Cómo simular tus músculos abdominales

Опубликовал Admin
El verano está a la vuelta de la esquina, y las playas y piscinas te llaman por tu nombre. Por desgracia, te sientes acomplejado con la falta de contorno en tu zona abdominal. ¡No dejes que esto te convenza de no ir! Aún podrás disfrutar el calor del sol y mostrar tu nuevo traje de baño. Con un poco de maquillaje en los lugares correctos, podrás definir tus músculos abdominales de modo que se vean más marcados. En este artículo, te enseñaremos la técnica de maquillaje conocida como “maquillaje de contorno” para crear la ilusión de un abdomen bien tonificado.

Preparar tus materiales

  1. Escoge una base de maquillaje, un hidratante con color o un filtro solar para usarlo como base. Antes de empezar a simular tus músculos abdominales, tienes que tener una especie de lienzo donde el maquillaje pueda adherirse. Esta base o “lienzo” puede ser una base de maquillaje muy parecida al tono de tu piel, un hidratante con color o filtro solar. También puedes usar un filtro solar con color, de lo contrario, puedes crear tu propia base mezclando un poco de base de maquillaje líquida del color más parecido al color de tu piel con filtro solar. Escoge lo que se adecue a tus necesidades:
    • La base de maquillaje te brindará la mayor cobertura y te ayudará a emparejar el tono de la piel. Una base de maquillaje en crema será más opaca que la versión líquida.
    • El hidratante con color ayudará a humectar la piel y a emparejar el tono de la piel. Sin embargo, no tendrá la misma acción de cobertura que la base de maquillaje.
    • El filtro solar protegerá la piel delicada del abdomen de las quemaduras solares. Si le añades un poco de base de maquillaje, también ayudará a emparejar un poco el tono de la piel.
  2. Escoge un bronceador en polvo. El bronceador debe ser de unos 2 tonos más oscuro que el tono de tu piel. No utilices los bronceadores con brillo, porque estos hacen resaltar el maquillaje. Más bien, usa un bronceador mate. Estarás simulando sombras artificiales para dar la ilusión de tener un abdomen tonificado, así que la idea es que el aspecto se vea natural.
    • Si no encuentras un bronceado mate, puedes usar entonces sombras para ojos marrones o base de maquillaje compacta, siempre y cuando no pasen de 2 tonos más oscuros que el tono de tu piel.
  3. Escoge un iluminador en polvo. El iluminador debe ser un tono más claro que el tono de tu piel. Este producto puede ser brillante, porque el brillo resalta lo maquillado.
    • Si no encuentras un iluminador en polvo, puedes usar en su lugar una base de maquillaje compacta de varios tonos más claros que tu tono de piel, o sombras para ojos de color marfil pálido.
  4. Busca una brocha para polvos y dos brochas para pliegues. Necesitarás dos tipos de brochas: una brocha para polvos grande y una brocha para pliegues. Si no encuentras una brocha para pliegues, puedes usar entonces cualquier brocha pequeña de punta redonda. Necesitarás dos brochas para pliegues (o de punta redonda): una para el bronceador y otra para el iluminador.
    • Si no tienes la segunda brocha para pliegues, puedes usar la misma brocha tanto para el bronceador como para el iluminador. Solo asegúrate de limpiarla con una servilleta de papel hasta que veas que ya no tiene bronceador.
  5. Escoge un lugar bien iluminado. Tener una luz fuerte por encima de ti te hará ver tus músculos y las sombras que forman con mayor facilidad.
  6. Expón tu abdomen. Si bien te recomendamos quitarte la ropa para evitar mancharla con maquillaje, puedes ponerte un traje de baño viejo o tu ropa de deportes. El abdomen tiene que quedar expuesto.
    • No te pongas el mismo traje que tienes pensado ponerte con tus abdominales maquillados. Además de correr el riesgo de manchar el traje, las manchas de maquillaje podrían delatarte.
  7. Decide cuánto músculo quieres. ¿Quieres que se marquen 6, 4 o 2 músculos? Tenlo en cuenta antes de aplicarte el maquillaje.

Aplicar la base y las sombras

  1. Aplica la base de maquillaje, el hidratante con color o el filtro solar a tu abdomen. Hazlo con tus dedos, frotando la base de maquillaje, el hidratante con color o el filtro solar en tu piel. Asegúrate de cubrir todas las áreas del abdomen que estarán expuestas. Si vas a usar base de maquillaje o un hidratante con color, difumina los bordes.
    • Si vas a usar base de maquillaje, puedes usar una brocha o una esponja de maquillaje (en forma de cuña) en vez de usar los dedos.
  2. Espera hasta que la base se seque bien. Para evitar arruinar tus brochas con los siguientes pasos, espera a que la base de maquillaje, el hidratante con color o el filtro solar que te acabas de aplicar se seque bien. Sabrás que ha secado cuando la piel ya no se vea brillante, húmeda o iluminada.
    • Si no estás seguro, tócate el abdomen con tu dedo. Si tu dedo termina con maquillaje, hidratante o filtro solar, tendrás que esperar más.
  3. Contrae tus músculos abdominales. Contraer el abdomen te ayudará a encontrar los músculos y a iluminarlos en los siguientes pasos. No es necesario que los tengas contraídos todo el tiempo, pero te recomendamos hacerlo antes de dibujar cada trazo para asegurarte de colocar las sombras en los lugares correctos.
  4. Aplica un poco de bronceador en polvo en la brocha para pliegues. Haz girar la brocha en el bronceador en polvo y dale un golpecito para quitar el polvo extra. También puedes soplarla ligeramente para quitar el exceso de producto.
  5. Haz un trazo vertical por el centro de tu abdomen. Toma la brocha y haz un solo trazo en el centro de tu abdomen, hacia abajo. El trazo debe extenderse justo debajo de las costillas hacia el ombligo.
    • Si el trazo no es lo suficientemente oscuro, quizá tengas que trazarlo de nuevo, pero no hagas demasiadas capas. El trazo debe ser claro. Si es demasiado oscuro, no se verá natural.
  6. Aplica más bronceador a la zona justo por debajo de las costillas. Echa más bronceador a la brocha y haz dos trazos más debajo de las costillas. Estarás dibujando algo parecido a una flecha apuntando hacia arriba.
  7. Haz dos trazos verticales más. Contrae de nuevo el abdomen y, si es necesario, busca los surcos verticales en cada lado de tu abdomen. Estos están justo debajo de las costillas y bajan por el abdomen. Cuando los hayas encontrado, haz un trazo por cada uno con tu brocha y bronceador.
    • Si contraes el abdomen, quizá veas surcos horizontales a cada lado del ombligo. Estos nacen del ombligo y conectan los trazos verticales que acabas de hacer. Si deseas un abdomen más definido, puedes pintarlos con bronceados, al igual que los demás trazos.
  8. Usa una brocha para polvos para difuminar los trazos. Toma una brocha para polvos y pásala sobre los trazos que acabas de hacer haciendo movimientos enérgicos hacia arriba y hacia abajo. Quizá también tengas que pasarla de lado a lado para que se difumine más. Esto difumina los trazos y baja el contraste de las sombras.
    • Si los trazos se ven demasiado oscuros, ¡no te asustes! Solo toma una brocha para polvos, aplícale una base de maquillaje compacta del tono de tu piel y pásate la brocha en el abdomen. Esto ayudará a aclarar las sombras y difuminará todo.

Aplicar las iluminaciones y darle el toque final

  1. Mira tu abdomen. Acabas de aplicar la base y le has añadido un poco de sombras, con lo cual habrás creado una especie de flecha apuntando hacia arriba y algunos casilleros. Estos casilleros serán los músculos, que necesitarán más definición.
  2. Toma otra brocha para pliegues y aplícale un iluminador en polvo. Haz girar la brocha en el iluminador y luego dale un golpecito para quitar lo extra de polvo. También puedes soplar la brocha para quitar el exceso de producto.
  3. Rellena los casilleros con el iluminador en polvo. Toma la brocha y aplica ligeramente el iluminador a los músculos. Dale primero toquecitos y luego difumina los bordes haciendo un movimiento de izquierda a derecha y de arriba abajo.
  4. Difumina constantemente. Escoge una brocha en polvo y, con movimientos circulares, vuélvela a pasar por los trazos que has hecho.
  5. Listo. Mírate en el espejo y asegúrate de examinar tu trabajo de todos los ángulos posibles: del frente, de la izquierda y de la derecha. Si es necesario, aplícate más bronceador o iluminador, pero asegúrate de difuminarlo de nuevo.
    • Si tu iluminador es demasiado claro y tu bronceador es demasiado oscuros, y el difuminado no ayudó mucho, para suavizarlo más puedes repasar los trazos con base de maquillaje compacta. Solo haz girar tu brocha para polvos en una base de maquillaje compacta del color más cercano a tu tono de piel y pásala por tu abdomen.

Consejos

  • Mírate en el espejo mientras difuminas los colores para que se vean lo más natural posible.
  • A la hora de comprar polvos minerales, polvos iluminadores o pigmento bronceador, procura que combinen con el tono de tu piel y opta por tonos más oscuros.
  • Si te echas demasiado de los productos y el resultado no se ve bien, lávate el abdomen y vuelve a empezar.
  • Para que tu trabajo dure más tiempo, séllalo con laca, polvos fijadores o un espray sellador de maquillaje.
  • Usa productos a prueba de agua para que no se vayan fácilmente con el agua o sudor.
  • Ponte erguido y no te encorves. Estar encorvado puede formarte panza, cosa que le restará atractivo al efecto contorneado que quieres tratar de hacer.

Advertencias

  • No te maquilles con el traje de baño puesto. Si manchas tu traje con maquillaje, aparte de mancharlo, podrías delatarte.
  • No te apliques demasiado maquillaje, sino correrás el riesgo de hacerte trazos demasiado oscuros o claros, y al final se verá artificial.
  • En un día soleado y caluroso, el maquillaje podría derretirse.
  • Si nadas con tus abdominales simulados, todo tu trabajo se irá al agua.
  • Si vas a usar una base de maquillaje, un hidratante con color o un filtro solar con color como base, asegúrate de que el producto tenga tu mismo tono de piel. Si es demasiado oscuro, claro o naranja, se verá artificial.

Cosas que necesitarás

  • base de maquillaje, hidratante con color o filtro solar;
  • bronceador en polvo, base de maquillaje compacta o sombras para ojos marrones;
  • iluminador en polvo, base de maquillaje compacta o sombras para ojos de color marfil;
  • brocha para polvos grande;
  • brocha para pliegues (o cualquier brocha pequeña de punta redonda);
  • esponjas de maquillaje (en forma de cuña) (opcional);
  • brocha para la base de maquillaje (opcional).
Теги: