Cómo saber si la carne de pollo está en mal estado

Intentar preparar la cena es bastante difícil si tienes hambre, estás apurado y todavía tienes que asegurarte de que el pollo esté bueno. Todos sabemos que cuando el pollo se echa a perder, si alguien lo come puede terminar enfermándose. No solo el pollo crudo, el pollo cocido también te puede enfermar. Sin embargo, ¿qué pasa si tienes un pollo congelado? Existen muchas formas de revisar si el pollo está bueno y solo tienes que usar tus sentidos de la vista, el tacto y el gusto.

Revisa el paquete del pollo

  1. Revisa la fecha de "Vender antes de". Esta fecha por sí sola no es una buena indicación de si el pollo crudo está bueno o no ya que esta fecha solo indica hasta qué fecha puede venderse a los consumidores. En lugar de depender de esa fecha, es mejor usarla solamente como un medio para confirmar si el pollo que sospechas está echado a perder realmente lo está.
    • Si compraste un pollo fresco y refrigerado en una tienda y después lo congelaste, este puede durar hasta 9 meses después de la fecha de "Vender antes de", siempre y cuando haya estado fresco cuando lo compraste.
  2. Revisa qué tan bien estaba empacado el pollo. El pollo se echa a perder con mayor rapidez cuando está expuesto al aire y es más probable que un pollo mal empacado esté echado a perder.
    • El pollo debe estar almacenado en contenedores herméticos y poco profundos o en bolsas para congelar de uso rudo.
    • También se puede envolver fuertemente en papel aluminio o en plástico.
    • Por ejemplo: para que permanezca bueno, el pollo entero lo debes cortar en pequeños pedazos y el relleno se debe eliminar antes de refrigerarlo o congelarlo.
  3. Averigua dónde y por cuánto tiempo estuvo almacenado el pollo. También depende de cómo almacenaste el pollo. Después que transcurran estos periodos de tiempo, existe una gran probabilidad de que el pollo esté echado a perder.
    • En el refrigerador, el pollo crudo debe usarse en uno o dos días, mientras que el pollo cocido puede durar hasta 3 o 4 días.
    • En el congelador, el pollo cocido puede durar hasta 4 meses mientras que el pollo crudo puede durar hasta un año.

Revisa el pollo crudo

  1. Revisa un cambio en el color. Cuando está fresco, el pollo crudo debe tener un color rosa y carnoso. Cuando empieza a echarse a perder, el color se torna gris. Si el color del pollo empieza a verse más opaco, entonces debes usarlo antes de que se eche a perder. Ya cuando empieza a verse más gris que rosa, es demasiado tarde.
    • El color pollo crudo puede variar de apariencia, puede desde lucir gris hasta tener manchas amarillas que no son la piel.
    • Si empiezas a cocer un pollo echado a perder continuará viéndose opaco y no se tornará tan blanco.
  2. Huele el pollo. El pollo crudo que ya se echó a perder tiene un olor muy potente. Algunos lo describen como un olor "amargo", mientras que otros dicen que huele a amoníaco. Si el pollo empieza a tener un olor desagradable o muy fuerte, es mejor tirarlo.
    • El pollo puede empezar a oler mal mientras se está cociendo, es mejor tirarlo si su olor es desagradable.
  3. Siente el pollo. ¿Está viscoso? La prueba del tacto es un poco más difícil que la del color o la del olor ya que el pollo en sí es un poco viscoso. Si esa sensación viscosa permanece aún después de enjuagar el pollo en agua, entonces es muy probable que esté echado a perder. Si el pollo se siente muy pegajoso, entonces es casi seguro que ya se echó a perder.

Investiga el pollo cocido

  1. Huele el pollo. La prueba del sabor también funciona para los pollos cocidos al igual que si estuviera crudo, aunque a veces es más difícil distinguir el mal olor debido a las especias y demás condimentos que pueden cubrir el olor.
    • Si el pollo huele a huevos podridos o a sulfuro, entonces está echado a perder.
  2. Revisa los cambios en el color, de ser posible. A veces esto no es posible si el pollo está empanizado o si el color fue alterado debido al glaseado o al marinado. Si el pollo que estaba blanco empieza a lucir gris, entonces ya no es seguro comerlo.
  3. Revisa que no tenga moho. El moho es una de las señales más obvias de que el pollo está echado a perder. Si empieza a crecer una capita verde o negra en el pollo, entonces ya se echó a perder y necesitas tirarlo de inmediato.
  4. Prueba el pollo antes de tragártelo. Si no estás seguro de si te lo puedes comer o no, pero no quieres que se desperdicie, puedes morder un pedacito. En lugar de masticarlo y de tragártelo de inmediato, pausa y analiza cuidadosamente el sabor.
    • Si no sabe bien o está un poco agrio, entonces escúpelo y tira el resto.

Revisa el pollo congelado

  1. Revisa si tiene una capa de hielo. Si hay una capa gruesa de hielo sobre el pollo, entonces ya no está bueno. La capa de hielo en el pollo estará gruesa si tiene mucho de tiempo de congelado. Un pollo bien congelado no tendrá una capa gruesa de hielo. Si el hielo es blanco, entonces el problema puede estar en tu congelador.
  2. Revisa si no tiene quemaduras por el congelador. Las quemaduras por el congelador lucen como marcas blancas en el pollo, y no es la grasa. Estas marcas son más duras que la piel de alrededor y están un poco abultadas.
    • Aunque no te hará daño si te comes el pollo así, no sabrá tan bien.
  3. Analiza el color. Es más difícil revisar el color del pollo congelado. El color se verá raro, similar al pollo crudo o cocido, con un toque medio gris o amarillo de la grasa. Si tiene un tono gris oscuro, entonces ese pollo debe ir en la basura.

Consejos

  • Si te preguntas si el pollo está lo "suficientemente gris" o lo "suficientemente viscoso", entonces sí lo está y debes tirarlo.
  • Si el pollo se descongeló en la mesa de la cocina, entonces tíralo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página