Cómo tratar una conmoción cerebral leve

Las conmociones cerebrales son traumatismos leves que ocurren debido a una caída, un golpe o, en general, cualquier incidente en el cual la cabeza se mueva rápidamente de un lado a otro, sacudiendo al cerebro dentro del cráneo. Por lo general, las conmociones cerebrales son leves y quienes las padecen logran recuperarse del todo, aunque no es fácil detectar los síntomas y estos pueden desarrollarse lentamente y durar varios días o incluso semanas. Por tanto, debes consultar con tu médico en caso de que hayas recibido un golpe en la cabeza (lo más recomendable es hacerlo en el espacio de uno a dos días después del incidente) para que pueda evaluarte independientemente de tu percepción de la levedad del problema. Luego, puedes tomar ciertas precauciones para tratar la conmoción cerebral en casa.

Tratar de inmediato una conmoción cerebral leve

  1. Llama al número local de emergencias. Debes hacerlo de inmediato si tú o alguien a quien conozcas sufren una lesión en la cabeza de forma que un profesional de la salud pueda evaluar al paciente, aunque la lesión sea leve. Incluso si optas por no buscar atención médica inmediata, de todas formas deberás prestar atención a los posibles síntomas de un problema más grave. En caso de detectar cualquiera de los siguientes síntomas, debes comunicarte inmediatamente con el servicio de emergencias:
    • vómitos
    • pupilas de tamaños diferentes
    • mareos, confusión o agitación
    • pérdida del conocimiento
    • somnolencia
    • dolor en el cuello
    • dificultad para hablar o hablar arrastrando las palabras
    • dificultad para caminar
    • convulsiones
  2. Revisa bien al paciente. Debes hacerlo inmediatamente después de que sufra una lesión en la cabeza para fijarte primero si ha perdido el conocimiento. Luego, debes revisar su nivel de consciencia mental y evitar moverlo a menos que sea realmente necesario.
    • Puedes revisar su nivel de consciencia mental preguntándole su nombre, la fecha actual, la cantidad de dedos que puede ver frente a él, si recuerda el incidente, etc.
    • En caso de que el paciente haya perdido el conocimiento, trata de asegurarte de que aún respire revisando sus vías respiratorias, su respiración y su circulación. Luego, llama al número de emergencias.
  3. Asegúrate de que guarde reposo. El reposo es fundamental después de un golpe en la cabeza. Puedes tratar de que el paciente se incorpore (si la lesión no es tan seria), colocarlo en una posición cómoda y taparlo con una cobija, si te es posible.
    • En caso de que la lesión sea más grave o de que exista la posibilidad de que haya sufrido daños en el cuello o en la espalda, no debes mover al paciente a menos que sea inevitable.
  4. Aplica hielo. Puedes aplicar hielo sobre las zonas inflamadas siempre y cuando no estén sangrando. Sin embargo, evita el contacto directo del hielo con la piel envolviéndolo en un paño antes de colocarlo en la zona inflamada.
    • Si no tienes hielo, también puedes usar una bolsa de vegetales congelados para el mismo propósito.
  5. Aplica presión. Esto es importante si la herida está sangrando de forma que puedas detenerlo. Para ello, utiliza una toalla o alguna otra prenda limpia hecha de tela, aunque, si no tienes a la mano ningún paño limpio, utiliza lo más limpio que puedas encontrar. Tampoco debes ejercer demasiada presión sobre la herida para no ocasionarle más dolor al paciente. Ejerce únicamente una presión suave.
    • Usa solo una toalla para tocar la herida y trata de que tus manos no entren en contacto con ella para no transferirle bacterias.
    • Si la lesión es más seria, evita mover la cabeza del paciente o tratar de quitarle los desechos que pueda tener en la cabeza alrededor de la herida. Simplemente llama al servicio de emergencias y espera a que llegue.
  6. Prepárate para proporcionarle primeros auxilios al paciente en caso de que los necesite. Por ejemplo, si el paciente pierde el conocimiento, deberás monitorear sus signos vitales prestando atención al movimiento ascendente y descendente de su pecho o acercando tu mano a su nariz o su boca para revisar si sientes su respiración en tu piel. Asimismo, coloca los dedos índice y medio sobre la hendidura que se forma en el cuello debajo de la mandíbula, a la izquierda o la derecha de la manzana de Adán o de la laringe, para sentir el pulso.
    • En caso de que el paciente vomite, debes girarlo cuidadosamente de forma que esté sobre un costado, evitando que la cabeza y el cuello estén torcidos, y limpiarle la boca para que no se atragante con el vómito.
    • Si dejas de percibir el pulso, adminístrale RCP hasta que llegue el personal de emergencias.

Tratar una conmoción cerebral leve en casa

  1. Guarda reposo. Lo más importante para recuperarte pronto de una conmoción cerebral es reposar tanto física como mentalmente como parte del tratamiento.
    • Esto implica evitar la actividad física y realizar esfuerzos excesivos. Por tanto, no debes participar en eventos deportivos ni realizar cualquier otro tipo de actividad vigorosa hasta que tu médico te lo autorice o hasta que notes que los síntomas hayan desaparecido.
    • También es importante no pensar, leer, usar la computadora, ver televisión, enviar mensajes de texto, hacer tareas escolares o realizar cualquier otro tipo de actividad que involucre la concentración para poder reposar también mentalmente. Tampoco es recomendable conducir un auto ni manipular ningún otro tipo de maquinaria pesada o herramientas.
  2. Duerme bien. Para recuperarte de una conmoción cerebral, debes descansar mucho tanto despierto como dormido. Ambos tipos de descanso son fundamentales. Debes dormir por lo menos entre 7 y 9 horas al día.
  3. No consumas sustancias que alteren la capacidad de percepción de la mente, como el alcohol y las drogas recreativas.
  4. Toma analgésicos. Puedes tomar paracetamol (Tylenol) para el dolor de cabeza, de ser el caso.
    • No tomes ibuprofeno (Advil, Motrin IB), aspirina ni naproxeno (Aleve), ya que corres el riesgo de que exacerben el sangrado interno.
  5. Aplícate una compresa fría. Si te duele un moretón o chichón en la zona lesionada, puedes aplicarte una compresa fría envolviéndola en una toalla (de forma que no entre en contacto directo con la piel) y presionándola contra la zona adolorida durante 10 a 30 minutos. Hazlo entre cada dos y cuatro horas durante las 48 horas siguientes a la lesión.
    • Puedes usar una bolsa de vegetales congelados en caso de que no tengas hielo ni ningún otro tipo de compresa fría.
    • Asimismo, aplicarte una compresa fría podría ayudar a reducir el dolor de cabeza interno.
  6. Pídele a alguien que te haga compañía durante las 48 horas siguientes a la lesión. Es importante que una persona que haya sufrido una conmoción cerebral esté acompañada durante las siguientes 48 horas en caso de que empiecen a manifestarse síntomas más graves.

Monitorear los síntomas más graves

  1. Aprende cuáles son los síntomas de una conmoción cerebral. Si una persona recibe un golpe en la cabeza, se debe monitorear sus síntomas, ya que es posible que se haya desarrollado una conmoción cerebral. Estos son los principales síntomas a los que debes estar atento:
    • dolor o una sensación de presión en la cabeza
    • náuseas o vómitos
    • mareos o pérdida del equilibrio
    • visión borrosa o doble
    • sensibilidad a la luz y al ruido
    • sensación de lentitud, confusión, nubosidad mental o atontamiento
    • problemas con la memoria o la concentración, como la incapacidad de recordar el incidente
    • sensación general de que algo anda mal
    • sensación de aturdimiento, confusión y olvido, y torpeza en el movimiento
    • pérdida del conocimiento
    • respuestas lentas a las preguntas
    • cambios en el ánimo, la personalidad o el comportamiento
  2. Presta atención a los síntomas que podrían manifestarse tardíamente. Los síntomas de todas formas pueden manifestarse ya sea minutos, horas o días después de sufrir la lesión, por lo que el monitoreo debe ser constante durante los días siguientes. Estos son algunos síntomas tardíos que podrían manifestarse:
    • problemas con la concentración o la memoria
    • irritabilidad y cambios en la personalidad
    • sensibilidad a la luz y al ruido
    • problemas para dormir, para mantenerse dormido o para despertarse
    • problemas de depresión y de adaptación psicológica
    • trastornos relacionados con el sentido del gusto y el olfato
  3. Presta atención a los síntomas en caso de que el paciente sea un niño. Las conmociones cerebrales pueden ser difíciles de detectar, sobre todo en los niños más pequeños. Estos son algunos de los síntomas comunes:
    • apariencia aturdida y confundida
    • languidez
    • propensión al cansancio
    • irritabilidad
    • pérdida del equilibrio e inestabilidad al caminar
    • llanto excesivo sin posibilidad de calmarlo
    • cambios en los patrones de alimentación y sueño
    • falta de interés repentina en sus juguetes favoritos
  4. Presta atención a las señales de alarma. Es posible que algunos de los síntomas que se manifiesten sean indicadores de que algo anda mal. Si detectas cualquiera de los siguientes síntomas, busca atención médica inmediata:
    • vómitos constantes
    • pérdida del conocimiento durante más de 30 segundos
    • dolor de cabeza que solo parezca empeorar
    • cambios repentinos en el comportamiento, la capacidad para caminar (como tropiezos, caídas o dejar caer objetos) o la capacidad para pensar
    • confusión o desorientación, como la falta de familiaridad con las personas o con el entorno
    • dificultad u otro tipo de cambios en la forma de hablar
    • convulsiones o temblores descontrolados
    • alteraciones en la visión o en la condición de los ojos, como pupilas de tamaños diferentes o muy dilatadas
    • mareos constantes
    • persistencia y empeoramiento de cualquiera de los síntomas anteriores
    • en el caso de los niños (sobre todo los de menos de 1 año de edad), chichones o moretones grandes en otras partes de la cabeza aparte de la frente
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página