Cómo dejar de ser adicto al trabajo

Опубликовал Admin
13-06-2017, 09:20
79
0
Es peligroso ser adicto al trabajo. Aunque tengas la oportunidad de terminar gran parte de tu trabajo, puedes estar poniendo en riesgo tu matrimonio, tu relación con los hijos, sobre cansarte y terminar más temprano que tarde tres metros bajo tierra. Si deseas vivir una vida más agradable, con mayor significado, los siguientes pasos te guiarán a lograrlo.

Pasos

  1. Cambia tus valores, de modo que el trabajo no sea lo más importante de tu vida. A menos que estés verdaderamente convencido que hay otras cosas más valiosas que el trabajo, los demás pasos no te servirán de gran cosa. No podrás decir “NO” al trabajo adicional a menos de que puedas decir “SI” a algo que realmente desees. Pregúntate a ti mismo si valoras lo siguiente como para darle una mayor prioridad que a tu trabajo:
    • Tu familia. ¿Es tan importante tu trabajo que puedes arriesgarte a divorciarte y a dañar tu relación con tus hijos por no tener límites?
    • Tu Salud. ¿Deseas contraer alguna de las enfermedades asociadas al estrés y morir inclusive antes de retirarte por la gran importancia de tu trabajo?
    • Paz mental y disfrutar la vida. Los adictos al trabajo muchas veces argumentan que trabajan demasiado porque les gusta su trabajo. Pero si te enfocas en un solo gusto, lo mas seguro es que te pierdas de la felicidad y paz mental que tiene una vida balanceada, con tiempo de alimentar las relaciones significativas y disfrutar de los placeres más sencillos.
    • Dinero. ¿Cuál es el objetivo de tener un gran bienestar económico si no tienes tiempo para disfrutarlo? Si lo haces por tus seres queridos, recuerda, que darles tiempo no se compara con regalos o dinero.
    • Una vez que tienes la firme determinación de abandonar tu adicción al trabajo, los siguientes pasos te pueden ayudar:
  2. Evalúa el impacto de las diferentes tareas que realizas. Corta con todo aquello que te reditúa un beneficio muy pequeño en relación al tiempo que le inviertes. Por cada tarea que tomas hazte las siguientes preguntas: ¿Cuántas personas se beneficiaran significativamente de esto? ¿Cuántas personas realmente están ansiosas de que yo la termine? Si la respuesta es “difícilmente alguien”, piénsalo dos o tres veces si realmente debes hacerla o continuar con ella.
  3. Limita el número de tareas que aceptas. Termina una tarea antes de comenzar con otra. No sientas que debes terminar cada tarea que has comenzado. Sólo porque ya invertiste algo de tiempo en algo, no significa que debes de invertirle más. No desperdicies tiempo bueno en lo malo.
    • Si tienes problemas al rechazar tareas, tal vez debas leer Cómo dejar de Complacer a las Personas y Cómo romper con el estereotipo del “chico amable”
  4. Limita el tiempo que pasas trabajando. Deja libre un día de la semana para descansar, tal vez el domingo. Sé muy estricto contigo mismo al no trabajar ese día. Si la computadora es tu herramienta principal de trabajo, no la utilices para nada ese día. Fija tu propio horario de oficina, fuera del cual no deberás trabajar. Por ejemplo, no trabajes antes de la 8:00 am ni después de las 7:00 pm.
  5. Se flexible sobre cuando debes terminar una tarea. Si la gente te pide fechas de entrega, está bien. Pero no te las fijes a ti mismo. No hagas hoy lo que en forma razonable puedes dejar para mañana.
  6. Cuando sea necesario, limita la calidad del trabajo que deseas lograr. No mueras por una altísima calidad en el trabajo cuando realmente no es ese el objetivo. Como dijo Chesterton “si una no cosa vale la pena, entonces vale la pena hacerla mal”. Especialmente cuando te deja tiempo libre para hacer algo más provechoso. Lee Cómo Controlar el Perfeccionismo.
  7. Sé eficiente con el trabajo que haces. Si puedes ser altamente productivo en un tiempo relativamente corto, utiliza esto para apaciguar tu adicción al trabajo y permite relajarte fuera de tu ambiente de trabajo. Si dejas tu adicción, no significa que no puedas trabajar duro, trabaja de forma productiva y lograr una excelente calidad. Lee Cómo trabajar de forma eficiente y no duro.
  8. Medita esto: Cuantas personas dicen esto en su lecho de muerte, “Desearía haber pasado más tiempo en la oficina”. Hazte el hábito de preguntarte varias veces al día, “Si me muriera hoy por la noche al dormir, ¿estaría feliz de cómo pase mi día?” Aunque suene terrible, el mirar tu vida desde la perspectiva del lecho de muerte te puede ayudar a modificar tus prioridades.

Consejos

  • Desarrolla una rutina diaria o semanal de actividades diferentes al trabajo, de modo que aprendas a disfrutar de otras cosas diferentes. Intenta con el ejercicio, la oración, la meditación, la lectura relajante o libros de superación, escuchar o tocar música, inclusive ver películas. Es benéfico tener una actividad en la que se involucran otras personas, como una caminata, los juegos de mesa, un cafecito con los amigos, llamar o visitar a la familia o amigos, o salir en la noche. Sólo ten cuidado en no sobre cargarte de actividades que resulten tan ocupadas como tu tiempo de trabajo.
  • Si te levantas demasiado temprano por la mañana, no te pares sólo a hacer algo útil. Quédate descansando en paz en tu cama. Después de una hora, vuélvete a dormir. Si no te duermes, quédate a descansar otro rato más.
  • Presta atención a tu esposa/socio/Hijos/amigos cuando te piden que no trabajes demasiado.
  • Entrénate para responder de forma positiva a las interrupciones. Si el propósito de tu trabajo es beneficiar a la gente, entonces, cada vez que alguien viene e interrumpe puedes aprovechar la oportunidad para cumplir con ese propósito en ese mismo momento.

Advertencias

  • Ten cuidado con los gurús de la Administración del Tiempo. Aunque los consejos que proporcionan sobre el trabajo eficiente, sus técnicas te animan a hacer el mayor trabajo productivo que puedas en un día. Como un adicto al trabajo en recuperación, lo que requieres es bajar tu nivel de trabajo no incrementarlo.
Теги:
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página