Cómo ayudar a tu comunidad

Una comunidad cobra vida cuando su población se esfuerza lo suficiente para mejorarla. Ayudar a tu comunidad mejora la calidad de vida de tus amigos, familiares y vecinos. Si eres consciente de que tu comunidad tiene muchos problemas, el mejor momento para empezar a resolverlos es justo ahora. Debes hacer un llamado a la consciencia de tus conciudadanos. A continuación, te presentamos algunas ideas para que ayudes a tu comunidad a fortalecerse y volverse más dinámica.

Sé un buen ciudadano

  1. Detente a ayudar cuando alguien lo necesite. Esta es una forma sencilla de mejorar tu comunidad y ayudar a crear el tipo de atmósfera que hace que la gente se sienta segura y feliz. Si ves que alguien necesita ayuda, acude a socorrerlo en lugar de desviar tu atención. Trata a los demás como te gustaría que te traten si estuvieras en la misma situación.
    • Si ves que una señora tiene problemas para bajar el cochecito de su bebé por las escaleras, ayúdala a cargarlo.
    • Si ves que alguien está perdido o desorientado, ayúdale a llegar a su destino.
    • Busca la mejor forma de ayudar a las personas que te piden dinero en las calles, en lugar de ignorarlas al pasar.
    • Trata de ayudar cuando surja una emergencia, en lugar de asumir que alguien más lo hará.
  2. Respalda tu economía local. Las comunidades saludables tienen economías saludables. Las personas se organizan para ayudarse unos a otros a ganarse la vida y prosperar. Puedes ayudar a mejorar la salud de tu economía local de maneras diferentes, desde cambiar tus hábitos de consumo hasta iniciar un negocio propio. Ten en cuenta lo siguiente:
    • Compra productos alimenticios de vendedores locales. Trata de comprar la mayoría de estos productos en el mercado local, donde los miembros de tu comunidad van a vender los alimentos que ellos mismos cultivan con mucho esfuerzo.
    • Realiza tus compras en negocios locales siempre que puedas. Por ejemplo, si quieres comprar unos pantalones nuevos y tienes que escoger entre en una gran cadena de tiendas de descuento o un negocio pequeño de un miembro de tu comunidad, escoge la segunda opción. Cambia aquella mentalidad de comprar el producto más barato para el aprovechamiento de tus compras, ya que debes proporcionar el mayor bien para tu comunidad. Si tienes en mente que el dinero se destinará a impulsar tu economía local y a fortalecer tu comunidad, valdrá la pena el esfuerzo y los gastos adicionales. Incentiva a otras personas para que ayuden a impulsar la salud financiera de la comunidad.
    • Considera la posibilidad de iniciar tu propio negocio. Puedes servir a tu comunidad ofreciendo un producto de calidad o incluso contratando personal.
  3. Recicla y utiliza abonos. Muchas comunidades experimentan problemas con los vertederos porque se llenan demasiado. Producir demasiada basura contamina el medio ambiente y eso no es bueno para la salud de tu comunidad en el largo plazo. Puedes contribuir a mejorar la situación si reciclas y utilizas abonos o la mayor cantidad de residuos que puedas.
    • Si quieres ayudar aún más, puedes enseñar a otras personas a reciclar, o iniciar un programa de reciclaje en tu escuela o en el trabajo.
    • Es útil utilizar abonos por múltiples razones. Te permite disponer de tus residuos alimenticios sin botarlos a la basura y como resultado obtienes tierra fértil que puedes utilizar en tu jardín. Una vez que aprendas a hacerlo, incentiva a otros para que también lo hagan.
  4. Ahorra energía y agua. El uso excesivo de agua y electricidad satura los recursos de la comunidad. Ahorrar estos recursos es bueno para el planeta y tu entorno local. Haz todo lo posible por conservarlos para que contribuyas a la salud de tu comunidad en el largo plazo.
    • Apagar las luces cuando no las estés utilizando, utilizar aparatos para ahorrar energía, disminuir tu dependencia de aire acondicionado, bajar la temperatura de tu calentador de agua y desenchufar tu computadora una vez que la apagues son solo algunos métodos que puedes poner en práctica.
    • Con el fin de ahorrar agua, toma duchas más cortas, asegúrate de que las tuberías no tengan fugas y disminuye el agua para regar el césped y lavar los platos.
  5. Depende menos de tu auto. Las comunidades que dependen en gran medida del transporte vehicular a menudo experimentan niveles elevados de contaminación atmosférica. Este tipo de contaminación no solo es perjudicial para las plantas y los animales, sino que también causa graves problemas de salud en los seres humanos. Utilizar tu auto con menos frecuencia disminuye tu huella de carbono, lo que ayuda mucha a tu comunidad. A continuación, te presentamos algunas alternativas que puedes probar:
    • Desplázate en bicicleta o a pie. Probablemente, tardarás un poco más en llegar a tu destino, pero verás más cosas en el camino.
    • Utiliza el transporte público. Incluso si tu área no cuenta con un metro o un sistema de tren elevado, probablemente sí cuenta con líneas de autobús.
    • Comparte el vehículo para ir al trabajo o a la escuela, en lugar de conducir solo.

Infórmate sobre tu comunidad

  1. Busca conocer mejor a tus conciudadanos. Esta es una buena manera de conocer los aspectos en los que puedes contribuir. Con el fin de conocer mejor a tu comunidad, empieza por salir de tu casa y conocer personas. Acude a eventos locales, frecuenta cafeterías y conoce a tus vecinos. Mientras más personas conozcas, mejor.
    • Para romper el hielo, hornea unas galletas o panecillos. Luego, ofrécelos de puerta en puerta y preséntate con tus vecinos. Esto hará que sea más sencillo entablar una conversación o invitarlos a tu casa a cenar.
  2. Investiga un poco para identificar las necesidades de tu comunidad. Antes de tomar cartas en el asunto, debes tomarte un tiempo para investigar un poco y averiguar qué es lo que necesita tu comunidad. Este paso es especialmente importante si eres nuevo en la comunidad o si no has estado muy involucrado en el pasado. Tal vez existe un río en la ciudad que está tan contaminado que nadie puede nadar allí. Tal vez las escuelas necesitan más recursos para comprar libros y material didáctico. Tal vez existen personas desamparadas que necesitan ayuda. No importa de qué se trate. Averigua aquellos problemas que necesitan ser atendidos.
    • Realiza algunas búsquedas básicas en Internet para averiguar lo que necesita tu comunidad. Trata de emparejar el nombre de tu ciudad con términos clave como "necesidades", "oportunidades de voluntariado" y "problemas". Prueba con otras palabras claves para encontrar más información.
    • Lee el periódico local todos los días. Este medio te ayuda a conocer mejor tu comunidad y a enterarte de las medidas que se están tomando para hacer frente a los problemas.
    • Habla con las personas que han vivido allí durante mucho tiempo. Hazles preguntas como “¿Cuál es el problema más grave que enfrenta esta comunidad?” o “¿Qué medidas están adoptando los pobladores respecto a ese problema?”.
    • Trata de no sentirte abrumado por el tamaño y el alcance de los problemas que tu comunidad enfrenta. Escoge un aspecto que te gustaría cambiar (uno que te apasione) y pon manos a la obra.
    • Averigua si alguien más se siente de la misma manera que tú respecto a su comunidad. ¿Existe alguna organización que atienda dicha necesidad? ¿Conoces a alguien que le apasione generar un cambio tanto como a ti?
  3. Conoce las organizaciones. Averigua todo lo que puedas acerca de las organizaciones e instituciones de beneficencia sin fines de lucro de tu localidad. Visita sus páginas web y averigua a qué se dedican, a quiénes sirven, por qué lo hacen, cómo se financian y qué tipo de oportunidades de voluntariado tienen disponible. Lleva un registro de las organizaciones con las que te gustaría involucrarte en algún momento.
    • Puedes utilizar páginas web como Idealist, Volunteer Match y Serve.gov para averiguar acerca de las organizaciones que buscan voluntarios.
  4. Identifica las formas en las que te gustaría ayudar. Una vez que te hayas tomado el tiempo de informarte acerca de tu comunidad, comienza a identificar las formas en las que puedes ayudar. Piensa en la información que has obtenido acerca de tu comunidad, tus interacciones con otras personas y las organizaciones de ayuda. Asegúrate de responder lo siguiente antes de empezar.
    • ¿Qué problema de la comunidad te apasiona más?
    • ¿Qué medidas puedes tomar en las que utilices mejor tus habilidades?
    • ¿Cuánto tiempo estás dispuesto en invertir en esto?
    • ¿Qué es lo que tienes que hacer con el fin de empezar a ayudar?

Involúcrate

  1. Escoge una forma de ayudar. Una vez que hayas identificado el problema que deseas atender, averigua personalmente cómo puedes empezar a trabajar para resolverlo. Incluso si no crees que una sola persona puede cambiar el mundo, debes tener en cuenta que puedes hacer una diferencia dando un paso a la vez. Averigua cómo lograrlo.
    • Encuentra el punto en el que se cruzan tus pasiones y habilidades. Por ejemplo, digamos que tu ciudad tiene muy pocos árboles y quieres ayudar a resolver este problema. Puedes utilizar los medios de comunicación social para generar conciencia sobre este problema. Comparte lo que sabes con todas las personas que puedas y anímalas a plantar más árboles.
  2. Establece algunas metas asequibles. Es muy probable que el problema que hayas identificado no pueda resolverse con facilidad, por lo que va a requerir mucho trabajo y tiempo. Incluso, es probable que después de años de trabajo, el problema aún no se resuelva por completo. Sin embargo, si estableces metas manejables y empiezas a trabajar para alcanzarlas poco a poco, serás capaz de mirar hacia atrás y ver el progreso que has logrado.
    • Establece metas a corto plazo. Puedes definirlas de una manera que tenga sentido para ti y te motive a seguir adelante. ¿Qué es lo que deseas lograr en una semana, en un mes o en un año?
    • Establece metas a largo plazo. En cinco años, ¿cómo quieres que se vea tu comunidad? ¿Y en diez años? ¿Qué te parece factible en esa cantidad de tiempo?
  3. Organiza un plan para llevar a cabo tus proyectos. Necesitas organizar un plan de acción con el fin de lograr tus metas. Para ejecutarlo, es probable que necesites un poco de ayuda y financiación. Redacta un plan que detalle todo lo que necesitas para lograr una meta determinada y que incluya lo siguiente:
    • Personas. Incluye el conjunto de habilidades que necesitas, la cantidad de horas de trabajo que invertirás, el número mínimo de voluntarios o portavoces necesarios para lograr las metas.
    • Recursos. Estos pueden incluir lo siguiente: autobuses que trasladen a las personas para que limpien el río; bolsas de basura, palas, guantes protectores y máscaras para los voluntarios; pizzas, refrescos y ensaladas como refrigerios para la hora del almuerzo. Analiza esto detalladamente.
    • Dinero. Crea un presupuesto y detalla cuánto te va a costar llevar a cabo tu plan.
  4. Haz que otras personas se involucren. Averigua si a alguien más en tu entorno también le interesa hacer una diferencia. Trata de formar un grupo de activistas comprometidos con la realización del plan para mejorar la comunidad. Todos tienen algo que aportar y juntos serán capaces de llevar a cabo sus proyectos. Incluso, puedes lograr que otros se involucren tan solo hablándoles acerca de tu meta y las medidas que estás tomando para alcanzarla.
    • Comparte esta información a través de los medios de comunicación social con el fin de encontrar voluntarios apasionados y correr la voz sobre lo que estás haciendo. Publica tu plan para lograr una diferencia e indícale a la gente cómo pueden involucrarse. Convoca a reuniones para decidir cómo se ejecutará el plan.
    • Algunas personas prefieren ayudar donando dinero en lugar de tiempo. No tengas miedo de pedir donaciones o organizar un evento de recaudación de fondos que puedes destinar a tu causa.
  5. Comprométete a seguir adelante. Ahora que has establecido tus metas y tienes un plan de acción para alcanzarlas, es hora de organizarse e invertir el tiempo y esfuerzo necesarios para generar un cambio. Si te echas para atrás, es muy probable que tu comunidad nunca encuentre la solución que tanto anhelas. No va a ser sencillo mejorar las cosas, pero todo el esfuerzo que pongas en tu proyecto hará una diferencia.

Comparte tus habilidades y tu tiempo

  1. Hazte voluntario de un grupo que realice trabajos que admiras. Todas las organizaciones comunitarias o sin fines de lucro de tu área probablemente necesitan voluntarios. Donar tu tiempo es una excelente manera de lograr un efecto positivo en tu comunidad y fortalecer tus relaciones con sus miembros. Busca un grupo que realice trabajos que te interesan y contáctalo; lo más probable es que cuente con varios medios para que puedas comenzar a ayudar de inmediato. Ten en cuenta que ser voluntario es un compromiso serio. Las organizaciones invierten una gran cantidad de tiempo y dinero en capacitar a sus voluntarios, así que asegúrate de estar disponible y dispuesto a ayudar en el largo plazo. A continuación, te mostramos algunos ejemplos de oportunidades de voluntariado disponibles en la mayoría de las comunidades:
    • Organizar días de limpieza en parques, ríos o playas
    • Contestar los teléfonos en una maratón para recaudar fondos
    • Jugar con perros y gatos en el refugio de animales
    • Servir comida en el comedor o albergue para desamparados
    • Trabajar en una línea telefónica para manejar crisis
    • Ser consejero en un campamento para niños
  2. Asiste a eventos de la comunidad. Es probable que otras personas u organizaciones en tu comunidad también estén adoptando medidas para ayudar a mejorarla. Probablemente organizan festivales, días de limpieza y reuniones en un esfuerzo por hacer que el vecindario sea un lugar mejor. ¿Con qué frecuencia te presentas a este tipo de eventos? Empieza a asistir a tantos como puedas. Puedes ayudar a los demás con tu sola presencia, ya que les haces saber que aprecias su trabajo. Cuando te sientas lo suficientemente cómodo, puedes empezar a ayudar como voluntario en este tipo de eventos.
    • Por ejemplo, si alguien está organizando un evento para "acudir al trabajo o a la escuela en bicicleta" los lunes por la mañana y tú cuentas con una bicicleta, ¿por qué no lo intentas? Anima a tus amigos para que te acompañen. Muéstrale a la gente de tu comunidad que el ciclismo es una actividad divertida.
    • Participa en caminatas y maratones para recaudar fondos. Muchas organizaciones sin fines de lucro celebran caminatas y maratones para recaudar fondos. Pagar la cuota de inscripción beneficia directamente a la organización y participar en el evento ayuda a generar consciencia sobre la causa.
    • Acude a conciertos, festivales y otros eventos organizados por empresas u organizaciones locales. Si nadie se presenta a este tipo de eventos, podrían dejar de organizarse por completo.
  3. Conviértete en un activista cívico. Una gran forma de ayudar a tu comunidad es participar en la toma de decisiones comunitarias. Mantente al tanto de las actividades que afectan a tu comunidad e infórmate bien sobre asuntos importantes. Por ejemplo, si tu ciudad tiene que decidir si talar unas cuantas hectáreas de bosque para construir un supermercado, infórmate sobre el tema y decide tu posición al respecto. ¿Sería mejor conservar el bosque o tu comunidad realmente necesita un nuevo supermercado? Ten una perspectiva informada y haz oír tu voz, ya que esto puede tener un efecto significativo sobre la dirección que tomará tu comunidad. Anima a otros para que también participen. La participación cívica es esencial para una democracia sana.
    • El voto es una forma importante de influir en tu comunidad. Infórmate sobre los candidatos y los problemas que atraviesan y acude a votar a todas las elecciones locales.
    • Ponte en contacto con tu representante para discutir sobre los temas que consideras importantes. Si no deseas que se tale el bosque o crees que un nuevo supermercado podría realmente ayudar a la comunidad, contacta a tu representante o escribe una carta indicando lo que deseas que ocurra y por qué.
    • Acude a las reuniones de la comunidad en las que se toman decisiones. Aprovecha la oportunidad para hablar sobre lo que te importa. ¿A tu comunidad le beneficia contar con más pasos de cebra en las calles más transitadas? ¿Existen demasiados baches en tu cuadra? ¿Deseas opinar sobre el manejo de los crecientes niveles de delincuencia? Haz oír tu voz.
  4. Adorna los espacios públicos. Si observas a tu alrededor y encuentras basura en la calle o grafiti en las ventanas de tus vecinos, ya sabes por dónde empezar a ayudar. Haz que los espacios públicos de tu comunidad se vean más limpios para que la gente se sienta a gusto y tenga una mejor calidad de vida. El trabajo que realices dependerá de las necesidades específicas de tu comunidad.
    • Puedes ayudar a embellecer tu vecindario de inmediato con solo recoger la basura por tu propia cuenta. Mientras caminas por las calles, recoge la basura que encuentras y arrójala a los tachos o recíclala. Si hay demasiada basura como para que puedas recogerla tú solo, haz que algunos de tus amigos se involucren y te ayuden.
    • Raspa o pinta sobre el grafiti para lavar los edificios y las cercas. Si eres muy hábil con la pintura, podrías crear un mural sobre una pared pública para que todos lo vean. Es probable que antes tengas que pedirle permiso al propietario del edificio o tramitar una licencia en la municipalidad.
    • Diseña jardines en áreas cubiertas de maleza. Corta o retira la maleza con tus manos. Planta árboles o flores donde puedas. Si agregas elementos naturales a los espacios urbanos puedes ayudar a que se vean y se sientan más seguros y acogedores.
    • Crea un jardín comunitario donde todo el mundo cuente con una parcela para cultivar sus verduras, hierbas o flores. Pídeles a tus vecinos que se involucren en este proyecto y que te ayuden prestándote algunas herramientas.
    • Asegúrate de consultar siempre con el dueño de la propiedad antes de llevar a cabo algún proyecto.

Consejos

  • Trata de no desanimarte si tus esfuerzos por ayudar pasan desapercibidos. Es importante ayudar a tu comunidad incluso si nadie lo reconoce. Ten presente que estás haciendo cosas buenas para ayudar a otros, por lo que debes sentirte muy orgulloso.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página