Cómo jugar a lanzar y traer con tu gato

Опубликовал Admin
628
0
¿Estás aburrido un sábado por la tarde? ¿Quieres divertirte? Pues bien, ¡es hora de jugar a lanzar y traer con tu gato!

Pasos

  1. Consigue un juguete para gatos. Si aún no sabes cuál es el juguete favorito de tu gato, averígualo. Para darle un entrenamiento sencillo, este deberá ser un objeto muy deseado por tu gato, preferiblemente uno con el que no siempre pueda jugar. Un juguete codiciado pero restringido llamará instantáneamente su atención. Ten en cuenta que con algunos juguetes podría ser difícil jugar a lanzar y traer, como por ejemplo un tipo de juguete adjunto a una vara larga. Deberás usar el juguete favorito más pequeño del gato.
  2. Lanza el juguete. La mayoría de gatos no pueden resistirse a correr detrás de su juguete mientras vuela en la habitación y rebota en el suelo. Si tu gatito no responde inmediatamente, es posible que no estés usando su juguete favorito o quizás tu gato es muy perezoso. Quizás debas conseguir un juguete más interesante o pasar más tiempo jugando con un gato más sedentario para primero despertar su vivacidad interior innata.
  3. Recupera el juguete. No esperes que tu gato te lleve el juguete al primer intento, ya que eso es lo que buscas enseñarle. Más bien, una vez que lo lances y que el gato salte por él, acércate a tu gato y con cuidado quítale el juguete. Si se rehúsa a dártelo, dale un poco de tiempo para celebrar su atrapada e inténtalo de nuevo después. Si aún no te lo quiere dar, intenta más tarde cuando se le pase la emoción.
  4. Lleva a tu gato y al juguete al mismo lugar de donde lanzaste el juguete. Asegúrate de que el gato sepa que tú tienes el juguete. Puedes usar el juguete para atraerlo o para guiarlo al mismo lugar de la habitación contigo. Si no te sigue, cárgalo solo si estás seguro de que hacerlo no le molestará. No vuelvas a lanzar el juguete hasta que tú, el juguete y el gato estén al mismo tiempo en el mismo lugar en el que estaban en el paso 2.
    • Repite varias veces los cuatro pasos anteriores. El gato empezará a darse cuenta de que a) atrapar el juguete lanzado es muy divertido, b) si te permite tenerlo de vuelta, lo lanzarás de nuevo y será aún más divertido y c) tú nunca lanzas el juguete desde donde aterriza, lo cual quiere decir que el gato tendrá que mover el juguete siempre. Cuando empiece a entender bien el juego, prosigue con el siguiente paso.
  5. Deja que el gato lleve el juguete por su cuenta cuando lo lleves de vuelta al lugar de lanzamiento. Si tu gato suele llevar cosas en su boca, esto será aún más fácil. De lo contrario, permítele llevarlo tan lejos como pueda. Luego, convéncelo para que te lo traiga de vuelta en su boca o recógelo tú mismo. Cuando puedas lanzar el juguete y el gato lo lleve en su boca de vuelta a ti al lugar de lanzamiento, ya estarás listo para jugar a lanzar y traer con tu gato.
  6. Juega a lanzar y traer. Lanza el juguete, deja que el gato corra y salte sobre él como siempre, pero quédate quieto. Si fuiste paciente, consistente y repetitivo con los pasos anteriores, tu gato no debería siquiera retroceder cuando vea que no te has movido. Siempre que permanezcas en el sitio de lanzamiento, tu gato te llevará su juguete de vuelta para que se lo lances como siempre. Si de pronto el gato no quiere llevarte su juguete de vuelta, llámalo por su nombre, elógialo e incentívalo. Si aún así pareciera no estar listo para llevarte de vuelta el juguete, aplica los pasos intermedios anteriores hasta que lo haga.
  7. Cambia tu lugar de lanzamiento paulatinamente, uno o dos pasos grandes a la vez. Si repentinamente quieres jugar a lanzar y traer en un lugar completamente diferente, tu gato podría estar desprevenido y confundirse. ¡Aunque, por supuesto, puedes intentarlo para ver cuán astuto es tu gato! Si te mueves ocasionalmente, tu gato no se confundirá. Él entenderá que tú, el lanzador, eres una parte importante en la ecuación y siempre vendrá hacia ti.
  8. Sigue entrenándolo. Puedes seguir expandiendo este juego agregando nuevos trucos ocasionalmente. Por ejemplo, cada vez, antes de lanzar el juguete, haz que tu gato se siente. Sostén el juguete a una altura aproximada a sus ojos mientras él está de pie. Luego, muévelo sobre su nariz y nuevamente sobre su cabeza. Tu gato deberá automáticamente poner su trasero en el suelo mientras se prepara para estirar su cuello hacia arriba para ver el juguete y liberar sus patas delanteras para agitarlas. Acompaña la acción con la palabra "siéntate" si lo deseas). Pronto tu gato aprenderá que no lanzarás el juguete hasta que se siente.

Consejos

  • Nunca obligues a tu gato. Los perros aprenden bien debido a la frustración, los gatos no. Si tu gato se frustra, renunciará al juego (si es pasivo) o peor, te morderá o arañará (si es agresivo).
  • Es muy importante que seas paciente. Por naturaleza, los gatos no recuperan cosas como lo hacen los perros. Ellos pueden cargar sus presas en sus bocas; lo que quiere decir que puedes enseñarles a jugar a lanzar y traer. ¡TEN PACIENCIA!
  • Si el juguete de tu gato es un juguete con cuerda y no te lo lleva de vuelta, puedes tirar de la cuerda y traerlo de vuelta hacia ti.
  • Si crees que le vas a ENSEÑAR a tu gato a jugar a lanzar y traer o bombardearlo con varias horas de entrenamiento, pensará que eres aburrido y se alejará. Con paciencia y trabajando en ello, poco a poco conseguirás lograrlo. Dale a tu gato la oportunidad de aprender poco a poco.
  • Se paciente y no esperes que tu gato aprenda rápidamente a entender todos los aspectos del juego. ¡Ten en cuenta que quizás él también podría estar muy emocionado al atrapar su juguete! Podría tomar varias recepciones antes de que consiga colocar juntas las piezas y piense: "¡Oh! ¡Si le regreso el juguete de vuelta a mi humano, él lo lanzará nuevamente! ¡Yo puedo hacer eso!"
  • No hagas que la sesión se prolongue por mucho tiempo; 10 minutos o quizás menos estarán bien. Si tú y él aún quieren seguir jugando, cambia de juguete o actividad. Repite la sesión durante algunos minutos al día y hazlo todos los días, para que tu gato aprenda rápidamente el ritmo del juego.
  • Resístete a la tentación de usar recompensas para persuadir a tu gato, aunque no tiene nada de malo darle un bocadillo a tu gato de vez en cuando, pero el hecho de jugar con juguetes puede ser más compensador para ambos. Las recompensas basadas en juegos y el entrenamiento con juguetes motivan al ejercicio, le da incentivos naturales para que el gato participe e incluso puede desviar su atención y puede hacer quemar energías en los gatos más agresivos. Si vas a darle recompensas, tendrás que calcularlas en su dieta diaria y reducir sus comidas regulares. Con muchos bocadillos tu gato podría engordar, lo cual suele suceder con nuestros gatos caseros actualmente. Además, tendrás más éxito al enseñarle este divertido juego a tu gato si ambos lo ven como lo que es: un juego divertido, no un bocadillo.

Advertencias

  • La sesión de entrenamiento debe durar unos cuantos minutos. Tan pronto como el gato parezca perder el interés, termina la sesión. Aún mejor, detenla antes de que se aburra. Así, ya que su interés en el juego no fue totalmente satisfecho, estará ansioso por más. Puedes entrenarlo con dos o tres sesiones diarias.
  • Ten en cuenta que para tu gato esto es solo diversión y juegos. Si quieres que aprenda toda la rutina en tan solo uno o dos días o si trabajas muy duro y constantemente con él, estarás siendo irracional. Un gato astuto entenderá el juego rápidamente, pero espera que tome varias sesiones antes de que lo comprenda totalmente.
  • Si tu gato se emociona mucho al atrapar su juguete, podría defenderlo bruscamente cuando intentes recuperarlo de él. Ten mucho cuidado y paciencia; pronto aprenderá que cuando le quites el juguete, se lo DEVOLVERÁS inmediatamente, lo cual significa MÁS DIVERSIÓN para atraparlo de nuevo, aunque podría tomar tiempo.
Теги: