Cómo evitar que las hormigas entren a tu casa

Опубликовал Admin
23-03-2017, 09:20
757
0
En la Tierra, la población de hormigas es mucho mayor que la de seres humanos en una proporción de 140000 a 1. Sin embargo, eso no significa que sean bienvenidas en tu casa. Puedes impedir su entrada destruyendo su nido, eliminando sus fuentes de comida, construyendo barreras y atrapando a sus exploradoras. Sigue leyendo para aprender cómo evitar que las hormigas entren en tu casa sin ser invitadas.

Impedir la entrada de las hormigas

  1. Sella todas las áreas de acceso. Dado que las hormigas son diminutas, pueden encontrar miles de entradas diminutas hacia tu residencia. Algunas de ellas son fáciles de identificar; otras solo serán descubiertas cuando haya una hilera de hormigas desfilando a través de dichas entradas. Primero, averigua por dónde entran a la casa: sigue el camino de las hormigas para ver por dónde entran y salen de tu casa. Sella todos los agujeros que puedas encontrar usando un sellador de silicona, masilla, pegamento o yeso. Los métodos temporales podrían incluir vaselina o masilla adhesiva.
    • Si usas un sellador temporal (como la masilla adhesiva), solo hazlo hasta que puedas llenar el espacio con una solución más permanente. Un material débil se deteriora con el tiempo y el espacio volverá a abrirse.
  2. Sella las grietas con silicona. Cierra los espacios alrededor de las ventanas, las puertas y las paredes. Bloquea cualquier espacio que podría permitir el paso de un ejército de hormigas. Tus esfuerzos para sellar las entradas serán más eficaces si eres meticuloso.
    • Un beneficio adicional de sellar tu casa es que podrás controlar la temperatura de manera más eficaz y, por lo tanto, tendrás facturas de electricidad más bajas. Además, este es uno de los métodos menos riesgosos para los niños o las mascotas.
  3. Reviste las entradas sospechosas con sustancias repelentes de hormigas. Esta es una táctica más agresiva que simplemente sellar las grietas. Puedes crear barreras de químicos y polvos que repelen (e incluso matan) a las hormigas indeseables. Considera la posibilidad de utilizar tierra de diatomeas, sal e incluso venenos comerciales para hormigas. Esto podría funcionar como una forma de señuelo.
    • La tierra de diatomeas es un polvo fino que mata a las hormigas sacando toda la humedad de sus cuerpos. Actúa absorbiendo la humedad de la hormiga, pero es más eficaz en ambientes secos. Además, no debes dejar que nadie en la casa (en especial las mascotas y los niños) huela esta tierra.
    • Utiliza sal. La sal tiene un efecto secante similar en las hormigas, en especial si la transportan a sus nidos. Puedes esparcirla debajo de las puertas, cerca de las ventanas y a lo largo de los bordes de las paredes.
  4. Haz una barrera de cinta adhesiva. Reviste tu cocina con cinta adhesiva, con la parte pegajosa hacia arriba. No es necesario que utilices ningún veneno o polvo que ensucie. Cuando las hormigas traten de trepar por encima de la cinta podrían pegarse a la parte adhesiva, lo cual las detiene de forma eficaz en sus caminos. Asegúrate de que las hormigas no puedan arrastrarse por debajo de la cinta. Usa cinta adhesiva de doble cara o pega con cinta la parte posterior de la cinta adhesiva a los pisos, las paredes y las encimeras de modo que no haya espacio para las hormigas por debajo.
  5. Trata de hacer una barrera de talco en polvo. Se cree que el talco en varias formas disuade a las hormigas, aunque no se entiende muy bien el mecanismo de acción. La tiza de sastre y el talco para bebés suelen contener talco, así que puedes usarlos para crear una barrera contra las hormigas. Independientemente de la forma de talco utilices, ten en cuenta que se trata de un carcinógeno potencial.
    • Muchas fuentes recomiendan usar tiza normal. Sin embargo, está hecha de yeso, no de talco. Esta idea errónea podría ser consecuencia de una confusión con la "tiza para hormigas", la cual es un insecticida que luce igual que la tiza normal. Se prohibió en los Estados Unidos en la década de 1990, pero aún podrías encontrarla en ciertos mercados clandestinos.
    • Algunas marcas de talco para bebés están hechas de maicena, así que no serán eficaces contra las hormigas. Verifica los ingredientes antes de construir la barrera.
  6. Utiliza repelentes de hormigas no tóxicos. También puedes proteger tu casa con aromas y sustancias que las hormigas detestan. Considera una combinación de vinagre, aceite de menta, canela, pimienta negra, pimienta de cayena, clavos de olor enteros y hojas de laurel.
    • Ten cuidado dónde colocas los repelentes, así que mantén las pimientas y las cosas picantes lejos de los niños y las mascotas curiosas.

Matar a las hormigas manualmente

  1. Aplasta a las exploradoras. Las colonias regularmente envían hormigas solas para verificar las fuentes de comida. Si ves una hormiga andando por tu mesa de centro, no permitas que regrese viva a su nido. Esta le dirá a la colonia dónde derramaste el jugo de manzana. Si la exploradora logra regresar al nido y trae algunas hormigas, estas seguirán el rastro de olor en una sola fila. A menos que estés listo para atraparlas y esperar, aplástalas a todas y de inmediato.
    • Rocía el camino con un limpiador multiuso o con una solución de lejía y luego límpialo con una toalla de papel húmeda. Rociar el nido puede ser eficaz, pero debes asegurarte de acabar con todas. Si solo matas parte de la colonia, simplemente estarás animando a algunas especies de hormigas a establecer nuevas colonias, lo cual finalmente no evitará que las hormigas entren en tu casa.
    • Si quieres una solución más rápida, pásales la aspiradora a todas. Luego, aspira un poco de talco en polvo o tierra de diatomeas para acabar con las hormigas en el interior de la aspiradora. Este segundo paso es importante para asegurarte de que las hormigas no sobrevivan en el viaje a la aspiradora.
    • Si no tienes mucho tiempo, usa las manos o una toalla mojada. Aplasta las hormigas o límpialas hasta erradicarlas por completo. No necesitas métodos sofisticados para eliminar a las exploradoras.
  2. Utiliza agua. Si las hormigas están por todo el suelo, tírales un poco de agua y límpialas con una toalla de papel. Si están en tu cama, agarra un buen puñado de toallas de papel y una taza de agua. Moja las toallas en el agua. Escúrrelas hasta dejar salir toda el agua adicional (no querrás dormir en una cama empapada) y luego límpialas todas.
    • Repite este proceso según sea necesario. Es posible que necesites hacerlo muchas veces para eliminar todas las hormigas de tu casa.
  3. Destruye el nido. Si las hormigas siguen invadiendo tu casa, tendrás que atacar la suya. Si logras localizar el nido, puedes verter varios litros de agua hirviendo en él para matar al instante a la mayor parte de los insectos que se encuentren dentro. Si no sabes de dónde salen, tu mejor alternativa es ponerles un señuelo.
  4. Mata a la reina. La forma más permanente para deshacerte de las hormigas es destruir su origen: la hormiga reina. La reina produce una gran cantidad de hormigas y le da instrucciones al nido. Destruye a la reina y dispersarás a las hormigas. Puedes encontrarla en el centro del hormiguero. Si es posible, sigue el camino de las hormigas de regreso al nido.
    • Considera la posibilidad de contratar a un exterminador. Si el camino de las hormigas obreras desaparece en la pared de tu cocina, te será mucho más difícil rastrearlas. En ese caso, un exterminador puede hacer el trabajo en tu lugar.

Eliminar las fuentes de comida

  1. No dejes alimentos afuera. Estas hormigas entran en tu casa porque hay algo allí para ellas: una fuente de comida o un ambiente cálido. Si tu casa está muy sucia, las hormigas se reproducirán, así que asegúrate de limpiar a diario. Mientras más limpia mantengas la casa, menos tendrán que comer y más probable será que busquen alimento en otro lugar.
    • Limpia con un trapo todas las superficies. Rocía las mesas y las encimeras con un blanqueador suave o una solución de vinagre. Asegúrate de mantener un régimen de limpieza regular al barrer, trapear y pasar la aspiradora por lo menos unos cuantos días a la semana.
    • Si por accidente dejas algo afuera, aprovecha la oportunidad para rastrear el camino de las hormigas de regreso a su colmena. Puede ser tentador limpiar un enjambre de inmediato, pero trata de pensar en el problema a largo plazo.
  2. Recuerda que es suficiente con una hormiga. Si ves una hormiga solitaria deambulando por las encimeras, significa que es una exploradora que está inspeccionando tu cocina en busca de aromas y fuentes de comida. Si dicha hormiga descubre una fuente alimenticia percibida (incluso una mancha pegajosa de dulce en la encimera), llevará la información a su nido y tendrás una infestación en poco tiempo.
  3. Almacena los alimentos en recipientes herméticos. Incluso si has guardado tu comida en una despensa, las hormigas pueden abrirse paso de todas maneras por los agujeros más pequeños. Si pueden olerla y alcanzarla, se desplazarán en manada hacia ella. Poner la comida en recipientes herméticos tiene el beneficio adicional de mantenerla más fresca.
    • Considera la posibilidad de comprar táperes u otros tipos de recipientes sellados sellados y estandarizados. Podría ser más fácil mantener un registro de tus recipientes (tapas y fondos) si usas un juego uniforme.
    • Considera la posibilidad de lavar los recipientes herméticos y luego reutilizarlos para almacenar alimentos. Podrías usar un bote de yogur hermético, una caja de plástico de comida para llevar o incluso una bolsa con cierre hermético ligeramente usada.
  4. Mantén limpio el fregadero. Esto significa que no debe haber platos sucios, agua estancada para que beban las hormigas y comida en el drenaje. Si te lavas las manos, los alimentos y los platos en este fregadero, debes asegurarte de que sea un ambiente seguro e higiénico.
    • Coloca los boles de comida de las mascotas en un bol ligeramente más grande y luego añade un poco de agua a este último. Esto creará un foso alrededor de la comida de las mascotas que las hormigas no podrán cruzar con facilidad.

Colocar un señuelo para las hormigas

  1. Elige el veneno. Mezclar ácido bórico en polvo o bórax con jarabe de arce es el señuelo más común. Algunos venenos para hormigas populares monetizan esta mezcla. El ácido bórico afecta a las hormigas tanto externa (cuando está en la forma de polvo y es similar a la tierra de diatomeas) como internamente (cuando la ingieren). Las hormigas transportan el veneno (bórax o ácido bórico) a la colonia y lo propagan alrededor. Si usas la cantidad adecuada y lo haces en el momento oportuno, podrás eliminar a una colonia numerosa, pero esto podría tardar desde varias semanas hasta unos cuantos meses.
  2. Mezcla el señuelo cuidadosamente. Si el señuelo es muy fuerte, matará a las hormigas antes que lleguen a casa y, si es muy débil, solo debilitará a la colonia temporalmente. Planea bien las cantidades. La idea es que el veneno se esparza por toda la colonia antes de matar a las hormigas indeseables. El ácido bórico mata a las hormigas, el agua diluye el ácido bórico y el azúcar atrae a las hormigas. Prueba las siguientes recetas:
    • Mezcla 1 taza de agua, 2 tazas de azúcar y 2 cucharadas de ácido bórico.
    • Mezcla 3 tazas de agua, 1 taza de azúcar y 4 cucharaditas de ácido bórico.
  3. Administra el señuelo. Trata de hacer que la mezcla repose en una tapa volteada o en un plato bajo para su fácil acceso. Si tienes mascotas o niños pequeños, deja el señuelo en un recipiente que permita la entrada de las hormigas, pero que no sea lo suficientemente ancho como para que las criaturas más grandes accedan al veneno. Sacude cuidadosamente el veneno en la base de una lata de metal y luego aplasta un lado de esta, pero deja un espacio que sea lo suficientemente delgado para que entren las hormigas.
  4. Espera a que las hormigas aparezcan. Retira cualquier repelente, si los usaste. La idea de colocar un señuelo es atraer a las hormigas para que se derroten a sí mismas. No atraigas a nuevas hormigas con el señuelo o, de lo contrario, podrías atraer a nuevas colonias.
  5. Acerca cada vez más el señuelo al nido. Una vez que haya una fila de hormigas carroñeras y ocupadas, coloca el señuelo junto al camino. El enjambre de hormigas se desviará y empezará a dar vueltas alrededor del señuelo. Sigue alejándolo más de tu cocina y acercándolo más al lugar por donde entran las hormigas a tu casa.
    • Ten cuidado de no colocar el señuelo directamente por encima del camino de las hormigas. Las confundirás e interrumpirás su regreso a casa, lo cual le restará eficacia a la estrategia del señuelo.

Consejos

  • Si quieres deshacerte de las hormigas rojas, usa solo un repelente para insectos.
  • Si el enjambre de hormigas es más grande de lo que puedes manejar, busca la ayuda de amigos o exterminadores.
  • La mayoría de los ambientadores matan a las hormigas al entrar en contacto con ellas. Estos funcionan tan bien como la mayoría de los repelentes y hacen que la cocina huela rico.
  • Puedes repelerlas con una variedad de artículos caseros, entre los que están el vinagre, la pimienta de cayena, la pimienta negra, la canela, el limpiador de vidrios Windex y la tiza.
  • Si estás tratando con hormigas rojas, debes abandonar el lugar y llamar a un exterminador para que se haga cargo de ellas. Son violentas y corres el riesgo de que te piquen.
  • Si no puedes encontrar el hormiguero, coloca algo de comida sobre la mesa. Una hormiga la verá y les avisará a las demás en el nido. Sigue a la hormiga, pero no la mates mientras te muestra el camino.
  • El limpiador de vidrios Windex mata a las hormigas con el contacto.

Advertencias

  • La tierra de diatomeas puede provocar alergias o dificultades para respirar. Investiga a fondo antes de utilizarla.
  • Si hay niños pequeños en tu casa, debes evitar colocar trampas para hormigas. La mayoría de dichas trampas contienen venenos y otras sustancias dañinas.
  • Las trampas con pegamento no son tóxicas.
  • Ten cuidado si estás cerca de una ola grande de hormigas rojas.
Теги:
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página
ТОП Комментарии