Cómo escribir un plan financiero personal

Опубликовал Admin
559
0
Los planes financieros son estrategias organizadas escritas para mantener la salud financiera y lograr los objetivos financieros. Desarrollar un plan financiero no solo te permitirá controlar tu situación financiera sino también puede realzar tu calidad de vida reduciendo la incertidumbre que sientas sobre los asuntos relacionados con el dinero y las necesidades futuras. Si bien puedes optar por emplear a un planificador financiero profesional, desarrollar tu propio plan financiero es una práctica perfectamente factible. La mayoría de los expertos en planificación financiera recomiendan seguir un proceso de seis partes para desarrollar un plan sólido para el futuro de tus finanzas.

Determinar tu situación financiera actual

  1. Desarrolla una lista de tus activos y pasivos actuales. Los activos son las cosas que tienes que tengan valor mientras que los pasivos son los valores de las cosas que debes.
    • Los activos pueden incluir dinero en efectivo o equivalentes de dinero en efectivo, como cuentas corrientes o de ahorros; propiedad personal, incluyendo el patrimonio neto sobre una casa o un auto; y los activos invertidos, incluyendo las acciones, los bonos y las pensiones.
    • Los pasivos pueden incluir las cuentas y deudas actuales, como préstamos de autos, préstamos hipotecarios o préstamos estudiantiles.
  2. Calcula tu patrimonio neto actual. Suma tus activos y luego resta el total de tus pasivos a esta figura. El número que resulte es tu patrimonio neto actual. Tu patrimonio neto actual representa el punto de partida para tu plan financiero personal.
    • Un valor neto positivo significa que tienes más activos que pasivos; un valor neto negativo significa lo contrario.
  3. Organiza tus expedientes financieros. Crea un sistema de registro de tus declaraciones de impuestos, estados de cuenta del banco, información de tu póliza de seguro, contratos, recibos, testamentos, escrituras, títulos, facturas, estados de cuenta de planes de inversión, estados de cuenta de jubilación, talones de pago, estados de cuenta de beneficios para empleados, hipotecas y cualquier otro tipo de documento que esté relacionado a tu vida financiera.
  4. Monitorea tus ingresos y gastos o flujos de caja. Hacerlo te permitirá estudiar más cuidadosamente cómo gastas actualmente tu dinero y los hábitos que han conducido a tu patrimonio neto actual.

Desarrollar tus objetivos financieros

  1. Establece objetivos de corto, mediano y largo plazo. La planificación financiera personal gira en torno a los objetivos. Considera cómo quieres que sea tu estilo de vida en el presente, el futuro cercano y el futuro lejano y luego crea un resumen de tus objetivos que sea lo suficientemente extenso como para cubrir todas las facetas de tu vida.
    • Es posible que encuentres que tus objetivos de corto, mediano y largo plazo se basan unos en otros. Por ejemplo, ahorrar $100 al mes para el fondo para una casa puede conducir a tu objetivo de largo plazo de comprar una casa.
  2. Usa un proceso de establecimiento de objetivos "SMART". Asegúrate de que tus objetivos sean específicos, mensurables, alcanzables, realistas y con base en el tiempo (SMART, por sus siglas en inglés). Hacerlo asegurará que tus objetivos puedan salir de la etapa de "sueños" y entrar en la etapa de implementación.
  3. Piensa en tus valores financieros. ¿Cuál es tu opinión sobre el dinero y por qué? ¿Por qué el dinero es importante para ti? Responder a estas preguntas te ayudará a formular tus objetivos financieros. Es posible que encuentres, por ejemplo, que el dinero es importante para ti porque quieres tener el tiempo y los recursos para perseguir tu sueño de viajar por el mundo. Saber esto sobre ti mismo te ayudará a desarrollar y priorizar tus objetivos.
  4. Incluye a tu familia en la conversación. Si tienes una pareja o una familia, haz que tu plan financiero "personal" sea un plan "familiar". Hacerlo asegurará que compartan sus valores y objetivos unos con otros y tomen decisiones financieras teniendo en mente estas ideas compartidas.
    • Es posible que encuentres que sus prioridades difieren. Tengan discusiones cuidadosas para llegar a acuerdos en cuanto a ciertas concesiones que ayuden a ambos a sentirse cómodos con su futuro financiero.
    • Reconoce que algunas personas tienen una mentalidad más financiera que otras. Determina quién estará a cargo del presupuesto doméstico o considera formas para conservar la necesidad de cada uno de tener un grado de control.
  5. Considera todos tus objetivos, incluso si algunos parecen menos "financieros" que otros. Un objetivo de irte de mochilero por Europa, por ejemplo, puede no parecer financiero inicialmente, pero tendrás que adquirir recursos para hacer que un viaje así sea posible.
    • Los objetivos intelectuales pueden incluir promover tu educación, participar en retiros de liderazgo, enviar a tus hijos a la universidad y asistir a seminarios.
    • Piensa cuidadosamente en las formas en las que planees producir ingresos, si esto involucra continuar o avanzar en tu actual línea de trabajo o cambiar completamente de profesión.
    • Los objetivos de estilo de vida incluyen las cosas que haces por diversión y entretenimiento, así como las cosas que sientes que son necesarias para la calidad de vida a la que apuntas.
    • Los objetivos de residencia pueden incluir alquilar, comprar una casa o mudarte.
    • Considera el estilo de vida que quieres cuando te jubiles y establece objetivos de planificación financiera personal que te proporcionen una jubilación que cumpla con tus estándares.

Identificar planes de acción alternativos

  1. Estudia las opciones a tu disposición para cumplir tus objetivos financieros. En general, tus opciones se dividirán en dos categorías: utilizar recursos existentes de nuevas formas o generar nuevos ingresos. Para cada objetivo, considera si debes:
    • continuar con el mismo plan de acción;
    • expandir tu situación actual;
    • cambiar tu situación actual;
    • emplear un nuevo plan de acción.
  2. Recuerda que el mismo objetivo puede cumplirse de una variedad de formas. Para ahorrar dinero para ese viaje de mochilero por Europa, por ejemplo, puedes reemplazar tus visitas a la cafetería por café hecho en casa y ahorrar $20 a la semana. Como otra alternativa, puedes cuidar a los hijos de un amigo una tarde a la semana y adjudicar tus ganancias al viaje.
  3. Determina si un objetivo tendrá un impacto en otro. Además de identificar planes de acción alternativos dentro de tus objetivos financieros, debes considerar cómo interactúan tus objetivos. Puedes considerar a los viajes un objetivo de "estilo de vida", por ejemplo, pero después de considerarlo cuidadosamente, darte cuenta de que perseguir el objetivo educativo de estudiar un idioma extranjero te permitirá viajar de forma más barata o incluso seguir una carrera como traductor o persona de negocios trabajando en otro país.

Evaluar tus alternativas

  1. Selecciona cuáles estrategias emplearás para completar tu plan financiero. Toma en cuenta tu situación vital, tus valores personales y tus condiciones económicas actuales.
    • Considera cómo te sientes en cuanto a tu posición financiera actual versus a dónde te llevarían tus objetivos en cada una de las categorías que hayas considerado. ¿Ves alguna deficiencia particular en un área? Quizás debas darle una consideración especial.
    • Mantente práctico. Los planes paso a paso te conducirán hacia tus objetivos sin dejarte sintiéndote frustrado o derrotado por el alcance de tu agenda.
  2. Recuerda que todas las decisiones involucran costos de oportunidad. Un costo de oportunidad es a lo que renuncias para tomar una decisión. Ahorrar para ese viaje de mochilero renunciando a tus visitas a la cafetería puede incluir sacrificios de tiempo, de planificación y de conversaciones que disfrutes con tu barista favorito.
  3. Investiga las decisiones potenciales como un científico. Reúne tanta investigación como puedas y evalúa cuidadosamente tus datos. Si estás considerando una inversión, por ejemplo, debes prestar especial atención a la correlación entre el riesgo y la recompensa. ¿Cuán riesgosa es la inversión y cuánta recompensa recibirás si tiene éxito? ¿Los beneficios valen la pena los riesgos?
  4. Reconoce que la incertidumbre siempre será parte del panorama. Incluso una vez que hayas terminado cuidadosamente tu investigación, los parámetros de tu situación pueden cambiar. La economía puede caer, disminuyendo las preocupaciones de las inversiones. El nuevo empleo que optes por buscar puede dejarte personalmente o profesionalmente insatisfecho. Haz tu mejor esfuerzo por recordar que aún tienes la capacidad para ajustar tus decisiones más adelante.

Crear e implementar tu plan de acción financiero

  1. Observa el panorama general. Ahora que has desarrollado objetivos, identificado alternativas y evaluado estas alternativas, crea una lista de las estrategias que hayas identificado. Considera tu situación actual y luego empieza a pensar en cuáles objetivos serían los más realistas.
    • Toma en cuenta tu patrimonio neto actual. Si tus pasivos se acercan o sobrepasan a tus activos netos actuales, debes tomar medidas para cambiar esa proporción.
    • Si bien puedes optar por enfocarte en desarrollar tus activos netos, no olvides que pagar una deuda puede ser una gran inversión. Los cargos por intereses significan que incluso las deudas insignificantes pueden volverse apabullantes con el tiempo. Adjudicar algunos recursos hacia la reducción de la deuda ahora puede prevenir que se desarrollen serios problemas más adelante.
  2. Decide cuáles objetivos perseguirás ahora. Apunta a un enfoque equilibrado sobre los objetivos de corto, mediano y largo plazo que te permita planificar para unos meses y unos años a futuro.
    • Enfócate en el crecimiento gradual. Al hacerlo, crearás un mapa de ruta que te llevará hacia tus objetivos.
    • Sé realista. No podrás adoptar a la vez todas las grandes estrategias que hayas evaluado pero seleccionar un rango equilibrado de objetivos te ayudará a cumplir los objetivos que sí elijas y crecer hasta un punto en el que puedas asumir proyectos adicionales.
  3. Desarrolla un presupuesto que incorpore tus objetivos de planificación financiera. Ya sabes cuáles son tus activos y pasivos netos del análisis de tu patrimonio neto actual. Ahora, colócalos en un marco que incluya las decisiones que hayas tomado. Luego, responsabilízate por estas decisiones. Si te has comprometido a gastar $80 menos al mes en café y colocar ese dinero en una cuenta de ahorros, inclúyelo en tu presupuesto.
    • Los objetivos como obtener un nuevo empleo pueden no encajar cuidadosamente en un presupuesto pero deben figurar en una ubicación fácil de consultar como parte de tu plan financiero básico.
  4. Considera contratar a un asesor financiero profesional. Es posible que seas completamente capaz de tomar decisiones financieras, pero un asesor profesional tiene la ventaja del desapego emocional de tu situación financiera.

Revisar y corregir tu plan financiero

  1. Piensa en tu plan financiero como un documento básico. La planificación financiera personal es un proceso. La vida cambia y necesitarás actualizar tu plan con el tiempo a medida que tus circunstancias y objetivos cambien.
  2. Planifica revisar tus objetivos financieros regularmente. Si tus circunstancias vitales cambian rápidamente (como en el caso de un estudiante universitario, por ejemplo), puedes optar por revisar estos objetivos cada 6 meses. Si tu vida tiende a ser más estable (como en el caso de un adulto cuyos hijos ya se fueron de casa, por ejemplo), puedes planificar una revisión anual.
  3. Discute tu plan financiero personal con tu pareja. Si ya estás en una relación comprometida, con suerte habrán seguido este proceso como pareja. Al hacer un compromiso en una relación, las discusiones financieras deben ser parte de la conversación sobre sus valores, objetivos y planes para alcanzar esos objetivos.

Consejos

  • Compra software de planificación financiera personal para obtener ayuda automatizada con la organización y la redacción de tu plan financiero.
  • Edúcate. Lee libros, artículos de periódico, revistas financieras y diarios en línea que se enfoquen en las finanzas y la economía. Mira las noticias y habla con personas que sean experimentadas en la planificación financiera personal. Mientras más sepas sobre asuntos financieros, podrás planificar mejor tu bienestar financiero futuro.
  • Pídele consejo a un planificador financiero profesional si necesitas ayuda para decidir entre diferentes vehículos de inversión.

Advertencias

  • No olvides tomar en cuenta el porcentaje anual de inflación al calcular las cifras para tu presupuesto y tus gastos proyectados.
Теги: