Cómo rizar las pestañas sin un rizador

Опубликовал Admin
1 021
0
Los rizadores pueden arrancar o dañar las pestañas, así que quizá estés lista para probar nuevos métodos para rizártelas. La buena noticia es que no necesitarás ninguna herramienta especial para tener unas pestañas largas y rizadas que ayudarán a que tus ojos resalten. Prueba rizártelas con una cuchara, con rímel o con un gel natural de sábila. Sea cual sea el método que uses, la aplicación de calor hará que duren más tiempo.

Rizar las pestañas con una cuchara

  1. Toma una cuchara limpia. Usa una cucharita de té, no una grande. Se supone que tiene que encajar bien sobre el ojo de modo que la curva de la cucharita debe ser igual a la curva de tu párpado.
  2. Ponla debajo del grifo de agua caliente. Calentar el metal formará una mejor curva, pues transferirá el calor a las pestañas. Tendrá un efecto de planchita rizadora sobre ellas. Seca la cucharita cuando esté caliente.
  3. Sostén la cucharita en contra del párpado. Ponla horizontalmente de modo que esté suavemente en contra del párpado. La parte inferior de la cucharita deberá estar en contra del párpado y la curvatura, hacia afuera. Alinea el borde de la cucharita con la línea de tus pestañas superiores.
  4. Presiona las pestañas contra la curvatura de la cucharita. Con tu dedo, presiónalas sobre el borde de la cucharita y contra la curvatura. Sostenlas sobre el metal caliente durante 30 segundos.
    • Revisa la curva que te has hecho. Si quieres una curva más definida, repite el proceso 30 segundos más. También podrás emplear este método para las pestañas inferiores.
    • Haz lo mismo en las pestañas del otro ojo. Deberás calentar la cucharita nuevamente antes de empezar.
  5. Píntate con rímel para fijar la curva de la pestaña. Usa un rímel negro o transparente para que la curva permanezca en su lugar durante el resto del día.
  6. Con cuidado, péinate las pestañas mientras el rímel siga húmedo. Con un peine para pestañas, sepáralas y defínelas. No te las peines demasiado, sino la curva se bajará.
  7. Listo.

Con un hisopo y rímel

  1. Píntate con rímel como de costumbre. Échate 1 o 2 capas, como quieras. No esperes a que el rímel se seque para continuar. Tendrá que estar húmedo para que la curva no se caiga.
  2. Usa la parte plástica de un hisopo para empujar las pestañas hacia arriba. Sostenlo horizontalmente a lo largo de la línea de pestañas y úsalo para rizarlas hasta que se forme una curva sólida. También podrás usar una lima para uñas u otro instrumento largo y delgado para hacerlo.
  3. Sostén esa posición por lo menos 30 segundos. Durante esos segundos, el rímel se secará y ayudará a las pestañas a retener su forma.
  4. Pásate un secador de cabello por las pestañas. Ponlo a una temperatura caliente, pero asegúrate de sostener el secador por lo menos a 15 cm (6 pulgadas) de tu rostro. Calentar y secar suavemente el rímel ayudará a que la curvatura dure más tiempo.
    • No uses la temperatura más caliente del secador. El aire caliente podría lesionarte los ojos.
    • Omite este paso, si estás a gusto con la curvatura que lograste sin el secador de cabello.
  5. Repítelo en las pestañas inferiores y del otro ojo. Ten paciencia mientras sostienes el hisopo. No sueltes las pestañas hasta que el rímel se haya secado por completo y la curvatura se haya fijado.

Con tus dedos

  1. Empieza con unas pestañas sin rímel. Con unas pestañas limpias, este método no ensuciará tanto.
  2. Calienta tus dedos. Podrás ponerlos debajo del grifo de agua caliente unos cuantos minutos o solo frótalos hasta calentarlos.
  3. Empuja tus pestañas hacia arriba. Con el dedo índice, levanta las pestañas hasta la parte superior del ojo. Mantén esa posición por lo menos 30 segundos. Repítelo en las pestañas inferiores y en el otro ojo.
  4. Aplícate 2 capas de rímel para fijar la curvatura. Con cuidado, pásate el aplícate de la raíz a la punta. Si tienes que peinarte las pestañas, hazlo suavemente para que no aplastes la curvatura.

Mantener la curvatura con gel de sábila

  1. Echa una gota de gel de sábila en tu dedo medio. Frótalo con el pulgar un poco para distribuir el gel y calentarlo.
  2. Aplícate el gel en las pestañas. Sostén tu pulgar debajo las pestañas y lentamente cierra tu ojo sobre el pulgar. Sostén levemente tus pestañas y pasa tus dedos sobre ellas. Repítelo un par de veces para asegurarte de que el gel esté bien aplicado.
  3. Empuja las pestañas para rizarlas. Pon tu dedo índice horizontalmente sobre las pestañas y empújalas en contra del párpado. Sostén esa posición al menos 30 segundos mientras el gel de sábila de seca. Repítelo en las pestañas inferiores y en el otro ojo.
    • La curvatura durará más si te echas el aire caliente de un secador de cabello sobre las pestañas mientras las sostienes. Asegúrate de usar una temperatura caliente, pero no demasiado.
    • Después de que seque la sábila, puedes echarte rímel y dejarla como está.

Consejos

  • Cepíllate las pestañas más en las puntas que en otras secciones para que tengan un efecto alado.
  • Cuando te apliques capas de rímel, asegúrate de sacudir el aplicador de atrás hacia adelante para emparejar y extender las pestañas.
  • Asegúrate de que tus dedos, la cucharita o el rímel no te entren en el ojo para que no se irriten.
  • También podrás usar las palmas de tus manos para rizarte las pestañas. Por lo general, son más calientes que las yemas de los dedos, pero no son tan precisas.

Advertencias

  • Siempre lávate las manos antes de tocarte cualquier parte del ojo. De lo contrario, podrían ingresar gérmenes e infectarse.
Теги: