Cómo proteger tus ideas sin una patente

La Constitución de los Estados Unidos, como la de muchos otros países, permite que los inventores obtengan una patente de protección para sus inventos científicos y técnicos. Tener la patente de un invento significa que el inventor puede evitar que otros fabriquen, usen o vendan ese invento por un tiempo limitado. ¿Pero qué pasa si tienes una idea y no estás seguro de que patentarla sea la manera correcta de actuar? Afortunadamente hay otras opciones disponibles para proteger tus ideas e inventos, incluyendo la de retener información como secreto comercial.

Decidir cómo proteger mejor tu idea

  1. Identifica el tema central de tu idea. No todas las ideas se pueden proteger bajo la ley y es aconsejable que sepas exactamente qué intentas resguardar para luego decidir cómo proceder. Por ejemplo, ¿tu idea es abrir una tienda de donas? Esa idea no se podrá proteger bajo la ley, aunque ciertamente puedes guardar el secreto para que no se enteren tus competidores si evitas contarles a los demás cuáles son tus planes. Por otro lado, ¿es tu idea una fórmula específica para un nuevo glaseado para las donas? Ese es el tipo de ideas que se pueden proteger bajo la ley.
  2. Determina el grado al que necesitas proteger tu idea. ¿Planeas mantener en secreto tu idea y no contársela a nadie en el mundo? O, como en el ejemplo del glaseado para donas, ¿esperas mantener el secreto solo para los competidores comerciales? ¿Quieres que tu idea permanezca en secreto para siempre o sería solo por un tiempo limitado que se ajuste a tus necesidades? Estas son consideraciones importantes para decidir qué tipo de protección quieres obtener.
  3. Patenta tu invento. Bajo las leyes de patentes de los Estados Unidos, cualquier persona que "invente o descubra cualquier proceso nuevo y útil, máquina, manufactura o composición de la materia, o cualquier mejora nueva y útil que se desprenda de estas, puede obtener una patente". Las ideas solas no se pueden patentar, uno de los requisitos para obtener una patente es presentar una descripción y un diagrama completo del proceso, máquina, etc., que se desee patentar.
    • Si tu invento califica para ser protegido por una patente, puedes presentar una solicitud en la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos (PTO, según las siglas en inglés de United States Patent and Trademark Office).
      • Un empleado de la PTO, conocido como examinador, considerará tu solicitud a fin de determinar si tu invento es nuevo y no es evidentemente similar a otros inventos previos.
      • Si el examinador determina que deberías obtener una patente, tendrás el derecho exclusivo de fabricar, usar o vender el invento por 20 años a partir de la fecha en la que hayas presentado la solicitud.
      • Cuando obtengas la patente, podrás demandar a otros ante un tribunal federal por violaciones a tu patente si descubres que están haciendo uso de tu invento patentado sin tu permiso.
  4. Presenta una solicitud de patente provisional. Esta es una solicitud mucho menos detallada con un costo mucho más bajo (en los Estados Unidos costaba $ 260 dólares en diciembre de 2014). La solicitud provisional es válida por hasta 12 meses, o hasta que presentes una solicitud formal (o no provisional) para reemplazarla. Una solicitud provisional te permitirá "retener" la fecha de tu invento mientras decides si quieres solicitar una patente formal.
    • Si finalmente decides presentar una solicitud formal y existe algún conflicto respecto a la fecha de invención (por ejemplo si el examinador sospecha que otra persona presentó el invento antes que tú), la fecha del invento se remontará a la solicitud provisional, que podría haber sido hasta un año antes.
    • No podrás renovar una solicitud provisional, esta expira definitivamente después del periodo de 12 meses que dura. Si decides no proteger tu invento con una solicitud formal de patente, la provisional se considerará "abandonada" después del periodo de 12 meses.
  5. Determina si tu idea califica para protegerla como secreto comercial. Si decides que tu invento no amerita protegerlo con una patente, o decides no solicitar una por cualquier otra razón, tu idea o invento todavía podría estar protegido por la ley del secreto comercial.
    • Los secretos comerciales cubren un espectro mucho más amplio de inventos que las patentes. Estos pueden incluir fórmulas, patrones, compilaciones, programas, dispositivos, métodos, técnicas y procesos.
    • El ejemplo más conocido de un secreto comercial es el de la fórmula de la Coca-Cola. Durante los últimos 90 años, la Coca-Cola ha mantenido en secreto su fórmula. Nunca la ha patentado porque eso significaría que la fórmula se tendría que hacer pública después de un cierto número de años. La Coca-Cola mantiene su ventaja competitiva gracias a que mantiene su fórmula en secreto.
  6. Considera las ventajas y las desventajas de la protección con una patente. Ambos tipos de propiedad intelectual ofrecen ciertos beneficios y desventajas, así que asegúrate de considerar toda la información antes de decidir qué ruta tomar. Las ventajas y desventajas de las patentes incluyen a las siguientes:
    • Una patente te proporciona la habilidad de evitar que otros hagan, usen o vendan tu invento por 20 años.
    • Cualquiera que quiera usar tu invento durante ese tiempo debe obtener tu permiso y, a menudo, esto incluye firmar un acuerdo de licencia por el que la otra parte te pagará. El prospecto de acuerdos de licencia lucrativos podría ser muy atractivo para otras compañías que deseen fusionarse con tu empresa o adquirirla.
    • El proceso de la solicitud de una patente a menudo lleva mucho tiempo, por lo general varios años.
    • Muchas solicitudes de patentes nunca son otorgadas.
    • Las tarifas de una solicitud de patente son altas y es probable que tengas que contratar a un abogado de patentes a fin de preparar tu solicitud adecuadamente, misma que debe incluir una descripción y diagramas detallados de tu invento.
    • Con unas pocas excepciones, las solicitudes de patentes deben ser publicadas 19 meses después de ser presentadas.
    • Cuando hayan pasado 20 años, la patente expirará, lo que significa que cualquiera podrá hacer, usar o vender el invento.
  7. Compara las ventajas y las desventajas de la protección del secreto comercial. Una vez que hayas considerado los beneficios y desventajas de la protección que te ofrece una patente, piensa en lo que te puede brindar la protección por un secreto comercial. Las ventajas y desventajas de los secretos comerciales incluyen a las siguientes:
    • No tienes que presentar ningún documento o pagar dinero para conseguir una protección por secreto comercial.
    • La protección por secreto comercial tiene efecto inmediato y jamás expira, a no ser que la información sea abierta al público.
    • Puedes demandar a un infractor por enajenación ilícita de un secreto comercial y esa demanda se puede presentar ante un tribunal estatal, que avanzará más rápido que un tribunal federal.
    • No tienes derechos exclusivos a la información secreta. Ten en cuenta que otra persona puede desarrollar la idea independientemente o someter a tu producto a ingeniería inversa y no podrán ser demandados ante la ley.
    • Si posteriormente decides patentar el invento, tendrás que aplicar para la patente en un plazo no mayor a un año después de haber concebido la idea completa. Por lo tanto no podrás reservarte información como secreto comercial por más de un año si tienes la intención de patentarla con posterioridad.

Tomar medidas precautorias

  1. Limita la cantidad de gente que conozca tu secreto. Si decides seguir el camino de la protección del secreto comercial, es importante que evalúes cuidadosamente cuántas personas, aparte de ti, ya conocen el secreto y calcula cuántos más tendrán que conocerlo. Cuanta más gente conozca el secreto, más probable será que una o más personas se lo cuenten a otros. Además, asegúrate de que quienes ya conocen la información secreta, aparte de aquellos a los que planeas contársela, entiendan la importancia de mantenerla en secreto.
  2. Prohíbe el uso público de tu idea. Permitir que el público use o enriquezca tu idea antes de que patentes el invento podría evitar que obtengas una patente, en el caso de que finalmente decidas solicitarla. También podría impedir que afirmes que la idea es un secreto comercial.
  3. Añade cláusulas de confidencialidad a los contratos de empleo. Si tu empresa involucra un secreto comercial, es recomendable que exijas a los empleados nuevos que vayan a tener acceso a la información secreta que firmen un acuerdo de confidencialidad como parte de su contrato de empleo. Un abogado te ayudará con la elaboración del mismo en el lenguaje correcto.
  4. Firma acuerdos de confidencialidad con tus socios comerciales. Si vas a tener que revelar la información comercial secreta durante discusiones con otras empresas, deberías pedirles que firmen acuerdos de confidencialidad (AC) antes de hablar de la información secreta. Estos contratos son estándar en las empresas y, si bien la otra empresa te podría solicitar una negociación de los términos, pocas se negarán rotundamente a firmarlos. Los acuerdos de confidencialidad tienden a expirar después de un cierto lapso de tiempo, así que asegúrate de estar cómodo con eso. Nuevamente, un abogado te puede ayudar a elaborar un acuerdo de confidencialidad y a negociarlo con la otra empresa.
    • Si otra empresa se niega a firmar un acuerdo de confidencialidad es importante que obtengas otra forma de proteger tu secreto comercial, como por ejemplo una solicitud de patente provisional, antes de revelar la información. Lamentablemente, si revelas información comercial secreta sin ninguna protección pertinente, la otra empresa podrá usarla y hasta sacar su propia patente de dicha información.
  5. Guarda la información comercial secreta bajo siete llaves. Esto incluye tanto a los documentos en papel como a los electrónicos. Conserva los documentos en papel asegurados y limita el número de copias que se puedan hacer. Limita el acceso a los documentos electrónicos a aquellos que tengan los permisos necesarios para verlos.

Hacer cumplir tus derechos de secreto comercial

  1. Investiga posibles enajenaciones ilícitas de secretos comerciales. Si te enteras de un competidor que parece estar usando tu información comercial secreta, es recomendable que reúnas toda la información que puedas sobre su uso. Volviendo al ejemplo del glaseado para las donas, si te enteras de que una tienda rival de donas está haciendo un glaseado nuevo, podrías comprar una de esas donas y aplicarle la ingeniería inversa a fin de comprobar si parece que están usando tu fórmula.
  2. Asegura que tu idea califique como secreto comercial bajo la ley. Si determinas que la tienda rival de donas está haciendo un glaseado idéntico al tuyo y quieres hacer valer tus derechos a la información comercial secreta contra esa tienda, lo primero que tendrás que hacer es probar que tu glaseado es, de hecho, un secreto comercial. Los factores que considerará un tribunal incluyen a los siguientes:
    • El grado al cual se conoce la información fuera de tu empresa.
    • El grado al cual tus empleados y otras empresas conocen la información.
    • Las medidas que tomaste a fin de cuidar el secreto.
    • El valor de la información, tanto para ti como para tus competidores.
    • La cantidad de esfuerzo o dinero que invertiste para desarrollar esa información.
    • Con cuánta facilidad terceras partes podrían adquirir o duplicar la información.
  3. Prueba todos los elementos de una demanda por secreto comercial. Una vez que hayas determinado que tu información califica como secreto comercial, también tendrás que demostrarle al tribunal que tomaste precauciones razonables para proteger la información de que se diera a conocer y que la misma fue obtenida inapropiadamente.
    • Por lo general, la ley considera que la enajenación ilícita significa que alguien adquirió la información a través de medios indebidos o que un empleado violó sus obligaciones de confidencialidad. Usando el ejemplo de la tienda de donas, la tienda rival podría ser considerada responsable de una enajenación ilícita de un secreto comercial si puedes probar que su propietario entró a tu tienda después del horario de atención al público y robó la fórmula escrita de tu archivero cerrado con llave.
    • La enajenación ilícita no se aplica en ciertas situaciones, como por ejemplo en las siguientes:
      • Cuando un secreto comercial es revelado inadvertidamente, por ejemplo si tu receta de glaseado para donas se cayó de tu bolsillo y tu competidor la levantó del piso.
      • Si un competidor le practica ingeniería inversa a un secreto comercial, es decir, si tu competidor compró una de tus donas e intentó copiar tu glaseado probando tu producto.
      • Si un competidor hace un descubrimiento independiente, por ejemplo si tu competidor casualmente se las arregló para encontrar una receta de glaseado para donas que es idéntico al tuyo.
  4. Inicia las acciones legales. Por lo general, deberías hablar con tu competidor y ver si pueden resolver sus diferencias de una manera informal antes de recurrir a los tribunales. Pero si decides que tienes que presentar una demanda a fin de que se cumplan tus derechos de secreto comercial, si vives en los Estados Unidos podrías considerar presentar las siguientes demandas:
    • 47 estados y el Distrito de Columbia (las excepciones son Nueva York, Carolina del Norte y Massachusetts) siguen el Acto de Secretos Comerciales Uniformes (UTSA, según sus siglas en inglés). El UTSA es un estatuto estandarizado que explica la ley de la enajenación ilícita del secreto comercial. Esto significa que presentar una demanda por enajenación ilícita depende menos de las leyes de tu propio estado que de los hechos de tu caso específico.
    • Dependiendo de tu situación y del estado de los Estados Unidos en el cual residas, podrías incluir demandas por violación de contrato (por ejemplo si uno de tus empleados violó su acuerdo de confidencialidad, dándole la receta a un competidor), competencia injusta (si el propietario de la tienda rival de donas anunció que su tienda es la única que vende donas con ese glaseado exclusivo), etcétera.
  5. Sopesa los riesgos y los beneficios de una demanda legal. Si decides presentar una demanda por enajenación ilícita, podrías tener derecho a un requerimiento permanente que le impida a tu competidor continuar usando la información comercial secreta, una orden de mordaza que le impida al acusado difundir la información comercial secreta, una indemnización económica, costos legales y tarifas de los abogados.
    • Sin embargo, considera que si no ganas el caso el tribunal podría exigirte que le pagues a la otra parte los costos y tarifas junto con los tuyos.
    • Las tarifas de los abogados por llevar a juicio un caso de enajenación ilícita de un secreto comercial pueden costar decenas de miles de dólares o más y la resolución podría llevar años.

Consejos

  • Consulta a un abogado antes de tomar la decisión de presentar una demanda legal. La ley de la propiedad intelectual es complicada y cambia con frecuencia. Un abogado podría ayudarte a evaluar las fortalezas y debilidades de tu caso antes de que inviertas demasiado tiempo o dinero.
  • Recuerda que no podrás patentar una idea imprecisa. Las patentes cubren solo a los inventos. Si tienes una idea pero todavía no la has desarrollado al grado de poder describirla detalladamente como un invento en una solicitud de patente, todavía no estás listo para protegerte con una patente.
  • Si bien no es posible tener una patente y una protección por secreto comercial del mismo invento (ya que la patente exige la revelación completa de un invento, lo que significa que está abierta a la vista pública), considera la posibilidad de presentar una solicitud provisional de patente (que no requiere del mismo nivel de detalle que la solicitud de una patente formal) y guardar la información detallada como secreto comercial mientras decides qué camino seguir.
  • Los diseños o la propiedad intelectual que se usan junto con una marca pueden ser registrados. Cuesta menos presentar una solicitud de registro que una solicitud de patente, sin embargo, es recomendable que contrates los servicios de un abogado para la mayoría de los registros de una marca. Si descubres que alguien está usando tu marca sin permiso puedes presentar una demanda por infracción de marca en un tribunal federal.
  • Las ideas provenientes de un autor, tales como la música, los libros, los programas de computación y las pinturas u otros tipos de arte, están protegidas por los derechos del autor. A diferencia de las patentes, en los Estados Unidos el material con derechos del autor está protegido por 70 años, en lugar de 20 años. Si descubres que alguien está usando tu material protegido por los derechos del autor sin tu permiso, podrás presentar una demanda por violación a los derechos del autor en un tribunal federal.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página