Cómo aumentar la concentración

Опубликовал Admin
14-06-2017, 15:40
90
0
El mundo agitado de hoy en día nos obliga a hacer varias cosas al mismo tiempo, lo cual fragmenta nuestra capacidad para concentrarnos plenamente en una actividad. Ser capaz de concentrar tu atención y energías es una habilidad que trae muchos beneficios incluyendo el aumento de la productividad, la mejora de la memoria y la reducción del estrés. Los siguientes métodos te ayudarán a aprender cómo aumentar tu concentración.

Concentrar tus energías

  1. Identifica tus deficiencias de concentración. Piensa en lo que impide que te concentres o enfoques tus energías en una actividad, tema o problema en particular. Una vez que seas consciente de tus deficiencias, podrás concentrar tus energías de forma proactiva.
    • Hay muchos factores distintos que podrían afectar tu capacidad de concentración. La internet es la principal fuente de distracción para muchas personas. Otros ejemplos son: correos electrónicos, llamadas telefónicas, niños y compañeros habladores.
    • La falta de sueño, la mala alimentación y no hacer suficiente ejercicio también afectan tu capacidad de concentrarte en una actividad. Un estudio reciente de la universidad de Harvard demostró que el ejercicio está relacionado con la capacidad de concentración.
  2. Planifica y prioriza tus actividades. Si priorizas de forma activa tus tareas y elaboras un plan en base a ello, serás capaz de enfocar con éxito tu concentración en una tarea a la vez.
    • Haz una lista de tus actividades y ordena cada tarea según su importancia. Esta lista actúa como una referencia visual para ti y tu cerebro, en la cual debes centrar tu atención en cualquier momento dado. Si notas que tu mente divaga, siempre podrás revisar dicha lista mentalmente.
    • Una pista útil es asignar una cantidad específica de tiempo para cada actividad. Cada persona puede concentrarse en una tarea durante aproximadamente 50 minutos. Programar y priorizar tus actividades en base a ello te ayudará a concentrarte con éxito en una tarea a la vez. Por ejemplo, si necesitas responder tus correos electrónicos, dedica 50 minutos de la mañana a dicha tarea y luego pasa a otra cosa. Siempre puedes programar otro bloque de tiempo para tus correos más tarde.
  3. Elimina las distracciones y el estrés. Evitar hacer varias cosas a la vez y los constantes estímulos sensoriales te ayudará a dirigir de forma significativa tu concentración hacia una actividad en particular.
    • Las distracciones provienen de distintas fuentes incluyendo: la internet, los correos electrónicos, el celular o incluso otras personas. Apaga todos los dispositivos electrónicos que no son esenciales y si es posible, asegura tu puerta y dile a tu familia, amigos y colegas que no te interrumpan a menos que se trate de una emergencia.
    • También es importante eliminar lo que te provoca estrés y lo que hace que tu mente divague para enfocar tus energías. Los ambientes estresantes son un ejemplo. Asegúrate de estar en un ambiente propicio para la concentración: encuentra un lugar cómodo donde sentarte, ilumina adecuadamente tu espacio para estimular al cerebro y practica una buena postura para mantener la circulación sanguínea. Dichos factores te ayudarán a mantenerte alerta y concentrado en tu tarea.
  4. Haz pausas para reanimarte y volver a enfocarte. Si divides tus tareas en partes realizables, estableces de forma automática tiempo para tomar descansos cortos. Las pausas ayudan a revitalizar tu mente y cuerpo, además de prepararlos para volver a enfocarse en una actividad específica.
    • Una caminata corta es una forma excelente de tomarse un descanso. Te aleja de tu tarea, permite la circulación de la sangre, lleva oxígeno a tu cerebro, permite que tu mente se distraiga y te ayuda a relajarte.
    • Si deseas, siéntete libre de aplazar un descanso programado. Es una forma de desarrollar la resistencia mental. Pero no olvides que necesitarás hacer una pausa para reanimarte y refrescar tu mente.
    • Apartar tiempo para “preocuparse” o “distraer la mente” también es importante. Date un tiempo específico cada día para dejar que tu mente afronte tus problemas o simplemente para no hacer nada. Tener este tipo de descansos para reanimarte es tan importante como los descansos cortos que tomas entre cada tarea.
  5. Establece una rutina flexible. Tener una rutina que puedas modificar según sea necesario es otra señal para ti y tu cerebro para concentrarte en una tarea o actividad.
    • Sé flexible en dicha rutina para adaptarte a las situaciones e intereses cambiantes. La flexibilidad te ayudará a relajarte y a evitar que te agotes.
  6. Date una recompensa. Otra técnica para ayudar a concentrarte es premiarte. Por ejemplo, puedes permitirte salir a almorzar con un amigo por haberte concentrado con éxito en tus correos electrónicos o en escribir cuatro páginas.
  7. Practica mucho. Recuerda que estás aprendiendo una nueva habilidad que requiere práctica para dominarla.
    • Asegúrate de poner toda tu atención solo en una tarea a la vez. Si notas que tu mente está dando vueltas, puedes usar la técnica de “estar aquí, ahora” para recuperar el enfoque. Cada vez que estés centrado en más de una actividad o pensamiento, repítete a ti mismo la frase “debes estar aquí, ahora” hasta que puedas recuperar tu concentración.
    • Si después de ello te parece difícil volver a concentrarte, pasa a otra actividad. Tal vez tu cerebro solo necesita un cambio. Tras cierto periodo de tiempo dedicados a una actividad, las personas son más capaces de concentrarse en otra tarea.

Meditar

  1. Aprende sobre la meditación. La meditación es uno de los métodos más poderosos para aumentar la concentración. Antes de empezar, es bueno conocer algunos hechos básicos sobre la práctica de la meditación.
    • La meditación es una práctica activa de estilo de vida que te enseña a dirigir tu atención en un área específica.
    • Los seres humanos han practicado distintas formas de meditación durante miles de años. Ha tenido distintos propósitos, desde buscar una iluminación interna hasta relajarse y aprender a concentrarse.
    • La meditación te fuerza a desconectarte realmente del mundo y a concentrarte internamente. Tener este tiempo de desconexión con el mundo te enseñará a concentrarte. Otro beneficio es que te ayudará a relajarte, un elemento importante para mejorar tu capacidad de concentración.
  2. Prepárate para las sesiones de meditación. Un periodo de meditación diaria ofrece la oportunidad de trabajar específicamente en dirigir la concentración en un punto focal.
    • Fija un horario diario para meditar. Asigna tiempo diario para practicar la meditación. Empieza con 5 a 10 minutos y aumenta el tiempo poco a poco mientras te vuelves más diestro en la meditación.
    • Encuentra un lugar tranquilo y cómodo donde nadie te interrumpa. Al eliminar las distracciones y sentarte derecho pero cómodo a la vez, harás que sea fácil centrar tu atención en tu respiración y en dejar ir los pensamientos o sensaciones que puedan surgir.
  3. Desarrolla tu práctica de meditación diaria. Una vez que hayas preparado un horario y un lugar tranquilo para meditar, estarás listo para empezar a desarrollar tus habilidades. Recuerda que la meditación es un proceso activo y no un tiempo para relajarte por completo.
    • Siéntate derecho y quieto y cierra los ojos. Una postura adecuada constituye una parte vital de la meditación. Permite el flujo de la respiración y la sangre, lo cual ayuda a que el cerebro aprenda a concentrarse en un punto determinado. Cerrar los ojos ayudará a alejar las distracciones.
    • Respira fácil y fluidamente. No controles tu respiración. En vez de ello, déjala ir y venir. Una técnica excelente para mejorar la concentración es centrarse únicamente en la respiración diciendo “déjalo” al momento de inhalar e “ir” al momento de exhalar.
    • Sé consciente de las sensaciones físicas y mentales. Déjalas ir y venir para ayudar a relajarte y a profundizar en tu práctica de meditación.
    • Si pierdes tu concentración interna durante la sesión de meditación, respira profundo y vuelve a centrar tu energía hacia el interior. Es muy normal que ello suceda, sobre todo mientras desarrollas tu práctica de meditación.

Consejos

  • No te esfuerces más allá de tus límites. Es perfectamente normal perder la concentración en ocasiones. Simplemente trata de recuperarla.
  • No olvides ser flexible con tu rutina y tus planes.
Теги:
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página