Cómo concentrarse con ruido

Опубликовал Admin
A tu vecino le encanta el heavy metal y tienes un examen mañana. Todos hemos enfrentado alguna vez un ambiente de trabajo ruidoso y no hemos podido concentrarnos. Hay una clara relación entre el ruido de fondo y el estrés. Este tutorial te ofrecerá distintos métodos para combatir el ruido y recuperar tu tranquilidad y concentración.

Lidiar con un ambiente ruidoso

  1. Usa tapones para los oídos o auriculares con cancelación de ruido. Los tapones para los oídos son económicos y excelentes para cancelar los ruidos externos. Los auriculares con cancelación de ruido son más costosos, pero pueden ser útiles como sustitutos o complementos de los tapones para los oídos.
    • Si estás en una oficina, un ambiente social o de estudio, tal vez quieras explicar por qué usas tapones para los oídos o auriculares. Diles a los demás que pueden seguir hablándote y anímalos a darte una palmadita en el hombro, a pararse a tu lado o a hacer cualquier otra cosa para captar tu atención. Por supuesto, asegúrate de que tu jefe haya aceptado este arreglo de antemano.
    • Hay distintos tapones para los oídos, auriculares y dispositivos con cancelación de ruido. Experimenta para encontrar los que más te convengan, ya que todos tenemos distintos gustos.
  2. Organiza tu trabajo de otra manera. Identifica en qué momento el ruido es más fuerte y reserva las tareas más fáciles para dicho momento. Si estás en el trabajo, ve si puedes irte a la biblioteca, a otro cubículo o a una sala de conferencias si necesitas mayor concentración.
    • No siempre es posible salir de tu escritorio. Si realmente no hay nada que puedas hacer respecto al ruido, a veces la mejor solución es aceptarlo y adaptarse.
  3. Escucha música. Si eres capaz de pensar, concentrarte y estudiar mientras escuchas música, esta técnica puede ser una excelente manera de cancelar el ruido de fondo. La música sin letra, como la música clásica, música trance o música ambiental, a menudo es la mejor elección para la concentración.
    • Piensa en el volumen. Si la música es muy fuerte, no podrás concentrarte y probablemente molestarás a tus colegas.
    • Como una alternativa, usa el ruido blanco. El ruido blanco es un sonido estático que sirve para bloquear el ruido de fondo. Se usa mucho con los bebés. Si el ruido blanco no te agrada, prueba el ruido rosa, gris o marrón. Puedes encontrarlos fácilmente en Internet o descargar una aplicación para tu celular.
    • Ponte auriculares, pero no escuches nada. Para algunas personas, el simple hecho de colocarse auriculares amortigua el sonido lo suficiente como para concentrarse sin necesidad de ninguna modificación.
  4. Descansa del ruido y relájate. Los ruidos de fondo pueden ser muy estresantes y perjudiciales para la salud. Una buena forma de recuperar la concentración es tomarse un descanso breve y salir a caminar o ir al baño. También puedes probar distintas técnicas para calmarte:
    • Siéntate cómodamente, respira profunda y lentamente. Una vez que el cuerpo se haya acostumbrado a esto, cierra los ojos y céntrate en algo relajante. Hazlo durante al menos 10 minutos.
    • También puedes tratar de relajar los músculos del cuerpo. Siéntate cómodamente y estira los músculos del rostro. Gira la cabeza suavemente y mueve los hombros. Estira los brazos y las piernas; luego gira las muñecas y las manos.

Adaptarse al ambiente

  1. Aborda el problema. Si no puedes escapar del ruido (como una radio que suena en el trabajo), plantea el asunto amablemente con todos los involucrados. Es importante que todas las personas de un lugar de trabajo o ambiente de estudio se sientan cómodas. Tal vez descubras que no eres el único con este problema.
    • Si tus colegas se niegan a mantener al mínimo el volumen del ruido, considera hablar con el departamento de recursos humanos.
    • Si debes lidiar con vecinos ruidosos, siempre mantén la calma y sé amable. Las disputas entre vecinos pueden acabar muy mal.
  2. Arregla la habitación para bloquear los sonidos externos. Esta es una estrategia a corto plazo para aislar la habitación en la cual estás trabajando. Asegúrate de que las ventanas y las puertas estén cerradas. Por lo general, los sonidos penetran a través de los agujeros y las grietas. Las siguientes ideas pueden ayudarte a reducir el nivel del ruido de fondo:
    • Varias barreras pueden silenciar los sonidos distractores. Coloca algunas almohadas contra la pared para absorber el sonido del otro lado de la pared cuando estés acostado.
    • Compra cortinas térmicas para las ventanas. Detienen los sonidos externos y el flujo del calor.
    • Coloca una alfombra en el suelo para bloquear el sonido del piso de abajo.
  3. Llama a un profesional. Si trabajas en casa y eres dueño del lugar, puedes llamar a un profesional para insonorizar la habitación. Esta solución es costosa, pero también te brindará más libertad y satisfacción a largo plazo.
    • Hay diversas formas de insonorizar tu casa. Puedes instalar paneles insonorizantes en las paredes y colocar alfombras de goma en el suelo.
    • Siempre solicita una cotización y llama a algunos profesionales para comparar. No elijas al primero que encuentres ni trates de regatear.
  4. Múdate. Mudarte de tu casa o departamento alquilado podría parecer una solución radical, pero si los ruidos de fondo afectan tu salud y trabajas en casa, esta podría ser la opción a largo plazo más sencilla. Necesitas cuidar tu salud y nivel de estrés.
    • Planea tu mudanza de forma adecuada. Lo ideal es investigar distintas zonas y sus niveles de ruido. No querrás mudarte a otro lugar ruidoso. Si encuentras un lugar que te guste, visítalo en distintos momentos del día para asegurarte de que el nivel de ruido sea aceptable.
    • Identifica los problemas potenciales. No te mudes junto a un estadio de fútbol o a un club nocturno. Evita los bares y los lugares donde haya elevadas concentraciones de estudiantes.

Recargar el cuerpo para concentrarse

  1. Asegúrate de no sentir hambre o sed. Tener hambre o sed disminuye la capacidad de concentración y te hace más vulnerable a los estímulos externos como el ruido.
    • Trata de comer de forma saludable. Está comprobado que los niveles elevados de azúcar en sangre afectan la concentración. La comida chatarra también se vincula con la disminución del periodo de atención.
    • Bebe abundante agua. Es bueno para el cuerpo y las investigaciones han demostrado que aumenta la capacidad del cerebro para concentrarse.
  2. Evita los estimulantes como el café, las bebidas energéticas, el azúcar y el té. Aunque la cafeína puede aumentar tus energías inmediatamente después de consumirla, el beneficio es pasajero. El consumo de cafeína puede provocar síntomas de abstinencia que incluyen: dolor de cabeza y dificultades para concentrarse.
  3. Duerme bien. La falta de sueño es negativa para la concentración y te hace más sensible a los ruidos de fondo. Si trabajas en un ambiente ruidoso, trata de ir a trabajar descansado.
  4. Relájate fuera del trabajo. Si estás muy estresado a causa del ruido, trata de relajarte en casa. Podrías probar la aromaterapia o hacer que te den masajes. Tu bienestar general inevitablemente influirá en tu capacidad de soportar los ruidos externos.
    • El deporte es una excelente manera de relajar los músculos y el cuerpo.
    • Reúnete con tus amigos y trata de olvidar tu ambiente laboral. No te obsesiones con el ruido.
    • Si ya no puedes relajarte, consulta con tu doctor. El estrés y el ruido pueden generar fatiga y tal vez sea hora de tomarte un descanso.

Consejos

  • Los problemas constantes con el ruido podrían ser un síntoma de autismo (incluyendo el síndrome de Asperger), trastorno de procesamiento sensorial o trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).
Теги: