Cómo afinar la cara con maquillaje

Afinar la cara con maquillaje ayuda a definir los rasgos, crea la apariencia de tener pómulos más altos y una nariz y barbilla más fina. Es una técnica popularizada por los maquilladores de celebridades, pero con los productos y las herramientas correctas podrás hacerlo por tu cuenta. Una vez que te hayas aplicado el maquillaje afinador, recuerda difuminar bien los productos para que tengas un look perfecto y natural.

Consigue los productos correctos

  1. Empieza con la base de maquillaje del color de tu piel. Usar una base del mismo color de la piel empareja su tono y brinda una base con la que podrás trabajar cuando te apliques los tonos claros y oscuros. Afinarse la cara con maquillaje sin primero aplicarse una base de maquillaje es más difícil, pues la piel tiende a tener un color disparejo. Tu cara podría terminar viéndose desigual y no afinada.
    • Emplea una base de maquillaje compuesta del mismo material que los demás productos que vas a usar. Por ejemplo, píntate solo con productos en crema o solo con productos en polvo en vez de mezclar ambos. La mezcla de texturas podría dejarte con un look pastoso.
    • Si te cuesta saber qué color comprar, procura igualar la base de maquillaje con la piel del cuello. La piel del cuello tiende a ser ligeramente más clara que la de la cara, por eso igualar la base con tu cuello te dará la garantía de que tu cara no termine viéndose más oscura cuando termines de maquillarte.
  2. Consíguete una base de maquillaje unos cuantos tonos más claros que tu piel. El maquillaje afinador consiste en iluminar los puntos que quieres que resalten y en sombrear los puntos que quieres que no resalten tanto. Para el producto iluminador, necesitarás una base de dos tonos más claros que tu base de maquillaje.
    • No te excedas de dos tonos más claros, sino tu maquillaje no se verá natural.
    • Puedes usar un corrector más claro o una sombra de ojos en lugar de base de maquillaje. Solo recuerda que todos los productos o bien deberán ser en crema o bien en polvo, no una combinación de ambos.
  3. Consíguete una base de maquillaje unos cuantos tonos más oscuros que tu piel. El tono oscuro servirá para sombrear las partes de tu cara que quieras que no llamen la atención. Estarás creando sombras estratégicas para que tus pómulos se vean más afinados y tu barbilla más angosta.
    • No te excedas de dos tonos más oscuros que tu color de piel normal, sino tu maquillaje no se verá natural.
    • Un bronceador, una maquillaje más oscuro de ojos o un corrector más oscuro también sirven como base de maquillaje. Solo recuerda asegurarte de que todos los productos o bien sean en crema o bien en polvo, no una combinación de ambos.
  4. Consíguete una buena brochita difuminadora. Como tu cara tendrá varios tonos diferentes, será importante que consigas una buena brochita difuminadora. Si los colores no están bien difuminados, tu maquillaje se verá poco natural. Deberás tener una brochita grande para base de maquillaje o para difuminar, no una brochita pequeña. Opta por una con cerdas naturales para que obtengas el resultado más suave.
    • Si no tienes una brochita, lo mejor que podrás usar son tus dedos. El calor de los dedos ayudará al maquillaje a difuminarse bien. Sobre todo, será muy útil si tu base de maquillaje es en crema.

Afina tu cara

  1. Retírate el cabello de la cara. El maquillaje afinador empieza desde la línea de crecimiento del cabello encima de la frente, pasa por las sienes hasta los lados de la cara. Retírate el cabello de la cara para que puedas ver lo que haces sin obstrucciones.
  2. Prepara tu cara. Cuando te apliques el maquillaje afinador, deberás empezar con un lienzo completamente blanco. Desmaquíllate por completo, lávate la cara y sécatela dándote golpecitos con una toalla. Si es necesario, exfóliate para eliminar las células muertas y luego échate un hidratante. Deja que el hidratante se absorba varios minutos antes de aplicarte el maquillaje.
    • Prepararse es esencial si quieres un resultado parejo y perfecto. No deberás tomarte la molestia de afinarte la cara con maquillaje si al final se corre o se ve sucio.
  3. Aplícate una base de maquillaje en tu tono regular de piel. Con tus dedos o una brochita especial, aplícate una capa ligera de tu base de maquillaje de siempre por toda tu cara, desde la parte superior de la frente hasta debajo de la barbilla. Con tus dedos o una brochita para difuminar, difumina la base debajo de la barbilla y alrededor del cuello para que no se vea una línea divisoria entre tu cara y tu cuello.
    • En este paso, podrías aplicarte un corrector también, si quieres. Céntrate en las ojeras o cualquier imperfección.
  4. Aplícate una base de maquillaje clara. Escoge una base de unos cuantos tonos más clara que el color normal de tu piel. Con tu dedo o una brochita limpia especial, pásate 1 cm a 2 cm (½ a 1 pulgada) de base de maquillaje en los puntos de la cara donde cae el sol naturalmente. Para saber dónde están esos puntos, párate en una habitación bien iluminada con luces en el techo y mira en dónde cae la luz en tu cara. Ahí deberás aplicarte la base de maquillaje clara:
    • En el centro de tu frente
    • A lo largo de la parte superior de las cejas
    • A lo largo del puente de la nariz
    • En la parte más sobresaliente de los pómulos (para encontrarla, sonríe).
    • En el arco de cupido (la sección entre la punta de la nariz y el labio superior)
    • En el centro de la barbilla
  5. Aplícate la base de maquillaje oscura. Con tu dedo o una brochita limpia especial, pásate la base de maquillaje en los puntos que se oscurecerían naturalmente por el sol. Para ayudarte a saber dónde están esos puntos, párate en una habitación bien iluminada con luces en el techo y mira los puntos más oscuros. Deberás aplicarte la base oscura en los siguientes puntos:
    • Justo debajo de la línea de crecimiento del cabello en la parte superior de la frente
    • A la derecha y a la izquierda de la frente, cerca de la línea de crecimiento de cabello en cualquier lado.
    • A lo largo del lado derecho e izquierdo de la nariz
    • En las hendiduras de los pómulos (para encontrarlas, contrae los pómulos).
    • A lo largo de la quijada en ambos lados, desde las orejas a la punta de la barbilla
  6. Difumina bien el maquillaje. Con tus dedos o una brochita para base de maquillaje, difumina los colores para que obtengas un acabado natural. Ten cuidado de no esparcir los colores demasiado. Tendrán que estar en la zona general donde los aplicaste. Asegúrate de que los bordes estén bien difuminados para que no se vean divisiones marcadas entre la base de maquillaje más clara y oscura.

Dale el toque final

  1. Aplícate un iluminador, si quieres. Si quieres que los puntos claros destaquen mucho más, échate un producto iluminador para resaltar tu look. El iluminador en crema es ligeramente brillante, por eso captura más luz que la base de maquillaje normal. Aplícatelo en los mismos puntos donde has aplicado la base de maquillaje clara.
  2. Píntate con rubor, si quieres. Si el resultado te parece un poco pálido sin un poco de rosa, aplícate un poco de rubor en los pómulos. Asegúrate de difuminar bien el rubor con los demás productos de tu cara.
  3. Échate polvos fijadores mate, si quieres. Los polvos fijadores son muy útiles si los productos que uno se echa son en crema. Los polvos ayudan a mantenerlos en su lugar y te dará un acabado homogéneo. Con una brochita limpia de polvos, ponte una capa ligera de polvos en toda tu cara.
  4. Ponte brillos si sales por la noche. Si sales al centro, quizá quieras ponerte brillos. Escoge unos polvos traslúcidos y brillantes y aplícate una capa ligera por toda tu cara, principalmente en los puntos iluminados. Ponte un poco en el cuello y en el pecho también.
  5. Píntate los ojos y los labios al final. Asegúrate de que todo esté perfectamente difuminado y fijado antes de empezar con el maquillaje de ojos y de labios. Afinarse la cara con maquillaje es un look atrevido, así que deberás optar o por un maquillaje recargado de ojos o un maquillaje recargado de labios, no ambos.
  6. Listo.

Consejos

  • El maquillaje no consiste en una serie de reglas, sino en experimentar y divertirse con un look que complementa los rasgos físicos.
  • No te maquilles al punto de verte radicalmente diferente, el objetivo del maquillaje es complementar tu belleza natural, ¡no darte otra cara!
  • Ten cuidado cuando difumines el maquillaje a lo largo de la quijada, sino parecerá que tienes puesta una máscara.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página