Cómo aliviar el estrés dibujando

Опубликовал Admin
28-03-2017, 11:20
313
0
Una de las maneras más sencillas y más satisfactorias de expresar tu creatividad es dibujando. Además, dibujar puede tranquilizarte de muchas maneras. Puede distraerte de los pensamientos negativos, aclararte la mente y darte una manera constructiva para liberar la emoción. En palabras sencillas, el placer derivado de dibujar te dará la opción de reenfocarte mentalmente y de aliviar tu estrés.

Aliviar el estrés con la ilustración

  1. Dibuja algo que te reconforte. El contenido no importa tanto como las connotaciones que se asocian con lo que escojas dibujar. Si estar alrededor de árboles o de montañas te parece relajante, trata de dibujarlas. Otras opciones probables incluyen:
    • Tu mascota o tu mascota imaginaria.
    • Las flores, las hojas o los abejorros.
    • La fruta u otros comestibles particularmente atractivos.
    • Un edificio o algún lugar que admires o del que tengas recuerdos positivos.
    • Inventa combinaciones de partes de animales. Por ejemplo, dibuja un animal que tenga la cabeza de un perro, el cuerpo de un cerdo y las piernas y la cola de una tortuga.
  2. Solo dibuja. Experimenta dibujando con distintos colores, patrones y tonos. Aunque no lo creas, dibujar puede inducir la relajación disminuyendo la presión arterial, ralentizando la frecuencia respiratoria y reduciendo el pulso.
    • Colorea tu ilustración con colores brillantes y fascinantes.
    • Dibuja patrones. Empieza con variaciones de círculos, ya que son más sencillos y más relajantes de dibujar. Simplemente cubre una página con un patrón. Dejarse llevar por la abstracción puede ser un método muy efectivo para proveerte a ti mismo una distracción saludable y también puede dar un impulso a la creatividad y a la memoria.
    • Dibuja con una sonrisa cualquier cosa que dibujes. Ya sea una montaña, un humano o un animal, añádele una cara sonriente. Sí, es tonto, pero probablemente te hará sonreír también.
  3. Trata de estar en algún lugar en el que sientas calma. Escoge algún lugar con las distracciones mínimas. Definitivamente debes apagar tu teléfono y evitar las áreas que tengan televisores o computadoras.
    • Algún lugar privado es mejor, ya que tu capacidad de dibujar no se inhibirá por la presencia de otras personas y será menos probable que te interrumpan.
    • Sal afuera. El solo hecho de estar afuera te calmará. Dibujar afuera también puede hacer que te inspires y puede darte ideas de cosas para dibujar.
  4. Diviértete. Permítete disfrutar el proceso. No te preocupes acerca del producto final y no juzgues tus habilidades artísticas. Déjate llevar por la experiencia de la creación.
    • Sentarte a dibujar por algunos minutos puede reavivar tu espíritu juvenil. Recibirás un impulso de energía e incluso puedes sentir la mente más abierta por el resto del día. Expresarte visualmente te permite eludir algunas de las barreras que te pones a medida que envejeces y acceder a tu lado menos crítico y menos sentencioso más fácilmente.
    • Monta tu trabajo. Cuélgalo en algún lugar que capte tu atención. Ponlo en tu habitación o cerca de una puerta que uses para salir de tu casa a fin de buscar impulsos inesperados de humor.

Dibujar tus agentes estresantes

  1. Dibuja cualquier cosa que te estrese. Sé detallado y no te contengas. Dibuja representaciones o escenarios literales o metafóricos que indiquen las fuentes de tu estrés. Crear un equivalente visual de lo que enfrentas es una manera poderosa de afectar tus sentimientos e incluso de ayudar a conceptualizar soluciones.
    • Destruye la representación de tu estrés. Haz un garabato encima de él o rompe la página en pequeños pedazos. Usa tus manos para que el acto de destrucción sea especialmente satisfactorio.
    • Tíralo. El solo hecho de tirar metafóricamente el agente estresante puede ser poderosamente terapéutico.
  2. Libera la emoción en el papel. Sin tener la intención de dibujar algo en particular, aplica simplemente tu instrumento de dibujo a una hoja de papel en blanco. Cierra los ojos. Concéntrate en cualquier emoción que sientas y que quieras eliminar.
    • Una vez que estés concentrado en una emoción, déjala pasar a través de tu brazo y de tu mano a la hoja de papel. Permite que tu emoción, no tu mente, determine el movimiento del bolígrafo o del lápiz. Cualquier cosa que aparezca en la página es simplemente una expresión de lo que sientes.
    • Debido a que el arte visual es no verbal, no necesitas hacer un esfuerzo por tratar de expresarte con palabras. Evocar los sentimientos por medio de la expresión creativa puede ayudarte literalmente a liberar las emociones a las que te aferras.
    • Reconoce que la ilustración en sí misma es insignificante. Concéntrate solamente en el acto de dibujar. Al hacer esto, serás más consciente del momento presente. Esto permite que tu mente se aclare y que empiece calmadamente a recalibrar tus emociones.
  3. Mantén un diario ilustrado. Puedes conceptualizar el diario de una manera determinada o de una manera general para tus dibujos. Tal vez debas concentrarte en dibujar todo lo que sientas que es positivo en la vida. De manera alternativa, quizás quieras dibujar todo lo que te frustre o puedes simplemente tratar de dibujar cosas que te parezcan estéticamente agradables.
    • Mantén una versión específica de un diario ilustrado en el que dibujes sentimientos o ideas que tengas en contextos específicos. Por ejemplo, mantén un diario de sueño cerca de tu cama y trata de dibujar lo que tu imaginación evoque durante el sueño.

Maximizar la reducción del estrés a partir de la ilustración

  1. Escucha música mientras dibujas. La música puede afectar poderosamente tu humor relajándote e inspirándote. Considera tu selección de música. La música suave y rítmica (idealmente, sin letras) puede ser especialmente efectiva para calmar tu mente.
    • Cambia la música según tu humor. La música más rápida puede darte energía siempre y cuando no te distraiga o te ponga incómodo.
    • Reproduce canciones que conozcas bien. Las letras pueden servir si ya las conoces. Cantar o pronunciar las palabras sin pensar tiene un efecto relajante que puede distraerte de lo que sea que te estrese.
  2. Toma una clase de dibujo. No necesitas alcanzar un nivel determinado de habilidad para beneficiarte de una mejora del humor y de los aspectos relajantes del dibujo, pero mejorar puede hacer que dibujar sea más gratificante.
    • Las universidades comunitarias suelen tener clases poco costosas dirigidas por profesores bien calificados y las clases suelen llevarse a cabo en las noches.
    • Muchas comunidades tienen consejos de arte que también ofrecen clases de dibujo y de otros medios creativos, las cuales son de inscripción abierta y orientadas a la diversión.
  3. Lleva contigo tus materiales de dibujo. Lleva al menos un bloc y un bolígrafo o un lápiz contigo para que puedas dibujar cuando se presente la inspiración (o el estrés). A medida que transcurre el día, anota las ideas de lo que te gustaría dibujar más tarde. El solo hecho de visualizarte a ti mismo dibujando calmará e incrementará la satisfacción que se deriva del momento en que tengas la oportunidad de hacerlo.
Теги:
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página