Cómo ser un buen trabajador

Опубликовал Admin
Ser un buen trabajador no es una cualidad que fluya con naturalidad. Las cualidades y características relacionadas con los buenos trabajadores son la constancia y la perseverancia. Aunque algunas personas podrían tener una predisposición a esas características, solo con esfuerzo y dedicación podrás convertirte en un buen trabajador, aprovechando al máximo tu potencial.

Adquirir buenos hábitos

  1. Desarrolla el optimismo en ti. Si aprendes a ser optimista, el esfuerzo adicional que necesitas para convertirte en un buen trabajador puede ser algo menos drástico. Las personas optimistas consideran los acontecimientos negativos como hechos pasajeros y concretos. Adquiere el estilo de una persona optimista para ver los buenos y malos acontecimientos con una perspectiva más optimista.
    • Describe los acontecimientos negativos, como una exposición difícil, desde una perspectiva positiva. Por ejemplo, en vez de quejarte por tu responsabilidad, podrías alegrarte por la oportunidad de demostrarle a tu jefe tu dedicación y ética laboral.
    • Describe el lado positivo de tu vida como algo permanente y cotidiano. Esto te ayudará a sentirte motivado a medida que te esfuerces en tu trabajo.
    • Se ha descubierto que las personas optimistas consiguen mejor puntaje en las pruebas elaboradas para evaluar la suerte y la percepción personal. Mientras mejor sea la percepción que tienes acerca de ti, será más probable que mejores los puntos débiles de tu vida.
  2. Identifica y enfréntate a los pensamientos irracionales. Presta atención cuando solo veas los peores resultados posibles (es decir, cuando exageres), minimices tus buenas cualidades y contribuciones o pienses en el todo o nada. Los pequeños logros no son ni más ni menos que un logro y debes sentirte orgulloso de él.
  3. Reconsidera los problemas como lecciones. Volver a ver tus problemas con una perspectiva positiva reforzará los buenos aspectos de tu situación y evitará que te sientas abrumado. Esto también te animará a abordar la situación de una forma que contribuya con tu paz interior, haciendo que a la larga te sea más fácil trabajar.
  4. No te encargues de muchas cosas a la vez. Muchas investigaciones han demostrado recientemente que a pesar de que creas que puedes hacer varias cosas a la vez, esto conlleva algunos inconvenientes.
    • Hacer varias cosas a la vez deteriora tu rendimiento general, así que aunque sientas que has logrado mucho, en realidad podrías estar olvidándote de información y señales importantes.
    • Distraerte constantemente con muchas tareas puede dar lugar a que las partes de resolución de problemas y creativas de tu cerebro no puedan funcionar de manera óptima.
  5. No te quejes. Las quejas son una parte natural del ser humano y es poco probable que las elimines por completo de tu vida. Sea lo que fuere, quejarte sin una meta o solución en mente puede causar círculos negativos que contribuyen a la depresión, autocrítica negativa y estrés. Estos elementos solo harán que te sea más difícil dedicar el tiempo y esfuerzo necesarios para convertirte en un mejor trabajador.
  6. Mejora tu conciencia social. Al comunicarte y conectarte con las personas con las que trabajas, desarrollarás más tu empatía. La empatía es un componente fundamental de la resolución de conflictos, colaboración, compromiso, el escuchar con eficacia y la toma de decisiones. Mejorar tu conciencia social y desarrollar tu empatía te permitirá trabajar aun más con tus compañeros de trabajo y te mantendrá más responsable frente a tus metas.
    • Las investigaciones respaldan lo que los científicos denominan “empatía deseada” o el hecho de imaginar el dolor de los demás, que activa la respuesta de dolor en tu cerebro de una forma parecida a la empatía que ocurre con naturalidad.
    • Reconoce los límites de tu comprensión y formula preguntas para crear las condiciones en las que puedas sentir y practicar la empatía.

Ampliar tu responsabilidad

  1. Dedica más tiempo cuando sea adecuado. Aunque haya algo que prefieras hacer, cuando estés ocupado puedes practicar tu diligencia y demostrarles a tus compañeros de trabajo tu compromiso al dedicar tiempo cuando sea necesario. Hazlo consultando con un administrador y preguntándole cómo van los proyectos.
    • Ten cuidado de no excederte. Trabajar demasiado puede dar lugar a graves efectos secundarios en la salud.
  2. Ten cultura y la responsabilidad. Es imposible que abordes los problemas si no estás dispuesto a enfrentarlos. Puede ser difícil asumir la responsabilidad de tus acciones, pero es imposible que resuelvas los conflictos a tiempo si no lidias con la causa del problema.
    • Evita las justificaciones y explicaciones innecesarias. En general, son una pérdida del tiempo, ya que siempre hay factores adicionales que podrías mencionar para explicar tus acciones.
  3. Maximiza tu potencial y mejora tus puntos débiles. No minimices tus logros, aunque sean pequeños, e identifica las áreas en las que te gustaría mejorar.
    • Mejora tus fortalezas acudiendo a seminarios, clases y asumiendo roles comunitarios que utilicen tus habilidades.
    • Puedes abordar tus debilidades interrumpiendo los patrones del pensamiento negativo al realizar otra actividad, como salir a pasear, reconocer que eres un ser humano y que no puedes ser perfecto, y encontrar un mentor que te guíe y apoye.
    • Realiza cambios específicos para que te ayuden a mantenerte responsable. Si eres tímido, podrías pedirle al administrador que te diga los problemas relacionados con tu desempeño en privado.
  4. Toma la iniciativa. Aprovechar una oportunidad cuando aparezca requiere confianza en ti mismo y puedes desarrollarla en ti empezando con pequeñas metas y esforzándote para asumir una responsabilidad más grande.
    • Antes de realizar una sugerencia, haz una pausa y piensa si la idea se puede implementar de manera eficaz. Es fácil defender tus ideas, pero eliminar las sugerencias inverosímiles podría avergonzarte más.
  5. Desarrolla un buen sistema de apoyo. Los seres humanos son criaturas sociales. Por más solitario que creas que eres, un buen sistema de apoyo mejorará tu eficacia en el trabajo, mantendrá la resolución de problemas y evitará que te sientas abrumado.
    • Usa tu sistema de apoyo para recomendaciones cuando busques un nuevo puesto laboral o cuando pidas un ascenso.
    • Colabora con tus compañeros de trabajo. Nunca se sabe cuándo podrías necesitar su ayuda.
    • No compitas. Puede ser difícil, en especial porque la mayoría de los administradores usan la competencia para fomentar el buen rendimiento, pero compararte constantemente con los demás trabajadores puede dejarte insatisfecho o sintiéndote incompetente.

Mantener la perseverancia

  1. Háblate de una forma positiva. Capacítate usando frases que se asemejen a ti. Al hablarte debes reconocer tus logros y talentos de una forma positiva.
    • Usa oraciones en tiempo presente cuando te hables para no preocuparte por el futuro.
    • Explícate tus temores de forma detallada, preguntándote cuál podría ser el origen de tus miedos y cómo tratas de corregirlos.
  2. Ejerce tu voluntad. Mientras más fortalezcas tu fuerza de voluntad al ejercerla, se volverá más sólida. Aborda el tema de la fuerza de voluntad con una mentalidad segura; creer que tu fuerza de voluntad es limitada hará que sientas una falta de voluntad con más frecuencia.
    • Una forma en la que puedes ejercer tu voluntad y fomentar tu salud y bienestar es poniéndola en práctica. Una mayor actividad corporal también dará lugar a una mente más activa.
  3. Imagina el proceso. Imagina cómo te sentirías cuando trabajes hacia tu meta y cuando la completes. Imaginarte comprometido con tu trabajo y encontrando la armonía, satisfacción y orgullo al realizarlo, una característica común en los mejores trabajadores.
  4. Separa tiempo para meditar. Muchos investigadores sobre el tema de la fuerza de voluntad y la perseverancia han notado la influencia positiva de la meditación en la resiliencia, concentración y aprendizaje. Tomar diez minutos para calmar tu mente, respirar hondo y concentrarte en el presente te permitirá volver a concentrarte y reivindicarte.
  5. Revisa tu progreso. Registrar tus logros pasados te mantendrá conectado con qué tanto has crecido como trabajador. La autoevaluación también fomentará conversaciones más productivas con respecto a tu desempeño, prioridades y retos.
  6. Inténtalo una y otra vez cuando falles. Es difícil tomar el fracaso con calma, incluso para las personas exitosas, así que no te avergüences si te cuesta volver a realizar una tarea fallida. Háblate para disminuir tus sentimientos negativos y empieza a planear una nueva manera de abordar tu meta.

Consejos

  • Concéntrate en una cosa que quieras realizar en un tiempo específico.
  • No internalices la negatividad de los demás. Ten en mente que otras personas podrían tratar de desanimarte porque te consideran su competencia o por envidia.
  • Aprende de tus errores y no los cometas de nuevo.
  • Si tienes una habilidad que crees que otros no poseen, debes hacérselo saber a tus empleadores potenciales. Siempre demuestra lo mejor que tengas que ofrecer, pero sé humilde y reconoce que el talento innato es una cuestión de suerte.
  • Da ejemplos de tu buen desempeño laboral pasado en una entrevista de trabajo. Esta es una de las principales características que las empresas buscan en un trabajador.
  • Enséñales a los demás a esforzarse en su trabajo. Con la gratitud y el apoyo de los demás, el clima laboral mejorará.
  • Pide ayuda si la necesitas. Muchas personas se alegran de poder ayudar a los demás con sus habilidades.
  • Trabaja lo mejor posible, dando lo mejor de ti. Después, esfuérzate más en tu trabajo o hacia tu meta u objetivo. Presta atención a tu progreso trabajando cada vez más. Sigue pequeños pasos para convertirte en un buen trabajador y antes de que te des cuenta se habrá convertido en una parte de tu ser.

Advertencias

  • No dependas solo de tu talento. Recuerda que el esfuerzo al final supera al talento. Depender de tu talento podría dar lugar a descuidar o perder tus habilidades.
  • No seas arrogante. Una vez que te conviertas en un buen trabajador, reconoce el esfuerzo que hayas realizado y no dejes que tu actitud impida tu desarrollo.
Теги: