Cómo hacer limoncello

Опубликовал Admin
El limoncello es un licor italiano dulce y ácido que suele servirse frío como digestivo después de las comidas y también se añade a los cocteles para darles un toque cítrico. Puedes preparar limoncello casero de dos formas: la forma tradicional, mediante la cual se remoja la cáscara del limón directamente en el alcohol, o también descomponiendo la cáscara de limón solo con el vapor del alcohol. En cualquier caso, es muy fácil preparar limoncello tú mismo, ya que solo necesitas unos cuantos ingredientes.

Preparar limoncello tradicional

  1. Elige bien los limones. El sabor del limoncello proviene principalmente de los limones, por lo que, para prepararlo, debes elegir unos que estén maduros y tengan mucho sabor. Además, debido a que remojarás la cáscara directamente en el alcohol, debes elegir limones libres de pesticidas y no encerados.
    • Puedes saber si un limón está maduro presionándolo con el dedo pulgar. Si está blando, esto quiere decir que está jugoso y ya puedes usarlo.
    • Los limones que utilices deben tener una cáscara lisa para que sea más fácil pelarlos.
    • Por lo general, la variedad preferible son los limones Meyer, ya que son más dulces y menos ácidos y su sabor en general es más complejo que el de otros tipos de limones.
  2. Reúne tus utensilios. Necesitarás un pelador para vegetales, un frasco con una tapa hermética, un colador de malla fina, un filtro de café, un tazón grande, una cacerola pequeña, un embudo y tres o cuatro botellas esterilizadas para el licor terminado.
    • El frasco en donde remojes la cáscara del limón en el alcohol debe tener una capacidad de por lo menos 950 ml (0,25 galones).
    • También puedes usar un rallador, un acanalador para cítricos o un cuchillo en lugar de un pelador.
    • Puedes usar una estameña en lugar de un filtro de café.
    • Las botellas en donde almacenes el limoncello deben tener una capacidad de aproximadamente 2 litros (60 onzas). Puedes usar botellas transparentes de vino con tal que puedas cerrarlas herméticamente con una tapa o un corcho.
  3. Lava los limones. Retírales las calcomanías de las fruterías y deja correr agua sobre ellos mientras los frotas con un cepillo para vegetales o un cepillo de dientes limpio. Luego, sécalos con una toalla.
    • Debido a que las cáscaras estarán en remojo por mucho tiempo en el alcohol, debes limpiar los limones lo más posible para que la suciedad, los residuos o los pesticidas no se impregnen también en el alcohol.
  4. Pela los limones. Pela tiras largas de la cáscara del limón con un pelador pero no lo hagas con demasiada profundidad para que la cáscara no contenga trozos de médula (la parte blanca entre la cáscara y la pulpa del limón), ya que esto hará que el limoncello tenga un sabor amargo.
    • Si esto ocurre, retira la parte blanca con un cuchillo.
    • Si vas a usar un rallador o un acanalador, pela una capa fina de la cáscara alrededor de todo el limón.
    • Si bien solo necesitas la cáscara para esta receta, también puedes aprovechar la pulpa de los limones que hayas pelado exprimiéndolos sobre una ensalada, usándolos para preparar algún bizcocho o pastel, o preparando limonada.
  5. Vierte el alcohol sobre la cáscara. Coloca la cáscara en un frasco limpio y vierte el vodka sobre ella, girando el frasco para revolverlos bien. Luego, tápalo.
    • El alcohol más apropiado para preparar limoncello es el vodka de una graduación alcohólica de por lo menos 80.
  6. Deja las cáscaras en remojo en el alcohol. Coloca el frasco en un lugar oscuro que no reciba luz solar directa y deja la mezcla reposar durante entre cuatro días y un mes.
    • Mientras tiempo dejes las cáscaras en remojo, el limoncello tendrá un sabor más fuerte a limón y el vodka adquirirá un color más amarillo y dorado.
  7. Filtra el limoncello. Después de dejar las cáscaras en remojo durante suficiente tiempo, cubre un colador de malla fina con un filtro de café o una estameña y colócalo sobre un tazón. Luego, vierte la mezcla del frasco sobre el colador y espera a que el vodka pase a través de él hasta llegar al tazón.
    • Si el limoncello ocasiona una obstrucción en el colador y esto hace que deje de fluir, revuélvelo para mover las cáscaras.
  8. Prepara el jarabe. Coloca el agua y el azúcar en una cacerola pequeña y caliéntalas a fuego medio hasta disolver el azúcar. Luego, sube el fuego hasta que la mezcla hierva. Cuando esto ocurra, baja el fuego al mínimo y deja que hierva a fuego lento durante tres minutos.
    • Luego de tres minutos, retira la cacerola del fuego y deja enfriar el jarabe por completo, lo cual puede tomar alrededor de una hora.
    • Si bien el jarabe suele prepararse con la misma cantidad de agua y azúcar, esta receta utiliza una mayor cantidad de agua.
  9. Vierte el jarabe en el tazón que contenga el limoncello y embotella la mezcla. Después de que el jarabe se haya enfriado, viértelo sobre el tazón en donde hayas colado el limoncello y revuelve bien. Coloca un embudo en el pico de la botella en donde vayas a almacenar el licor y vierte el limoncello. Llena tantas botellas como sean necesarias.
    • Después de embotellar el limoncello, tapa las botellas o séllalas con un corcho.
  10. Deja enfriar el limoncello antes de servirlo. Es mejor servirlo frío, así que coloca las botellas en el refrigerador o congelador y déjalas enfriar durante por lo menos 4 horas antes de servir el limoncello o usarlo para preparar cocteles.
    • Puedes guardar el limoncello hasta un mes en el refrigerador y hasta un año en el congelador.

Preparar limoncello siciliano

  1. Elige los limones y lávalos. Asegúrate de que los limones que elijas estén frescos y maduros y no contengan pesticidas ni hayan sido encerados. El tipo de limón más popular suele ser el Meyer debido a su sabor y dulzura.
    • Deja correr agua sobre los limones y frótalos con un cepillo para vegetales o un cepillo de dientes.
    • Sécalos con una toalla.
  2. Reúne tus utensilios. Lo que diferencia al limoncello tradicional del siciliano es que, para este último, los limones no se remojan en el alcohol sino que se dejan suspendidos junto con él en el mismo frasco y es el vapor del vodka lo que descompone la cáscara y hace que el licor absorba el sabor de los limones. Para esto, necesitarás lo siguiente:
    • un frasco con tapa de una capacidad de 950 ml (0,25 galones)
    • una estameña
    • un trozo de cordel
    • una cacerola pequeña
    • un pelador para vegetales o un acanalador de cítricos
    • un colador de malla fina
    • un embudo
    • dos botellas esterilizadas de una capacidad de por lo menos 1,2 litros (40 onzas)
  3. Deja a los limones suspendidos sobre el vodka. Vierte el vodka en el frasco. Luego, envuelve los limones en la estameña y átala con un trozo de cordel de 50 cm (20 pulgadas) para cerrarla. Asegúrate de dejar dos trozos largos de cordel en cada extremo. Coloca los limones dentro del frasco de tal forma que queden suspendidos sobre el alcohol pero sin tocarlo.
    • Ata los dos trozos largos de cordel alrededor de la parte exterior del frasco y anúdalos para sujetar a los limones firmemente.
    • Tapa bien el frasco.
  4. Deja reposar la mezcla. Coloca el frasco en un lugar fresco y oscuro durante un mes sin tocar ni manipular la mezcla para no interrumpir el proceso de descomposición de la cáscara del limón por parte de los vapores del alcohol.
    • La ventaja de esta receta es que no tienes que rallar los limones, ya que el vapor del alcohol macera la cáscara por ti.
  5. Prepara el jarabe. Después de un mes, estarás listo para continuar con la receta. Coloca el agua y el azúcar en una cacerola pequeña. Las cantidades especificadas en esta receta producirán 1 1/2 tazas de jarabe. Disuelve el azúcar y deja que la mezcla hierva a fuego medio alto. Después de que hierva, baja el fuego y déjala hervir a fuego lento durante tres minutos.
    • Apaga el fuego y deja enfriar la mezcla, lo cual tomará aproximadamente una hora.
  6. Retira los limones del frasco y añade el jarabe. Destapa el frasco y desata el cordel. Luego, saca los limones de la estameña y tíralos a la basura. Vierte el jarabe dentro del frasco y revuelve bien. Luego, pela dos limones amarillos frescos con un pelador o acanalador.
    • Añade la cáscara fresca de limón al frasco y revuelve bien.
    • Deja reposar el limoncello durante 15 minutos.
  7. Antes de servirlo, cuélalo y déjalo enfriar. Coloca un embudo en el pico de una de las botellas en donde vayas a almacenar el limoncello y coloca un colador sobre el embudo. Vierte el limoncello sobre el colador para llenar la botella.
    • Tapa bien las botellas o séllalas con un corcho y déjalas enfriar en el refrigerador o congelador durante 4 horas.
    • Puedes guardar el limoncello hasta un mes en el refrigerador y hasta un año en el congelador.

Ingredientes

Limoncello tradicional

  • 10 limones
  • 750 ml (25 onzas) de vodka
  • 3 1/2 tazas (830 ml) de agua
  • 2 1/2 tazas (563 g) de azúcar

Limoncello siciliano

  • 750 ml (25 onzas) de vodka
  • 4 limones
  • 1 taza (237 ml) de agua
  • 1 taza (225 g) de azúcar

Consejos

  • Si quieres preparar limoncello con un toque especial, puedes usar cáscaras de limón mezcladas con cáscaras de naranja, naranja roja, lima, toronja o una mezcla de todas.
Теги: