Cómo dejar de criticar a los demás

Cuando tratas con otras personas, es muy fácil culparlas, criticarlas y condenarlas. ¿Con qué frecuencia las críticas han llevado a un cambio y a una mejora real? Noventa y nueve veces de cien, encontramos que las personas no se critican a ellas mismas a pesar de estar equivocadas. Criticar es inútil porque solo pone a una persona a la defensiva y ocasiona que se justifique. De igual forma, es peligroso porque puedes herir su orgullo y origina resentimientos. Además, esto es en vano porque, al juzgar a los demás, nos consideramos mejores. Para obtener su cooperación, debes evitar criticarlos. Sigue los siguientes pasos, la próxima vez que te sientas tentado a criticar a una persona.

Pasos

  1. En lugar de criticar a una persona, intenta entenderla. Retrocede, intenta ver las cosas desde su perspectiva y comprende por qué lo hace.
  2. Pregúntate a ti mismo: "si estuviese bajo las mismas circunstancias y tendría el mismo temperamento, ¿es probable que hubiese hecho lo mismo que él?"
  3. Piensa en todos los errores que has cometido en tu vida. Luego piensa: "¿quién soy yo para condenarlo?"
  4. Fortalece tu carácter y tu autocontrol. Muérdete la lengua.
  5. Sé empático, tolerante, amable y aprende a perdonar.
  6. Deja de esperar demasiado de los demás. Date cuenta que nadie es perfecto y la vida es un proceso de aprendizaje continuo. Aprecia todo lo bueno que otras personas han hecho. No hables mal de nadie y, en lugar de ello, habla sobre lo positivo de todos.
  7. Para producir un cambio y una mejora en otros, empieza por ti mismo. Es menos peligroso y es más provechoso que criticar a los demás. No mires la paja en el ojo ajeno, si no la viga en el tuyo propio. Primero, quita la viga de tu ojo y luego podrás ver claramente la paja en el ojo ajeno.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página