Cómo hacer una tortilla de queso

Los huevos y el queso son una combinación clásica cuando se trata de preparar tortillas. Puedes comerlas no solo para el desayuno sino también para el almuerzo o la cena. Incluso puedes hacer que tu tortilla sea aún más sustanciosa agregando más ingredientes, como jamón, hierbas y vegetales. Este artículo no solo te mostrará cómo preparar una tortilla sabrosa para ti solo sino también cómo preparar múltiples porciones a la vez en el horno. Este artículo también te dará ideas sobre cómo puedes darle más sabor a tu tortilla.

Preparar una tortilla de queso básica

  1. Rompe dos huevos en un tazón. Asegúrate de que los huevos estén a temperatura ambiente. Los huevos fríos pueden producir una tortilla dura y recocida.
  2. Bate los huevos con un tenedor o batidor. Debes romper las yemas hasta que no queden hebras ni pegotes. La mezcla debe ser un poco espumosa. Si deseas, puedes agregar una pizca de sal y de pimienta en este momento.
    • Considera agregar unos cuantos trozos de mantequilla fría a los huevos batidos. Esto dará como resultado una tortilla más suculenta y esponjosa.
    • Para una tortilla más ligera y esponjosa, agrega un poco de agua a la mezcla de huevos. El vapor del agua a medida que se calienta ocasionará que los huevos se esponjen cuando se cocinen.
  3. Engrasa una sartén de 20 cm (8 pulgadas). Enciende la estufa a fuego medio. Coloca la sartén en la hornilla y deja caer 2 cucharaditas de mantequilla o margarina sobre la superficie. Usando el mango, inclina la sartén de un lado a otro hasta que toda la superficie esté cubierta con la mantequilla derretida. Esto evitará que los huevos se peguen a la superficie de la sartén.
    • También puedes usar una sartén antiadherente.
  4. Vierte la mezcla de huevos en la sartén. Sacude e inclina la sartén de forma que la mezcla de huevos cubra el fondo.
  5. Continúa esparciendo el huevo con una espátula. A medida que la parte superior de la tortilla empiece a cocinarse, pasa la espátula por los bordes de la tortilla. Levántalos ligeramente para dejar que el huevo sin cocinar fluya debajo de la tortilla.
  6. Agrega el queso justo antes de que la tortilla termine de cocinarse. Cuando la tortilla aún esté líquida y brillante en la parte superior, espolvorea el queso por el medio. La tortilla continuará cocinándose después de que la dobles por la mitad. Si esperas a que la tortilla esté completamente cocida, el resultado será una tortilla muy seca.
    • Considera agregar también algunos otros ingredientes, como champiñones rebanados, hierbas o trozos de jamón. Asegúrate de que cualquier ingrediente que agregues ya esté cocido (con la excepción del queso y las hierbas). Para obtener más ideas, consulta la sección de este artículo sobre agregarle variaciones a tu tortilla.
  7. Dobla la tortilla por la mitad. Desliza la espátula debajo de una parte de la tortilla y levántala, dándole la vuelta sobre sí misma.
  8. Termina de cocinar la tortilla y luego pásala a un plato. Cuando la parte inferior de la tortilla empiece a tornarse de un color marrón dorado, retira la sartén de la hornilla. Usa una espátula para deslizar la tortilla fuera de la sartén hacia un plato.
  9. Adereza y sirve la tortilla. Puedes servir la tortilla como está o puedes aderezarla con un poco de hierbas, como cebollinos, albahaca, orégano o perejil. También puedes servirla con unas cuantas rodajas de tocino frito o pan tostado.
    • Aunque las tortillas normalmente se sirven para el desayuno, puedes comer la tuya para el almuerzo o la cena también.

Hornear una tortilla

  1. Precalienta el horno a 190 °C (375 °F). Asegúrate de que la rejilla esté en el centro del horno. Las tortillas generalmente se fríen, pero si tienes que alimentar a muchas personas, hornearlas es la mejor forma de hacerlo. No solo prepararás muchas porciones a la vez sino que tampoco tendrás que preocuparte por que la primera tanda de tortillas se enfríe mientras trabajas en las demás.
  2. Prepara tu fuente de horno. Elige una fuente de horno de 22 x 33 cm (9 x 13 pulgadas). Una cacerola de cerámica o vidrio funcionará mejor. Engrasa ligeramente la parte interior de la fuente con mantequilla, asegurándote de cubrir el fondo y los lados.
  3. Mezcla los huevos y la leche en un tazón grande. Rompe 10 huevos en un tazón y vierte 2 tazas (450 ml o 16 onzas) de leche. Bate todo con un batidor hasta que las yemas estén rotas y la leche se haya mezclado con los huevos.
  4. Pica el perejil. Toma unos cuantos ramitos de perejil de hoja plana y pícalo en trozos muy finos. Necesitarás suficiente perejil picado como para llenar 1/4 de taza (5 g o 0,17 onzas).
  5. Corta el jamón cocido en cuadrados. Usando un cuchillo afilado, corta el jamón en tiras largas y horizontales. Luego, corta verticalmente a través de las tiras, creando pequeños cuadrados. Necesitarás suficientes como para llenar 1 taza (150 g o 5,3 onzas).
    • Si el jamón aún no está cocido, tendrás que calentarlo después de picarlo. Simplemente coloca el jamón en un plato y caliéntalo en el microondas durante unos segundos.
  6. Agrega el queso, el jamón y el perejil a la mezcla de huevos. Mezcla todo con un batidor. Asegúrate de que todos los ingredientes estén distribuidos uniformemente.
    • Si no tienes queso parmesano o no te gusta, usa queso cheddar en su lugar y omite el perejil. Usa cebollinos picados para decorar al final.
  7. Vierte la mezcla en la fuente de horno. Sujeta el tazón sobre la fuente de horno e inclínala, dejando que la mezcla de huevos se vierta sobre ella. Puedes usar una cuchara o espátula para ayudar a sacar la mezcla del tazón y esparcirla uniformemente.
  8. Coloca la fuente en el horno. No tapes la fuente ni la envuelvas con papel de aluminio sobre la parte superior. Deja que la tortilla se hornee durante 45 minutos.
  9. Retira la tortilla del horno cuando esté lista. Sabrás si está lista cuando la parte superior esté de color marrón dorado. Si aún estás en duda, introduce un cuchillo en la tortilla y sácalo. Si el cuchillo sale limpio, la tortilla está lista. Deja que se enfríe durante 5 minutos antes de servirla.
  10. Sirve la tortilla. Corta la tortilla en cuadrados y usa una espátula para transferir cada cuadrado a un plato. Si deseas agregarle un poco de color, puedes picar un cebollino y espolvorear los trozos sobre la parte superior.

Agregarle variaciones a la tortilla

  1. Considera agregarle variaciones a tu tortilla. Una tortilla de queso puede prepararse usando diferentes tipos de queso. También puede mejorarse con ingredientes adicionales, como champiñones, hierbas y jamón. Sean cuales sean los ingredientes que agregues a la tortilla, estos tendrán que estar ya cocidos, con la excepción de las hierbas y el queso. Esta sección te dará algunas variaciones e ideas de recetas.
  2. Usa diferentes tipos de queso. Puedes experimentar usando diferentes tipos de queso en tu tortilla, como el queso feta y el queso parmesano. Sin embargo, ten en mente que diferentes tipos de queso se emparejan bien con diferentes tipos de ingredientes. Estos son algunos ejemplos:
    • El queso feta combina mejor con los tomates, la espinaca y el brócoli.
    • El queso parmesano combina mejor con el jamón, las cebollas y los champiñones.
    • El queso cheddar combina bien con casi cualquier cosa pero especialmente con el tocino, el jamón y los tomates.
  3. Limita tus ingredientes. Al elegir los ingredientes, trata de no agregar demasiados. Esto puede ocasionar que la tortilla se desarme cuando intentes doblarla o pasarla a un plato. En cambio, considera limitarte a dos o tres ingredientes adicionales (excluyendo a los huevos y los condimentos).
  4. Agrégale un poco de color a tu tortilla con tomates y cebolletas. Corta 1 tomate en cuadrados y mézclalo con 1/2 cucharada de aceite de oliva, 1 cucharada de queso cheddar, 3 hojas picadas de albahaca y 1 cebolleta picada. Engrasa la sartén con 1/2 cucharada de aceite de oliva y fríe la tortilla como siempre. Una vez que empiece a cocinarse, agrega la mezcla de tomate y queso sobre la parte superior y dóblala. Deja que la tortilla se cocine durante 30 segundos más antes de retirarla del fuego y servirla.
  5. Prepara una tortilla de jamón y queso. Cocina la tortilla como siempre pero agrega una rodaja de jamón finamente picado a la mezcla de queso. Después de doblar la tortilla por la mitad pero antes de servirla, guarnécela con unos cuantos jamones picados.
  6. Agrega champiñones en rodajas a la tortilla. Calienta un puñado de champiñones en rodajas en 1 cucharada de aceite de oliva durante 2 a 3 minutos o hasta que los champiñones estén color marrón dorado. Retira los champiñones de la sartén y mézclalos con 1/4 de taza (25 g o 0,8 onzas) de queso cheddar rallado y perejil picado. Cocina la tortilla como siempre y espolvorea la mezcla de queso, perejil y champiñones por el medio antes de doblarla por la mitad y servirla.

Ingredientes

Ingredientes para una tortilla de queso básica

  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de mantequilla o margarina
  • 1/4 de taza (25 g o 0,8 onzas) de queso cheddar rallado
  • Sal y pimienta (opcional)
Rinde 1 porción

Ingredientes para una tortilla horneada de jamón y queso

  • 10 huevos grandes
  • 2 tazas (450 ml o 16 onzas) de leche
  • 1 taza (100 g o 3,5 onzas) de queso parmesano rallado
  • 1 taza (150 g o 5,3 onzas) de jamón cocido, cortado en dados
  • 1/4 de taza (5 g o 0,17 onzas) de perejil de hoja plana finamente picado
  • 1 cucharadita de sal
  • Pimienta negra molida
Rinde 6 porciones

Consejos

  • ¡No tengas miedo de experimentar! Mezcla coberturas y rellenos para expandir esta simple tortilla.
  • Incluso si vas a usar una sartén antiadherente, asegúrate de engrasarla.
  • Haz que tu tortilla sea más esponjosa agregando un poco de agua o mantequilla fría a la mezcla de huevos antes de verterla en la sartén.
  • Si vas a agregar ingredientes adicionales, asegúrate de que ya estén cocidos.

Advertencias

  • No uses huevos podridos. Si el huevo emite un olor potente cuando lo rompas, deséchalo. Cocinar un huevo podrido no hará que sea seguro comerlo.
  • Evita usar carne cruda en la tortilla. No se cocinará por el tiempo suficiente como para poder consumirla de forma segura.
  • Evita dejar la tortilla semi cruda. Los huevos crudos pueden contener salmonela, la cual puede ponerte muy enfermo.

Cosas que necesitarás

  • Sartén de 20 cm (8 pulgadas) o sartén antiadherente (para el método frito)
  • Fuente de horno de 22 x 33 cm (9 x 13 pulgadas) (para el método horneado)
  • Tazón
  • Tenedor o batidor
  • Espátula
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página