Cómo drenar los senos paranasales

La congestión de los senos paranasales causada por una infección respiratoria superior o una alergia puede ser molesta, pero también puede afectar tu capacidad de dormir bien y tu productividad en el trabajo. Una congestión prolongada de esta parte del cuerpo puede provocar sinusitis. A su vez, este problema puede ser la causa de síntomas como congestión nasal, mucosidad densa de color verde o purulenta, dolor en el rostro, dolores de cabeza por tensión, tos y fiebre leve. Si estás luchando contra una congestión nasal, hay muchas formas en que puedes drenar tus senos paranasales.

Con remedios caseros

  1. Inhala vapor. Esta es una de las mejores maneras de drenar tus senos paranasales. A fin de producir el vapor suficiente para que sea beneficioso, ve al baño, deja correr el agua caliente en la ducha y cierra la puerta para que no se vaya. Quédate en esta habitación y haz que el agua caliente corra entre tres y cinco minutos. Después de este tiempo las secreciones nasales se volverán más ligeras y estarán listas para que te las suenes. También puedes colocar tu cabeza sobre un bol grande de agua hervida y cubrírtela con una toalla para que no se escape el vapor. Respírala por unos 10 minutos o hasta que sientas que tu congestión nasal esté mejor.
    • Si sientes mareos al realizar cualquiera de estos dos métodos, sal al aire fresco, siéntate y respira normalmente. La sensación pasará. No es algo de lo que debas preocuparte y se resolverá en unos cuantos minutos.
    • También puedes utilizar aceites esenciales como el de lavanda, eucalipto y menta en el baño. Estos tienen un buen potencial en sus propiedades descongestionantes y podrían ser beneficiosos. Se ha demostrado que el aceite de eucalipto tiene propiedades descongestionantes, antimicrobianas y antiinflamatorias que te podrían ayudar a destapar los senos paranasales y a prevenir la sinusitis. Para utilizarlo, vierte entre 5 y 10 gotas de aceite en la bañera o en el bol de agua.
    • Ten los aceites esenciales lejos de los niños. Estos pueden provocar problemas graves e incluso la muerte si se ingieren o se utilizan mal.
  2. Compra un humidificador. Algunas veces, los senos paranasales pueden estar muy secos, lo que puede empeorar la congestión. Los humidificadores pueden ayudar mucho, del mismo modo que el vapor. Tenlo encendido mientras estés en la casa o mientras duermas a fin de que incremente los niveles de humedad en tu nariz y te ayude así a que las secreciones nasales sean más ligeras.
    • Puedes añadir unas cinco gotas de aceites esenciales, como el de eucalipto o menta, en el agua del humidificador para ayudarte con la congestión. El aceite de eucalipto tiene propiedades antimicrobianas, descongestionantes y antiinflamatorias que pueden ayudarte con tu problema.
  3. Utiliza compresas calientes. El calor puede ayudarte a aliviar tu congestión nasal y a drenar tus senos paranasales. Toma un paño húmedo y colócalo en el microondas entre dos a tres minutos. La temperatura debe ser alta pero tolerable. Pon el paño sobre tu nariz y deja que se asiente hasta que el calor desaparezca. Repite el proceso cuantas veces sea necesario. Este hará las secreciones nasales más ligeras y permitirá que se destape tu nariz al sonarte.
    • Ten cuidado de no quemarte cuando retires el paño del microondas. Cada aparato es diferente y es posible que el tuyo lo haya calentado demasiado.
  4. Elabora un spray salino. Este es beneficioso para que la congestión nasal vuelva más suelta. Si quieres hacer uno tú mismo, mezcla 230 ml (8 oz) de agua caliente con media cucharadita de sal en un bol. Para administrarlo, compra una pera de succión en la tienda. Coloca el extremo largo de la pera en el bol que contiene la solución, presiónala para que libere el agua y luego suéltala para que se llene. Después coloca el extremo pequeño en tu nariz y adminístrate dos golpes en cada orificio nasal para agregarle líquido a tus secreciones nasales, lo que hará que sea más fácil sonarte.
    • También puedes comprar un spray salino (no medicado) o gotas en la farmacia. Puedes utilizarlos cada cierto número de horas pues no contienen medicamentos de los que tendrás que preocuparte. Las gotas nasales salinas son muy seguras y efectivas, incluso para los bebés.
  5. Utiliza una olla neti. Este es un aparato que tiene la forma de una tetera en miniatura y que puede limpiar tus conductos nasales al inundar una de tus narinas con agua caliente y hacer que salga por la otra. Para utilizarla, llena la olla con agua caliente que tenga unos 49 ºC (120 ºF). Inclina tu cabeza hacia la izquierda y un poco hacia atrás. Coloca el pico de la tetera en tu orificio nasal derecho. Levántala y vierte el agua directamente en él. Esta saldrá por el orificio izquierdo.
    • Asegúrate de que el agua esté limpia y esterilizada. Hiérvela de antemano para calentarla y retirarle todas las impurezas si no sabes con certeza cuán seguro es tu suministro de agua.
  6. Bebe o ingiere sustancias calientes. Hay bebidas y alimentos que pueden ayudarte con tus problemas con los senos paranasales. Prueba el té caliente que tiene un efecto similar al del vapor. El calor del té calentará tus pasajes sinusales y los ayudará a drenar. Cualquier tipo de té que te guste estará bien, pero es posible que la menta y la lavanda tengan beneficios adicionales para la congestión en esta área del cuerpo.
    • Asimismo, cambia tu manera de alimentarte. Prueba las salsas picantes, los ajíes, las alitas picantes o cualquier alimento que prefieras que tenga un toque picante. El calor adicional que le dará a tu sistema hará que los senos paranasales se calienten y la mucosidad empezará a fluir.
    • La sopa o el caldo calientes también pueden ayudar a que los senos paranasales se descongestionen.
  7. Ejercítate. Aunque es posible que no tengas ganas de ejercitarte cuando estés con una congestión de los senos paranasales, la actividad física puede ayudarte a incrementar el flujo de la mucosa en ellos, lo que a su vez contribuirá a que las secreciones nasales salgan. Prueba haciendo ejercicios aeróbicos entre 15 y 20 minutos.
    • Si eres alérgico al polen o a alguna otra sustancia que esté en el exterior, prueba haciendo ejercicios en interiores, sea en un gimnasio o en casa, para evitar exponerte más a los alérgenos irritantes.
  8. Hazte un masaje con las manos. Algunas veces puedes utilizarlas para ayudarte a drenar los senos paranasales. Aplica una presión suave con tus dedos índice y medio, haciéndolos girar con movimientos circulares sobre tu frente, el puente de tu nariz, las áreas laterales de los ojos y debajo de ellos. Utiliza un aceite como el de romero en tu frente para que los pasajes sinusales se abran.
    • Esta manipulación puede descongestionar secreciones así como calentar el área con la acción de tus manos.

Con atención médica

  1. Prueba con medicamentos. Existen muchos medicamentos que pueden ayudarte a aliviar una congestión en tus senos paranasales y que son de venta libre o con prescripción médica. Por ejemplo, el Flonase (fluticasona) es un spray nasal de esteroides que es de venta libre. Para utilizarlo, administra un golpe en cada narina dos veces al día. Este producto es particularmente beneficioso si tienes alergias. También podrías probar el Zyrtec (cetirizina), un antihistamínico que no produce somnolencia y que puede reducir la congestión de los senos paranasales. Toma 10 mg una vez al día. Asimismo, puedes probar el Claritin (loratadina), otro antihistamínico que tampoco produce somnolencia y que podría tener un mejor efecto en ti. Toma 10 mg una vez al día. Los descongestionantes orales que contienen pseudofedrina también podrían ser beneficiosos.
    • Si las dosis sin prescripción médica no te hacen efecto, habla con tu médico para que te dé versiones más fuertes de estos u otros medicamentos diferentes que se vendan solo con receta y que podrían tener mejores resultados en tu caso.
    • Los medicamentos analgésicos de venta libre para tratar el dolor asociado a la congestión de los senos paranasales, como el acetaminofén y el ibuprofeno, también podrían ser beneficiosos.
    • Los descongestionantes nasales, como el Afrin (oximetazolina), pueden reducir rápidamente este tipo de congestión, pero solo se deben utilizar por 3 días. Si los utilizas por más tiempo, podrían tener efectos de rebote.
    • Las mujeres embarazadas o las personas que tienen problemas médicos como enfermedades cardiacas, diabetes, presión alta o enfermedades tiroideas no deben utilizar estos medicamentos sin consultar con su médico. En el caso de que tengas niños, habla primero con su pediatra.
  2. Pregúntale a tu médico sobre la inmunoterapia. Si tienes alergias crónicas severas que te provocan problemas en los senos paranasales, piensa en someterte a la inmunoterapia para eliminar la congestión. Este es un proceso en el que se te administrará pequeñas dosis de las sustancias a las que eres alérgico como el polen, los hongos o la caspa de las mascotas, por medio de inyecciones o debajo de la lengua. El primer paso es que te examine un alergista para que sepa exactamente a qué eres alérgico. Una vez que este haya confirmado cuáles son estas sustancias, empezará a administrarte el alérgeno en forma de inyecciones o debajo de la lengua. El doctor te dará estas dosis con el propósito de que tu cuerpo aprenda a adaptarse al alérgeno, que ya no lo vea como un invasor y que no siga combatiéndolo con una respuesta inmune, como la congestión de los senos paranasales o la mucosidad en la nariz.
    • En los primeros cuatro a seis meses, te administrarán las inyecciones o los tratamientos cada semana. Después, tendrás que permanecer en un nivel de mantenimiento y el tratamiento será necesario cada dos a cuatro semanas. Poco a poco pasará más tiempo entre cada uno hasta que los necesites solo una vez al mes. Después de un año, si has respondido bien a la terapia, no tendrás síntomas o estarás mucho mejor. Los tratamientos pueden seguir entre tres y cinco años hasta que seas completamente inmune al alérgeno.
    • Si no has tenido una buena reacción, la inmunoterapia terminará.
    • Este tratamiento toma tiempo y puede ser caro, pero muchas personas están recurriendo a él porque elimina la congestión de los senos paranasales y mejora su calidad de vida.
  3. Busca atención médica inmediata. Hay ciertas situaciones en las que podría ser necesario recurrir a un médico. Si has tenido síntomas de un resfriado por más de dos semanas, debes ir a ver a un médico para verificar si tienes algún problema mayor como una infección bacteriana. Si hay un cambio en tus secreciones y síntomas de la alergia de siempre, es lógico buscar tratamiento si en una semana estás peor en lugar de haber mejorado.
    • En ocasiones, la congestión de los senos paranasales puede conducir a una sinusitis bacteriana y, en ese caso, tu médico podría prescribirte un antibiótico. La cirugía de los senos paranasales casi no se necesita para tratar la congestión o las infecciones.
    • Si te está saliendo sangre de tus senos paranasales, tu congestión se presenta junto con dolores de cabeza severos o fiebres altas, confusión, rigidez en el cuello o debilidad, o si cualquier síntoma aumenta luego del uso de algún remedio casero, ve de inmediato al médico.
    • Drenar una congestión de los senos paranasales puede desencadenar síntomas en personas que tienen asma u otros problemas pulmonares. Ve a tu médico si tienes tos, silbido, dolor de pecho o falta de aliento junto con la congestión de los senos paranasales.

Consejos

  • Asimismo, podría ser beneficioso beber mucho líquido, reducir el consumo de cafeína y alcohol, y dormir con la cabeza elevada.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página