Cómo preparar una propuesta de una idea de negocio

Existe un dicho que afirma "un plan no fallará, si tú no fallas al planearlo", algo muy cierto y mucho más cuando desarrollas una idea de negocio. Y dependiendo de si buscas inversionistas, convencer al gerente de tu banco o simplemente buscas apoyo, realizar una propuesta minuciosa y bien investigada hará que comiences con buen pie. Antes de que plasmes todo en papeles, existen algunos puntos importantes que debes llevar a cabo. Toma en cuenta estos pasos para prepararte para armar la propuesta que te lleve al éxito.

Prepara una propuesta de negocio

  1. Investiga. Antes de hacer algo, te ahorrarás tiempo, angustias y posiblemente dinero si investigas a fondo sobre tu idea de negocio. Hazte estas tres preguntas importantes: 1. ¿Existe demanda para tu producto o servicio (y cuánta)?, 2. ¿Alguien más tiene un negocio como el que piensas implementar o algo parecido? y 3. ¿Podrás proporcionar el producto o servicio en tus circunstancias actuales o necesitarás implementar el entorno, como una oficina, una página web, una cadena de suministros, etc.?
  2. Haz tus cálculos. Si tu investigación muestra que tu idea tiene 'una base', deberás evaluar lo mejor que puedas cuánto costará implementar tu idea de negocio Y ponerla en marcha. ¿Cuánto esperas ganar? ¿Cuál debe ser el monto de tu capital inicial? La mayoría de los negocios no obtienen ganancias al principio, ya que en esta etapa recuperan los costos iniciales, incluyendo préstamos, constitución de la empresa, gastos de mercadeo, gastos legales y contables, licencias (en caso se requieran)...y la lista continúa. Se recomienda realizar una previsión del flujo de efectivo y de ganancias y pérdidas para los próximos 3 a 5 años. Una buena idea de negocios, bien ejecutada, debe comenzar a mostrar por lo menos ciertas ganancias dentro de este periodo de tiempo. Si tampoco puedes solventar tu sueldo, debes preguntarte si vale la pena hacerlo; recuerda, el dinero del negocio no es tu dinero. Meterse con éste dinero en muchos casos hace que el negocio corra peligro.
  3. Escribe tu propuesta. Una buena propuesta debe tener por lo menos las siguientes secciones: Una explicación de lo que es tu idea de negocio (y lo que es para ti), detalles de tu estudio de mercado (demanda, competencia, preferencia de los clientes, etc.), detalles financieros (ganancias y pérdidas y proyecciones de flujo de efectivo), cómo ofrecerás tu producto (mano de obra, tecnología, instalaciones), estrategia de mercadeo (cómo venderás, promocionarás y cuál será la marca del producto o servicio) y la estrategia del precio (a cuánto venderás el producto o servicio).
  4. Averigua aspectos como impuestos y registros, si es necesario. Podrías necesitar algunos sistemas y procesos para cumplir con las obligaciones legales, lo cual también deberá estar detallado en tu propuesta.
  5. Nunca te dejes llevar por suposiciones. Muchas veces las buenas ideas no consiguen apoyo debido a que la persona que lee la propuesta no la entiende. Explica todo en tu propuesta como si se lo fueras a presentar a alguien que no tiene ningún conocimiento previo del tema. Especialmente si presentarás la propuesta a una institución crediticia.
  6. Evita algo prolongado y que sea claro y directo. Si te explayas demasiado, en el mejor de los casos podrías confundir a la gente, mientras que en el peor podrías crear sospechas.
  7. Haz que alguien ajeno a la propuesta la revise. Una mirada fresca generalmente detectará errores y omisiones que quien la escribió no percibió.
  8. Asegúrate de presentar la propuesta de manera inteligente. Utilizar gráficos de la publicidad, prototipos, etc. y un buen diseño del documento dará una buena impresión y lucirá más profesional. Siempre presenta tu propuesta en un espiralado o empastado y con los cuadros y gráficos a color. Prepárate para dar una presentación oral para darle mayor solidez a tu propuesta.

Consejos

  • Busca un buen contador y considera buscar un asesor de negocios
  • Cree en tu idea. Al final del día, logra una propuesta bien redactada y basada en una buena investigación. Generalmente el compromiso y entusiasmo que tengas será tu mayor impulso.
  • Considera capacitarte. Existen muchos cursos cortos en politécnicos, incubadoras de negocios, cámaras de comercio, etc. que te pueden ayudar a compilar propuestas, solicitudes, solicitudes de financiamiento y además te enseñarán la reglamentación y requisitos que tu negocio puede requerir.
  • Habla con gente del rubro. Existen muchos lugares que pueden brindarte asesoría gratuita o a un bajo costo. Habla con otras personas relacionadas al rubro en el que piensas incursionar, busca servicios de apoyo para iniciar nuevas pequeñas empresas, incluso universidades de la zona y departamentos del estado. Te sorprenderás con toda la información y asesorías que podrás obtener si vas en busca de éstas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página