si así lo deseas.
  2. Cuida a un niño o una mascota. Si conoces a alguien que podría requerir a una persona que cuide a su hijo o mascota, ofrece tus servicios. Por ejemplo, ofrécelos a un amigo, vecino o familiar. También puedes ofrecerte a pasear al perro de otra persona.
    • Di algo como “Si en algún momento necesitas a alguien que cuide a tu hijo, ¡lo haré con gusto y gratis!”.
  3. Limpia la entrada de la casa de otra persona. Si vives en un área en la que nieva, la próxima vez que estés limpiando con una pala o practicando snowboard, ten en cuenta la opción de también limpiar la entrada de uno o más vecinos. Despeja los caminos hacia sus puertas y también sus aceras. También puedes colocar tu equipo en el auto y conducir hacia la casa de un amigo o familiar para limpiar su entrada.
  4. Haz trabajo voluntario para una organización sin fines de lucro. Busca una organización caritativa que tenga mucha importancia para ti y dona tu tiempo haciendo trabajo voluntario. Explora su página web para buscar información sobre el voluntariado, o envía un correo electrónico para preguntar en qué forma podrías ayudar.
    • Si no tienes tiempo para hacer trabajo voluntario, puedes hacer una donación económica. ¡Quizás puedas deducirla de los impuestos a tus ingresos! También existen páginas web mediante las cuales puedes hacer tus compras habituales (como Amazon Smile), las cuales donarán una parte de tu compra a la organización caritativa de tu elección.
    • Si no sabes a qué organización caritativa donar, hazte algunas preguntas. ¿Qué valores consideras importantes? ¿Qué es lo que en verdad te apasiona? ¿Existe algún problema actual en particular que consideres como el más importante? ¿Crees que tu contribución generará un impacto local o global?
    • Brinda tus servicios profesionales de forma voluntaria y gratuita. Si vives en los EE.UU., visita la página https://www.taprootplus.org/ para ofrecer tu ayuda.
    • Comparte los datos de una organización caritativa en las redes sociales publicando un enlace que dirija a su información o un artículo periodístico sobre la forma en la que ayuda a difundir la amabilidad.
  5. Haz trabajo voluntario para ayudar a alimentar a las personas necesitadas. Inscríbete para hacer trabajo voluntario en un comedor popular, una iglesia local o una campaña como Meal on Wheels (o una similar en tu región). Ubica los comedores populares que estén cerca de ti; para ello, ingresa a un motor de búsqueda y escribe “buscar un comedor popular”. Deberás encontrar una lista de resultados locales. También puedes visitar HomelessShelterDirectory.org (si vives en EE.UU.) o la página web del comedor popular para obtener más información sobre el trabajo voluntario.
    • El programa Meals on Wheels requiere voluntarios que entreguen comidas a personas de edad avanzada que estén confinadas en casa o que no puedan preparar su propia comida. Puedes aprender más en http://www.mealsonwheelsamerica.org/take-action/volunteer.
  6. Brinda servicios de tutorías a estudiantes. Brinda tus servicios para ayudar a las personas jóvenes con la lectura. Busca organizaciones voluntarias de alfabetización en tu localidad; para ello, ingresa en un motor de búsqueda y escribe el nombre de tu región junto con las palabras “voluntarios para alfabetización”. Si te interesa dar tutorías sobre otro tema, busca dicho tema en tu localidad con una página como volunteermatch.org (o una similar de tu región).

Difundir la amabilidad dando donaciones y obsequios

  1. Paga la cuenta de otra persona. Si pasas por el autoservicio para comprar café o comida, y hay alguien en la fila detrás de ti, dile al cajero que te gustaría pagar su orden. También puedes hacerlo dentro de un restaurante o una cafetería cuando te vayas. El objetivo es hacerlo de forma discreta y anónima, sin recibir elogios.
    • Di algo como “Me gustaría pagar la orden de la persona que está detrás de mí. ¿Puedes incluirlo en mi cuenta?”. Asimismo, podrías pedirle al cajero que deje un mensaje, como “¡Devuelve el favor otro día!”.
    • Si te preocupa lo elevada que podría ser la cuenta, contribuye con un monto específico. Por ejemplo, di algo como “Toma 10 dólares para pagar la cuenta de la persona que está detrás de mí”. Si el cajero indica que habrá cambio, dile que lo coloque en el frasco de propinas (si tienen uno) o pídele que se lo devuelva a la persona que esté detrás de ti.
  2. Invítales una comida a otras personas. Llama a tus amigos, vecinos o familiares para que te visiten. Puedes indicarles que los invitas para desayunar tarde, almorzar, cenar o tomar un té o un café. Puedes ser más amable si les indicas que no tienen que llevar nada.
  3. Coloca objetos gratuitos en los anuncios clasificados. Puedes hacerlo en una página web como Craigslist (su categoría de objetos “gratuitos” se encuentra en la sección de “ofertas”). Son muchos los objetos que puedes ofrecer gratis, desde muebles y artículos del hogar, hasta boletos, juguetes, juegos y autopartes. Si tienes objetos que ya no necesitas o deseas desechar (p. ej., los objetos del día de recojo de desechos voluminosos); en lugar de ello, puedes donarlos.
    • No olvides adoptar las precauciones de seguridad cuando te encuentres con desconocidos por medio de los anuncios clasificados.
  4. Dona comida a las personas que padezcan de hambre. Dona alimentos enlatados u otros artículos aceptables a un banco de alimentos. Puedes organizar una campaña reuniendo a tus amigos y familiares para pedirles que lleven artículos.
    • Si vives en los EE.UU., busca bancos de alimentos en el siguiente enlace: http://www.FeedingAmerica.org or http://www.FoodPantries.org.
  5. Dona la ropa y los zapatos usados. Busca una iglesia local, una asociación caritativa u otra organización sin fines de lucro. Otra manera de hacerlo es buscando en Internet un punto de recolección de donativos que esté cerca y acepte dichos artículos.
  6. Envía tarjetas de festividades o golosinas. Compra tarjetas de festividades en un supermercado o una tienda de artículos de escritorio, y envía a tus seres queridos algunas tarjetas encantadoras por correo convencional. Otra idea para difundir la amabilidad en las festividades consiste en enviar golosinas mediante un servicio o en persona.
    • Existen muchas compañías que ofrecen la opción de comprar por correo obsequios como alimentos (p. ej., galletas de Navidad, nueces y otros alimentos). Puedes comprar una caja y hacer que la envíen como sorpresa a alguien que conozcas. También puedes aparecer en su puerta con tu familia y una caja de dulces hechos en casa, cuando sepas que esta persona estará en casa. Toca el timbre y cuando responda, ¡canta 1 o 2 de tus villancicos favoritos!
  7. Deja obsequios anónimos en áreas públicas. Puedes improvisar con tus propias ideas de obsequios anónimos, pero las estampillas y los libros son un par de ideas que puedes tener en cuenta. Puedes llevar un paquete de notas autoadhesivas y un bolígrafo para realizar actos de amabilidad.
    • Cuando vayas a la oficina de correo a comprar estampillas, compra de vez en cuando algunas más y déjalas en la máquina o a su lado.
    • Toma un buen libro que estés dispuesto a regalar y déjalo en un lugar público junto con una nota para que otra persona lo disfrute.
    • Escribe algo como “Esto es para ti. Por favor acéptalo e intenta realizar un acto de amabilidad para otra persona”.
  8. Lleva flores a un asilo. Una buena manera de hacerlo consiste en comprar o crear de 2 a 4 ramilletes (o más). Escoge un asilo en el directorio local, como las páginas amarillas. Cuando llegues al asilo, busca a un miembro del personal. Entrégale un ramillete de flores y pídele que entregue los demás a los residentes que podrían necesitar ánimos. Esta técnica emplea la regla de la reciprocidad, también denominada la “norma de la reciprocidad”.
    • Si el miembro del personal te pregunta el motivo por el que le estás entregando flores, tan solo di algo como “es un agradecimiento por entregarlas”. Si prefieres no hacerlo en persona, puedes hacer que una compañía que entregue flores envíe los ramilletes con una nota similar.
    • La regla de la reciprocidad hará que la persona con la que seas generosa quizás se sienta obligada a devolverte el favor. En esta situación, dado que también le entregarás un ramillete al miembro del personal, aumentarás la probabilidad de que también difunda la amabilidad, ya que pensará detenidamente qué residentes obtendrían el mayor beneficio al recibir el obsequio.
    • Asimismo, puedes llevar otros tipos de obsequios además de flores, como bufandas tejidas en casa.
  9. Deja artículos en un hospital para niños. Busca un hospital para niños en el directorio local. Primero llama o visita la página web del hospital para averiguar a dónde debes llevar los obsequios y si hay pautas sobre lo que puedes llevar. Alista algunos artículos que creas que los niños disfrutarían, como juegos de manualidades para niños, animales de peluche o edredones.
  10. Instala un puesto de café o chocolate caliente gratuito. Esta es una actividad grandiosa que puedes realizar con los niños. Instálalo tal como instalarías un puesto de limonada, con una mesa, sillas y un cartel grande. Puedes servir café, chocolate caliente, o ambos.
    • Debes vestirte de forma apropiada para el clima. ¡Esta será una manera genial de difundir la amabilidad en las festividades!
    • Escribe en el cartel algo como “¡Café y chocolate caliente GRATIS!”. Puedes colocar en tu cartel o en una parte de la mesa un aviso como el siguiente: “Advertencia: las bebidas podrían estar muy calientes”.
    • Estos son algunos artículos que podrías necesitar, termos, café y chocolate caliente, tazas desechables con tapa, malvaviscos, paquetes de azúcar o edulcorante artificial, paquetes de crema con y sin sabor, y utensilios para batir.

Consejos

  • Busca a los vecinos que aún no hayas conocido. Preséntate e indícales que es un placer conocerlos. Además de ser un acto de amabilidad, ¡nunca se sabe cuándo podrías necesitar la ayuda de un vecino en el futuro!
  • Cuando vayas de compras, deja a tus hijos en casa, si es posible. Si no puedes hacerlo, cerciórate de que hayan comido y descansado de forma adecuada, y alístate para irte tan pronto como sientas que se aproxima un berrinche.
  • Coloca recordatorios en tu calendario para celebrar los días festivos por la amabilidad. En los EE.UU., el 17 de febrero se celebra el día en el que se realizan actos de amabilidad al azar. La semana de los actos de amabilidad al azar se celebra del 14 al 20 de febrero. El Día Mundial de la Amabilidad se celebra a nivel internacional el 12 de noviembre de cada año. En los EE.UU. se celebra el “Giving Tuesday” el martes luego del Día de acción de Gracias.
  • Emplea la amabilidad para celebrar el mes de la prevención del bullying (National Bullying Prevention Month, en inglés). Este se celebra en octubre cada año. La lucha contra el bullying es una reacción, mientras que la amabilidad es una actitud proactiva. Puedes ayudar a difundir la amabilidad si enriqueces esta ocasión con bondad, en lugar de ponerte a la defensiva.

Advertencias

  • No quites la maleza ni podes el jardín de otra persona sin su permiso. En Internet, esto se aconseja como un “acto de amabilidad”, pero no es recomendable, ya que podría generar el efecto puesto. A pesar de que tus intenciones sean buenas, podrías molestar a la persona de forma inadvertida. Algunas hierbas son beneficiosas y se cultivan de forma voluntaria. Con respecto a podar las plantas, ten en cuenta que algunas se desarrollan mejor si mantienen intactas sus floraciones y las partes que contienen las semillas, en lugar de cortar las yemas (o quizás la persona que las haya plantado podría preferirlas de esa manera).
  • No te excedas cuando intentes ser amable. Por ejemplo, no hagas caso omiso a las creencias personales de los demás ni asumas que conoces sus sentimientos o preferencias. Ten en cuenta que cada persona tiene límites diferentes.
Теги:
ТОП