Cómo ser una persona más segura en el trabajo

Опубликовал Admin
A veces es difícil decir lo que piensas en el trabajo, especialmente si eres una persona introvertida en las situaciones sociales o tienes poca confianza. Sin embargo, la seguridad en el lugar de trabajo es una habilidad comunicacional muy importante. Los psicólogos han determinado que quienes aprenden a expresar efectivamente lo que piensan en su empleo, son mejores trabajadores, tienen más tiempo libre y tienen relaciones personales más saludables. La seguridad es algo que puedes aprender, aún si no es una habilidad natural en ti. Este artículo te mostrará el punto de partida.

Construir la confianza

  1. Comienza de a poco. Si no tienes la confianza para decir lo que piensas en el trabajo, quizás no sea una buena idea lanzarte de inmediato y ofrecerte voluntariamente para una presentación importante o para pedirle a tu jefe un aumento. Mejor comienza por algo más pequeño.
    • Por ejemplo, si te prometieron nuevos materiales de oficina (como una pantalla nueva para tu escritorio) pero tu supervisor lo olvidó o simplemente aún no lo gestiona, solicita amablemente esos artículos que te prometieron.
    • Las pequeñas victorias te ayudarán a aumentar tu confianza y a tener la fuerza para expresar lo que piensas acerca de temas más importantes.
  2. Celebra tus éxitos. Cuando consigas algo importante en el trabajo, no te lo guardes. No es necesario que presumas demasiado, pero es importante reconocer tus propios logros (o hacer que otros también los reconozcan) para incrementar tu confianza.
    • Hacerte el hábito de reconocer tus logros y recompensarte por ellos te ayudará a ser consciente de tu valor y tus méritos.
  3. Finge que tienes confianza. Aún si en verdad no lo sientes así, al fingir que tienes confianza te sentirás más seguro, especialmente si lo conviertes en un hábito.
    • Por ejemplo, trata de sonreír a tus colegas y mirarlos a los ojos. Camina con altura y confianza, como si te dirigieras a un lugar importante.
    • También es recomendable que te vistas con autoridad. Escoge ropa que se ajuste a tu estilo y personalidad, pero que también ayude a reflejar la idea de que eres un profesional.
    • Esta estrategia te ayudará a sentir más confianza y hará que los demás te traten con mayor respeto, lo cual también aumentará tu seguridad.
  4. Practica todos los días. Piensa en las situaciones cotidianas en las que sueles sentirte inseguro o titubeas a la hora de expresar lo que piensas. Busca diariamente una oportunidad para practicar y así actuar con confianza y decir lo que piensas.
    • Esto te puede resultar incómodo al principio, pero es la manera en que se aprenden las habilidades. La práctica consistente es la clave para dominarla.
    • La repetición y el éxito permitirán que, en algún momento, puedas hacerlo con mayor naturalidad.
  5. Dedícate a reflexionar. Es importante dedicar algo de tiempo a pensar acerca de las tareas o discusiones a las cuales creas haber contribuido más, las áreas en las que te destacas y aquellas en las que puedes seguir mejorando.
    • Ser una persona segura en el trabajo no significa actuar como si tú y tus ideas fuesen perfectos. La verdadera confianza proviene del énfasis de las fortalezas, pero también de las comprensión de tus debilidades y de hacer lo que puedas para desafiarte a ti mismo y mejorar en esas áreas.
  6. No hagas caso a las críticas infundadas. Si alguien del trabajo te critica diciendo algo que no es cierto o justo, trata de no preocuparte demasiado.
    • El tiempo que gastes obsesionándote con las críticas no constructivas terminará dañando tu confianza y es un desperdicio de energía.

Proyectar confianza

  1. Di lo que piensas. Una parte importante de ser alguien más seguro en el trabajo es aparentar (y tener) confianza en lo que dices. Una forma muy poderosa de expresarte es lograr que tu voz se oiga en aquellas situaciones en que tu opinión o tu perspectiva puedan tener valor. No esperes a que te lo pregunten, sino que asegúrate de dar a conocer lo que piensas.
    • Sin embargo, esto no significa que debas hablar siempre tú primero. A veces es mejor dejar que alguien más lo haga y buscar la manera de contribuir con algunas ideas en base a las ideas de los demás. Esto también facilitará que tus ideas tengan aprobación.
    • Por ejemplo, quizás es buena idea esperar a que dos o tres personas hablen antes que tú en una reunión y luego aportar tus ideas, diciendo algo como "mi idea, que funcionaría muy bien con la de Janet, es que...".
  2. Aprende a decir no. Si te piden hacer algo que no es parte de tu trabajo o no tienes tiempo para hacerlo porque estás dedicado a otros proyectos, debes tener la confianza para decir que "no" a tus colegas. No significa que seas egoísta.
  3. No seas agresivo. Ser seguro no significa salirte siempre con la tuya ni acallar a otras personas.
    • La meta de la seguridad es ser una persona confiada y persuasiva, no demandante, grosera o controladora con otras personas.
    • Practica la empatía. Presta atención a las actitudes de quienes están a tu alrededor y dales la oportunidad de compartir sus opiniones también.
    • Si eres respetuoso con las opiniones de los demás, podrás crear un ambiente más positivo en el que te sientas más cómodo compartiendo tus ideas. Esto no solo te permitirá crear un lugar de trabajo más armonioso, sino que también te sentirás más cómodo diciendo lo que piensas sin temor a los juicios o críticas injustificadas.
    • Si eres agresivo, puedes incluso debilitar tu habilidad para expresar tus ideas, ya que es probable que tus colegas se inhiban o distraigan con tus maneras agresivas.
  4. La meta es conseguir respeto, no hacer amigos. Las relaciones laborales son distintas de las sociales. En el lugar de trabajo, el respeto como un miembro del personal valioso y con autoridad, es más importante que agradarle a los otros trabajadores.
    • Esto es especialmente cierto si estás trabajando en tus capacidades como líder. No a todos los que supervises les agradará recibir tus opiniones constructivas y honestas acerca de tu trabajo, pero es la vía para lograr un personal más efectivo y eficiente.
    • A veces, expresar tus opiniones o evaluaciones honestas no te hará muy querido entre tus colegas, pero esta debe ser solo una preocupación secundaria dentro de un ambiente profesional.

Hablar de manera efectiva

  1. Piensa en lo que deseas decir. Una parte importante de la seguridad es la capacidad para comunicarte con claridad. Ya sea que debas hablar en una reunión, que tengas una conversación cara a cara con tu jefe o que participes en un proyecto en equipo, podrás comunicarte de manera más clara y efectiva si primero piensas un poco en lo que quieres decir..
    • Al tener un plan de lo que quieres decir antes de comenzar a hablar, lograrás expresar tus pensamientos e ideas de manera más clara y segura.
    • Si debes presentar tus ideas en una reunión o para una audiencia de esas características, primero investiga un poco acerca del tema. Si estás bien informado al respecto, es más probable que puedas hablar con autoridad y que te sientas más seguro al hacerlo.
  2. Elimina los embrollos. Mientras consideras lo que quieres decir, asegúrate de redactar tu mensaje de tal forma que vayas directo al grano, eliminando cualquier información que no sea necesaria para expresar la idea principal.
    • Si divagas o te desvías del tema no lograrás que tus auditores puedan concentrarse en lo que dices.
  3. Practica discutir tus ideas. Aunque es imposible anticipar todas las situaciones en el lugar de trabajo, si sabes que vas a estar en una reunión donde debas presentar tus ideas o alguna información, lo más sabio es practicar con anticipación.
    • Es posible que una idea que parece clara en tu mente termine sonando desordenada y confusa al decirla en voz alta. Si practicas la presentación de tus ideas, podrás asegurarte de tenerlas claras y bien organizadas a la hora de hablar.
    • La práctica también es una buena manera de eliminar las "muletillas", aquellas palabras o frases distractoras que se utilizan para evitar el silencio mientras ordenas tus pensamientos (por ejemplo, "mm", "ah", "ya sabes", "es como", etc.). Estas muletillas pueden hacer que parezcas una persona menos segura e informada, pero si practicas con anticipación, es menos probable que tiendas a recurrir a ellas.
  4. Controla tu volumen. Si hablas con voz muy baja y suave, proyectarás falta de confianza y autoridad. Trata de hablar más fuerte para que tus palabras sean tomadas más en serio.
    • Quizás esto también requiera un poco de práctica.
    • No grites. Aunque es importante hacer oír tu voz, no querrás parecer irrespetuoso o dominante.
  5. Controla tu velocidad. Si hablas demasiado rápido, te verás nervioso y será más difícil que los demás entiendan lo que dices. Por otro lado, si hablas muy lento, te hará parecer aburrido o lograrás que la audiencia pierda el interés.
    • Es perfectamente aceptable hacer una pausa para beber agua si necesitas unos segundos para organizar tus ideas o dejar que la audiencia te alcance.
    • Si debes hablar mucho en público, considera grabarte cuando practiques tus presentaciones. Esto te ayudará a tener una mejor idea acerca de si la velocidad de tu discurso es efectiva.
  6. Evita debilitarte a ti mismo. No uses un lenguaje que te haga parecer inseguro o sugiera que no eres tan valioso.
    • Por ejemplo, no utilices la palabra "solo" en frases como "yo solo creo que deberíamos considerar un plan más ambicioso". Esto sugiere que tú crees que tu idea no es tan valiosa.
    • De igual forma, no comiences las oraciones con frases como "quizás estoy equivocado pero..." o "es solo mi opinión pero...". Estas frases le dicen inmediatamente a tu audiencia que no deberían tomar tu opinión en serio.

Consejos

  • Recuerda que se requiere tiempo para desarrollar la seguridad, tal como con cualquier otra habilidad. Celebra tus pequeñas victorias al comienzo y sigue trabajando.
  • Quizás sea buena idea tomar notas de tus éxitos, de modo que puedas recordarlos cuando no te sientas satisfecho con tus logros. Este "archivo de victorias" te ayudará a elevar tu confianza y quizás a tener material de utilidad para incluir en tus futuras postulaciones de trabajo.
  • Con el tiempo, el comportamiento pasivo puede convertirse en resentimiento y, en algún momento, incluso en un comportamiento agresivo. A veces puede parecer que es mejor "no molestar" con tus opiniones pero, a largo plazo, el guardarte tus ideas creará más problemas de los que lograrás evitar.
Теги: