Cómo comportarse en el trabajo

Tu actitud es tan importante como tus habilidades y destrezas. Desde oficinas con mucho estrés hasta restaurantes de ritmo rápido, aprender a desenvolverte en un nuevo trabajo requiere una mezcla única de dedicación y habilidades sociales. Puedes aprender a causar una buena impresión el primer día y convertirla en una buena reputación en el futuro.

Empezar un nuevo trabajo

  1. Llega temprano. En tu primer día, es importante causar una buena impresión y llegar a tiempo. Asegúrate de llegar temprano a fin de que tengas suficiente tiempo para prepararte y cambiarte, si fuera necesario, para empezar tu jornada. Debes estar listo en 10 a 15 minutos antes de que tu jornada empiece.
    • Si tienes que tomar el transporte público o no estás familiarizado con la ubicación de tu lugar de trabajo, visita ese lugar unos días antes para que sepas con certeza cuánto tiempo te tomará llegar y dónde está ubicado.
    • No te quedes más tiempo después de tu jornada. El retirarte tarde puede indicar que no organizas tu tiempo de manera adecuada. Impresiona a tu jefe llegando lo suficientemente temprano para alistarte para el día. Luego, retírate cuando termines.
  2. Escucha y aplica lo escuchado. La gente no esperará que seas excelente de inmediato en la mayoría de tus tareas. Además, la mayoría de los empleadores saben que existe una curva de aprendizaje con los nuevos trabajadores. Por lo tanto, no te preocupes mucho por cometer errores y equivocarte en el primer día, pero concéntrate en aprender lo más que puedas y en escuchar atentamente para asegurarte de que no te pierdas de nada.
    • Plantéate como meta el solo equivocarte una vez. Si tu jefe te enseña cómo hacer algo, escúchalo y recuérdalo para que no tengas que preguntar nuevamente.
  3. No temas preguntar. Muchos de los empleados que son nuevos sienten vergüenza de hacer preguntas, por lo que terminan haciendo las cosas de forma incorrecta. Aprende a identificar cuándo necesitas ayuda. Preguntar especialmente en tu primer día no te debería avergonzar. Es mejor que te expliquen una vez y te asegures de hacerlo bien, en lugar de tratar de adivinar y que luego seas expuesto por ello más adelante.
  4. Trata de anticipar qué debes hacer después. El proceso de cada lugar de trabajo es muy distinto. Incluso si eres talentoso, puede tomarte un tiempo entender qué debes hacer y en qué orden. La mejor forma de destacar en tu primer día como un buen trabajador es intentar analizar la situación y entender qué debes hacer luego.
    • En algunos trabajos, el primer día involucra mucho observar alrededor. Actúa cuando veas una oportunidad. Si ves que algún empleado lleva paquetes grandes de un lugar a otro, no esperes a que te digan que puedes ayudar.
    • En algunos trabajos, necesitas preguntar antes de actuar. Si comienzas a trabajar en una cocina y hay algunos platos sucios, puede parecer obvio que deban ir al lavaplatos, pero es posible que haya otro procedimiento, así que pregunta.
  5. Limpia sin que te lo pidan. Algo que es constante en cualquier lugar de trabajo es la limpieza y seguridad. Usualmente, limpiar no necesita algún entrenamiento. Busca cosas que puedas organizar o maneras en que puedas limpiar para que tu lugar de trabajo sea mucho más agradable.
    • Si trabajas en una oficina, cambia el filtro de café y coloca un tazón nuevo. Lava las tazas, las cucharas y bota los desperdicios. Ayuda a ordenar las áreas compartidas si se deben arreglar.
    • Si trabajas en la cocina o en algún restaurante, mantente pendiente de los obstáculos con los que alguien se pueda tropezar o ayuda a lavar los platos en la parte posterior. Ayuda en el lavadero si es necesario. Intenta encontrar una forma de mantenerte siempre ocupado.
  6. Sé tú mismo. Tu éxito no llegará gracias a lo que sabes, lo talentoso que eres o incluso lo que hagas en el primer día, sino tu actitud y comportamiento. Tu empleador te contrató porque hubo algo respecto a la combinación de tus habilidades y personalidad que beneficiará a tu lugar de trabajo. Ten fe en tu habilidad para triunfar siendo tú mismo y no pienses en tener que ser alguien que no eres.
    • No tienes que actuar como tus colegas para bien o para mal. Toma tiempo que las personas se acostumbren a alguien nuevo, así que dales un tiempo a tus colegas para que se acostumbren a tu personalidad en lugar de cambiar tu comportamiento para coincidir con el de ellos.

Ser un buen trabajador

  1. Establece metas laborales a corto plazo. Ser un buen empleado incluye hacer más de lo que te piden hacer. Trata de ser el mejor empleado que puedas ser al crear metas personales a corto plazo para ayudarte a destacar. Después de unos días en el trabajo, intenta identificar las cosas en las que debes esforzarte más y conviértelas en una meta para llegar a donde quieras llegar.
    • Si trabajas en la cocina, haz que tu meta sea aprenderte las recetas de los emparedados antes de que termine el mes para que no tengas que consultar tu hoja de recetas. También, puedes hacer que tu meta sea tener tu plato listo antes que los otros empleados.
    • Preocúpate más en la calidad de tu trabajo y menos en la rapidez durante las primeras semanas. Aprende a preparar bien cada emparedado antes de preocuparte por hacerlo rápido. Preocúpate por trabajar más rápido o producir más conforme avance el tiempo.
  2. Mantente dispuesto y sé realista sobre lo que puedes hacer. Los buenos empleados son voluntarios y están dispuestos a tomar responsabilidades adicionales cuando se les pide. Si quieres crear la reputación de que eres un empleado confiable, debes estar dispuesto a hacer las cosas que se deben hacer.
    • También es importante conocer tus límites. Si tienes 10 cosas por hacer antes de que te retires, no te ofrezcas a hacer algo más que tomará varias horas. Organiza tu tiempo de manera correcta.
    • Sé cuidadoso cuando sea necesario. Si algún compañero te pide hacer algo de lo que no estás seguro, será de mayor ayuda que pienses en un plan alterno. Sé precavido y pídele ayuda a tu jefe si es necesario.
  3. Solo haz tu trabajo, no el de alguien más. Los buenos empleados no interfieren y se ocupan de sus cosas. Cuando estés en el trabajo, concéntrate en hacer tus obligaciones lo mejor posible. No pases el tiempo metiéndote en el trabajo y en los asuntos de los demás. Resalta por cumplir con todo lo que debes hacer.
    • Evita el chisme en el trabajo. Es fácil caer en algunas distracciones típicas del trabajo que te puedan distraer de tus responsabilidades. No obstante, solo concéntrate en hacer tu trabajo, no en qué tan bien trabajan los demás.
  4. Sé dinámico. Si ves desechos tirados en el piso, no circules por allí ni le digas a tu jefe que alguien debe recogerlos. Solo recógelos tú mismo. Haz cosas para crear un mejor ambiente laboral, no para parecer ser un mejor empleado.
  5. Aporta algo más. Haz bien tu trabajo y termínalo, luego busca maneras de hacer un trabajo adicional pequeño para ayudar a que la compañía logre cumplir sus metas. Los buenos empleados aportan ideas creativas para mejorar y estrategias eficientes para crear un mejor ambiente laboral.
    • Intenta plantear algunas ideas creativas cada cierto tiempo, luego tenlas a la mano en caso de que sean de ayuda en el futuro. Tómate cinco minutos para hablar sobre tu idea en privado con tu jefe, en lugar de mencionarla en una reunión de grupo con varias personas.

Tener la actitud correcta

  1. Establece metas laborales a largo plazo. ¿Dónde planeas estar en 5 años? ¿Y en 10 años? ¿De qué forma este trabajo te ayuda a llegar allí? Organiza metas claras y posibles para ti mismo en el trabajo y esfuérzate en lograrlas cada semana. Saber si tu trabajo se relaciona con tus metas principales en la vida te brindará seguridad y motivación para potenciar la compañía y a ti mismo.
    • Intenta llevar una lista de aquello en lo que trabajas para ayudarte a lograrlo durante la semana. Es posible que lo que hagas ahora no parezca importante. Sin embargo, ¿de qué forma te ayuda a lograr tu meta? ¿De qué manera hace que te superes?
    • Las metas principales de la compañía también son importantes y debes tenerlas siempre en mente.
  2. Habla bien sobre otros trabajadores. Los empleadores aprecian a los trabajadores que apoyan a otros buenos empleados. Si te esfuerzas y ayudas siempre a que las metas de la compañía se logren, te convertirás en alguien de confianza. Usa tu voz para ayudar a que reconozcan y asciendan a las personas que lo merecen.
    • Si un grupo de empleados se burlan o critican a otro, no participes. Es muy fácil caer en esos clichés irritantes en el trabajo, pero puede crear un ambiente de trabajo tóxico. No seas parte de ello.
    • Si formas parte de esto para ganarte un lugar en la compañía, es posible que ganes un lugar a corto plazo, pero lo perderías a largo plazo por crear malas relaciones con otros empleados. Permite que tu jefe te evalúe por tu trabajo y tus habilidades, y determine dónde encajas mejor en la compañía.
  3. Disfruta lo que haces. Los empleadores valoran a los trabajadores que están orgullosos de lo que hacen. Si estás haciendo algo te apasiona, será fácil. Pero si trabajas solo por el sueldo, será un poco más difícil que te apasione. Encuentra maneras de disfrutar lo que haces para que tu pasión brille a través de tu trabajo.
    • Por el momento, mantente concentrado en lo que te ofrece el trabajo y recuerda que, si eres exitoso en él, las cosas serán más fáciles. Si estás trabajando para alimentar a tu familia o para pagar tus estudios, recuerda que lo que hagas en este trabajo afectará directamente esa parte de tu vida.
  4. Trata a todas las personas con dignidad y respeto. Si bien algunas personas en el trabajo son difíciles de tratar, debes recordar que, si las tratas de mala manera, estarás afectando de manera negativa las oportunidades que tengas en la compañía. Tus colegas fueron seleccionados cuidadosamente como tú, así que ser irrespetuoso con cualquiera de ellos demostrará que devalúas el desempeño de tu empleador.

Consejos

  • Demuestra seguridad y honestidad cuando te relaciones con los demás en el lugar de trabajo.

Advertencias

  • Ten cuidado con las personas entrometidas. En casi todos los trabajos, te encontrarás con al menos una persona entrometida que busque saber constantemente información sobre tu pago, horario o vida personal, por lo que es mejor abstenerte de responder preguntas de ese tipo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página