Cómo tratar un dolor de espalda

Опубликовал Admin
9-03-2017, 09:40
526
0
El dolor de espalda constituye un problema grave en los Estados Unidos. Se estima que aproximadamente 31 millones de estadounidenses experimentan dolor de espalda en un momento dado y el 50 % de los trabajadores admiten tener síntomas significativos de dolor de espalda cada año. Hay muchas causas del dolor de espalda, pero la mayoría de los casos son de naturaleza mecánica. Esto significa que su causa no son condiciones graves como la artritis inflamatoria, la hernia discal, las infecciones o el cáncer. Para el dolor de espalda mecánico, hay una variedad de opciones de tratamiento eficaces que incluyen cuidado quiropráctico, fisioterapia, terapia de masajes y acupuntura. Es indispensable entender la causa y la gravedad de tu dolor de espalda porque esto determina el tratamiento que debes seguir.

Diagnosticar el dolor de espalda

  1. Dale tiempo. La mayoría de los dolores de espalda que surgen a causa del exceso de trabajo o los accidentes menores (por ejemplo, resbalones y caídas) desaparecen por sí solos después de unos días. Por lo tanto, si el dolor no es agudo, ten paciencia ya que la probabilidad de que tu dolor de espalda desaparezca es muy buena con o sin ningún tipo de tratamiento.
    • El dolor agudo combinado con adormecimiento u hormigueo en las piernas a menudo es signo de una lesión de espalda grave.
    • Es importante buscar ayuda profesional si el dolor de espalda también involucra dificultades para orinar, fiebre o pérdida de peso involuntaria.
  2. Saca una cita con tu doctor. Si desarrollas un dolor de espalda que no desaparece tras unos días de haber esperado con calma, saca una cita con tu doctor de cabecera. Él examinará tu espalda (columna vertebral) y te hará preguntas sobre tus antecedentes familiares, dieta y estilo de vida e incluso podría sacarte radiografías o mandarte a hacer un análisis de sangre (para descartar la artritis reumatoide o una infección de la columna vertebral). Sin embargo, tu doctor de cabecera no es un especialista en el sistema musculoesquelético (ortopedista) o en la columna vertebral, así que probablemente necesites que te deriven a otro con capacitación más especializada.
    • Tu doctor de cabecera podría recomendarte antiinflamatorios de venta libre, como el ibuprofeno, o analgésicos (calmantes), como el paracetamol, para ayudarte a lidiar con el dolor de espalda.
  3. Haz que te deriven a un especialista. Considera consultar con un especialista si tu dolor de espalda no se calma a través del descanso y los medicamentos. El dolor lumbar mecánico no se considera una condición médica grave, a pesar de que puede ser tan doloroso y debilitante que te hace faltar al trabajo o dejar de realizar actividades atléticas. Las causas típicas son distensión muscular, esguince de la articulación vertebral, irritación del nervio espinal y desgaste del disco invertebral. Sin embargo, quizás sea necesario consultar con especialistas médicos como un ortopedista, un neurólogo o un reumatólogo para descartar causas más graves como infecciones (por ejemplo, la osteomielitis), cáncer, osteoporosis, fractura de la columna vertebral, hernia discal, enfermedades renales o artritis reumatoide.
    • Las radiografías, las gammagrafías óseas, las resonancias magnéticas, la tomografía computarizada y la ecografía son modalidades que emplean los especialistas para diagnosticar el dolor de espalda.
    • La región lumbar es más vulnerable a sufrir lesiones y dolor porque soporta el peso de la parte superior del cuerpo.
  4. Entiende la causa de tu dolor de espalda. Asegúrate de hacer que el doctor te explique claramente el diagnóstico, en especial la causa (si es posible), y que te proporcione varias opciones de tratamiento para tu condición. Solo las causas más graves de dolor de espalda requieren intervención quirúrgica, lo cual es muy raro. A veces, el dolor de espalda leve desaparece por sí solo después de unos días, pero para el dolor de espalda más debilitante, se recomienda tratamiento porque reduce la duración del dolor y el riesgo de sufrir un problema recurrente (crónico).
    • El dolor de espalda mecánico puede ser agudo, pero no involucra fiebre alta, pérdida de peso rápida, problemas de la vejiga o los intestinos o pérdida del funcionamiento de la pierna, los cuales son signos de una condición más grave.
    • Las causas más comunes de dolor de espalda son mala postura, técnica inadecuada para levantar peso, obesidad, estilo de vida sedentario y traumatismo leve a causa de actividades atléticas.

Tratar las distensiones musculares

  1. Date un baño con sales de Epsom. La distensión (o tirón) muscular es la causa más común de dolor de espalda. Los músculos paraespinales de la región lumbar son gruesos y poderosos, pero se vuelven susceptibles a las lesiones cuando se enfrían, se deshidratan o se estresan. Sumergir toda la espalda y las piernas en un baño de agua tibia con sales de Epsom puede reducir en gran manera el dolor, la hinchazón y la tensión muscular. El magnesio presente en la sal relaja y sana las fibras musculares, lo cual en ocasiones alivia rápido el dolor de forma sorpresiva.
    • Asegúrate de que el baño de sales no esté muy caliente; de lo contrario, jalará agua de tu cuerpo, deshidratará los músculos y aumentará el riesgo de un daño mayor.
    • El dolor de espalda a causa de la distensión muscular normalmente se describe como sordo y de naturaleza profunda y no es especialmente debilitante. Este dolor limita cierto rango de movimiento, pero generalmente no afecta la capacidad de caminar, sentarse y dormir.
  2. Acude a un terapeuta de masajes. La distensión muscular ocurre cuando las fibras musculares individuales son sometidas a un estiramiento excesivo y en consecuencia se produce un desgarro que provoca dolor, inflamación y cierto grado de defensa muscular (espasmo muscular que produce el cuerpo para evitar daños mayores). El masaje de tejido profundo es útil para las distensiones de leves a moderadas gracias a que disminuye el espasmo muscular, combate la inflamación y promueve la relajación. Empieza con un masaje de 30 minutos, centrándote en la región lumbar y las caderas. Permite que el terapeuta avance hasta lo máximo que puedas tolerar sin sentirte incómodo.
    • Siempre bebe mucha agua inmediatamente después de un masaje para eliminar los productos derivados de la inflamación, el ácido láctico y las toxinas del cuerpo. No hacerlo puede provocar dolor de cabeza o náuseas leves.
    • Como una alternativa a la terapia de masajes, coloca una pelota de tenis debajo de tu cuerpo, cerca del dolor de espalda. Rueda la pelota lentamente hasta que el dolor disminuya.
  3. Habla con tu doctor o fisioterapeuta sobre los tipos de ejercicio. Un desgarro muscular se aliviará con mayor rapidez si comienzas a realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento suaves. Asegúrate de siempre realizar ejercicios dentro de un rango de movimiento sin dolor. Si tienes un desgarro muscular agudo (una lesión producida recientemente), comenzar un programa de ejercicios aeróbicos suaves tales como caminar te será beneficioso. Si sientes dolor en algún momento durante el ejercicio, detente y consulta con tu doctor.
  4. Toma relajantes musculares. Los relajantes musculares (como la ciclobenzaprina) alivian la incomodidad del dolor de espalda de leve a moderado que surge a causa de las lesiones musculares. Pero dichos medicamentos tienden a ser fuertes para el estómago, los riñones y el hígado, así que debes considerarlos como una solución a corto plazo en el mejor de los casos. Ten en cuenta que los relajantes musculares pueden provocar una sensación extraña en otros músculos del cuerpo porque circulan por todas partes a través del torrente sanguíneo, no solo por la espalda.
    • Los efectos secundarios del uso de relajantes musculares incluyen somnolencia, resequedad de la boca, estreñimiento y confusión.
    • Una alternativa a los relajantes musculares son los antiinflamatorios como el ibuprofeno.

Tratar los esguinces de las articulaciones

  1. Disminuye tu nivel de actividad. El primer paso es descansar. Detén todas las actividades agravantes con el fin de tratar la lesión, al menos durante unos días. Es posible que necesites más descanso (unas semanas), dependiendo de la gravedad de la lesión lumbar. Para este tipo de dolor, lo mejor es acostarte boca arriba con las rodillas dobladas y las piernas ligeramente elevadas, debido a que esto puede quitar la presión de las articulaciones en la región lumbar y aliviar parte del dolor.
    • Sin embargo, no es una buena idea acostarte boca arriba durante varias horas seguidas. Párate por lo menos una vez cada hora para moverte un poco e intenta dar un paseo diariamente.
    • Evita pasar mucho tiempo sentado (más de 30 minutos seguidos) porque esto añade presión en las articulaciones de la región lumbar y podría irritarlas aún más.
  2. Aplica hielo. La terapia con frío (hielo envuelto en una toalla delgada o bolsas de gel congelado) debe aplicarse en la lesión lo más pronto posible, con el fin de bajar la inflamación. Debes aplicar el hielo durante 10 a 15 minutos cada hora, luego disminuye la frecuencia a medida que el dolor y la inflamación se reducen. Comprimir el hielo contra la espalda ayudará a combatir aún más la inflamación.
    • El dolor de espalda a causa de los esguinces de las articulaciones generalmente se describe como agudo y de naturaleza punzante, y tiende a ser muy debilitante. Este dolor te hace perder la mayor parte del rango de movimiento en la zona afectada y daña claramente la capacidad de caminar, sentarte y dormir.
    • Por lo general, las personas con esguinces de las articulaciones vertebrales caminan encorvadas y hacia un lado porque se producen espasmos en los músculos que rodean las articulaciones afectadas, con el fin de "proteger" la lesión.
  3. Acude a un quiropráctico u osteópata. Los quiroprácticos y osteópatas son especialistas en la columna vertebral que se centran en establecer el movimiento normal y el funcionamiento de las pequeñas articulaciones vertebrales que conectan las vértebras, llamadas articulaciones facetarias espinales. La manipulación manual de las articulaciones (también llamada ajuste articular) sirve para desbloquear o reubicar las articulaciones facetarias que están ligeramente desalineadas, lo cual provoca inflamación y dolor agudo, en especial con el movimiento. Cuando te hacen un ajuste vertebral, a menudo puedes oír un "crujido", similar a cuando te truenas los dedos. También son útiles las técnicas de tracción o estiramiento de la columna vertebral.
    • Aunque un solo ajuste vertebral a veces alivia por completo el esguince de espalda, lo más probable es que necesites 3 a 5 tratamientos para notar resultados significativos.
    • Si el doctor o el quiropráctico determinan que las piernas de distinta longitud o los pies planos son la causa principal del dolor de espalda, podrían recomendarte que uses órtesis, que son dispositivos para el zapato hechos a medida (por ejemplo, plantillas ortopédicas) y sujetan los arcos del pie, promoviendo un mejor biomecanismo al momento de correr o caminar y aliviando el dolor de espalda.
  4. Ponte una inyección en las articulaciones facetarias. Esta inyección implica la introducción de una aguja en los músculos de la espalda y en las articulaciones vertebrales inflamadas o irritadas bajo guía fluoroscópica (radiografía) en tiempo real. Luego, se libera una mezcla de corticosteroides y un anestésico, lo cual alivia rápido el dolor y la inflamación de la zona afectada. Estas inyecciones se realizan entre 20 y 30 minutos y los resultados pueden durar de unas semanas a unos meses.
    • Las inyecciones en las articulaciones facetarias se limitan a 3 dentro de un periodo de 6 meses.
    • Por lo general, empezarás a notar los beneficios de dichas inyecciones el segundo o tercer día posterior a su aplicación. Hasta que llegue este momento, el dolor de espalda podría empeorar ligeramente.

Tratar las condiciones crónicas y degenerativas

  1. Recurre a la fisioterapia. Si tu dolor de espalda es persistente (crónico) y su causa es la debilidad de los músculos espinales, la mala postura o las condiciones degenerativas como la osteoartritis, necesitas considerar alguna forma de rehabilitación. El fisioterapeuta puede enseñarte estiramientos específicos y personalizados así como ejercicios de fortalecimiento para la espalda, las caderas y los abdominales (los cuales pueden relacionarse con el dolor crónico de la región lumbar). Por lo general, es necesario realizar la fisioterapia de 2 a 3 veces por semana durante 4 a 8 semanas para influir de forma positiva en los problemas de espalda crónicos.
    • Si es necesario, el fisioterapeuta puede tratar los músculos adoloridos con electroterapia, como la terapia por ultrasonido, la estimulación muscular electrónica o la microcorriente.
    • Algunos buenos ejercicios de fortalecimiento para la espalda son la natación el remo y las extensiones de espalda, pero primero asegúrate de curar tu lesión.
  2. Prueba la acupuntura. La acupuntura consiste en introducir agujas muy finas en un puntos de energía específicos de la piel o los músculos para reducir el dolor y la inflamación. La acupuntura puede ser eficaz para distintas causas de dolor de espalda, sobre todo si se realiza al inicio de los síntomas. Basándose en los principios de la medicina china tradicional, la acupuntura actúa mediante la liberación de una variedad de sustancias incluidas las endorfinas y la serotonina, lo cual actúa para reducir el dolor.
    • También se afirma que la acupuntura estimula el flujo de energía (conocido como el chi).
    • Diversos profesionales de la salud practican la acupuntura, incluyendo algunos doctores, quiroprácticos, naturópatas, fisioterapeutas y terapeutas de masajes.
  3. Prueba el yoga y la meditación. El yoga y la meditación son otros aspectos de la medicina china tradicional. El yoga podría ser una estrategia eficaz para aliviar el dolor de espalda haciendo que las personas sean más conscientes del movimiento de sus cuerpos. También es útil para estirar los músculos, mejora la flexibilidad y a menudo tiene un efecto calmante o relajante en las personas. La meditación a menudo va de la mano con el yoga y actúa para disminuir el estrés físico y emocional, los cuales contribuyen al dolor de espalda crónico.
    • Se ha demostrado que la meditación de la atención plena es eficaz en la reducción del dolor. Una investigación revelo que 3 sesiones de 20 minutos cada 3 días pudieron reducir considerablemente el dolor. Asimismo, el dolor se redujo después de practicar la meditación, es decir, los resultados perduraron más tiempo después de terminarla.
    • Las personas con depresión o que sufren de traumatismos severos son más propensas a experimentar dolores crónicos.

Consejos

  • Anteriorimente, se pensaba que el reposo total en cama ayudaría a recuperarte del dolor de espalda, pero en la actualidad se reconoce que las personas que permanecen relativamente activas tienen mayores probabilidades de recuperarse más rápido.
  • No levantes objetos simplemente doblando la cintura. En vez de eso, dobla las caderas y las rodillas y luego agáchate para recoger el objeto, manteniendo la espalda recta y sujetando el objeto cerca de tu cuerpo.
  • Para la espalda, la mejor posición para dormir es acostarse de costado con las rodillas dobladas y una almohada entre las rodillas como apoyo. Evita dormir boca abajo.
  • Deja de fumar porque afecta la circulación sanguínea, lo cual da lugar a la falta de oxígeno y nutrientes en los músculos espinales y otros tejidos.
Теги:
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página