Cómo limpiar el cabezal de ducha con vinagre

Опубликовал Admin
5-04-2017, 12:20
356
0
Si el cabezal de tu ducha está obstruido por sedimentos minerales que se han ido acumulando durante años es posible que necesite una limpieza completa. En lugar de utilizar productos químicos fuertes, que pueden no solo dañar tu cabezal de la ducha sino también ser perjudiciales para tu salud, prueba a usar vinagre en su lugar. Sigue leyendo este artículo para aprender dos sencillas maneras de limpiar el cabezal de la ducha empleando agua y vinagre.

Limpiar cabezales desmontables

  1. Reúne los materiales. Una forma de limpiar el cabezal es quitarlo de la manguera y sumergirlo en vinagre. Si no puedes aflojar el cabezal, o simplemente no quieres, haz clic aquí. Esto es lo que necesitarás para seguir este método:
    • Un cuenco, cubo u otro recipiente grande en el que quepa el cabezal
    • Vinagre blanco destilado
    • Una llave inglesa y un trapo viejo (opcional)
    • Un cepillo de dientes viejo
    • Un paño suave, por ejemplo de microfibra o franela
  2. Desmonta el cabezal de la ducha girándolo a la izquierda. En caso de que te resulte difícil soltarlo, prueba a envolver un trapo viejo alrededor de la tuerca de unión y después gíralo con una llave inglesa. El trapo ayudará a proteger la superficie del cabezal de la ducha.
  3. Coloca el cabezal en un cuenco. Considera la posibilidad de utilizar un recipiente pequeño en el que quepa justo el cabezal de la ducha para usar menos vinagre. También es posible usar un bote o recipiente pequeño de plástico.
  4. Llena el cuenco con suficiente vinagre blanco para cubrir el cabezal de la ducha. Los ácidos del vinagre blanco ayudarán a disolver los depósitos minerales del cabezal de la ducha.
  5. Deja el cabezal de la ducha sumergido en vinagre de 30 minutos a toda la noche. Cuanto más obstruido esté el cabezal más tiempo tendrás que dejarlo en el vinagre.
    • Si tienes mucha prisa y el cabezal de la ducha está hecho de metal, puedes poner el recipiente en el fuego de la cocina y hervir el vinagre a fuego lento durante 15 minutos.
    • Si el cabezal de la ducha está hecho de latón o tiene un acabado dorado o niquelado, sácalo a los 30 minutos.. Siempre puedes darle otro baño de vinagre una vez la hayas enjuagado.
  6. Saca de la cazuela el cabezal de la ducha y enjuágalo. Verás los sedimentos minerales en láminas en el agua.
  7. Elimina cualquier residuo utilizando un cepillo de dientes viejo. Céntrate en los orificios de la base ya que es donde se suelen acumular más sedimentos minerales. Frota suavemente el cepillo sobre cualquier residuo y enjuágalo con agua fría. Sigue haciendo esto hasta que desaparezcan todos los residuos.
  8. Usa un paño suave para pulir el cabezal de la ducha. Puedes usar un paño de microfibra o incluso un pedazo de franela. Frota suavemente el cabezal de la ducha con el paño hasta que esté completamente seco y no haya gotas de agua.
  9. Coloca de nuevo el cabezal de la ducha en el tubo de la pared. Envuelve parte de la rosca del tubo de la pared en sentido contrario a las agujas del reloj con cinta de fontanería. A continuación enrosca en ella el cabezal de la ducha.
  10. Abre el agua de la ducha durante unos instantes. Esto arrastrará cualquier residuo que no haya limpiado el cepillo.

Limpiar cabezales de la ducha no demontables

  1. Reúne los materiales. Si no puedes desmontar el cabezal de la ducha, sigue siendo posible sumergirlo en vinagre con una bolsa de plástico. Esto es lo que necesitarás:
    • Una bolsa de plástico lo suficientemente grande para ajustarse al cabezal de la ducha
    • Un trozo de cuerda o lazo para trenzar
    • Vinagre blanco destilado
    • Un cepillo de dientes viejo
    • Un paño suave, por ejemplo de microfibra o franela
  2. Llena parcialmente la bolsa con vinagre. No la llenes completamente o el vinagre rebosará cuando metas dentro el cabezal de la ducha.
  3. Coloca la bolsa sobre el cabezal de la ducha. Mantén la bolsa abierta bajo el cabezal de la ducha y tira de ella. Levántala lentamente hasta que cubra el cabezal y este quede sumergido en el vinagre.
  4. Sujeta la bolsa al cabezal de la ducha con un trozo de cuerda o lazo de trenzar. Es posible hacerlo sujetando firmemente la parte superior de la bolsa alrededor del cuello del cabezal de la ducha con un trozo de cuerda o lazo de trenzar. Suelta con cuidado la bolsa y asegúrate de que no se caerá cuando dejes de sujetarla.
  5. Deja el cabezal de la ducha sumergido de 30 minutos a toda la noche. Cuanto más obstruido esté el cabezal de la ducha más tiempo necesitará estar sumergido. Si el cabezal de la ducha está hecho de latón o tiene un acabado dorado o niquelado, quita la bolsa pasados 30 minutos. Si fuera necesario, puedes repetir el proceso una vez hayas enjuagado el cabezal de la ducha.
  6. Quita la bolsa. Sujeta la bolsa con una mano y desátala cuidadosamente con la otra. Vuelca la bolsa y vacía el vinagre. Ten cuidado y evita que el vinagre salpique tus ojos.
  7. Abre el agua durante unos instantes y luego ciérrala. Esto expulsará cualquier depósito mineral que quede atrapado en el interior del cabezal de la ducha.
  8. Frota el cabezal de la ducha usando un cepillo de dientes viejo y vuelve a abrir el agua. Céntrate en la base del cabezal de la ducha, por donde sale el agua, ya que es donde suele acumularse la mayor parte de sedimentos. Abre el agua otra vez para eliminar más residuos. Sigue frotando el cabezal de la ducha y enjuagando con agua hasta que no veas más sedimentos minerales.
  9. Cierra el agua y pule el cabezal de la ducha con un paño suave. Puedes usar un paño de microfibra o un pedazo de franela. Frota suavemente la superficie del cabezal de la ducha con el paño hasta que esté seca y no veas gotas de agua.

Consejos

  • También puedes usar vinagre en el grifo del baño para limpiarlo.
  • Si no soportas el olor del vinagre, considera abrir una ventana o conectar un ventilador. También es posible mezclar el vinagre con un poco de zumo de limón.
  • En caso de que haya un punto resistente que no pueda eliminar el vinagre, prueba a frotarlo con una pasta hecha a base de 2 cucharadas soperas de sal y una cucharada pequeña de vinagre blanco. Esto no es recomendable para cabezales de ducha que tengan acabados delicados, porque la sal puede arañar el acabado.
  • Sumergir el cabezal de la ducha en una bolsa llena de vinagre funciona mejor con cabezales de la ducha fabricados de cromo, acero inoxidable y otras superficies metálicas.

Advertencias

  • Si tu baño o ducha tiene mármol ten el máximo cuidado al usar el vinagre. El vinagre puede dañar las superficies de mármol.
  • Ten cuidado cuando uses vinagre en acabados dorados, latonados o niquelados. No dejes los cabezales de la ducha hechos con estos materiales sumergidos durante más de 30 minutos.

Cosas que necesitarás

Cosas que necesitarás para limpiar un cabezal de la ducha desmontable

  • Cazuela o cubo
  • Vinagre blanco destilado
  • Llave y un paño viejo (opcional)
  • Cepillo de dientes viejo
  • Paño suave

Cosas que necesitarás para limpiar un cabezal de la ducha no desmontable

  • Bolsa de plástico
  • Trozo de cuerda o lazo para trenzar
  • Vinagre blanco destilado
  • Cepillo de dientes viejo
  • Paño suave
Теги:
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página