Cómo usar una copa menstrual

Muchos consideran que las copas menstruales son amigables para el medio ambiente y una alternativa saludable a las pastillas y los tampones, ya que generan menos residuos y contaminación de las fábricas. Lo que muchos no saben es que las copas menstruales también representan importantes beneficios en materia de salud, higiene, comodidad, confort y fiabilidad. La copa menstrual acumula el flujo menstrual, en lugar de absorberlo como un tampón; se limpia y se vuelve a utilizar, y puede durar hasta diez años. Se ha demostrado que las copas menstruales, en promedio, tienen menos pérdidas, y son muy cómodas de usar. A su vez, presentan menos riesgos para la salud que los productos desechables estándar, ya que no hay riesgo conocido de SAT, no traen infecciones vaginales, y no contienen productos químicos o toxinas como la dioxina. Vasos reutilizables de este tipo han existido desde la década de 1930 y están hechos de silicona suave, de calidad médica, caucho o elastómero termoplástico (TPE).

Pasos

  1. Lee las instrucciones que vienen con tu copa menstrual. Lee los folletos que vienen con la copa hasta que te sientas cómoda para avanzar. Lee también el artículo de wikiHow "Cómo limpiar una copa menstrual" para obtener más instrucciones sobre cómo mantenerla limpia, y si estás insegura acerca de usar una copa menstrual, lee el artículo "Cómo decidirte a usar una copa menstrual" para ayudarte a tomar una decisión. Y si aún no tienes una copa menstrual, lee los consejos de wikiHow en el artículo "Cómo comprar una copa menstrual" para obtener instrucciones sobre qué copa escoger.
  2. Intenta ponerte la copa por primera vez en la intimidad de tu propio baño. La mayoría de las chicas no le encuentran el truco hasta después de un par de intentos, así que esto será mucho mejor que usar un baño público. Además, aunque te sientas tentada a hacer una prueba en seco mientras no tengas tu período, realmente no deberías hacerlo porque generalmente estás más lubricada cuando menstrúas, y el cuello del útero puede estar en una posición diferente mientras estás menstruando. Así que para la primera vez, asegúrate de estar durante tu período.
  3. Practica diferentes pliegues. El pliegue C que se muestra en los manuales no es la mejor técnica para muchas mujeres. Cuando se utiliza el pliegue C, la parte más ancha de la copa está justo al principio. Otro pliegue (hay muchos para elegir) es el pliegue de inserción a presión. Para hacer este pliegue, coloca el dedo en el borde de la copa, y presiona hacia adentro de la taza. Mira el vídeo para ver qué otros pliegues que puedes probar.
  4. Lávate las manos con jabón y enjuaga la copa para eliminar el polvo o la suciedad de las manos y la copa. Si quieres lavar la copa con un poco de jabón, enjuágala muy bien, porque el jabón en la vagina puede causar infecciones por levaduras, entre otras cosas.
  5. Mantente relajada y trata de no tensar los músculos pélvicos. De esto dependerá que colocar la taza sea doloroso o simple. Los músculos pélvicos son los que usas para retener y dejar pasar la orina. Practica aflojar y apretar estos músculos (también conocido como ejercicios Kegel) para poder relajarte durante la inserción. Sé paciente, la primera vez que te pongas la copa será la más difícil, así que no te des por vencida si tienes problemas al principio. Tómate un descanso si te sientes excesivamente frustrada.
  6. Ponte en una posición cómoda. Puedes intentar ponerte la copa mientras estás sentada en el inodoro. También puedes tratar de ponerte en cuclillas en la bañera o ducha, de pie y con una pierna sobre el borde de la taza del baño o la tina, o acostada en el suelo con las rodillas flexionadas y las piernas separadas.
  7. Encuentra el cuello del útero. Mete el dedo en la vagina y siente el cuello del útero, que se siente un poco como la punta de la nariz. Es una pequeña protuberancia blanda con una hendidura en el medio. Apuntar la copa en la dirección del cuello del útero puede ayudar. De este modo, no tocarás accidentalmente el cuello del útero con la copa, ni ocuparás espacio de la copa con el cuello del útero. Si no puedes encontrar el cuello del útero, esto probablemente significa que está muy alto, y en ese caso el cuello del útero probablemente no causará ningún problema.
    • Si prefieres optar por no hacerlo, apunta la copa hacia la parte baja de la espalda.
  8. Introduce la copa. Dobla la copa y luego sujétala con una mano (con el agarrador hacia abajo). Separa los labios y encuentra la abertura de la vagina con la otra mano. Ahora empuja la copa en ángulo de 45 grados hacia el hueso púbico, no hacia arriba. La copa debería abrirse. Sigue empujando la copa hasta que quede cómoda (la copa puede quedar alta o baja en función de tu cuerpo).
  9. Asegúrate de que la copa esté completamente abierta. Usa un dedo para sentir la base de la copa. Debe quedar redonda u ovalada por lo menos. (La copa puede no abrirse del todo, dependiendo de la forma de tu cuerpo). Si no está abierta, se puede abrir manualmente con una mano. También prueba con hacer unos ejercicios Kegel, sentadillas, saltos en tijera o girar la copa en un círculo completo rotando la base. También puedes llegar con un dedo y apretar la pared vaginal para hacer espacio, de modo que pueda llegar aire a la copa. Puedes sentirse más cómoda con la copa más cerca del cuello uterino, como se ilustra en las instrucciones. Cuando está en su lugar, también puedes probar con tirar suavemente hacia abajo, para asegurarte de que se haya formado un vacío (para eso sirven los pequeños agujeros); el vacío es parte de lo que sostiene la copa de forma segura.
  10. Espera hasta doce horas. Si tienes un flujo pesado, tendrás que vaciarla más a menudo, porque este es el tiempo máximo recomendado. Para tu primer ciclo con una copa, tendrás que hacer un poco de experimentación para averiguar cuánto tiempo puedes dejarla sin que filtre. (Es una buena idea usar una toalla íntima para estar más segura; los protectores de ropa interior reutilizables, hechos de tela, son una buena opción).
  11. Quita la copa. Empuja hacia abajo con los músculos para la copa baje lo más posible. Sigue haciéndolo hasta que puedas alcanzar la agarradera. Comienza a mover la copa hacia atrás y adelante mientras tiras hacia abajo. Obtén un mayor control sobre la base, no solo tomando la agarradera, sino la base de la copa y continúa hasta sacarla. Apretando la base podrás romper el vacío y será más fácil quitar la copa. Al llegar a la apertura de tu vagina asegúrate de retirarla en posición vertical para reducir los derrames. Si el borde de la copa es demasiado amplia para sacarla sin molestias, utiliza un dedo para doblar la copa en un pliegue C o un pliegue de inserción a presión antes de sacarla de la vagina. Si quitas la copa sobre un inodoro, puedes dejar que el contenido se derrame por la parte de atrás de la copa a medida que la vas sacando, solo mantén tu mano fuera del camino de la gravedad.
  12. Vuelca el contenido de la copa en el inodoro o el fregadero. Enjuaga la copa con agua y tal vez un poco de jabón no antibacterial libre de fragancias. Para limpiar el flujo de los orificios de aspiración, dobla la copa bajo el agua a la altura de los orificios de aspiración. También puedes llenar la copa, cubrir la abertura con la palma de la mano, y apretar la copa para hacer salir el agua por los agujeros. Eso sí, ¡mantente alejada! Seca la copa si está demasiado resbaladiza y vuelve a colocarla.
  13. Aprende a limpiar la copa. Puedes ponerla en agua hirviendo, usar pastillas esterilizadoras, frotarla con alcohol o elegir entre otros métodos. Consulta el artículo de wikiHow "Cómo limpiar una copa menstrual" para elegir el método que mejor te resulte.
  14. Recuerda que puede tomar un tiempo acostumbrarse a usar una copa menstrual. Tómate tu tiempo. Las copas menstruales tienen una curva de aprendizaje de unos tres a cuatro ciclos, y si al final descubres que no es para ti, no hay problema. Si todavía quieres utilizar un producto menstrual reutilizable, puedes probar con toallas de tela o esponjas de mar.

Consejos

  • Un estudio reciente descubrió que las copas menstruales filtran la mitad de las veces que los tampones, así que no dejes que esto te disuada de intentar usar una copa. Sin embargo, si la copa filtra, he aquí algunas ideas para solucionar problemas:
    • La copa está desbordando. Este es probablemente el problema más fácil de arreglar. Si la copa filtra y cuando la sacas está casi llena, eso solo significa que la copa se llenó y está desbordándose. Basta con cambiar la copa con mayor frecuencia. Es posible que desees comprar una copa con más capacidad si tienes que cambiar la copa con demasiada frecuencia. Lee el artículo "Cómo comprar una copa menstrual".
    • La copa no se abre del todo. Probablemente tienes una gran cantidad de fugas con este problema. Se debe a que la copa no abre por completo; asegúrate de comprobar que esté completamente abierta después de cada inserción. Usa un dedo para sentir la base de la copa. Debe estar redonda u ovalada por lo menos. (La copa puede no abrirse por completo según la forma de tu cuerpo). Si no está abierta, se puede abrir manualmente. También trata de hacer un poco de ejercicios de Kegel o de girar la copa en un círculo completo haciendo rotar la base. También se puede llegar con un dedo y apartar la pared vaginal, para que el aire pueda llegar hasta la copa. También es importante probar con diferentes pliegues.
    • El cuello del útero está ocupando espacio en la copa . Esto ocurre si la copa se derrama y cuando la sacas, solo está llena hasta la mitad. Esto significa que tu cuello uterino está colgando dentro de la taza y ocupa espacio, por lo que solo se llena hasta la mitad. Para resolver este problema, trata de colocar la taza tan bajo como puedas. Si esto no soluciona el problema, la copa puede ser demasiado larga, y probablemente tendrás que comprar una taza corta y ancha para obtener una mejor capacidad.
    • Flujo residual : esto ocurre si estás recibiendo una cantidad muy pequeña de flujo. Es posible que todavía haya un poco de sangre en las paredes de la vagina después de cambiar la copa, que se desliza hacia abajo y termina en la ropa interior. Puedes tratar de limpiarte a fondo después de cambiar la taza, pero puede que ayude demasiado. Dado que es una pequeña cantidad de filtrado, con un protector de tela te mantendrás seca.
    • Estás colocando la copa más allá de tu cuello. Si experimentas una punzada de dolor mientras insertas la copa y luego una gran cantidad de filtrado, es probable que hayas insertado la copa más allá del cuello uterino. El cuello uterino es muy tierno, y si la copa en realidad está presionando contra el cuello del útero, te dolerá. Para resolver este problema, tendrás que colocar la taza más abajo. También siente alrededor del cuello uterino antes de insertar la copa para tener una idea general de su ubicación. Ten en cuenta que el cuello del útero puede moverse en los diferentes días del período, por lo que es una buena idea comprobar su ubicación cada vez si este es un problema recurrente.
    • También es necesario conocer la ubicación general del cuello uterino para este problema. Si esto ocurre, es probable que estés apuntando la copa hacia la pared vaginal y no hacia el cuello uterino. Presta especial atención a la ubicación de tu cuello uterino y al ángulo en que debe estar la copa durante la inserción.
  • Si te da asco la copa menstrual reutilizable, hay una marca descartable llamada Instead Softcup, disponible en la mayoría de las farmacias de América del Norte. Se compone de un anillo y un saco de plástico y se inserta como un diafragma. Lee el artículo de wikiHow "Cómo utilizar una copa Instead Softcup".
  • Las copas menstruales funcionan sosteniendo la sangre y no absorbiéndola como los tampones. Por lo tanto, se pueden vaciar con menos frecuencia. Esto también significa que la copa se puede introducir cuando llega el día de tu período y antes de que el mismo comience. También puede utilizar la copa para el moco cervical pesado.
  • Si utilizas un diafragma con fines anticonceptivos, ¡también lo puedes utilizar como una copa menstrual! Son muy similares a un las copas Instead Softcup por su forma. Sin embargo, para preservar la vida de tu diafragma, solo te conviene hacerlo si está hecho de silicona, no de goma.
  • Si te sientes incómoda con el concepto de tampones o copas, pero aún deseas utilizar productos menstruales reutilizables, prueba con las toallas menstruales de tela. Puedes comprarlas en línea o hacer tus propias toallas higiénicas reutilizables.
  • Si eres virgen, es posible que la abertura de la vagina, y más concretamente el trozo de piel llamado himen, no sea fácil de estirar para dar cabida a la copa. Si este es el caso, puede ayudar que en el curso de una semana, más o menos, lo vayas extendiendo utilizando los dedos. Comienza con uno o dos dedos y aumenta a tres, a medida que tu cuerpo te lo permita. Ver esquemas de anatomía femenina y autoexplorarte hará que el uso de una copa sea mucho más fácil. Experimenta con diferentes pliegues, en punzón, triángulo, u origami, porque hacen que la copa sea menos ancha y esté más delgado para su inserción. Trata de insertar la copa de a poco, y si es doloroso, recuerda que debes relajarte. Siempre puedes volver a intentarlo en otro momento. Al quitarla, recuerda que debes ser paciente y estar relajada. Sé suave mientras quites la copa para no romper el himen durante el proceso.
  • Si te parece que la agarradera de la copa es incómoda, la puedes cortar por completo o en parte. Asegúrate de que la parte restante no tenga filos, para no lastimarte, y recuerda que solo podrás usar la base de la copa para sacarla.
  • Los baños públicos con lavabos privados son un gran lugar para vaciar la copa menstrual, si puedes encontrarlos. Para los cuartos de baño que no tienen puestos individuales con lavabo, lleva algunas toallitas femeninas y una botella pequeña de agua para limpiar la copa, o usa papel higiénico. También está bien si simplemente vuelcas el contenido de la copa en el inodoro y la vuelves a insertar.
  • Algunas mujeres sienten que con un poco de lubricante es más fácil de insertar. Si usas lubricante, lo mejor es ponerlo en ti misma, no en la copa, porque va a quedar resbaladiza. Utiliza únicamente lubricante a base de agua.
  • Las copas suelen venir en dos tamaños. El más pequeño se recomienda generalmente para las mujeres menores de 30 años, y el más grande se recomienda para mujeres mayores de 30 o que han dado a luz por vía vaginal. Sin embargo, una copa grande de una marca puede ser del mismo tamaño que una copa pequeña de otra. Por lo tanto, es más importante tener en cuenta el peso de tu flujo y las características de tu anatomía, que adherirse a esta pauta. Lee el artículo de WikiHow "Cómo comprar una copa menstrual para obtener más información.
  • Las copas menstruales son muy cómodas de usar y las actividades deportivas como la natación o el yoga se pueden realizar sin ningún problema. Sin embargo, asegúrate de que tu copa esté sellada correctamente, y también es una buena idea vaciarla justo antes de realizar la actividad física. Es posible que veas un poco de agua en la taza si la quitas después de nadar, pero eso está bien.
 

Advertencias

  • Las copas menstruales no son un anticonceptivo y deben ser retiradas antes del acto sexual. (Sin embargo, las copas desechables Instead Softcup se pueden utilizar durante las relaciones sexuales, junto con un anticonceptivo).
  • No te olvides que tienes una copa menstrual puesta. Vacíala y enjuágala por lo menos cada 12 horas. Si la dejas más de este tiempo, deberás estar atenta a los síntomas de infección. No ha habido casos síndrome de shock tóxico (TSS) relacionados con la copa, pero si observas cualquier síntoma de TSS, ponte en contacto con un médico de inmediato.
  • En los días de flujo más pesado, las copas llenas pueden filtrar antes de lo esperado; usa toallas íntimas como resguardo y vacía la copa con más frecuencia.
  • Ten cuidado de mantener la copa en posición vertical cuando tiras de ella para que no se derrame.
  • No te desanimes si una amiga siente aprensión por el concepto de las copas menstruales. Algunas personas se abren a la idea, y otras no. Una buena manera de abrir el tema es: "¿Has oído hablar de las copas menstruales?". De esta manera puedes calibrar su reacción inicial, y decidir si quieres tratar de convencerlos para que prueben la copa y compartan tu experiencia.
  • No te preocupes por asegurarte de que la posición de la copa coincida con un dibujo o diagrama. Lo que importa es que la copa no tenga pérdidas y que no se sienta. Dependiendo de la forma de la vagina y la ubicación de cuello uterino, la copa puede ubicarse más arriba o abajo. Y una vez que se inserta, lo más probable es que gravite por sí sola. Las dos imágenes que ves a la derecha tienen ubicaciones correctas de una copa.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página