Cómo hacer la afinación básica en tu auto

Опубликовал Admin
15-06-2017, 09:40
163
0
No necesitas ser un mecánico o incluso un fanático de los autos para realizar un mantenimiento básico en tu vehículo. Puedes ahorrarte dinero y molestias al aprender unos cuantos pasos y reparaciones fáciles de recordar con la finalidad de mantener tu auto en buen estado durante todo el año. Olvídate de las llamadas de emergencia al mecánico los fines de semana y de los servicios de asistencia vial. Con inspecciones y afinaciones regulares tu auto ser confiable, seguro y listo para salir en circulación. Lee el paso 1 para obtener más información.

Realizar una inspección básica

  1. Revisa el aceite y llénalo de ser necesario. Una de las formas más sencillas con las que puedes extender la vida útil de tu auto sin gastar en afinaciones es revisar el nivel de aceite con regularidad y agregar más en caso de que esté bajo. Solo te toma uno o dos minutos hacerlo, además la varilla de medición que se encuentra en tu motor facilita mucho más el trabajo, incluso para los novatos.
    • Busca la tapa del motor, por lo general etiquetada como “Aceite”, y encuentra la varilla de medición que debe estar cerca. Para obtener una lectura más precisa, hazlo después de haber dejado que el motor se enfríe o a primera hora en la mañana. Retira la varilla y limpia el aceite con una toalla de papel o trapo.
    • Examina el trapo. ¿El aceite está particularmente negro? ¿Notas algún sedimento o que el aceite tiene una apariencia grumosa? Si es así, probablemente debas cambiarlo. Vuelve a colocar la varilla y retírala una vez más para revisar el nivel. Las marcas en ella te indicarán la cantidad de aceite que debe tener el compartimento.
    • Si el nivel es bajo, quita la tapa y añade una cantidad pequeña de un aceite para motor de alta calidad adecuado para el tipo de motor que tienes. Si no estás seguro de qué tipo de aceite usar, consúltalo en cualquier tienda de autopartes. Utiliza un embudo para no derramar y vuelve a revisar el nivel del aceite una vez que lo hayas llenado.
  2. Revisa los neumáticos. No hay nada peor que un neumático reventado en el momento equivocado cuando se te hace tarde para el trabajo y estás en medio de una lluvia. No gracias. Sin embargo, si revisas regularmente los neumáticos y los rotas, puedes evitar esta molestia. Revisa la presión de aire en tus neumáticos y la banda de rodamiento en busca de desgaste. Reemplázalos si es necesario.
    • Puedes usar un medidor de presión en la mayoría de estaciones de servicio o puedes comprar uno por unos cuantos dólares en una tienda de autopartes y guardarlo en la guantera para realizar revisiones periódicas. Observa el lado del neumático para determinar el rango adecuado de presión y no lo infles demasiado. Mantener tus neumáticos inflados de acuerdo con las especificaciones adecuadas mejora el rendimiento de la gasolina y la conducción.
  3. Revisa los niveles de los demás líquidos. Encuentra el compartimento de líquido del limpiaparabrisas, el de la transmisión, el de los frenos, así como el del anticongelante para asegurarte de que todos estén llenos y limpios. Añade más líquido si es necesario. Esto no es algo que necesites revisar todas las semanas, pero hacerlo periódicamente asegurará que tu auto esté en buenas condiciones.
    • En un auto automático, la varilla para medir el líquido de la transmisión debe ser otra de la que usas para medir el aceite. Retírala, límpiala y observa el nivel de líquido. Debe ser mayormente transparente con un ligero tono de color rojo. Solo necesitarás cambiar el líquido de la transmisión aproximadamente cada 160,000 km (100,000 millas).
    • El líquido de los frenos se encuentra en un depósito plástico de color blanco en el compartimento del motor etiquetado con el nombre “líquido de frenos”. Este líquido nunca debe bajar, a menos que tengas una fuga en alguna parte de las líneas, lo que significa que debes llevar tu auto al taller inmediatamente o revisar las líneas por tu cuenta.
    • Es necesario revisar el líquido del radiador o el refrigerante cuando el motor se enfríe por completo. Cuando el motor se calienta, incluso un poco, el líquido hirviente del radiador saldrá literalmente disparado al quitar la tapa. Ten mucho cuidado con esto. Si mientras manejas comienzas a notar un olor extraño y empalagoso que provenga de los ductos del aire acondicionado, es posible que tengas una fuga de refrigerante haciendo que el glicol gotee sobre el compartimento del motor y se queme. Si los niveles de líquido en el radiador son bajos, esta podría ser la causa.
    • El líquido de la dirección asistida y el del limpiaparabrisas se encuentran en el compartimento del motor en depósitos de plástico. El depósito del líquido de la dirección asistida a menudo tendrá una marca que indique cuándo el motor está frío y otra que indique cuándo está caliente, así que ten en cuenta esto cuando revises el nivel correcto de líquido y añade más si es necesario. El líquido del limpiaparabrisas no es esencial para el rendimiento del auto, pero puede extender la vida de tus limpiaparabrisas si te aseguras de que el depósito esté lleno.
  4. Revisa la batería. Revisa la batería de tu auto en busca de corrosión y otras señales de desgaste. Las terminales de la batería pueden cubrirse de líquido producto de sus componentes, lo que puede obstruir los puntos de contacto y causar problemas cuando intentes arrancar el motor. Si notas que el auto no arranca tan suavemente como solía hacerlo, revisa estos puntos de contacto.
    • Si es necesario, limpia la batería con bicarbonato de sodio y un cepillo de dientes viejo. También puedes usar una cantidad pequeña de gaseosa para deshacer la corrosión y limpiarla. De ser necesario, afloja los pernos que aseguran la batería y deshazte de cualquier acumulación.
  5. Prueba los frenos. De vez en cuando, cuando conduces y el terreno está despejado, pisa los frenos con fuerza a baja velocidad para tener una idea de cómo reaccionan. ¿Frenan de inmediato? ¿El sistema ABS funciona en el momento correcto? ¿Notas algún chirrido o irregularidad durante el funcionamiento? Cualquier anormalidad podría ser una señal de pastillas de freno desgastadas, lo que es un buen indicio de que debes hacer algunas afinaciones.
  6. Revisa tus faros. Sería una buena idea revisar los faros con regularidad para asegurarte de que funcionen correctamente y de que nada se haya fundido. Pídele a alguien que encienda las luces de giro y presiona los frenos mientras te estacionas para verificar que no haya luces fundidas o desajustes.
    • Para revisar las luces altas, puedes estacionarte frente a una pared y encenderlas. Algunas veces, es necesario ajustarlas para asegurarte de que iluminen la cantidad correcta del camino y de que te proporcionen la visión necesaria para conducir de noche de manera segura.

Realizar afinaciones de rutina

  1. Cambia el aceite cada 5,000 km (3,000 millas). Para mantener tu motor funcionando a su máximo potencial, necesitas drenar completamente el aceite viejo y colocar uno nuevo que sea adecuado para el tipo de motor de tu auto. También querrás cambiar el filtro de aceite, el cual generalmente tiene un periodo de vida de 24,000 km (15,000 millas). Por lo general, el cambio de aceite es una buena oportunidad para cambiar el filtro, el cual incrementa el periodo de vida de tu vehículo.
    • Cambiar el aceite es un trabajo de nivel intermedio. Si bien este trabajo en sí no representa ninguna dificultad, debes tener el espacio y materiales necesarios (necesitarás aceite fresco, un depósito de aceite y un gato hidráulico o rampas). Puedes llevar tu auto a un taller para que le hagan este procedimiento, ya que es relativamente barato y rápido, sobre todo si vives en la ciudad y no tienes mucho espacio para hacerlo tú mismo.
  2. Rota tus neumáticos y reemplázalos si es necesario. Para nivelar el desgaste en tus neumáticos y darles la mayor duración, es recomendable rotarlos periódicamente utilizando el patrón de cruce correcto. Dependiendo del tipo de trato que le des a tus neumáticos, es posible que necesites cambiarlos de lado así como de posición. Necesitarás varios gatos hidráulicos si quieres rotar tus neumáticos por tu cuenta o puedes llevar tu auto a un taller para que realicen el trabajo de forma rápida y asequible.
  3. Reemplaza los limpiaparabrisas si es necesario. Si notas que la hoja de tus limpiaparabrisas se están aflojando, agrietando o si ves agujeros en la cubierta cuando están en funcionamiento, retíralos y reemplázalos por unos nuevos. Cuando estés en la tienda de autopartes, puedes consultar el manual para averiguar el tamaño necesario para tu auto o puedes llevar los antiguos para que los reemplacen rápidamente.
  4. Reemplaza el filtro de aire del auto. La unidad de filtro de aire debe estar sobre el motor, debajo de una cubierta voluminosa y redondeada hecha normalmente de metal o de plástico. Retirar el filtro de aire y limpiarlo por completo (incluso pasar únicamente aire comprimido a través de él y limpiarlo) puede ayudar a prolongar considerablemente la vida del motor.
  5. Revisa y cambia las correas si es necesario. A veces conocida como “correa serpentín”, esta correa larga de goma pasa a través del alternador, de la bomba de dirección asistida y de otros componentes del motor. Una correa de dirección asistida funciona de manera similar. La alineación e instalación de las correas variará ampliamente dependiendo de tu motor, pero si notas un chirrido al momento cuando arrancas o cuando haces un giro, revisa las correas desgastadas y reemplázalas. Esta correa solo cuesta unos cuantos dólares y generalmente el compartimento del motor viene con un diagrama de instalación incluido.
  6. Reemplaza las bujías del auto. También es necesario revisar y reemplazar las bujías del auto cuando sea necesario. Ellas son fundamentales en el mecanismo de combustión del vehículo, así que es importante mantenerlas en buenas condiciones. Cualquier desperfecto en ellas podría hacer que el motor se apague, así que debes evitar que esto ocurra reemplazándolas con regularidad.

Maximizar la vida útil del vehículo

  1. Conduce menos. En términos simples, mientras más arranques en frío hagas a diario, más presión se ejercerá en el motor. SI quieres prolongar lo más posible la vida de tu auto, solo úsalo cuando sea absolutamente necesario y evita encenderlo y apagarlo repetidas veces.
    • Evita los viajes cortos y combínalos en unos más largos. En lugar de ir a una tienda en la mañana para comprar comida para perros y luego ir al supermercado más tarde para comprar algo de cenar, combina ambos viajes y planifica tu tiempo de manejo con más eficacia.
    • Si vas a conducir menos por un periodo prolongado de tiempo, considera la posibilidad de guardar tu auto en un lugar seguro y desplazarte de otra manera.
  2. Acelera lentamente. Ejercer tensión en la transmisión al pasar desde un punto muerto a la mayor velocidad posible es una buena manera de echar a perder tu motor a largo plazo. Disminuye la velocidad. Aun cuando tengas prisa, aprende a acelerar de forma suave y gradual hasta llegar a la velocidad deseada. Incluso si conduces un auto con transmisión automática, finge que realizas los cambios a un ritmo relajado para aprender a acelerar adecuadamente.
  3. No ejerzas mucha fuerza en los frenos. Con una transmisión manual, es posible cambiar a una velocidad menor y, por ende, utilizar el motor para frenar el auto, mientras que con una transmisión automática es necesario tener más cuidado al desacelerar con fuerza en el último momento. Pasar directamente de la aceleración al frenado ejerce mucho desgaste en las pastillas de freno, independientemente del tipo de transmisión que tengas, por lo que es importante anticipar tus paradas y detenerte poco a poco.
    • Nunca aceleres hacia las luces rojas. Quita el pie del acelerador y mantén tu velocidad preparándote para detenerte.
  4. Si tienes un auto con transmisión manual, realiza los cambios suavemente. Cambiar el embrague es uno de los trabajos más difíciles además de ser uno de los más costosos. Los cambios bruscos en los que accidentalmente bloqueas los cambios o aumentas demasiado las revoluciones ejercerán tensión en la transmisión, cuya reparación o reemplazo puede ser algo costoso. Intenta hacer los cambios con suavidad, sobre todo en velocidades bajas.
  5. Utiliza el mejor combustible para tu auto. Utiliza el octanaje especificado en el manual de tu auto y que generalmente está escrito en el interior de la tapa del tanque de combustible. Evita llenar tu auto de combustible en estaciones de servicio que acaben de ser abastecidas. Si ves una estación de servicio recibiendo un reabastecimiento de combustible, ve a otra parte. Cuando se vierte combustible nuevo en el tanque, el sedimento y el agua en la base del mismo tienden a distribuirse en todo el depósito. Aun cuando haya algunos filtros en la bomba y en el auto, ellos no atrapan todo y con el tiempo se obstruirán. Es mejor que evites reabastecerte de combustible en momentos como estos. Si no hay estaciones de servicio cerca, tómate una pausa, ve al baño, da un paseo y espera por 15 a 20 minutos para que el combustible se asiente en el tanque subterráneo.
  6. Siempre soluciona los problemas a medida que surjan. Cuando se produzca un problema, es recomendable estacionarte y comenzar a solucionarlo. Conducir con una correa de alternador que produce un sonido chirriante durante semanas es malo tanto para tu motor como para la cordura de tus vecinos.

Consejos

  • Asegúrate de que las válvulas estén ajustadas correctamente. También es necesario ajustar la válvula del motor con regularidad a menos que tu auto utilice una versión hidráulica. Intenta reemplazar la tapa de la válvula en caso de que veas restos de aceite en la parte superior.
  • Reemplaza el condensador y los disyuntores del vehículo. También es necesario cambiar los disyuntores y el condensador del auto cada seis meses en caso de que tengas un tipo de vehículo más antiguo. Sin embargo, cuando los cambies, asegúrate de revisar el tiempo de encendido para garantizar un buen funcionamiento del auto.

Advertencias

  • Siempre es mejor pagar por un servicio de revisión de tu auto en un taller y que diagnostiquen algún problema que tener que reparar algún desperfecto que hayas provocado. Verifica en todo momento el manual del usuario antes de intentar cualquier afinación de tu auto por cuenta propia.
Теги:
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página