Cómo ser inteligente

Опубликовал Admin
¿Te gustaría ser más inteligente? ¿Te gustaría que los demás creyeran que eres inteligente? Lo segundo es más sencillo de conseguir que lo primero, pero ya sea que sinceramente quieras incrementar tu capacidad intelectual o solo quieras cosechar los beneficios de tener una imagen más intelectual, hay ciertos pasos concretos que pueden llevarte a lograrlo.

Profundizar tu intelecto de manera significativa

  1. Dedícate a ser un aprendiz de toda la vida. Antes se solía pensar que la inteligencia era algo fijo y que no se podía mejorar con el esfuerzo. Sin embargo, los estudios contemporáneos sugieren que quizá no sea del todo cierto. Si bien una persona no inteligente nunca puede convertirse en un genio, cada vez más se piensa que todos tienen la capacidad de fortalecer su intelecto a cierto grado. No obstante, el proceso no es tan sencillo como aprender algunas palabras nuevas de vocabulario. Lleva tiempo y esfuerzo aprender a vincularse de manera más profunda y crítica con el mundo alrededor.
  2. Sigue aquello que te apasiona. Una persona aprende más efectivamente cuando tiene pasión por un tema. Si cierto tema te apasiona, estarás más propenso a querer comprenderlo más. Es este tipo de investigación sostenida y enfocada que lleva a incrementar el intelecto. La verdadera inteligencia implica un dominio profundo de unos cuantos temas, en vez de un conocimiento poco profundo de una amplia gama de ellas. ¿Acaso era Albert Einstein igualmente dotado en física, antropología, lingüística, geología, comportamiento animal y crítica literaria? Desde luego que no. Ser una persona que sabe un poco de todo es ser una persona que no tiene dominio de nada en específico. Si quieres tratar de aprender un poco de todo, quizá termines comprendiendo mucho de nada.
  3. Desafíate. Si algo no te parece difícil, entonces no te esforzarás. El aprendizaje no debe ser una tortura. Debe ser satisfactorio, y quizá no te demande mucho esfuerzo. Presiónate para conocer nuevas ideas e ingresa a territorios intelectuales desconocidos para ti.
  4. Analiza cómo piensas. A esto se le denomina “metacognición”, y es algo en lo que sobresalen los inteligentes. La metacognición permite comprender la manera en que uno aprende y aplicar esas estrategias de un contexto a otro. Si te das cuenta de que aprendes mucho mejor cuando estudias solo, por ejemplo, sabrás que no debes unirte a un grupo de estudio para prepararte para un examen final.
  5. Cuida tu cuerpo. Algunos a veces olvidan que el cerebro es un órgano físico como cualquier otro. Así como la piel está más sana si te bañas y tus pulmones están más sanos si no fumas, un cerebro físicamente cuidado funciona a un nivel superior que uno descuidado. Quizá te sorprenda lo mucho mejor que una persona procesa información si duerme y ejercita lo suficiente, y come frutas y verduras.
  6. Aprende un idioma. Esto obligará a tu cerebro a negociar nuevas maneras de construir significado, e incrementar tu entendimiento consciente e intuitivo de los sistemas lingüísticos. Pensar más en los idiomas también tiene el beneficio agregado de mejorar la facilidad con el idioma materno y aprender un vocabulario nuevo ayudará a mejorar la memoria.
  7. Aprende a tocar un instrumento musical. Esto ejercita parte del cerebro que sirve para muchos tipos de procesos cognitivos y te presenta maneras nuevas de recibir y comunicar información. También ayuda a mejorar la memoria, reduce el estrés, que puede ser un factor importante que inhibe el crecimiento intelectual.
  8. Lee las noticias. Si bien estar al tanto de los acontecimientos actuales no incrementará precisamente tu capacidad intelectual, una persona verdaderamente inteligente y curiosa se inclina a querer vincularse con el mundo en donde vive. Tener nuevas ideas suele ser el resultado de desarrollar ideas ya existentes, así que siempre es bueno comprender lo más que se pueda sobre los problemas que enfrenta el mundo y las maneras que están tratándose de solucionar. Recuerda: todas las fuentes noticiosas tienen algún tipo de sesgo, por eso asegúrate de leer noticias de diversas fuentes, y nunca aceptes nada como una verdad absoluta solo porque está en el periódico.
  9. Depende menos de la tecnología. La facilidad con que podemos obtener información actualmente hace que nuestras vidas sean mucho más prácticas, pero también puede hacernos más tontos. Por ejemplo, las rutas neuronales para leer mapas probablemente sean más débiles en los cerebros de la generación del 2000 que los cerebros de sus padres. Esto se debe a que casi todos los de esta generación dependen en gran medida de la navegación GPS para ubicarse, mientras que las generaciones pasadas tenían que sacar un atlas si se perdían. Del mismo modo, si no pueden recordar el significado de cierta palabra, muchos son más propensos a verlo rápidamente en Google que sentarse y concentrarse para recordarlo. En vez de fortalecer su capacidad recordatoria, pueden obtener información sin esfuerzo casi sin pensar. Procura depender menos de tu celular y más de tu cerebro.
  10. Sé de mente abierta. No rechaces ideas nuevas solo porque te asusten, te confundan y amenacen la manera en que ves el mundo. Sé abierto a un posible cambio de perspectiva. La capacidad de admitir de estar en un error es el sello distintivo de una mente brillante.
  11. No tengas problemas con parecer tonto. La curiosidad no es lo mismo que la ignorancia. Los que son verdaderamente inteligentes siempre están haciendo preguntas. Lo hacen porque saben que alguien sabio no lo sabe todo. Cuando se empieza a aprender una habilidad nueva, no serás diestro al momento. Es natural. Sin embargo, si haces algo en lo que eres malo las veces suficiente, al final empezarás a ser bueno. Acepta los vacíos de tu conocimiento como portales para el descubrimiento y el crecimiento.

Parecer más inteligente

  1. Emplea palabras rebuscadas. No es necesario ser un genio para aprender palabras nuevas, pero unas cuantas palabras extraordinarias y algunos adornos gramaticales pueden darte aires de más intelectualidad. Descarga una aplicación de una palabra al día o simplemente haz tarjetas de estudio. Identifica algunos errores gramaticales comunes en tu manera de hablar y corrígelos. Incluso podrías buscar algunas citas literarias que suenen inteligentes para aderezar tus conversaciones. Recuerda: el uso de palabras rebuscadas solo sorprenderá a los demás si las empleas correctamente. Decir “yuxtaposición” no te hará ganar más puntos si desconoces su significado o cómo se escribe.
  2. Sé modesto y reservado. De la misma manera en que todos empiezan a sospechar del racismo de alguien que insiste en no ser racista, si constantemente tratas de impresionar a todos con tu intelecto, la gente empezará a dudar. Si eres más bien reservado y humilde, los demás podrían creer que estás absorto en tus profundas cavilaciones. Una buena oportunidad para ponerlo en acción es si otra persona hace un comentario tonto en una conversación grupal. Si te apresuras a corregirla o burlarte de ella, corres el riesgo de parecer malo y no inteligente. Más bien, deja que el silencio hable por ti: solo quédate callado por un momento, deja que su comentario se asimile y justo cuando el ambiente empiece a sentirse extraño, habla de otra cosa. Así darás la impresión de no haber encontrado una manera de responder a un comentario tan ridículo y decidiste cambiar de tema para ahorrarle más vergüenza.
  3. Preséntate bien. nosotros damos por hecho que la gente bien vestida y que habla bien es más inteligente que la que nunca habla alto y claro. También podrías considerar la posibilidad de empezar a ponerte anteojos. Suena tonto, pero si quieres parecer inteligente, cuatro ojos son mejores que dos.
  4. Usa la inicial de tu segundo nombre. Parece un poco bobo y en realidad lo es, pero hay pruebas reales que sugieren que llamarse Carolina H. Torres en vez de Carolina Helena Torres hará que parezcas más inteligente ante los demás. Si quieres aprovechar este efecto, solo agrega otra letra a tu nombre, porque sí, aparentemente funciona.
Теги: