Cómo apoyar a alguien con autismo de alto funcionamiento

Опубликовал Admin
25-04-2017, 11:00
646
0
Si tienes un ser querido con autismo de alto funcionamiento (AAF), puede que te resulte difícil averiguar cómo lo puedes ayudar. Existen un montón de maneras en las que puedes ayudar a un ser querido con autismo, incluyendo maneras de ayudar a controlar su comportamiento y comunicarse de manera efectiva. Si tienes un hijo con AAF, también hay ciertas cosas que puedes hacer para crear un ambiente positivo en el hogar.

Superar los problemas del comportamiento

  1. Prepara un horario. Las personas con autismo de alto funcionamiento (AAF) pueden tener dificultades con los cambios inesperados en la vida diaria. Debido a esto, a menudo dependen de las rutinas para darle un sentido de estabilidad a sus vidas. Si se realizan cambios en esas rutinas, esto puede estropear todo su día, conduciendo a la ira, confusión y rabietas. Para evitar estropear la rutina de tu ser querido, puedes::
    • Ayudarlo a crear un horario. Los intervalos de tiempo se pueden utilizar para designar las actividades que se realizarán durante cada parte del día.
    • Mantener un calendario visual (escrito o con imágenes) en alguna parte donde la persona pueda consultarlo a lo largo del día.
  2. Avísale a tu ser querido si vas a realizar algún cambio en el horario. Es fundamental avisarle si estás pensando en cambiar toda su rutina. Las cosas tales como las citas pueden alterar el horario de tu ser querido. Para preparar a tu ser querido para este cambio, debes tratar de planificar el evento con él para asegurarte de que sabe lo que va a pasar.
    • Por ejemplo, puedes programar una cita con el dentista para tu ser querido con AAF. La cita es para el próximo martes, por lo que creará un bache en el horario regular. Añade este evento en el calendario de tu ser querido y convérsalo con él con anticipación. Aunque tal vez no se sienta feliz con el cambio en su horario, al menos estará preparado.
  3. Determina qué estímulos causan malestar. Muchos individuos con AAF experimentan problemas sensoriales, y esto puede interferir con el cuidado personal. Por ejemplo, la textura o el olor de la pasta de dientes pueden causar gran incomodidad. Es probable que a algunos individuos con AAF no les guste tener un corte de cabello. Esto podría ser debido a problemas sensoriales o simplemente porque no les gusta el cambio.
    • Si estos son problemas comunes en tu ser querido, háblale sobre los estímulos. Trata de observar qué es lo que le causa molestias, o simplemente pregúntaselo. Es probable que sea capaz de expresar su malestar, o darte pistas. Identifica cuáles son los problemas, y trata de encontrar maneras de resolverlos.
    • Por ejemplo, si tu ser querido se niega a lavarse los dientes porque no le gusta la pasta de dientes, trata de llevarlo a la tienda para escoger una pasta de dientes diferente.
  4. Ten en cuenta cómo manejar las rabietas. Los individuos con AAF tienen una tendencia a tener rabietas. Durante estos ataques, puede parecer que la persona está teniendo un colapso completo. Tu ser querido puede patear, gritar, tirarse al piso o golpear su cabeza. Para hacer frente a las rabietas, debes entender por qué ocurren. Cada individuo es diferente, pero algunas de las causas comunes de las rabietas incluyen::
    • Sensación de excesiva frustración
    • Demasiadas instrucciones verbales al mismo tiempo
    • Sentirse abrumado debido a ciertos estímulos
    • Cambios en la rutina
    • No ser capaz de entender o comunicarse de forma eficaz
  5. Mantén a tu ser querido a salvo durante la rabieta. Si tu ser querido tiene una rabieta, entiende que no puedes controlarla. Muchas veces, solo tendrás que dejar que la rabieta siga su curso. Sin embargo, si tu ser querido comienza a hacerse daño, tendrás que intervenir. Intenta alejarlo de cualquier cosa que pueda hacerle daño.
    • No tengas ningún objeto cerca por si intenta hacerse daño o tirarse al suelo.
  6. No grites o regañes a tu hijo durante una rabieta. No le grites ni critiques su comportamiento. Esto no le hará ningún bien, e incluso podría empeorar la situación. Mirar fijamente a tu ser querido durante una rabieta también puede emporar su experiencia. Puede sentirse juzgado, y el susurro puede crear la sensación de estrés.
    • Si te encuentras en público y hay gente alrededor que está mirando a tu ser querido, cortésmente pídeles que no lo miren.

Comunicarse de forma eficaz

  1. Comprende que el AAF probablemente involucrará algunos problemas de comunicación. Aunque los individuos con AAF son de alto funcionamiento, es posible que experimenten dificultades con la comunicación. Un gran desafío que enfrentan las personas con AAF es la falta de comprensión con respecto al lenguaje corporal. A tu ser querido le puede parecer difícil entender lo que el lenguaje corporal de la gente dice acerca de ellos y puede ser un desafío producir un lenguaje corporal apropiado.
  2. Trata de no ofenderte por un tono informal o lenguaje corporal brusco. Debido a esta confusión sobre el lenguaje corporal, es más que probable que un individuo con AAF no produzca un lenguaje corporal que coincida con la forma en la que se siente. Esto también sucede con el tono. El tono de voz expresado a menudo no manifestará el estado de ánimo actual. Debido a esto, es importante que recuerdes que no debes darle mucha importancia o sentirte ofendido por cualquier tono o lenguaje corporal desagradable dirigido a ti.
    • Por ejemplo, el tono de tu ser querido puede parecer seco y brusco, sin embargo, puede tener un estado de ánimo fantástico.
  3. Date cuenta que es probable que tu ser querido no comprenda ciertos tonos o instrucciones verbales. Si tu ser querido tiene autismo, recuerda que ellos no interpretan la información como individuos neurotípicos. Es probable que tu ser querido no sea capaz de captar el sarcasmo, los modismos, las metáforas, etc. Si le das a tu ser querido instrucciones de forma verbal, evalúa cómo reacciona. Puede responder mejor a las instrucciones escritas o gráficas, o es probable que solo necesite más tiempo de procesamiento antes de responder.
    • Por ejemplo, tu ser querido puede estar prestándote atención y escuchándote, pero le puede tomar un poco tiempo entender lo que estás diciendo.
  4. Trata de crear un espacio tranquilo para comunicarte. Tu ser querido puede tener dificultades para comunicarse en lugares concurridos donde haya mucho ruido. En los lugares donde varias personas estén hablando, tu ser querido puede llegar a estresarse si intentas comunicarte con él. En su lugar, comunícate en entornos tranquilos donde no haya mucho ruido.
    • Por ejemplo, si tratas de hablar con tu ser querido mientras estás en una tienda llena de gente, es muy probable que tenga dificultades para comprenderte, a pesar de que pueda ser capaz de escucharte claramente.
  5. Considera la enseñanza focalizada para mejorar las habilidades sociales. La enseñanza focalizada es un curso de formación que puede ayudar a tu ser querido a desarrollar estrategias para la interacción con otras personas. Este tipo de formación enseña a los individuos cómo comprender los pensamientos y sentimientos. La enseñanza focalizada se realiza por lo general en un ambiente grupal, aunque también se puede realizar en una sesión individual. Durante la terapia, tu ser querido desarrollará estrategias de regulación emocional, habilidades de conversación, resolución de problemas y habilidades de la amistad.

Crear un ambiente de hogar feliz para un niño con AAF

  1. Enseña técnicas de relajación. Probablemente tu hijo se moleste de vez en cuando y empiece a hacer rabietas. Es importante enseñar técnicas de relajación para que tu hijo pueda tratar de mantener el control de sus emociones. Cuando se producen estos casos, puede practicar sus ejercicios de relajación. Estos ejercicios pueden incluir:
    • Practicar la respiración profunda
    • Contar hasta sentir tranquilidad
    • Sostener un juguete favorito hasta que se sienta mejor
    • Yoga, meditación o estiramiento
    • Tomar un descanso con música o cantando
  2. Utiliza tarjetas mnemotécnicas para enseñarle a tu hijo. Se ha demostrado que estas tarjetas funcionan bien en la enseñanza de las emociones humanas. Puedes comprar o hacer tarjetas que representen la expresión facial común. Al mostrarle a tu hijo estas tarjetas y explicarle las emociones, o relacionarlas a ti mismo o a tu hijo, existe una mayor probabilidad de que tu hijo entienda las expresiones de otras personas.
    • Una vez que el niño comprende qué imágenes, caras y expresiones se relacionan con qué emociones, trabaja en el desarrollo de sus habilidades emocionales para vincular estas emociones a las situaciones de la vida real. Comprender la representación visual de la emoción es solo el primer paso; la verdadera comprensión emocional también implica entender qué situaciones hacen que las personas sientan esas emociones.
  3. Enséñale a tu hijo a cambiar el tema de conversación. No es raro que los niños con AAF se obsesionen con un tema específico (conocido como perseveración). Hablarán de su interés específico por horas sin cambiar de tema. Es importante tratar de enseñarle a tu hijo a cambiar el tema de conversación. Para ello:
    • Ensaya conversaciones comunes que tu hijo pueda tener.
    • Realiza un juego de roles en diferentes conversaciones.
    • Felicita a tu hijo cuando inicie cualquier conversación sobre temas que les interesen a otras personas.
  4. Aprende a evaluar la situación. Si ves que tu hijo empieza a sentirse abrumado, trata de ajustar la situación para evitar que se sienta incómodo. Aprende a conocer a tu hijo y realiza un seguimiento de lo que desencadena su molestia.
    • Por ejemplo, ir a un restaurante puede ser muy caótico para tu hijo. A veces, solo basta retirarlo del ambiente durante unos minutos para recuperar el control.
  5. Felicítalo con facilidad. Trata de mantener una actitud positiva sobre el comportamiento de tu hijo en todo momento. El refuerzo positivo le ayudará a entender qué conductas son apropiadas y cuáles se deben evitar.
    • El elogio puede venir en forma de palabras amables, abrazos y cosquillas, un juguete, o tiempo extra de cine, entre otras muchas opciones.

Entender el autismo de alto funcionamiento

  1. Ten en cuenta el espectro autista. El autismo crea una amplia gama de síntomas e intensidades. Debido a que el autismo es un trastorno del desarrollo, la comunicación y las habilidades sociales tienden a ser un reto. Sin embargo, existe un espectro que crea una serie de casos. Algunas personas tienen menos características de este espectro, mientras que otras tienen más.
    • El autismo de alto funcionamiento es menos grave, y se ha demostrado que crea una inteligencia y capacidad mayor que la promedio.
  2. Considera las fortalezas y desafíos específicos de tu ser querido. Es importante entender los síntomas de tu ser querido. Una vez que entiendas donde reside el problema, puedes concentrarte en esas áreas. Averigua qué fortalezas tiene tu ser querido y cuáles son los desafíos que enfrenta. Todos estos componentes son importantes al momento de elegir las opciones de tratamiento y mecanismos de afrontamiento.
  3. Ten en cuenta los síntomas similares entre AAF y el síndrome de Asperger. El autismo de alto funcionamiento (AAF) es bastante similar al síndrome de Asperger. De hecho, el DSM V quitó el síndrome de Asperger como un diagnóstico reemplazándolo por trastorno del autismo, y PDD-NOS lo reemplazó con un término genérico: Trastorno del Espectro Autista. Existe gran controversia sobre esta decisión en las comunidades autistas y de investigación. Si estás tratando de comparar el AAF con el diagnóstico tradicional del síndrome de Asperger, la diferencia clave recae en el desarrollo del lenguaje. Los niños con AAF experimentan retrasos en el lenguaje a temprana edad, al igual que otros niños con autismo. Las siguientes son algunas de las similitudes con respecto al AAF y síndrome de Asperger.:
    • Existe un retraso en las habilidades motoras
    • Es un reto interactuar con los demás
    • Los usos abstractos del lenguaje son difíciles de comprender (por ejemplo, sarcasmo, metáforas)
    • Específicamente interesado en ciertos artículos o información, casi de naturaleza obsesiva
    • Reacciones fuertes a diversos estímulos (sonidos, imágenes, olores, etc.)
  4. Comprende que tu ser querido quiere interactuar con la gente, pero puede tener dificultades para acercarse a otras personas. Es probable que observes estos síntomas y pienses que se parecen a los síntomas de otras formas de autismo. La diferencia entre los individuos con AAF y otras formas de autismo se relaciona con la interacción social. Los individuos con AAF quieren interactuar con la gente; el único problema es que no saben cómo acercarse a las personas. Es difícil para los individuos con AAF leer el lenguaje corporal y entender la emoción. Es por eso que es muy importante ayudar a tu ser querido tanto como sea posible.

Consejos

  • Se ha descubierto que la falta de sueño puede aumentar la probabilidad de que se produzcan rabietas. Asegúrate de que tú o tu ser querido descansen lo suficiente.
  • Ten en cuenta que parte de la agenda de una persona puede implicar ciertas peculiaridades de cuidado personal, como usar la misma ropa todos los días de la semana.
  • Existe un importante debate en torno a si se prefiere el lenguaje que pone a la persona en primer lugar o el lenguaje que pone a la identidad en primer lugar; en otras palabras, si las personas autistas prefieren ser llamadas "autistas" o "individuos autistas" o "personas con autismo" o "personas que tienen autismo". Nada de lo descrito en este artículo pretende promover el uso de una terminología por encima de la otra. Pregúntale a tu ser querido lo que prefiere, y recuerda que, en general, no hay necesidad de etiquetarlo con otra cosa que no sea su propio nombre.
  • Trata a tu ser querido según su edad. Si es un adulto, no lo trates como a un niño.
    • Lo más importante en todo caso es evitar a toda costa el mal uso del término "autista", es decir, utilizarlo para insultar o descalificar a alguien. Esto no es correcto y promueve la discriminación hacia las personas con la condición.

Advertencias

  • Las rabietas son más comunes de lo que se cree en casos de AAF. Por lo tanto, es muy importante evitar prejuzgar tildando a la persona de '"malcriada" (o si es un adulto de "inmaduro" o "pueril").
Теги:
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página