Cómo cambiar pastillas de freno

Опубликовал Admin
882
0
Cambiar las pastillas de freno es una opción mucho más económica que llevar el auto a un taller mecánico (que por lo general resulta muy costoso para todo el mundo). Por el costo de los materiales, podrás hacer que tu auto se detenga correctamente después de poner en práctica las siguientes instrucciones.

Exponer las pastillas de freno

  1. Consigue las pastillas de freno correctas. Puedes adquirirlas en cualquier tienda de autopartes o concesionario de automóviles de tu localidad. Simplemente, hazles saber el año, la marca y el modelo de tu auto, y elige una pastilla de acuerdo con tu presupuesto. Por lo general, mientras más caras sean, más tiempo durarán.
    • Algunas pastillas muy costosas tienen un contenido de metal más alto que el deseado y pueden estar dirigidas al mercado de rally para su uso en rotores de rendimiento. Probablemente, deberás evitar este tipo de pastillas porque tienden a causar el desgaste prematuro de los rotores estándares. Además, ten en cuenta que algunas personas consideran que las pastillas menos costosas son más ruidosas que las pastillas "de marca".
  2. Asegúrate de que tu vehículo se enfríe. Si lo has conducido recientemente, trabajarás con pastillas, calibradores, y rotores extremamente calientes. Asegúrate de que estas partes sean seguras al tacto antes de continuar.
  3. Afloja las tuercas de seguridad de las ruedas. Utiliza la llave de cruceta proporcionada junto con el gato mecánico del auto. Afloja cada una de las tuercas que sujetan las ruedas en el auto a aproximadamente dos tercios de su trayectoria.
    • No aflojes todos los neumáticos a la vez. Por lo general, cambiarás al menos las dos pastillas delanteras o las dos traseras en función de tu auto y la uniformidad con la que se desgasten los frenos. Así que, puedes comenzar con la parte delantera o trasera.
  4. Eleva cuidadosamente el auto utilizando el gato mecánico hasta que puedas retirarlo cómodamente. Consulta el manual del propietario para determinar la posición correcta para el gato mecánico debajo de tu auto. Coloca algunos bloques detrás de las otras ruedas para evitar que el auto ruede hacia adelante o hacia atrás.
    • Coloca un soporte de gato mecánico o bloques debajo del armazón del vehículo. NO dependas solamente del gato mecánico. Repite este procedimiento con el otro lado del auto. De esta manera, ambas partes se apoyarán firmemente.
  5. Retira las ruedas. Termina de aflojar y quitar las tuercas de la rueda cuando el auto se eleve. Jala la rueda hacia ti para extraerla.
    • Si los aros de las llantas son de aleación, además de los pernos, debes limpiar los pernos, sus agujeros, la superficie de montaje del rotor, y la superficie de montaje trasero de la rueda de aleación con un cepillo de alambre. Aplica un compuesto antiadherente antes de reacondicionar la rueda.
  6. Retira los tornillos de la pinza de freno utilizando una llave de corona del tamaño adecuado. La pinza de freno se coloca sobre el rotor del freno como una abrazadera y su trabajo es disminuir la velocidad de la rueda utilizando la presión hidráulica. Las pastillas de freno crearán fricción con los rotores para ralentizar el vehículo hasta que se detenga. Por lo general, las pinzas de freno vienen en diseños de una sola pieza o dos, fijadas entre dos y cuatro pernos al interior del armazón del eje del perno, donde el neumático se ajusta en el eje. Rocía estos pernos con un catalizador penetrante PB o WD-40 para que sea más fácil retirarlos.
    • Verifica la presión de la pinza. La pinza de freno de un auto inmóvil debe avanzar y retroceder un poco. Si no es así, la pinza se encuentra bajo presión y puede salir volando al retirar los tornillos. Ten mucho cuidado mientras la revisas. Mantén tu cuerpo a un lado de su trayectoria, incluso si está suelta.
    • Revisa si existen algunas cuñas o arandelas de rendimiento instaladas entre los pernos de montaje de la pinza y la superficie de montaje. Si existen, retíralas y hazles un seguimiento para sustituirlas más tarde. Tendrás que reacondicionar la pinza sin las pastillas de freno y medir la distancia desde la superficie de montaje hasta la pastilla de freno para reemplazarlas adecuadamente.
    • Muchos vehículos japoneses utilizan una pinza deslizante de dos piezas que solo requiere retirar dos tornillos deslizantes orientados hacia adelante, con cabezas de 12 a 14 mm. No necesitarás retirar toda la pinza.
  7. Cuelga la pinza cuidadosamente utilizando un pedazo pequeño de alambre en la rueda. La pinza seguirá conectada a la línea de freno, por lo que debes colgarla con un pedazo pequeño de alambre u otro metal de desecho. De esta manera, no va a colgar ni ejercerá presión sobre la manguera flexible de freno.

Cambiar las pastillas

  1. Retira las pastillas usadas. Ten en cuenta cómo está conectada cada pastilla de freno. Por lo general, estas se enganchan con sujetadores metálicos conectados. Retira ambas pastillas. Es probable que tengas que forzarlas un poco para que salgan, así que ten cuidado de no dañar la pinza o la línea de freno mientras las sacas.
    • Revisa los rotores de los frenos para si están, torcidos, agrietados o tienen daño por calor y reemplázalos según sea necesario. Es recomendable reemplazarlos al mismo tiempo que reemplazas las pastillas de freno.
  2. Coloca las nuevas pastillas. En este punto, puedes esparcir lubricante antiadherente sobre los bordes de contacto metálico y sobre la parte posterior de las pastillas. Esto evitará una gran cantidad de chirridos. Sin embargo, no coloques lubricante en el interior de las pastillas de freno. Si el lubricante toca ese material, el freno no proporcionará fricción y se volverá inútil. Engancha las nuevas pastillas exactamente como estaban enganchadas las anteriores.
  3. Revisa el líquido de freno. Verifica el nivel de líquido de freno de tu vehículo y agrega un poco si es necesario. Vuelve a colocar la tapa del depósito del líquido de freno una vez que termines.
  4. Reacondiciona la pinza. Desliza la pinza lentamente hacia atrás sobre el rotor. Hazlo con calma para que no dañes nada. Coloca y ajusta los tornillos que sujetan la pinza en su sitio.
  5. Coloca la rueda nuevamente. Desliza la rueda en su sitio y ajusta cada una de las tuercas de seguridad antes de bajar el auto.
  6. Ajusta las tuercas de seguridad de las ruedas. Una vez que el auto se encuentre de vuelta en el suelo, ajusta las tuercas en un patrón de "estrella". Ajusta una tuerca. Luego, ajusta otra al frente de la primera hasta que cada tuerca se encuentre bien ajustada según las especificaciones del par motor.
    • Revisa el manual del propietario para encontrar las especificaciones del par motor para tu vehículo. Con esto, te asegurarás de que las tuercas se encuentren lo suficientemente ajustadas como para evitar que la rueda se salga o se produzca un exceso en el ajuste.
  7. Arranca el vehículo. Asegúrate de que el vehículo se encuentre estacionado. Bombea los frenos de 15 a 20 veces para asegurarte de que la pastilla se encuentre bien asentada. Llena los niveles de líquido de los frenos o lee la siguiente sección para limpiar el líquido antiguo y reemplazarlo con uno nuevo.
  8. Pon a prueba tus nuevas pastillas de freno. Sin ir a más de 8,0 km/h (5 mph) en una calle residencial tranquila, frena como siempre lo haces. Si el vehículo parece detenerse normalmente, repite la prueba y sube la velocidad a 16 km/h (10 mph). Repite este procedimiento varias veces. Aumenta la velocidad gradualmente hasta llegar a los 56 o 64 km/h (35 o 40 mph). Además, puedes revisar la reversa. Al realizar estas pruebas, te aseguras de que no existen problemas en la instalación de las pastillas y tienes la confianza de conducir en avenidas principales. Además, estas pruebas te ayudan a "asentar" las pastillas de freno en su sitio.
    • Escucha el sonido que emiten las pastillas para verificar si existen problemas. Las nuevas pastillas pueden chirriar un poco, pero si escuchas un sonido como de engranajes moliéndose, es probable que las pastillas de freno se hayan invertido (es decir, la superficie interior está enfrentada de forma incorrecta). Debes corregir esto de inmediato.

Purgar los frenos

  1. Retira la tapa de la bomba de freno. El líquido de frenos se contaminará con la suciedad y otras partículas que se encuentran aire y en la mecánica del auto. Además, absorberá la humedad del ambiente, reduciendo peligrosamente su punto de ebullición. Tendrás que purgar el líquido de frenos del sistema antes de cambiar las pastillas y las pinzas, pero también debes asegurarte de que el líquido esté completo antes de realizar esto. Verifica la línea de llenado y agrega un poco si es necesario. Deja la tapa fuera mientras purgas el sistema.
    • La razón por la que necesitas agregar líquido es que estás purgando el fluido de las propias pinzas (el líquido atrapado en la línea) y todavía necesitas un suministro constante en la bomba.
  2. Determina la secuencia de la purga. Por lo general, debes purgar el freno más distante de la primera bomba, por lo que debes revisar el manual del usuario antes de hacerlo. En particular, todos los autos se diferencian en el orden. Si no cuentas con el manual del propietario, consulta en una tienda de autopartes.
  3. Coloca un pequeño tubo de plástico en la boquilla de purga. Los tubos de acuario baratos funcionan bien con este método. Coloca el otro extremo de la manguera en una botella o bandeja pequeña para depositar el líquido. Para impedir que el aire ingrese de nuevo en el sistema, debes colgar o sujetar la botella por encima de las pinzas y mantener la gravedad de tu lado.
  4. Haz que un asistente bombee los frenos. Con el motor apagado, pídele a un amigo que bombee continuamente los frenos hasta que estos experimenten resistencia. Estos deben emitir chirridos para hacerte saber que están sintiendo la resistencia. En ese momento, debes aflojar ligeramente el tornillo de purga e indicarles que mantengan el freno hacia abajo.
    • En este punto, el líquido debe drenar por la manguera hacia la botella o bandeja. Ajusta el tornillo de purga en cuanto el pie de tu amigo toque el suelo.
    • Repite este procedimiento hasta que desaparezcan todas las burbujas de aire en el tubo.
  5. Revisa el sistema una segunda vez para detectar burbujas de aire. Si la compresión del pedal de freno hace que el líquido gorgotee en la bomba, quiere decir que aún existen burbujas de aire en el sistema. Comienza a purgar una vez más antes de continuar.

Consejos

  • Si realizas el mantenimiento de los frenos traseros, ten cuidado con todo el sistema de estacionamiento. Busca la forma adecuada de retirarlos y ajustarlos.
  • Considera la posibilidad de girar el volante del vehículo, de manera que la rueda delantera se centre en los puntos exteriores de la parte delantera una vez que se haya retirado el neumático delantero. Esto puede facilitar el ensamblaje de la pinza de la rueda delantera debido a la mejora en el acceso. Sin embargo, asegúrate de que los brazos del gato mecánico no estorben el paso mientras realizas esto.
  • Verifica si los rotores están brillantes o no se encuentran planos. Estos dos síntomas pueden causar que los frenos chirríen. Si esto llegara a suceder, se puede volver a aplanar los rotores, siempre y cuando se mantengan por encima del espesor mínimo.

Advertencias

  • Utiliza siempre soportes de gato mecánico y bloques detrás de las ruedas para evitar que el auto ruede. No dependas solamente del gato mecánico.
  • No dejes que el lubricante toque el material de las pastillas de freno. Si esto ocurre, el freno no proporcionará ninguna fricción y se volverá inútil.
  • No retires la línea de freno de la pinza, ya que esto hará que el aire se meta en las líneas, ocasionando un desastre.
Теги: