Cómo lidiar con alguien que sufre de trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

Опубликовал Admin
El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad en el que la persona se obsesiona con un aspecto determinado de la vida que considera como peligroso, amenazante, vergonzoso o condenatorio. Por lo general, un ser querido con este trastorno puede influenciar en los espacios comunes para vivir, en las rutinas cotidianas y en los aspectos prácticos de la vida. Aprende a lidiar con alguien que tenga un TOC al reconocer las señales, desarrollar las interacciones de apoyo y al tomarte el tiempo para ti mismo.

Vivir la vida diaria con tu ser querido

  1. Evita los comportamientos facilitadores. Un familiar o ser querido que padece TOC puede influenciar considerablemente en el entorno y el horario del hogar. Es muy importante saber qué comportamientos reducen la ansiedad pero que permiten que el ciclo del TOC continúe. Es tentador que los familiares se involucren o permitan que los rituales continúen. Al admitirle a tu ser querido estos comportamientos, perpetúas el ciclo de miedo, obsesión, ansiedad y compulsión.
    • De hecho, las investigaciones han demostrado que permitirle la persona continuar con sus rituales o modificar las rutinas en realidad empeora los síntomas del TOC.
    • Algunos rituales que probablemente no debas facilitar son: responder preguntas repetitivas, tranquilizar a la persona por sus temores, que la persona se imponga a los que están sentados en la mesa o que les pida a los demás que hagan ciertas cosas varias veces antes de servir la comida. Es fácil caer en este comportamiento favorecedor porque los rituales y conductas se consideran inofensivos.
    • No obstante, si el comportamiento favorecedor se ha mantenido durante un tiempo prolongado, detener repentinamente todos los rituales podría ser demasiado abrupto. Infórmale a la persona que disminuirás tu participación en sus rituales y crea un tiempo límite para la cantidad de veces al día que le ayudarás a realizarlos. Luego reduce gradualmente esta cantidad de tiempo hasta que dejes de participar en ellos.
    • Podría serte útil contar con un diario de observación donde anotes los momentos en que los síntomas parecen surgir o empeorar. Esto será particularmente útil si el familiar con TOC es un niño.
  2. Mantén tu horario regular. Si bien es un punto de estrés para esta persona y será difícil no ceder ante sus deseos, es importante que tanto tú como los demás a su alrededor continúen con sus vidas con normalidad. Lo mejor es llegar a un acuerdo con la familia en el que la condición de tu ser querido no afecte las rutinas u horarios familiares. Asegúrate de que tu ser querido sepa que le brindarás tu apoyo y que sabes que su angustia es real, pero que no apoyarás su trastorno.
  3. Pídele a tu ser querido que limite sus comportamientos relacionados con el TOC a determinadas áreas de la casa. Si necesita se involucra en un determinado comportamiento relacionado con el TOC, sugiérele que puede hacerlo en ciertas habitaciones de la casa. Evita que las habitaciones comunes se vean involucradas en estos tipos de comportamientos. Por ejemplo, si tu ser querido necesita asegurarse de que las ventanas estén cerradas, sugiérele que lo haga en la habitación y el baño, pero no en la sala de estar o la cocina.
  4. Ayuda a tu ser querido a que se distraiga de sus pensamientos. Cuando tu ser querido sienta el impulso de involucrarse en un comportamiento compulsivo, ayúdalo brindándole alguna clase de distracción como salir a caminar o escuchar música.
  5. No etiquetes o culpes a la persona por su TOC. Evita etiquetar a tu ser querido por su condición. También evita culparlo o castigarlo cada vez que su comportamiento se vuelva frustrante o abrumador. Esto no es productivo ni para tu relación ni para la salud de tu ser querido.
  6. Crea un entorno solidario para tu ser querido. Independientemente de cómo te sientas con respecto al TOC, es necesario que brindes tu apoyo. Consulta con tu familiar acerca de su miedo, obsesión y compulsión específicos. Pregúntale de qué manera puedes ayudarlo a reducir sus síntomas (que no sea cumplir con sus rituales). Explícale con un tono de voz tranquilo que sus compulsiones son un síntoma del TOC y dile que no participarás en ellas. Este recordatorio tranquilo podría ser lo que necesita para resistir las compulsiones en esta oportunidad, lo podría dar lugar a más momentos en los que pueda resistirlas.
    • Esto es muy diferente de admitir el comportamiento de tu ser querido. Brindar tu apoyo no significa admitir los comportamientos propios del TOC, sino hacer que la persona se haga responsable de una manera solidaria y ofrecerle un abrazo cuando lo necesite.
  7. Incluye a tu ser querido en la toma de decisiones. Es importante que tu ser querido se sienta incluido en las decisiones que se toman con respecto a su TOC. Esto es especialmente válido para un niño con este tipo de trastorno. Por ejemplo, puedes hablar con tu ser querido para averiguar si quiere contarle a sus maestros sobre su problema.
  8. Celebra los pasos pequeños. Superar un TOC puede ser difícil, por lo que es necesario que felicites a tu ser querido cada vez que haga mejoras pequeñas. Incluso si parece un paso pequeño, como no verificar las luces antes de dormir, significa una mejoría pequeña para tu ser querido.
  9. Aprende métodos para reducir el estrés en el hogar. En muchas ocasiones, los familiares participan en los rituales de un ser querido en un intento por reducir la angustia que siente esta persona o para evitar la confrontación. Reduce el estrés al alentar a tu familia a aprender técnicas de relajación, tales como el yoga la meditación consciente o la respiración profunda. Aliéntalos a ejercitarse, a adoptar hábitos alimenticios saludables y a dormir de manera adecuada, lo que puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad.

Cuidarte

  1. Busca un grupo de apoyo. Busca el apoyo de un grupo o de la terapia familiar. Los grupos orientados a las personas que tienen seres queridos con una condición de salud mental puede proporcionarte el apoyo para tus frustraciones así como una mayor educación sobre el TOC.
    • La Fundación Internacional del TOC (International OCD Foundation) cuenta con un directorio donde puedes encontrar a algunos grupo de apoyo.
  2. Considera la posibilidad de someterte a una terapia familiar. Por medio de esta terapia, el terapeuta puede informarte acerca del trastorno de tu ser querido así como ayudarte a elaborar un plan que te permita equilibrar nuevamente el sistema familiar.
    • La terapia familiar se enfoca en el sistema familiar y evalúa las relaciones existentes entre los miembros de la familia en un esfuerzo por entender los comportamientos, las actitudes y las creencias que contribuyen al problema en cuestión. En el caso del TOC, esta terapia podría consistir en examinar qué familiares pueden ayudar a reducir la ansiedad, las cosas inútiles, los momentos del día en que los síntomas del TOC son más difíciles de lidiar para la persona afectada y para los demás familiares, así como la razón por la que lo son.
    • Tu terapeuta también puede sugerirte los comportamientos que no refuerzan los rituales y las medidas a tomar específicas para la situación de tu ser querido.
  3. Tómate el tiempo para estar lejos de tu ser querido. Aléjate de tu ser querido por un tiempo para relajarte. En ocasiones, preocuparte por la condición de tu ser querido puede hacerte sentir como si también tuvieras este trastorno. Pasar un tiempo lejos de tu ser querido puede brindarte un momento de relajación y recomposición con la finalidad de estar mejor preparado para lidiar con los factores estresantes producto de la ansiedad y comportamientos de tu ser querido.
    • Planifica salidas con tus amigos una vez a la semana para tener un descanso breve de tu ser querido. También puedes establecer tu propio espacio en casa que te permita relajarte. Escabúllete hacia tu habitación para leer un libro o tómate el tiempo para darte un baño de burbujas cada vez que tu ser querido no esté en casa.
  4. Persigue tus propios intereses. No te dejes envolver por el trastorno de tu ser querido hasta el punto de olvidarte de realizar las cosas que disfrutas. En cualquier relación, es importante separar tus propios intereses de los de la otra persona y, cuando lidias con alguien que sufre un TOC, es sumamente crucial que tengas tus propias formas de desfogue.
  5. Recuerda que tus propios sentimientos son normales. Recuerda que sentirte abrumado, furioso, ansioso o confundido por la condición de tu ser querido es algo muy normal. El TOC es una condición complicada y suele provocar confusión y frustración en todas las personas involucradas. Ten en cuenta que es necesario lidiar con estas frustraciones y sentimientos en lugar de con tu ser querido. Si bien este comportamiento y ansiedad pueden llegar a ser irritantes y abrumadores, recuerda que tu ser querido no es la enfermedad en sí, sino algo mucho más grande que eso. Asegúrate de separar estos aspectos para evitar un conflicto o sentir amargura hacia esta persona.

Sugerirle a tu ser querido que busque ayuda profesional

  1. Sugiérele a tu ser querido que se someta a un diagnóstico. Conseguir un diagnóstico oficial puede ayudarlo a lidiar con el trastorno y comenzar el tratamiento. Consulta con el médico de esta persona para que realice un examen completo, pruebas de laboratorio y un análisis psicológico. Si tienes pensamientos obsesivos o exhibir comportamientos compulsivos no significa que padezcas un TOC. Las personas que padecen este trastorno se encuentran en un estado de angustia donde los pensamientos y las compulsiones interfieren con sus vidas. Para diagnosticar un caso de TOC, es necesario que la persona afectada sufra obsesiones o compulsiones, o ambas. Para tener un diagnóstico profesional, es necesario abarcar las siguientes señales:
    • Las obsesiones incluyen pensamientos o impulsos que nunca desaparecen e interfieren con la vida cotidiana además de ser incómodas. Estas obsesiones pueden generar un estrés considerable.
    • Las compulsiones son comportamientos o pensamientos que una persona repite reiteradas veces. Entre ellas pueden estar las compulsiones por lavarse las manos o contar. La persona siente que debe cumplir con ciertas reglas estrictas que se autoimpone. Estas compulsiones se producen para reducir la ansiedad o con la finalidad de impedir que algo se produzca. Por lo general, las compulsiones son irracionales e ineficaces en la reducción o prevención de la ansiedad.
    • Las obsesiones y compulsiones suelen producirse más de una hora al día o interferir con la vida cotidiana.
  2. Alienta a tu ser querido a que visite a un terapeuta. El TOC es una condición muy compleja y es una que generalmente requiere la ayuda profesional en forma de terapia y medicamentos. Por ello, es importante alentar a tu ser querido a que busque ayuda de un terapeuta para tratar su trastorno obsesivo compulsivo. Un método terapéutico que puede ser muy útil en el tratamiento del TOC es la terapia cognitivo-conductual (TCC). Mediante ella, el terapeuta ayudará a las personas a cambiar su percepción de los riesgos y a desafiar la realidad de sus temores.
    • La TCC les ayuda a las personas que sufren este trastorno a examinar sus percepciones del riesgo potencial que influyen en sus obsesiones con la finalidad de desarrollar una percepción más realista de su miedo. Además, esta terapia ayuda a examinar la interpretación de los pensamientos invasivos, pues la importancia que la persona les da y la manera en que los interpreta suele generarle ansiedad.
    • Se ha demostrado que la TCC surte efecto en un 75 % de los pacientes con TOC.
  3. Recurre al tratamiento de exposición y prevención de respuesta. Una parte de la terapia cognitivo-conductual puede ayudar a reducir el comportamiento ritual y a establecer comportamientos alternativos al momento de exponerse a los miedos, pensamientos y situaciones. Esta parte de la TCC se conoce como exposición y prevención de respuesta.
    • Este tipo de tratamiento consiste en exponer gradualmente a la persona al objeto de su miedo u obsesión mientras se abstiene de actuar con base en sus compulsiones. Durante este proceso, la persona aprende a lidiar y controlar su ansiedad hasta que logre sumergirse en ella por completo.
  4. Sugiérele a tu ser querido que consuma medicamentos. Entre los medicamentos que sirven para tratar el TOC están los diferentes tipos de antidepresivos tales como los ISRS, los cuales ayudan a aumentar la cantidad disponible de serotonina presente en el cerebro con la finalidad de reducir los niveles de ansiedad.

Reconocer la presencia del TOC

  1. Busca las señales que indiquen la presencia del TOC. El TOC se manifiesta por medio de los pensamientos los cuales se materializan en el comportamiento de una persona. Si sospechas que alguien que importa sufre un TOC, sigue los siguientes pasos:
    • Los grandes periodos inexplicables que la persona pasa a solas (en el baño, al vestirse, al hacer la tarea, etc.)
    • Repetición continua de las cosas (comportamientos repetitivos)
    • El cuestionamiento continuo de autojuicio, y una necesidad excesiva de consuelo
    • Tareas simples que requieren esfuerzo
    • Tardanzas permanentes
    • Un aumento de la preocupación por las cosas y detalles más insignificantes
    • Reacciones emocionales extremas e innecesarias ante las cosas pequeñas
    • Incapacidad para dormir de manera adecuada
    • Permanecer despierto hasta tarde para hacer las cosas
    • Un cambio significativo en los hábitos alimenticios
    • Un aumento en la irritabilidad y la indecisión
  2. Determina lo que son las obsesiones. Las obsesiones pueden consistir en el temor a la contaminación, a ser lastimado por alguien y a ser perseguido por Dios u otros líderes religiosos a causa de los pensamientos que contienen imágenes no deseadas, tales como las imágenes o pensamientos sexuales que serían blasfemos. El miedo es lo que impulsa el TOC y aun cuando sea improbable y de bajo riesgo, las personas que sufren este trastorno siguen teniendo mucho miedo.
    • El miedo conduce a la ansiedad, lo que impulsa las compulsiones. Además, la persona con TOC emplea dichas compulsiones como una forma de aliviar o controlar su ansiedad producida a causa de su obsesión.
  3. Aprende lo que son las compulsiones. Por lo general, las compulsiones son actos o comportamientos tales como recitar una determinada oración una cierta cantidad de veces, o revisar la estufa de manera repetitiva o las cerraduras de la casa una cantidad determinada de ocasiones.
  4. Infórmate sobre los tipos de TOC. Cuando la mayoría de nosotros pensamientos en este trastorno, se nos vienen a la mente las personas que se lavan las manos 30 veces antes de salir del baño o aquellas que encienden y apagan las luces exactamente 17 veces antes de acostarse. En la actualidad, el TOC puede aparecer en muchas formas distintas:
    • Las personas que tienen una compulsión por lavarse las manos tienen miedo a la contaminación y generalmente lo hacen con frecuencia.
    • Las personas que revisan las cosas repetitivamente (horno apagado, puerta cerrada, etc.) tienden a relacionar diariamente los objetos con el daño o el peligro.
    • Las personas con un fuerte sentimiento de duda o pecado podrían esperar que les sucedan cosas terribles y que incluso podrían sufrir un castigo.
    • Las personas que están obsesionadas con el orden y la simetría suelen tener supersticiones sobre los números, los colores o los arreglos.
    • Las personas que tienden a acumular cosas podrían tener miedo a que suceda algo malo si desechan incluso las cosas más pequeñas. Es necesario guardar todo, desde la basura hasta los recibos antiguos.

Consejos

  • Ten paciencia con tu ser querido con TOC. Bríndale tu apoyo, pero no le permitas que siga desarrollando “patrones” nuevos al tener rutinas idénticas. Ayúdalo a ser más independiente y demuéstrale que tiene la capacidad para cambiar.
Теги: