Cómo escribir y publicar un libro

Escribir y publicar un libro no es una tarea fácil. Sin embargo, si le pones suficiente dedicación, consigues algunas personas que te puedan ayudar (como agentes y editores) y con tu mente creativa, podrás hacer esta tarea. Empieza por fijarte metas diarias que puedas lograr. Una vez que finalmente tengas un libro, busca tus opciones de publicación. Sé realista en cuanto a tus expectativas. La perspectiva debe ser divertida y no una tarea tediosa. Lograr que te publiquen no es todo lo que hay en el reino de la escritura. ¡Disfruta lo que haces!

Escribir tu libro

  1. Empieza a elaborar ideas. Escribe algunas de estas ideas. Luego selecciona las que desees.
    • Algunas personas pueden empezar a escribir por inspiración con solo una oración. Otras personas pasan meses o años pensando en una historia antes de escribir una palabra.
    • No hay ningún problema independientemente del tipo de escritor que seas. El truco es seguir una idea cuando caes en la fantasía proverbial.
    • Stephen King, un famoso autor, señala que él no escribe ideas en un cuaderno. Para él, “el cuaderno de un escritor es la mejor forma en el mundo de inmortalizar las malas ideas”. Esto no significa que no debas escribir ideas en un cuaderno que tengas. Si eso funciona para ti, lleva un cuaderno y anota tus ideas. No obstante, ten cuidado con las ideas que escribas. Pregúntate a ti mismo: si no escribo esta idea, ¿seré lo suficientemente bueno como para recordarla mañana?
    • Una vez que encuentres inspiración para una idea que deseas seguir, empieza a escribir.
  2. No te preocupes por los errores; después podrás corregir tu texto. Conseguirás las mejores ideas si sigues adelante y no miras la pantalla, obsesionándote con cada pequeño error. Si sigues mirando la pantalla, es probable que quieras cambiar todo de inmediato en vez de seguir adelante con la historia.
    • Cuando escribas un libro y esperes publicarlo, escribirás muchos borradores antes de que esté listo para enviarlo. Algunos de estos borradores probablemente incluyan cambios importantes en tu historia. No obstante, al principio solo tratarás de construir un mundo y de plasmar tus ideas en el papel o en la pantalla.
    • Enfócate en construir tus personajes. Algunos libros tienen una trama pesada y eso está bien. No obstante, un libro que las personas normalmente desean leer es en realidad sobre los personajes y la importancia de la situación que pongas en ellos.
    • A medida que la trama avance a lo largo de la historia, serán los momentos entre los personajes los que venderán un libro. Esto será así independiente de que escribas un libro de fantasía, como Harry Potter, o una novela estricta, como Libertad de Jonathan Franzen.
    • Enfócate en “sobre quién” escribes. El “cuándo”, “qué”, “dónde”, “por qué” y “cómo” vendrán de forma más natural.
  3. Fíjate metas de escritura diaria. No debe haber un límite en cuánto puedes escribir en un día; sin embargo, fíjate un mínimo. Esto te ayudará a enfocarte en la historia.
    • Si te fijas una meta de 300 palabras al día o una meta de 1 hora, cumplirla te ayudará a mantenerte en camino. Escribir 300 palabras al día no es mucho; sin embargo, puede ser un buen punto de partida. Si estás muy ocupado o eres nuevo escribiendo, fíjate una meta más pequeña que puedas cumplir fácilmente.
    • Las metas grandes son mucho más difíciles de cumplir y frecuentemente motivan que no escribas nada. Si das un paso a la vez, posteriormente llegarás a tu meta final y principal.
    • Podrás aumentar tu meta diaria a medida que sigas o si tienes más tiempo para escribir. Solo asegúrate de ajustarte a ella. Incluso si te sientes atascado al escribir, persevera y alcanza tu meta. Nunca sabrás cuando tendrás algo de inspiración.
    • Trabaja en un lugar tranquilo y sin personas. Encontrar un lugar tranquilo donde te puedas concentrar y que puedas hacer tuyo es invaluable al escribir. Incluso si escribes en una cafetería, encuentra una esquina donde no te distraigan mucho.
  4. Mantente diligente. Muchos escritores empiezan con fuerza pero se distraen rápidamente, se sienten aburridos o frustrados con el proceso lento. Una de las mejores maneras más sencillas para evitarlo es simplemente poniéndose uno mismo en la silla.
    • Seguir y alcanzar tu meta diaria te ayudará a mantener el rumbo. Los actos de sentarte en tu silla y trabajar detenidamente te ayudarán a hacer que alcanzar ese objetivo sea una realidad.
    • Trata de tener una hora fija para escribir todos los días a fin de lograr tu meta diaria. John Grisham ha publicado muchos libros exitosos y empezó su carrera de escritor cuando era abogado. Él se despierta muy temprano cada mañana y escribe una página.
    • Haz que escribir sea un hábito que no puedas dejar. Encuentra un lugar único para escribir y hazlo todos los días a la misma hora.
  5. Obtén una opinión anticipada. Aun cuando puedas ser protector con tu trabajo y quieras mantenerlo oculto hasta que “esté listo”, no lo hagas. Obtén una opinión frecuente y anticipada sobre tu texto de parte de las personas en quienes confías que serán honestas contigo.
    • Si todavía no eres parte de un taller local para escritores, considera unirte a uno. Estos grupos te ayudarán a desarrollar tus ideas, te darán comentarios y harán que seas responsable.
    • Utiliza Internet. Si te sientes nervioso por mostrarle tu trabajo a alguien que conoces, encuentra un foro en línea donde puedas obtener opiniones y compartir ideas. Hay páginas como /r/Writing en Reddit.com que te ofrecen opciones para que puedas obtener ayuda con tu trabajo.

Editar el libro y prepararse para publicarlo

  1. Clasifica tu libro. Una vez que termines tu historia, asegúrate de seguir las normas que la editorial Allen & Unwin propone.
    • Si es ficción para menores:
      • para lectores principiantes (de 5 a 8 años), de 5.000 a 10.000 palabras;
      • para lectores seguros (de 7 a 10 años), de 10.000 a 30.000 palabras;
      • para lectores intermedios (de 11 a 14 años), de 30.000 a 55.000 palabras.
    • Si son novelas para jóvenes y adultos:
      • para lectores adolescentes (de 13 a 16 años), de 40.000 a 60.000 palabras;
      • para lectores maduros y mayores (de más de 15 años), de 40.000 a 100.000 palabras.
    • Para que veas una lista completa y encuentres más información sobre escribir y publicar, dirígete a “Submission Guidelines” (normas de presentación) de la página web de Allen & Unwin.[1]
  2. Revisa nuevamente y edita una vez más tu historia. No sientas como si tuvieras que dejar de ver tu historia en determinado punto. Edítala tantas veces como sea necesario.
    • También deberás tomarte un descanso dado que tendrás que editar y ponerle a este proceso la mayor atención posible (o más que al mismo proceso real de escritura). Has estado viviendo en esta historia que creaste y ahora es momento de unas vacaciones. Darte tiempo te ayudará a ingresar a la mentalidad del editor ya que, como editor, tendrás que ver tu trabajo de manera objetiva, listo para desmenuzarlo y hacer cambios.
    • Cuando empieces a editar, edita todo lo que debas hacerlo; no obstante, no sigas editando si no sabes cuál es el problema. Si no tienes una solución concreta, desmenuzarás tu historia y no sabrás cómo volver a juntar todo.
    • Editar demasiado posiblemente es peligroso, por lo tanto, busca a otras personas para que revisen tu trabajo. Otros ojos podrán detectar detalles que hayas obviado debido a que estarás muy vinculado a tu trabajo.
    • Busca a alguien en quien confíes para que te dé notas y comentarios. Hasta ahora, has estado trabajando en el vacío. Habrán partes que tendrás que trabajarlas y que serán difíciles que tú las arregles por tu cuenta.
    • Lee las notas de los demás y luego ponlas a un lado. Probablemente no te gustará lo que digan las notas de los demás. Por lo tanto, lee las notas, desmenúzalas y luego de un rato, vuelve atrás e incorpora las que sean útiles. Olvida las que no lo sean.
  3. Busca un editor que le dé una mirada a tu libro. Después de que tu libro tenga una o más aprobaciones, será momento de conseguir a un editor real para que mire tu libro. Editar no es lo mismo que escribir. Necesitarás a alguien que sepa cómo desmontar un libro, encontrar los problemas y darte consejo sobre cómo volver a juntar todo.
    • Un editor profesional es especialmente valioso si vas a publicar tu mismo. Lo último que querrás es que después de todo tu trabajo duro tu libro tenga un error de ortografía evidente e incluso tonto.
    • El editor adecuado podrá darle claridad y fluidez a tu narrativa sin cambiar tu voz.
    • Tu editor le dará una mirada objetiva muy necesaria a tu trabajo y te ayudará no solo a corregir esos errores pequeños, sino que también te ayudará a encontrar la verdadera historia debajo de todo el material adicional que no necesites.
    • Al final del día, un editor también hará que tu libro luzca profesional.
  4. Dale una revisión final al libro para asegurarte de que estás listo para publicarlo. Una vez que tu editor y tú hayan revisado la versión final de tu libro, asegúrate de que todo esté en orden.
    • Asegúrate de tener listo un buen título para colocarle.
    • Empieza a hacer publicidad en las redes sociales. Crea una página de Facebook y un perfil de Twitter de tu libro. Publica frecuentemente actualizaciones sobre lo que sucede, los siguientes pasos y otra información interesante.

Publicar el libro

  1. Considera conseguir un agente. Los agentes son las personas que trabajarán para ti y te ayudarán a lograr que tu libro se publique y venda. Estas personas tienen contactos en la industria que te ayudarán. Los agentes también son difíciles de encontrar y, si eres nuevo, también te será difícil quedarte con uno.
    • No siempre necesitarás un agente. Si piensas publicar tu mismo, es posible que consideres que puedes prescindir de un agente.
    • Busca agentes en páginas web como PublishersMarketplace.com. Aquí podrás buscar muchos perfiles y ver qué tipos de trabajos se publican.
    • Asegúrate de leer las normas de presentación del agentes antes de enviar tus materiales. Comúnmente necesitarás:
      • carta de consulta (una carta de promoción de una página que describa tu trabajo);
      • sinopsis del libro (un breve resumen de tu historia);
      • capítulos de muestra o tu manuscrito completo;
      • propuesta de no ficción (si escribes un texto de no ficción). Este es un documento muy detallado, normalmente de 20 a 30 páginas, que resume tu argumento por el cual tu libro merece publicarse.
  2. Investiga distintos editoriales. Es posible que elijas publicar tú mismo; no obstante, es mejor publicar con una editorial muy reconocida a fin de lograr un mayor público.
    • Algunas editoriales solo eligen publicar o incluso leer el material que solicitaron. Lo mismo sucede con los manuscritos que han pasado por un agente.
    • A los agentes y editoriales también les gustan los materiales que vienen de escritores o autores que ya son conocidos. Sin embargo, esto no significa que no podrás atraer la atención de algunas personas. Ellos querrán ver que tienes seguidores y que te promocionas tú mismo en las redes sociales.
    • Algunas editoriales, como Penguin o Allen & Unwin, también verán tu manuscrito si un agente no te representa.
    • Revisa las opciones que tienes para publicar tú mismo. Publicar uno mismo puede sonar como una forma de evitar que muchas personas simplemente te digan “no”. No obstante, es un trabajo difícil; y la razón por la cual hay muchas personas que publican libros es porque saben cómo hacerlo mejor. Si vas a publicar tú mismo, tendrás que encontrar un buen distribuidor en caso publiques copias impresas. También podrás publicar tú mismo tu historia como si fuera un libro electrónico mediante páginas como Amazon.
  3. Reduce tus opciones de publicación. Una vez que te hayas decidido por algunas editoriales (mientras más, mejor), empieza a investigarlas con mayor profundidad.
    • Algunas editoriales eligen publicar solo a adultos y en géneros seleccionados, mientras que otras pueden tener una gama más amplia de libros que aceptan.
    • Toda la información debe estar disponible en la página web de la editorial. Algunas tendrán normas y límites de palabras distintos o indicarán si tienen que solicitar tu libro o no.
    • Casi todas las editoriales solicitan una copia en papel (impreso) del manuscrito de tu historia. Asimismo, ten en cuenta las especificaciones. Algunas editoriales prefieren que el texto tenga espacio a doble línea, con un determinado tipo de fuente en un tamaño determinado, etc.
    • Ajústate a lo que especifiquen. No envíes copias por correo electrónico o en un disco, a menos que indiquen que sí puedes hacerlo.
    • Nunca envíes tu original, solo la copia de algo. No te devolverán tus materiales.
  4. Considera publicar tú mismo en línea. Publicar en línea un libro es una opción viable y popular. La mayor oportunidad para hacerlo mediante este método es con el programa Kindle Direct Publishing (publicación directa con un Kindle) de Amazon. Simplemente puedes subir tu manuscrito al programa y empezar a vender copias.
    • El servicio KDP es de uso gratuito; sin embargo, Amazon conservará hasta el 70 % de tus ganancias.
    • Si vas a publicar tú mismo en línea, asegúrate de haber logrado que editen tu libro de manera profesional y de que un diseñador gráfico profesional haya diseñado la cubierta.
    • Todo el trabajo de promoción de tu libro también recaerá sobre ti cuando utilices este método.
    • Sé realista. Lo más probable es que tu libro no llegue a ser el próximo gran éxito. No ganarás fama de la noche a la mañana. En muchos casos se necesitan varios años y muchos libros para ganar una sólida reputación.
  5. Espera y sé paciente. Envía tus copias a todas las editoriales disponibles que puedas.
    • Podría tomar hasta cuatro meses o más para lograr que revisen tu libro.
    • Si obtienes un “sí” de una editorial, ¡bien hecho! ¡Tendrás la oportunidad de ver tu libro en las tiendas! No obstante, es posible que la editorial no lo publicite por ti. Esa tarea recaerá en un agente. La buena noticia es que es más fácil conseguir un agente después de tener un acuerdo de publicación de un libro. No obstante, en la mayoría de casos la publicidad normalmente recaerá sobre ti.

Consejos

  • Recuerda: independientemente de tu edad, la mayoría de editoriales publicarán tu libro si la historia es buena. Prepárate para aceptar las críticas y utilizarlas sabiamente.
  • Edita siempre tu propio trabajo antes de enviarlo. Ninguna editorial aceptará tu trabajo si está lleno de inconsistencias o errores ortográficos y gramaticales. También considera que un editor profesional te ayude.
  • ¡Sigue escribiendo! Si bien cada persona tiene un estilo de edición distinto, la mayoría de personas considera que es muy útil escribir tanto como sea posible cuando las ideas están frescas y revisar la historia posteriormente.
  • Recuerda la etiqueta de agente y editorial. Sigue siempre las normas de presentación. La paciencia es la clave. Después de uno o dos meses sin respuesta, tal vez puedas intentar con otras editoriales. Recuerda: normalmente el trabajo que no solicitan lo dejan para después y puede tomar meses para que lo vean.
  • Las editoriales no siempre publicitarán tu libro. Eso depende de ti, el autor. Una editorial lo comercializará, pero no lo publicitará, excepto quizás en la página web. Díselo a tus amigos y familiares y reparte volantes en tu pueblo o ciudad. Crea páginas en redes sociales para publicitar el libro. Algunas veces es posible que incluso logres que una librería local lo publicite.
  • Intenta con varias editoriales. Algunas se interesarán en ti y otras no.
  • Si tienes una idea, simplemente empieza a escribir y no te detengas si te sientes desanimado. En realidad sentarte a escribir puede ser la parte más difícil.
  • Ajústate a la historia que estés escribiendo actualmente. Si tienes otra idea, apúntala y trata de ver dónde puede calzar sin llevar la historia a otra dirección completamente distinta.
  • No pienses en si a las personas les gustará o no tu libro. No todas las personas aman cada género y tipo de historia.
  • Primero planifica tu historia: así será menos probable que te salgas de la ruta. Esto también te ayudará a recordar algunos detalles.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página