Cómo limpiar la escarcha de la ventana del automóvil rápidamente

Опубликовал Admin
Si vas tarde al trabajo en la mañana, lo último que quieres ver en tu entrada para el automóvil es un automóvil con las ventanas completamente congeladas. Conducir con hielo en tu parabrisas puede ser peligroso, y quitar el hielo con una rasqueta ordinaria toma mucho tiempo e incluso puede dejarle algunos raspones al vidrio. Afortunadamente, esas no son tus únicas opciones. Descongela tus ventanas con cualquiera de estos trucos que son rápidos y fáciles de realizar. Dirígete hacia el paso 1 para empezar.

Utiliza agua

  1. Calienta el agua hasta que esté tibia. Este método utiliza el agua para suavizar y derretir rápidamente el hielo en tus ventanas. Entre más grande sea el área que quieras derretir, más agua necesitarás. Por ejemplo, si solo quieres derretir el hielo en la ventana del frente de un sedán de cuatro puertas, necesitarás unas cuantas tazas de agua; mientras que si quieres derretir el hielo de las seis ventanas, necesitarás un galón o más. El agua no debe estar hirviendo, de hecho, el cambio rápido en la temperatura ocasionado por el agua hirviendo puede hacer que el vidrio se raje.
    • Si tomas una ducha en la mañana, utiliza la oportunidad para llenar un balde o una jarra con agua tibia. De esta forma, ahorras tiempo porque solo necesitas esperar a que el agua caliente una vez.
    • Otra razón para no utilizar agua caliente es que, en ambientes extremadamente fríos, el agua caliente puede congelarse espontáneamente en forma de polvo cuando se echa al aire.
  2. Echa el agua en la(s) ventana(s). Salpica, tira o echa el agua en la ventana que quieres descongelar. Podrás darte cuenta de que inmediatamente el hielo se vuelve translúcido. Tal vez incluso puedas ver cómo el hielo desaparece completamente.
  3. Luego, raspa o limpia rápidamente. A pesar de que el agua suavizará o derretirá rápidamente la mayor parte del hielo, en algunos casos, el hielo se quedará en el parabrisas medio derretido y de forma translúcida. Afortunadamente, este hielo suavizado usualmente es muy fácil de quitar. Utiliza tus limpiaparabrisas, tu mano protegida con un guante, una rasqueta convencional u otra herramienta similar para quitar el hielo.
    • Aplica nuevamente el agua tibia en cualquier lugar que falte y luego limpia de nuevo.

Utiliza un descongelador

  1. Compra un descongelador comercial o haz uno tú mismo. El líquido especialmente formulado para descongelar está disponible en la mayoría de tiendas de autos, especialmente si vives en un área en donde los inviernos son muy fríos. Sin embargo, si no tienes ningún descongelador a la mano o quieres ahorrar dinero, no es difícil hacer uno tú mismo. Sigue las instrucciones simples que se presentan a continuación:
    • Para hacer tu propio descongelador, echa un poco de alcohol isopropílico en una botella de aerosol que esté limpia y seca. Agrega unas cuantas gotas de jabón para platos, enrosca la tapa y luego agita la botella muchas veces para mezclarlo todo.
  2. Echa el descongelador en la ventana. Ya sea que compres un descongelador o hagas uno propio, lo utilizarás de la misma forma. Echa el descongelador directamente en las partes congeladas de tu ventana y luego deja que la empape. No deberías tener que esperar más de un minuto o dos minutos; entre más descongelador uses, menos tiempo tendrás que esperar.
  3. Raspa normalmente. Utiliza una rasqueta, tu mano protegida por un guante u otra herramienta para raspar el hielo. Te darás cuenta de que el hielo sale de tu ventana más rápida y fácilmente de lo que normalmente saldría, por lo que, sobretodo, ahorrarás tiempo. Si es necesario, vuelve a aplicar tu descongelador en los lugares difíciles a medida que raspes.
    • En las concentraciones comerciales, el alcohol isopropílico tiene un punto de congelación bastante bajo, así que normalmente puedes dejar tu descongelador en el automóvil a menos que te estés enfrentando a temperaturas de -20 °F (-29 °C).

Utiliza una tarjeta de crédito

  1. Enciende el descongelador de tu automóvil. Este método de último recurso es apropiado cuando no tienes a tu disposición agua tibia, un líquido descongelante o cualquier herramienta convencional para raspar. Por ejemplo, cuando la ventana de tu automóvil se congela en el estacionamiento mientras estás en el trabajo. Debido a que intentarás quitar el hielo con una tarjeta de crédito u otra herramienta improvisada, es inteligente que utilices tanta ayuda como sea posible. Para empezar, enciende tu automóvil y tu calentador o descongelador en el nivel más alto que puedas. Déjalo encendido durante todo el proceso, con el tiempo, el hielo se suavizará y se empezará a derretir, haciendo que tu trabajo sea más fácil.
  2. Encuentra una tarjeta de crédito apropiada. Busca en tu billetera una tarjeta de crédito o cualquier tarjeta de plástico dura y sólida. No utilices una tarjeta laminada, ya que esta no es dura ni es lo suficientemente fuerte para raspar el hielo efectivamente. Si es posible, intenta usar una tarjeta de crédito que no sea importante para ti, como una tarjeta de crédito expirada, ya que este método tiene el riesgo de que la tarjeta utilizada resulte dañada.
  3. Empieza a raspar. Sostén el borde largo de tu tarjeta en un ángulo contra la ventana y empújala firmemente. Intenta mantener la tarjeta tan recta como te sea posible, sin permitir que se doble o flexione mientras raspas. Si dejas que se doble o flexione, podrías terminar deformándola o rompiéndola.
    • ¡Sé persistente! Las tarjetas de crédito pueden requerir de más esfuerzo que las rasquetas. Es posible que tengas que empujar fuertemente para obtener algún resultado.
    • Si estás preocupado sobre romper tu tarjeta de crédito, puedes duplicar o triplicar la fuerza de tu rasqueta sosteniendo dos o tres tarjetas juntas mientras raspas.
  4. Utiliza tus limpiaparabrisas y tu líquido para ayudarte. Mientras quitas el hielo, probablemente acumularás virutas de hielo en los bordes de la ventana. Periódicamente, echa líquido para limpiaparabrisas y enciende estos últimos por unos cuantos segundos. El líquido para limpiaparabrisas puede ayudar a suavizar el hielo que queda, mientras que los limpiaparabrisas ayudarán a sacar del camino las virutas de hielo. Tu ventana debería estar libre de hielo en unos minutos debido a la acción de raspar con tu tarjeta de crédito con ayuda de tus limpiaparabrisas, el líquido y tu descongelador.

Prevén que la ventana se congele

  1. Cubre tus ventanas en la noche. Una forma garantizada de asegurarte de no retrasarte debido a las ventanas congeladas en la mañana es evitar que el hielo se forme en estas. Para hacerlo, cubre tus ventanas con una toalla, una sábana doblada o una pieza de cartón en la noche antes de que se forme el rocío o el hielo en la ventana. Intenta colocar el forro fuertemente contra la ventana para que el rocío (y eventualmente el hielo) no pueda formarse en ningún lugar que esté libre.
    • Un truco útil para el parabrisas frontal es utilizar los limpiaparabrisas de tu automóvil para sostener el forro en su lugar. Para tus otras ventanas, puedes utilizar pequeñas rocas u otros objetos pesados para presionar el forro.
  2. En la mañana, quita los forros de las ventanas. Quita tus toallas, sábanas, etc. de la ventana. Es posible que estén mojadas y/o congeladas, así que si planeas utilizarlas de nuevo en el lugar al que vas, asegúrate de colocar una barrera impermeable, como una lona, antes de colocarlas en el maletero.
  3. Localiza y raspa cualquier lugar que esté congelado. A pesar de que este método reduce la cantidad de hielo en tus ventanas, es posible que queden algunas pequeñas áreas. Utiliza una rasqueta de plástico, tu mano o una herramienta similar para quitar el hielo que oscurece tu visión. Si estás apurado, puedes entrar en tu automóvil y utilizar tus limpiaparabrisas junto con el descongelador y tu líquido para limpiaparabrisas.

Consejos

  • Si se espera que caiga hielo, levanta los limpiaparabrisas de la superficie del parabrisas para evitar que se congelen y se queden pegados al vidrio.
  • Cuando las temperaturas están en o por debajo del punto de congelación, utilizar el lavador de parabrisas y los limpiaparabrisas puede acelerar el proceso de derretimiento. Sin embargo, si hace mucho frío, la delgada capa de líquido en el parabrisas que queda luego de que los limpiaparabrisas pasen, podría congelarse rápidamente, especialmente si estás conduciendo.
  • Asegúrate de que los limpiaparabrisas estén apagados cuando apagues el automóvil para que cuando estén congelados y pegados al vidrio, no intenten limpiarlo antes de que la escarcha y el hielo se hayan derretido cuando enciendas el automóvil.
  • Los sopladores de los automóviles generalmente no alcanzan hasta donde están los limpiaparabrisas cuando se apagan. Antes de que apagues el automóvil en la noche, sube los limpiaparabrisas a aproximadamente una pulgada (tres centímetros) al tocar rápidamente la opción manual de limpiar. Cuando enciendas el soplador al día siguiente, los filos de tus limpiaparabrisas se descongelarán primero.
  • Para la escarcha delgada, puedes encender tu descongelador y tus limpiaparabrisas para raspar un poco el hielo.
  • El agua del lavamanos fría o a temperatura ambiente funciona rápidamente, en especial para una capa de hielo gruesa. Echa el agua desde la parte superior del parabrisas para empezar a raspar el hielo.

Advertencias

  • Nunca eches agua caliente en un parabrisas congelado. El cambio rápido en la temperatura puede hacer que el vidrio se raje.
  • Una tarjeta de plástico se puede romper o quedar inutilizable después de limpiar hielo del parabrisas. Elige una tarjeta que sea prescindible o ten una tarjeta de crédito expirada únicamente para este propósito.
  • No utilices una pala con bordes de metal (o cualquier objeto de metal que no esté diseñado para raspar ventanas) para quitar la escarcha, nieve o hielo de un parabrisas.
  • Quita el hielo de los limpiaparabrisas antes de hacerlos funcionar.

Cosas que necesitarás

  • Tarjeta de plástico
  • Descongelador en aerosol
  • Limpiaparabrisas
Теги:
ТОП