Cómo lavar una bicicleta

Опубликовал Admin
4-03-2017, 09:40
350
0
Las bicicletas limpias no solo se ven mejor, sino que también funcionan mejor y hasta van más rápido. Lavar tu bicicleta regularmente te ayudará a evitar las reparaciones costosas o los daños provocados por el óxido y la corrosión, y hacerlo correctamente solamente te tomará unos 10 o 15 minutos.

Limpiar el tren motriz

  1. Siempre limpia primero el tren motriz, que impulsa la bicicleta. El tren motriz es la transmisión de la bicicleta. Está hecho de 4 partes: un cassette (conjunto de engranajes en la rueda trasera), un desviador trasero (brazo de metal en la rueda trasera), anillos de cadena (engranajes grandes al lado de los pedales) y la cadena. El tren motriz hace que la bicicleta se mueva, pero a medida que la tierra, el óxido y la mugre se acumulan, esta se vuelve más propensa a dar pequeños saltos mientras avanza y a presentar problemas en la cadena.
    • Limpiar y darle mantenimiento con frecuencia al tren motriz le puede añadir años a la vida útil de la bicicleta.
  2. Levanta la bicicleta o voltéala para que puedas pedalear sin que se mueva. La cadena debe moverse en la bicicleta para limpiarla correctamente. Si no tienes una plataforma para la bicicleta, voltéala y apóyala sobre el asiento y el manubrio. Asegúrate de poner una toalla o un trapo que no te importe ensuciar debajo de la bicicleta para evitar que se arañe el asiento o las manijas.
  3. Usa un trapo y un desengrasante biodegradable para restregar la cadena. El desengrasante biodegradable, también conocido como "disolvente biodegradable", despega la mugre como el jabón, pero no arruina ni se apelmaza en la cadena. Puedes conseguirlo en la mayoría de las tiendas para bicicletas, cerca del aceite. Echa un poco en el trapo y envuelve la cadena sin ajustar demasiado, de modo que la cadena pueda moverse libremente entre tus dedos. Pedalea la bicicleta con la otra mano, haciendo que la cadena se mueva unos 2 o 3 ciclos.
    • Sigue moviendo la cadena a través del trapo 2 o 3 veces más, aplicando un poco de presión con los dedos, arriba, abajo y a ambos lados de la cadena.
    • Elimina con el trapo todas las acumulaciones de grasa o mugre que aún puedan verse.
  4. Usa una escobilla o un cepillo de dientes viejo para limpiar entre los engranajes. Debes limpiar entre las crestas de los engranajes para que la mugre y la tierra no entren al cassette. Sumerge el cepillo en una mezcla de agua y disolvente biodegradable, y pásalo por cada grupo de engranajes. Si es más sencillo, sujeta el cepillo en un lugar determinado mientras giras el pedal con la otra mano.
    • Usa un destornillador o una púa para eliminar los depósitos acumulados de los lugares difíciles de alcanzar.
  5. Limpia la mugre de la parte externa del desviador y los anillos de la cadena. Si se ven sucios, debes hacerlo. Usa un trapo húmedo, un cepillo y un poco de desengrasante para llegar a todos los recovecos y ranuras posibles, y haz que tu bicicleta quede reluciente. Deja que las ruedas hagan todo el trabajo en la medida de lo posible, sujetando el trapo o el cepillo en un lugar específico mientras giras los pedales. Los lugares que a menudo pasan desapercibidos son:
    • Las rueditas de seguridad y las pequeñas ruedas dentadas en el brazo desviador, que también necesitan limpiarse.
    • La parte trasera (cercana a la bicicleta) de los anillos de la cadena.
    • El marco de la bicicleta, las juntas y las bisagras cerca de la cadena.
  6. Compra un limpiador especial si tu cadena está demasiado sucia. Si un trapo y un cepillo de dientes no eliminan la mugre, es posible que tengas que comprar una herramienta limpiadora. Añade un desengrasante a la caja y sujeta tu cadena. Luego, puedes girar el pedal de la bicicleta mientras sujetas la herramienta, la cual cepilla y restriega los eslabones de la cadena. Por lo general, cuestan USD$ 20 o USD$ 30 y vienen con un desengrasante y un cepillo de mano para lugares de difícil acceso.
  7. Engrasa la cadena de tu bicicleta inmediatamente después de haberla limpiado. Sin importar qué tan a menudo la uses, siempre debes tener una botella de aceite para cadenas a la mano, el cual no solo engrasa la cadena, sino que también la protege de la tierra y de la humedad. Gira los pedales lentamente después de limpiar y secar todo. Aplica una sola gota de aceite para 2 o 4 eslabones, en el lugar donde se unen. Una vez que termines con la cadena, pasa a los engranajes y aplica otras 10 a 12 gotas, de modo que te asegures de que todo, incluyendo el cassette, quede con una capa uniforme. Usa el trapo para limpiar el exceso de aceite de la cadena cuando hayas terminado, ya que podría acumular tierra y ocasionar la formación de mugre. Si vas a limpiar el resto de tu bicicleta, espera y hazlo al final.
    • La meta es que haya una capa fina de aceite en toda la cadena, sin que quede empapada. Al tocar la cadena, debes quedar con una ligera capa sobre los dedos.
    • Palpa la cadena con los dedos (si la sientes seca, entonces debes aplicar más aceite).
    • Nunca uses lubricante WD-40 en una cadena de bicicleta (no está hecho para las inclemencias del tiempo ni para trabajos muy arduos).

Limpiar el marco y las ruedas

  1. Apoya la bicicleta en una plataforma, en un estante, contra un árbol o de cabeza. Pon una esterilla o una sábana vieja en el suelo para proteger el asiento y las manijas de la tierra y de los posibles arañones si has volteado la bicicleta de cabeza. Asegúrate de estar en un área abierta y bien ventilada, que pueda mojarse sin arruinar nada.
  2. Rocía la bicicleta con una manguera de baja presión. No vas a eliminar la tierra con agua, sino que simplemente vas a mojar la bicicleta y quitar la tierra y la mugre que ya estén sueltas, antes de empezar a restregar.
    • Nunca uses una manguera de alta presión ni una boquilla. Esto puede hacer que el agua entre en los componentes, formando óxido interno o desengrasando juntas importantes.
  3. Llena un balde con agua y agrégale una pizca generosa de detergente lavavajilla. Necesitas un balde y una esponja distintos a los que usaste para el tren motriz. La grasa de la cadena y el cassette manchará el marco si no usas implementos limpios, arruinando así todo tu trabajo anterior.
  4. Quita las ruedas. La idea es limpiar las ruedas por dentro en la medida de lo posible y llegar al interior del marco con la esponja. Las ruedas dificultan la limpieza de las partes de la bicicleta que están más cerca del suelo y de los neumáticos, los cuales a menudo son los lugares más sucios.
  5. Usa el lado suave de una esponja para limpiar el marco. Restriega todo el marco, que es la estructura metálica de la bicicleta, con una esponja y agua con jabón. Nunca uses un cepillo duro o abrasivo en el marco, ni siquiera para manchas difíciles de quitar, sino podrías arañar la pintura y hacer que la bicicleta se vuelva propensa a oxidarse.
    • Si hay un poco de mugre que es muy difícil de eliminar, aplica una pequeña gota de detergente o desengrasante en el lugar, junto con un poco de agua, y deja que actúe por varios minutos. Restriega con cuidado, haciendo movimientos circulares, hasta que lo elimines.
    • Si tienes frenos de varilla (dos almohadillas negras que se ajustan en la parte superior de la rueda), usa el lado áspero de la esponja para quitar cualquier acumulación de mugre encima de ellos.
    • Si tienes frenos de disco (adheridos al disco de metal de las ruedas), limpia ambos lados con la parte suave de la esponja.
  6. Limpia los bordes de las ruedas. Los neumáticos, que se ensuciarán en cuanto toquen nuevamente el suelo, no necesitan limpiarse. Sin embargo, el armazón de metal de la rueda puede acumular mugre que obstaculiza los frenos. Usa el lado abrasivo de la esponja para limpiar los bordes y frota delicadamente cada rayo, de modo que tu bicicleta se vea limpia y reluciente.
    • Usa un cepillo de dientes para restregar el buje (el cilindro pequeño en el centro de la rueda) y las tuercas y pernos a cada lado del mismo.
    • Si quieres limpiar los neumáticos o ves trozos grandes de barro en los neumáticos, usa un cepillo grande y de cerdas muy duras (como los que se venden junto con los recogedores de basura) para limpiarlos rápida y fácilmente.
  7. Usa un trapo limpio para llegar bien adentro del cassette trasero. El cassette trasero es el conjunto de engranajes en la parte posterior de la bicicleta. Aunque ya lo limpiaste rápidamente cuando limpiaste el tren motriz, debes tomarte tu tiempo para asegurarte de que quede impecable haciendo una limpieza total de tu bicicleta. Echa algunas gotas de agua jabonosa en el cassette, luego usa un trapo limpio para "pasarlo" entre los engranajes y eliminar las acumulaciones de mugre en la parte más profunda del cassette.
  8. Seca todo con palmadas suaves y deja que la bicicleta repose bajo el sol y al aire libre. No querrás que el agua se quede acumulada y empape las piezas de tu bicicleta. Agarra un trapo o una toalla limpia y seca para retirar el exceso de agua. Concéntrate en las juntas y en las piezas donde podría acumularse agua por un tiempo considerable. Cuando hayas terminado, vuelve a armar la bicicleta y déjala secar al aire libre, de preferencia bajo el sol.
    • Si apoyas la bicicleta en el asiento y las manijas, límpialos al regresar la bicicleta a su posición original antes de secar todo.
    • Si vas a limpiar tu bicicleta en un día húmedo o nublado, tómate más tiempo para secar todo.

Mantener la bicicleta limpia

  1. Tienes que saber que limpiar tu bicicleta con regularidad te ayudará a aumentar su vida útil. Las bicicletas están hechas de tornillos, poleas, tuercas, pernos y cables, que necesitan funcionar con fluidez para que sigas manejando. El óxido, la tierra y la falta de engrase harán que las partes se rocen y machaquen entre ellas, aumentando su desgaste y haciendo que tu bicicleta no funcione bien. Ser proactivo en lo que respecta a la limpieza de tu bicicleta te ayudará a ahorrar mucho tiempo y dinero más adelante.
    • Limpia tu bicicleta con un trapo húmedo después de haber hecho un recorrido donde se haya ensuciado, ya que eso te ahorrará mucho tiempo y problemas al hacer una limpieza "a fondo".
  2. Realiza una "limpieza rápida" después de recorrer zonas mojadas o lluviosas. Seca tu bicicleta lo mejor que puedas con una toalla o un trapo limpio y revisa la cadena. El agua y el barro se pueden meter en el cassette, en la cadena y provocar serios problemas con el tiempo, pero son fáciles de sacar inmediatamente después del recorrido. Dale palmaditas a la cadena y limpia los restos de tierra en los anillos y desviadores, luego añade 4 o 5 gotas de aceite para reponer la lubricación que puedas haber quitado.
    • Revisa la cadena (si la sientes seca, tómate un tiempo para hacer un engrase total).
  3. Aplica 1 a 2 gotas de aceite para bicicletas a las partes importantes, 2 a 3 veces al año o después de una limpieza profunda. La cadena no es la única parte de la bicicleta que necesita permanecer engrasada para funcionar bien. Las siguientes partes pueden necesitar un poco de aceite, pero no demasiado, para funcionar bien.
    • Los puntos de pivote en los frenos, por lo general la parte que sujeta ambos lados (solo en frenos de varilla).
    • Usa tus dedos o un trapo pequeño para cubrir los cables con una capa fina de aceite.
    • Las palancas de cambio, si están expuestas. Asegúrate de "solo" usar aceite para bicicletas.
  4. Vigila con mucho cuidado el tren motriz. Hay muy pocas áreas que se ensucian tanto como el tren motriz, pero es probable que esta sea el área más importante que debes limpiar. Si manejas tu bicicleta todos los días, será necesario que limpies la cadena, el cassette y los desviadores 1 vez a la semana o 1 vez cada 2 semanas.
    • Es probable que tengas que limpiar el tren motriz más a menudo que el resto de la bicicleta. Lo mínimo que debes hacer es revisar, limpiar y engrasar la cadena 1 vez a la semana o 1 vez cada 2 semanas.
  5. Limpia la bicicleta con regularidad para protegerla del óxido y de los daños. Debes pasarle un trapo y limpiarla 1 vez al mes, como mínimo. Un buen punto de referencia es limpiarla después de haber realizado 20 o 25 recorridos. Luego, puedes realizar una limpieza profunda y volver a engrasarla 1 o 2 veces al año. Sin embargo, en los siguientes casos debes limpiar la bicicleta por completo:
    • Después de un recorrido con mucha agua o lodo.
    • Cuando escuches que rechina o que las piezas chocan entre sí.
    • Cuando veas tierra, grasa o mugre en las juntas, los frenos, los engranajes o la cadena.

Consejos

  • Retira las acumulaciones de lodo muy grandes de tu bicicleta antes de lavarla.
  • La cera no está formulada para bicicletas, así que evítala. Podría chorrearse y arruinar las piezas.
  • Mientras lavas, dale a tu bicicleta una inspección completa para buscar cualquier problema que pueda haberse desarrollado. Repara o reemplaza las partes cuando hayas terminado de lavar la bicicleta.
  • En vez de lavarla, puedes limpiarla rápidamente con una toalla húmeda. Esto funciona bien si la bicicleta está demasiado sucia y puede darte más tiempo antes de limpiarla más a fondo.

Advertencias

  • Usa solamente aceite para bicicletas, no elijas aceite para coches ni WD-40.
  • No rocíes la bicicleta con agua de alta presión, sino podrías eliminar grasa y lubricantes necesarios. También podrías llegar a lugares donde no debe entrar agua, como los bujes y el armazón de los pedales.

Cosas que necesitarás

  • balde de agua con jabón
  • esponjas
  • plataforma para bicicletas
  • manguera de jardín o balde con agua limpia
  • trapos o toallas
  • escobilla
  • aceite para cadenas
  • toalla limpia para secar
Теги:
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página