Cómo extender la vida de tu auto

Con los precios de la gasolina en aumento y las reparaciones cada vez más costosas, lo último que querrás es que tu auto se descomponga. A continuación te brindaremos una serie de pasos que te ayudarán a proteger tu inversión y hacer de tu automóvil un instrumento en óptimas condiciones.

Pasos

  1. Lee el manual del auto y programa su mantenimiento según él. Estar al día con el programa de mantenimiento recomendado del auto ayudará a evitar los costosos problemas con el sistema de enfriamiento, grupo de propulsión, suspensión y demás componentes. Seguir el programa recomendado también ayuda a tener la garantía de recibir el beneficio completo de la garantía del fabricante.
  2. Conduce menos. Evita especialmente los viajes cortos. Los arranques en frío son traumáticos para los motores, el kilometraje y el medio ambiente. Los viajes cortos también pueden acortar significativamente la vida del auto. Básicamente, se provoca una condensación de los gases de en el escape (mofle) al encender el motor en frío y si no lo corres durante el tiempo suficiente para evaporar toda la condensación del sistema, se podrían acumular cantidades excesivas de agua en el silenciador y con el tiempo podría oxidarse y agujerarse. Será mejor que camines a la tienda más cercana en vez de ir en auto. Combina los mandados cortos y si tienes varios vehículos, usa el que hayas utilizado más recientemente. Condúcelo por lo menos cada semana, ya que los que se dejan de usar por más de una semana generan más problemas. Consulta a un mecánico si quieres guardar tu auto durante un período prolongado.
  3. Revisa los fluidos. Debes verificar el nivel de tu anticongelante, aceite, líquido de transmisión, líquido de dirección hidráulica y el líquido de frenos con mucha frecuencia, como cada vez que cargues gasolina. Incluso debes revisar los posibles escapes de fluidos en tu automóvil. También debes comprobar el color de algunos de estos líquidos. Algunos de ellos pueden verse a través del tanque de plástico. El anticongelante debe ser color rosa, verde o amarillo (color rosa para los automóviles más nuevos con "Dex-Cool", verde para los más viejos con etilo Ethyl-Glycol y verde o amarillo para los autos que se han vaciado y llenado de anticongelantes universales). Los anticongelantes marrones siempre deben lavarse, porque es posible que haya óxido o una gran cantidad de suciedad en ellos, probablemente ambas cosas. Además, nunca debes mezclar anticongelantes. Si desconoces qué color de anticongelantede tiene el tuyo, compra una marca universal. El aceite deberá ser relativamente claro, no negro (el aceite negro es el que ha estado en el motor durante demasiado tiempo). El aceite que se ve blanco y batido como si fuese leche tiene agua probablemente por una fuga de anticongelante interna o en muy raras ocasiones por una gran cantidad de condensación. El fluido de transmisión debe ser rojo brillante y no debe oler a quemado. Es probable que tengas que cambiarlo si es de color marrón o si huele a quemado.
  4. Cambia el aceite regularmente. Esto mejorará el rendimiento del aceite y protegerá su motor. El kilometraje recomendado entre cambios de aceite es de 5.000 a 8.000 km (3.000 a 5.000 millas) o cada 3 a 6 meses. Si lo haces, tu vehículo podría alcanzar los 300.000 km (200.000 millas). Cambia el filtro de aceite también, no tiene sentido poner el aceite limpio en un filtro sucio. Los filtros son muy económicos y se venden en cualquier tienda de autopartes. Consulta tu manual de servicio o ponte en contacto con tu distribuidor para las necesidades específicas de tu auto.
  5. Cambia el filtro del aire. Esto es algo que podrás hacer fácilmente en casa sin necesidad de utilizar herramientas y deberás hacerlo aproximadamente cada 20.000 km (12.000 millas). Los filtro se venden en casi cualquier tienda de autopartes y el manual del propietario te mostrará dónde se encuentra el filtro de aire. Uno sucio por el polvo puede reducir la gasolina por kilometraje.
  6. Cambia los fluidos cada dos años. El aceite de la dirección, líquido de frenos, sistema de enfriamiento. Verifica el tiempo de cambio en el manual. Los automóviles más nuevos generalmente permiten intervalos más largos entre cambios.
  7. Controla el espesor de las pastillas de freno y no dejes que las pastillas se desgasten con el metal. Esto podría causar daños a los rotores de frenos (discos o pastillas). La mordaza es el soporte de las pastillas y los pistones de freno, es más costoso reemplazar los rotores y la mordaza que las pastillas. No es necesario limpiar una pastilla de freno mientras esté en tu auto, porque la fricción entre la pastilla y el rotor quitan cualquier sucio casi de inmediato.
  8. Rota las llantas. Cambiar de posición reduce el desgaste irregular del neumático y desgaste de las huellas del neumáticos, extendiendo así la vida de los neumáticos. El ciclo de rotación recomendada es de dos veces al año o cada 10.000 km (6.000 millas). Gíralas en diagonal, desde la parte delantera derecha a la izquierda trasera y la parte delantera de izquierda a la derecha trasera. Sin embargo, este patrón puede cambiar en función del grupo de propulsión del vehículo y el tipo de neumático. El manual de tu vehículo contendrá información detallada acerca de la rotación. Ten en cuenta que algunos de los neumáticos (especialmente en los autos deportivos) son direccionales y tienen por objeto hacer girar de una sola manera. Seguramente verás una gran flecha lateral que lo indica.
  9. Mantén los neumáticos inflados. Los neumáticos inflados pueden aumentar la vida útil del neumático en un 15% y disminuirá ligeramente su gasto de gasolina por kilómetro, tal vez un 10%. Inflar los neumáticos es quizás la actividad más fácil de todas y muchas tiendas venden medidores de aire a un costo muy bajo. Comprobar la presión de los neumáticos cada vez que llenes el tanque de gasolina reducirá el desgaste de los neumáticos y prevendrá estos problemas. Controla la huella del neumático con un centavo. Inserta la moneda en la huella del neumático con la cara boca abajo. Si la parte superior no se oscurece por la huella del neumático, deberás cambiar las llantas. Básicamente, si puedes ver toda la cara, deberás reemplazar los neumáticos. Podrás usar cualquier moneda pequeña.
  10. Mantén la parte delantera alineada. Si observas que tu auto se agita durante la conducción a altas velocidades (no mientras frenas, pues el estremecimiento durante el frenado indica que los rotores están deformados) o si la banda de rodadura se usa de manera desigual, es posible que tengas que alinearlo. Esto también es clave para extender la vida de los neumáticos y mantendrá su huella, incluso para mayor seguridad.
  11. Obtén un buen arranque cada vez que enciendas el auto. Arranca el auto y conduce lenta y suavemente hasta que alcance la temperatura de funcionamiento. Esto reducirá la tensión en el motor mientras el aceite todavía esté frío y espeso. Otra opción es usar calentadores eléctricos de motor y comenzar la unidad con un motor caliente. Acelera rápidamente a la velocidad objetivo. Para los autos más modernos, arrancar el motor por primera vez estando frío es contraproducente y despilfarra. Además, a medida que aceleras, se libera un poco de gasolina debido el cambio ascendente de la transmisión automática, mientras presionas con fuerza sobre la gasolina. Esto provoca un menor desgaste en el agarre interior.
  12. Utiliza el freno de mano. Aunque conduzcas un auto de transmisión automática, utiliza el freno de estacionamiento con regularidad, especialmente si está estacionado en una pendiente. Ayuda a mantener los frenos ajustados en la parte trasera del coche y las hace durar más tiempo.
  13. Lava tu auto. La sal del camino, el lodo y la contaminación puede hacer que la limpieza de la carrocería sea costosa. Sin la limpieza regular, podrías comenzar a notar la corrosión en la parte inferior de las puertas en un lapso de cuatro años. Después de tres a cuatro años, la corrosión se arrastrará a los componentes de la parte de abajo, como las líneas de freno. Las reparaciones relacionadas con la corrosión pueden costar miles de dólares, así que no olvides lavar el coche, especialmente si vives cerca del mar, en donde la arena de la carretera o el rocío de la mañana puede ser salado.

Consejos

  • Lo mejor que puedes hacer para prolongar la vida útil de tu vehículo y ahorrarte mucho dinero es llevar tu auto al taller rutinariamente. Todos los fabricantes de automóviles recomiendan un programa de mantenimiento para cada vehículo que venden. Sigue ese programa. El mejor lugar para llevarlo, especialmente si es un auto nuevo que aún está con garantía, es el concesionario. Para los coches sin garantía, lo mejor será buscar una tienda independiente de buena reputación que pueda atenderlo siempre.
  • Consulta con tu distribuidor local de autopartes para que te dé manuales específicos para tu auto y así tendrás instrucciones completas sobre cómo realizar un mantenimiento básico en tu vehículo. A menudo, te ahorrará mucho dinero hacer el trabajo por tu cuenta.
  • Consulta con tu mecánico o manual del propietario. Dependiendo del fabricante, existen procedimientos diferentes para cada vehículo.
  • Si tu manual de usuario dice que es mejor dejar el auto calentando un poco antes de echar a andar, lo mejor será seguir las instrucciones y hacerlo.
  • Los vehículos con transmisión manual o coches con turbo requieren programas de mantenimiento diferente, dependiendo del clima y las condiciones del camino. Siempre consulta tu manual de propietario o pídelo al departamento local de servicios.
  • Los aceites sintéticos pueden ser inicialmente más costosos, pero ofrecen una mejor protección que el aceite de motor regular. Estos aceites tienen un grado de SM, que es la más reciente y proporciona una mayor protección. Los aceites tienen una viscosidad en frío y caliente, así que asegúrate de que tenga el grado correcto según la temperatura ambiental, sea verano o para invierno, especialmente si nieva donde vives. Lo más importante es utilizar un aceite de calidad de marca que esté limpio. Algunos aceites Castrol GTX nuevos vienen contaminados con carbono, por eso son de color negro. Nunca los utilices. El aceite podría ocasionar daños y perjuicios de carbono. Los buenos aceites nuevos son de color miel. CAMBIA EL ACEITE DE CADA 3 A 6 meses máximo o antes, si alcanza las 10.000 km (6.000 millas). Lee bien la letra chica del manual del coche. Muchos de los automóviles europeos consumen 15.000 kilómetros entre cambios de aceite. Pero ahora todo el mundo entiende que es demasiado largo y que las reparaciones de motores serán costosas.
  • Los cambios de aceite son un seguro muy económico y de todos modos tendrás un mejor kilometraje. Siempre calienta el auto por lo menos 30 segundos. Si vas directamente a la carretera, calienta el motor antes de arrancar, porque ir a alta velocidad con el motor en frío podría ocasionar daños internos en el motor, debido al cambio brusco de temperatura.

Advertencias

  • Comprueba la garantía : comprueba los términos y condiciones antes de reparar tú mismo un auto que todavía tenga garantía. Salvo que seas un mecánico certificado, podrías invalidar la garantía.
  • Ten cuidado con las reparaciones la primera vez : no intentes reparar tu vehículo sin supervisión si nunca lo has hecho antes. Los coches de hoy son rompecabezas complejos y podrías tener que sacar varios componentes para llegar a un tornillo especial. Solicita ayuda desde el principio.
  • Evita los baches : los baches pueden golpear el aire de las llantas y desequilibrar su peso (si tu auto se daña, ponte en contacto con el gobierno municipal, que podría reembolsarte el dinero por los daños y perjuicios).
  • Evita los aditivos de combustible: solo los aditivos que limpian los inyectores son de valor.
  • Evita usar los limpiadores de motor : si el motor está sedimentado por no haber hecho los cambios de aceite, este tipo de producto podría formar un sedimento enorme y bloquear un canal de aceite. Solo utilízalo si tu mecánico te lo indica.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página