Cómo hacer helado de café

¿Qué podría darte más satisfacción que un helado de café en un día caluroso y ocupado de verano? Este manjar congelado combina la inyección de energía del café con el frío refrescante del helado. ¡Lo mejor de todo es que es increíblemente fácil de hacer!

Helado de café sin revolver

  1. Disuelve el espresso instantáneo en agua fría. Agrega el agua por cucharadas y ve revolviendo hasta que el polvo de disuelva. Si añades tres cucharadas (45 g) de polvo, tendrás un helado de sabor intenso, pero puedes utilizar mayor o menor cantidad de acuerdo a tus preferencias.
    • Podrías reemplazarlo con un shot de espresso. Por otro lado, el café instantáneo en polvo no es un sustituto recomendado pues suele tener un sabor ácido o metálico.
  2. Vierte el espresso en la leche condensada. Revuélvelos hasta que se combinen. La leche condensada permitirá que el helado se congele solo, sin la necesidad de revolverlo frecuentemente.
    • Si tienes una máquina heladora, puedes reemplazar la leche condensada con 1 taza (240 ml) de leche y ½ taza (50 g) de azúcar.
  3. Agrega sabores (opcional). Si quieres un sabor más intenso, agrégale a tu helado 1 cucharada (15 ml) de licor de espresso. Si quieres un sabor clásico de helado que en general sea delicioso, mejor utiliza 1 cucharadita (5 ml) de extracto de vainilla.
  4. Bate la mezcla con la crema espesa. Vierte la crema espesa y la mezcla de leche condensada en un bol grande. Bate con una batidora eléctrica o un batidor manual a velocidad media, hasta que se formen picos.
    • Hacer enfriar el bol y el batidor en el congelador acelerará el proceso.
  5. Congela hasta que se asiente. Traslada la mezcla a un recipiente hermético apto para la congeladora y congélala hasta que se asiente, es decir por unas 6 horas o toda la noche. El helado se congelará más rápido en un recipiente grande de metal que uno pequeño o de plástico.
    • Si tienes una heladora, enfríala en el refrigerador, luego vierte la mezcla en ella y sigue las instrucciones de tu modelo. Normalmente este proceso tendrá listo el helado en unos 20 a 30 minutos.

Estilo crema pastelera con máquina heladora

  1. Calienta la leche, los granos de café y una parte de la crema. En una cacerola grande, combina la leche, los granos de café y ½ taza (120 ml) de crema. Cúbrela y quítala del fuego una vez que la mezcla esté despidiendo vapor considerablemente, justo antes de que empiece a hervir.
    • Si estás utilizando café pasado en lugar de granos enteros, no lo incorpores en este paso.
  2. Deja en infusión por una hora. Deja la cacerola cubierta a temperatura ambiente para darles tiempo a los granos de café de impregnar a la leche con su sabor.
    • Omite este paso si vas a utilizar el café pasado.
  3. Bate las yemas de huevo, el azúcar y la sal a mano. Hazlo por 5 minutos o hasta que la mezcla se ponga de un color amarillo pálido y caiga del batidor en forma de cintas gruesas.
  4. Vuelve a calentar la mezcla de la leche e incorpórala en los huevos, batiendo lentamente. Regresa la mezcla a la cacerola de la estufa, y caliéntala nuevamente hasta que su temperatura esté alta y le salga humo. Viértela lentamente en la mezcla de huevos, batiendo constantemente.
    • Si en este paso viertes muy rápidamente la mezcla, los huevos se cocerán, lo que significará que te has pasado de la raya con los ingredientes. Si ves algún grumo, deja de verter y bate vigorosamente la mezcla.
    • Si los granos te molestan al revolver, sácalos con una malla y regrésalos a la mezcla una vez que hayas terminado de batir.
  5. Coloca lo que queda de la crema en un baño de hielo. Vierte la taza (240 ml) que quede de la crema espesa en un bol de metal que hayas puesto dentro de uno más grande lleno de hielo.
  6. Calienta la base de crema pastelera. Regresa la mezcla de huevos y leche a la cacerola, y caliéntala a fuego medio lento, revolviéndola constantemente con una espátula plana. Cocínala hasta que puedas pasar un dedo por la espátula sin que la crema pastelera cubra la marca que hiciste. Si no estás acostumbrado a prepararla, piensa en las siguientes medidas preventivas:
    • Utiliza un termómetro infrarrojo para asegurarte de que la temperatura se mantenga bajo los 82 °C (180 °F).
    • Para evitar que se queme el fondo de la olla o que la mezcla se caliente demasiado rápido, utiliza una olla para baño María.
  7. Cuela la mezcla sobre la crema fría y el extracto de vainilla. Coloca un colador de malla sobre la crema fría para atrapar los granos de café, y vierte la crema pastelera caliente a través de él. Presiona los granos para extraer los líquidos gustosos y luego deséchalos. Agrega el extracto de vainilla al helado y revuélvelos para combinarlos.
  8. Termínalo en la máquina heladora. Enfría la mezcla en el refrigerador y después congélala en la heladora de acuerdo a las instrucciones de tu modelo. Normalmente este proceso tomará menos de medio hora.
    • Si estás sustituyendo los granos con el café pasado frío, viértelo a la mitad del proceso de revolver de la heladora.

Estilo crema pastelera sin máquina heladora

  1. Bate las yemas de huevo, el azúcar y la sal. Hazlo por unos cinco minutos hasta que la mezcla esté tan espesa que caiga del batidor en forma de cintas. Luego, déjala a un lado.
  2. Calienta la leche evaporada y los granos de café. Agrega estos dos ingredientes a la cacerola y caliéntalos mientras los vas revolviendo constantemente hasta que el humo esté saliendo profusamente o justo antes de que empiece a hervir. Retira la mezcla del calor apenas llegue a este punto.
    • Puedes utilizar granos enteros, pero obtendrás un sabor más fuerte si los trituras. Para hacerlo, enciérralos en una bolsa de plástico y aplástalos con un rodillo pesado o un mazo.
    • La manera más común de hacer helado sin una heladora requiere que lo revuelvas frecuentemente para romper los cristales de hielo. Utilizar leche evaporada para reducir el contenido de agua es uno de los varios trucos que puedes aprovechar para que este proceso se mucho más fácil.
  3. Combina lentamente la leche caliente y los huevos. Vierte la leche caliente en los huevos con un chorro muy delgado y batiendo constantemente. Así se formará la base de la crema pastelera, que es la fase inicial de la mayoría de helados comerciales y de restaurante.
  4. Calienta la crema pastelera. Vuelve a poner los huevos, la leche y los granos de café en la estufa. Caliéntalos a fuego medio bajo, revolviéndolos constantemente. La mezcla se irá espesando gradualmente después de unos diez minutos. Una vez que se adhiera a la parte posterior de la cuchara cuando la metas en ella, retírala del calor.
    • Si ves que se está formando algún grumo, apaga el fuego y bate la mezcla vigorosamente. Poner los huevos a temperaturas elevadas o calentarlos rápidamente puede hacer que sus proteínas se cocinen y formen grumos viscosos.
  5. Enfría la mezcla por una hora. Cúbrela y colócala en el refrigerador por una hora. Este tiempo permitirá que los granos impregnen la crema pastelera de su sabor a café.
    • Podrías obtener un sabor más intenso a café si imbuyes la leche por una hora en lugar de esperar al momento en que ya la hayas agregado a los huevos. Este método te tomará un poco más de tiempo, pues de todos modos tendrás que enfriar la crema pastelera.
  6. Cuela y saca los granos de café. Después de colar la crema pastelera, sostén el colador encima de ella y presiona los granos contra la malla. Una vez que la última gota de sabor haya caído, deséchalos.
  7. Bate un poco de crema e incorpórala a la crema pastelera. Bate 1 taza (240 ml) de la crema espesa hasta que haya duplicado su volumen. Envuélvela con la crema pastelera hasta que no quede ningún grumo.
    • Este incremento del volumen se debe al aire que se le incorpora a la mezcla al batir. Durante el congelamiento, el aire mantendrá las moléculas de agua más apartadas, lo que reducirá el tamaño de los cristales de hielo que normalmente abundan en los helados hechos en una congeladora.
  8. Congélalo. Existen dos formas de terminar la preparación, de acuerdo al equipo que tengas:
    • Congela la mezcla en cubiteras de hielo hasta que esté sólida (varias horas). Traslada los cubos al procesador de alimentos y procésalos con la ½ taza (120 ml) de crema que queda. Después, congela la mezcla en un bote de helado.
    • Otra opción es colocar un bol de metal dentro de uno más grande que contenga hielo y sal de roca, y agregarle la mezcla de helado en tandas de 500 ml (1 pinta). Bátela con la batidora eléctrica por 10 minutos hasta que esté muy fría. A continuación, congélala por 45 minutos hasta que la mezcla tenga la consistencia del pudín. Bátela del mismo modo por 5 minutos y luego congélala hasta que el helado esté listo.
  9. Listo.

Ingredientes

Receta sin revolver

  • 2½ tazas (600 ml) de crema espesa
  • ⅔ de taza (200 ml) de leche condensada azucarada
  • 3 cucharadas (45 g) de espresso instantáneo en polvo
  • 1 cucharada (15 ml) de licor de espresso (opcional)
  • 1 cucharadita (5 ml) de extracto de vainilla (opcional)

Estilo crema pastelera (con máquina heladora)

  • ½ taza (120 ml) de leche entera
  • ¾ de taza (75 g) de azúcar
  • 1½ tazas (360 ml) de crema espesa
  • una pizca de sal
  • 5 yemas de huevo grandes
  • ¼ de cucharadita (1 ml) de extracto de vainilla
  • 1½ tazas (360 g) de granos de café de molienda gruesa (se recomienda sin cafeína) o ½ taza (120 ml) de café pasado muy fuerte o espresso frío

Estilo crema pastelera (sin máquina heladora)

  • 6 cucharadas (90 ml) de leche evaporada
  • ¾ de taza (75 g) de azúcar
  • 1½ tazas (360 ml) de crema espesa
  • una pizca de sal
  • 5 yemas de huevo grandes
  • ¼ de cucharadita (1 ml) de extracto de vainilla
  • 1½ taza (360 ml) de granos de café de molienda gruesa (se recomienda sin cafeína)
Además, si no tienes procesador de alimentos:
  • ¾ de taza (180 ml) de sal de roca o kosher
  • una bolsa de hielo

Consejos

  • Prueba a servir este helado al estilo italiano, entre dos rebanadas de bollo de leche.

Advertencias

  • El café pasado no se incluye intencionalmente en la lista de opciones de la receta que no requiere de una máquina heladora. Esta tiene requerimientos específicos que hacen que los experimentos sean riesgosos.

Cosas que necesitarás

  • máquina heladora
  • batidora eléctrica (se puede sustituir con un batidor manual)
  • tazas medidoras
  • boles
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página