Cómo planear estratégicamente

Опубликовал Admin
15-06-2017, 13:00
143
0
Puede ser sumamente difícil alcanzar tus objetivos sin un plan. Lo mismo se puede decir de muchos negocios, y esa es la razón por la que el planeamiento estratégico es una actividad administrativa popular entre las organizaciones más exitosas. El planeamiento estratégico les ayuda a los dueños y administradores a establecer las prioridades empresariales, fortalecer sus operaciones e identificar cómo mejorar sus negocios. El planeamiento estratégico se trata de desarrollar una estrategia para conseguir los objetivos de una empresa y determinar los detalles y tácticas que te ayudarán a conseguir estos objetivos. Si desarrollas un plan equilibrado y siempre buscas mejorar y examinar tu estrategia, puedes ayudarle a tu negocio a conseguir metas mayores.

Desarrollar un plan estratégico

  1. Convoca a una reunión de los jefes de equipo y administradores superiores. Antes de empezar a elaborar un plan estratégico, debes asegurarte de que las personas que desarrollen la estrategia general reciban comentarios de las personas que deben implementarlo sobre el terreno. Habla con los jefes de equipo y administradores para conocer su perspectiva de los problemas en tu organización. Inclúyelos en las conversaciones sobre el desarrollo y planeamiento para que puedan evaluar la factibilidad y descubrir cualquier costo imprevisto que podría aparecer cuando trates de implementarlo.
    • Incluir a los administradores superiores para desarrollar los planes estratégicos también hará que se identifiquen con la estrategia, lo cual podría ayudar a implementarla.
    • Considera el tiempo y el capital humano requeridos para el plan estratégico y habla con los administradores para ver si es posible que los empleados adapten o cambien de horario para cumplir con sus nuevos objetivos.
    • Crea una agenda que exponga una presentación de tus visiones estratégicas y que les deje tiempo a los administradores y jefes de equipo para brindar sus comentarios.
  2. Analiza tus fortalezas y oportunidades. Piensa en las ventajas competitivas de tu organización o el conjunto de características que le da a tu empresa una ventaja sobre su competencia, como un menor costo de fabricación o tecnología propietaria. Piensa en cómo puedes usar tus fortalezas para aprovechar las oportunidades que tienes disponibles por la demanda del consumidor o los cambios en el entorno social o cultural que podrían fomentar las ventas de tu producto o servicio.
    • Las fortalezas podrían incluir un equipo bastante exitoso o eficiente, tal como un buen departamento de mercadotecnia y publicidad o un sólido departamento de ventas.
    • Para encontrar más oportunidades de acuerdo con tus fortalezas, asegúrate de que tu equipo preste atención a los factores externos, como los hábitos de compra del consumidor o las tendencias sociales.
    • Por ejemplo, una oportunidad podría incluir una infraestructura creciente en otro país si eres un proveedor de servicios o una empresa de construcción.
  3. Evalúa tus debilidades y amenazas. Las debilidades son factores internos que hacen tu organización más ineficiente y que te hacen perder tiempo y dinero. Las amenazas son factores externos que podrían obstaculizar tu negocio e incluyen cosas como la recesión económica o la competencia. Encuentra los departamentos de la empresa que tienen problemas para determinar sus debilidades.
    • Las debilidades podrían incluir cosas como un mal liderazgo, una falta de habilidades o conocimientos técnicos, o una mala reputación con los consumidores.
    • Los factores internos se pueden solucionar con una capacitación adicional o una reasignación de responsabilidades.
    • Las amenazas externas se pueden combatir concentrándote en las fortalezas de tu empresa para superar lo que suceda en la industria.
    • Sé honesto con respecto a tus debilidades para que puedas elaborar un plan que se dirija a partes específicas de tu organización.
    • A veces los jefes de equipo o empleados pueden aportar información valiosa sobre las amenazas y debilidades.
  4. Establece objetivos para tu negocio. Determina los objetivos que quieres que tu empresa consiga. Asegúrate de que haya un eje impulsor importante detrás de las decisiones estratégicas que tomes y de que esas decisiones siempre las hagas teniendo en cuenta tus objetivos. Una vez que tengas objetivos en mente, puedes empezar a crear estrategias para conseguirlos.
    • Algunos objetivos pueden incluir aumentar los ingresos, conseguir una mayor clientela o aumentar la productividad de los empleados.
    • Mantén objetivos realistas y que se puedan alcanzar para que el equipo se esfuerce en cumplirlos en vez de rendirse.
    • Asegúrate de establecer un plazo para cumplir los objetivos.
  5. Crea una estrategia y tácticas a corto plazo. La estrategia debe estar determinada por el tipo de industria en el que te encuentres o el tipo de trabajo que tu organización realiza. Una estrategia general es tu plan sobre cómo conseguir objetivos a largo plazo. Las tácticas se pueden medir con más facilidad y son medidas que puedes tomar y que te ayudan a alcanzar tu estrategia. Piensa en lo que te ayudará a conseguir tus objetivos y crea un plan de acción con tácticas que puedas usar para alcanzarlos.
    • Las estrategias pueden incluir cosas como aumentar las ganancias reduciendo los costos de fabricación o aumentando la satisfacción de los empleados mejorando la capacitación del personal.
    • Las tácticas incluyen cosas como el cambio de horario de los empleados o la actualización del empaquetado de un producto.
  6. Desarrolla una visión para el negocio. La visión de tu empresa son los objetivos a largo plazo que quieres que tu organización pueda conseguir. Desarrolla una visión cohesiva asegurándote de que tu estrategia se adhiera a la cultura empresarial, marca y clientes actuales. Elabora tu plan estratégico alrededor del cumplimiento de tu visión final.
    • Poder explicar tu visión les dará una idea a las partes interesadas, inversionistas y empleados para comprender la razón de tu planeamiento estratégico y objetivos.
    • Una visión podría ser conseguir estándares mucho más ecológicos para el año 2025 o convertirte en una de las empresas más grandes dentro de una industria.

Implementar la estrategia

  1. Encárgales a los administradores que desarrollen un plan operacional. Una vez que tu plan general esté completo, tendrás que trabajar junto con los administradores superiores para asegurarte de que puedan desarrollar un plan operacional significativo para conseguir sus objetivos. Por ejemplo, no es suficiente instalar equipos que les ahorre tiempo a los trabajadores para construir autopartes, sino que también debes tener en cuenta el tiempo y el costo de volver a capacitar a los empleados y detalles como la instalación y la recepción del nuevo equipo.
    • Un plan operacional puede incluir cosas como la recapacitación o el cambio de una operación actual para que sea más eficiente o utilice equipos o hardware recién adquiridos.
    • Otro plan operacional puede incluir notificarles o enviarles memorandos a los empleados sobre un cambio en la política.
  2. Haz que los miembros del equipo se ciñan a los plazos y resultados. Mantener al equipo responsable de sus resultados lo volverá más confiable. Es fundamental que cuentes con el equipo correcto para implementar un plan estratégico de forma eficaz. Asegúrate de ser específico con respecto a los plazos y a las consecuencias por no completar una tarea.
    • Conversa abierta y honestamente con los empleados que no cumplan con los plazos. Si no los cumplen constantemente, considera encontrar a otra persona que pueda cumplir con los requisitos del trabajo.
    • Si debes hablar con un empleado, puedes decirle algo como “Bill, sé que ha habido mucha interrupción operacional este mes, pero no has cumplido los últimos tres plazos seguidos. ¿Puedes explicarme qué crees que es lo que te impide cumplir con los plazos?”.
    • Si debes despedir a alguien porque no cumple con los plazos, puedes decirle algo como “Joe, tu progreso ha sido menos que aceptable el último mes o los últimos dos meses, y los plazos no cumplidos están afectando el progreso del resto del equipo. Voy a tener que pedirte que empaques tus cosas y te marches”.
    • Consulta con Recursos Humanos para asegurarte de que el despido de un empleado sea compatible con las pautas legales y la política de la empresa.
  3. Evalúa la eficacia de tu plan estratégico. Sigue observando el progreso de tu plan estratégico una vez que lo implementes. Considera si tu plan o táctica te ha ayudado a conseguir tus objetivos. Si no los has alcanzado, es momento de evaluar el plan de nuevo y averiguar si hay un aspecto que evita que los consigas o si el plan y las tácticas no se están implementando de forma correcta.
    • Consulta con los administradores y jefes de equipo para ver si tu plan se está implementando. Si no se han realizado los cambios de tu plan estratégico, entonces no puedes esperar conseguir tus objetivos.
    • Usa puntos de referencia para revisar el progreso de tu plan a medida que se desarrolle.
    • Por ejemplo, si tu plan incluía mayores ingresos en el primer trimestre del año 2017, pero no pudiste cumplir tus objetivos, regresa y evalúa dónde está fallando el plan.
  4. Adapta el plan para mejorarlo. Cuando desarrolles tu plan estratégico, también debes desarrollar un proceso sobre cómo cambiar y adaptar de acuerdo con el mercado. La nueva tecnología, los cambios en la industria, o las dificultades operacionales imprevistas pueden volver tu plan ineficaz. En vez de dejar que un programa débil continúe, debes cambiar tu curso de acción y cambiarlo para que encaje con la realidad actual de tu empresa e industria.
    • Por ejemplo, si cambias tu sistema de servicio al cliente a un servicio automático que ahorra dinero sobre el costo del empleado, pero la mayoría de los clientes amenazan con retirarse debido a esta modificación, quizás sea momento de cambiar tu plan original y de brindar servicios de operador limitado.

Mejorar la estrategia

  1. Mejora la comunicación del equipo. Asegúrate de que todos los miembros del equipo tengan acceso a las formas de comunicación que tienes y que todo se comparta en documentos importantes o necesarios. Explica los objetivos y estrategias de la empresa de una forma clara para que los miembros del equipo compartan la misma visión. Anímalos a todos a comunicarse mutuamente y a conversar de manera activa y con frecuencia. Haz que toda la organización se entere de cualquier cambio en la estrategia para que todos puedan trabajar por conseguir los mismos objetivos.
    • Las formas de comunicación son el teléfono, el correo electrónico y los chats.
    • Como jefe de una organización, es importante que desarrolles buenas técnicas de facilitador para que puedas resolver los problemas en cuanto se desarrollen.
    • Las salas de chat activas muestran mensajes en tiempo real y se guardan con el paso del tiempo. Considera usar una para que todos los miembros del equipo compartan la misma visión.
  2. Lleva a cabo reuniones productivas. Las reuniones más productivas son las que establecen claramente los objetivos y les permiten a todos contribuir y brindar su perspectiva. Lleva una agenda para las reuniones y no dejes que se salgan del tema o que hagan suposiciones. Las buenas reuniones terminan con los empleados sabiendo más del trabajo que realizan actualmente sus colegas y cómo eso guarda relación con su trabajo. También deben brindarles claridad sobre cómo sus trabajos influyen en el plan estratégico general. Toma los nuevos problemas y crea tácticas y soluciones a corto plazo.
    • Las reuniones también te ayudarán a evaluar la eficacia de cualquier plan estratégico recibiendo los comentarios de los empleados.
    • Saca copias de la agenda antes de que la reunión empiece para que todos puedan compartir la misma visión.
  3. Usa a las personas correctas. Una vez que hayas establecido tu plan estratégico, es importante que asignes los mejores empleados en las tareas adecuadas para maximizar la eficacia de tu plan. Si estás controlando el éxito del plan y notas que las habilidades o talentos de los miembros del equipo no se emplean de la mejor manera, trata de reorganizar el equipo. Habla con los administradores para que te ayuden a evaluar quién es mejor para qué departamento y cambia a los empleados de lugar si fuera necesario.
    • Coloca a las personas en los roles en los que tengan experiencia.
    • Con el fin de implementar con éxito algunos planes estratégicos, tendrás que contratar nuevos talentos.
    • Asegúrate de escoger a las personas que trabajen bien juntas, además de colocar a los empleados en un puesto según sus habilidades o personalidades.
  4. Escucha las demandas del consumidor. Los planes estratégicos solo son útiles si crean un valor adicional para el consumidor de alguna manera. Si tu plan estratégico es algo que los consumidores no aceptan, pueden dejar de comprar tus productos. Desarrolla un plan estratégico teniendo al consumidor en mente. Piensa en estrategias que les den un valor adicional a los consumidores o que valorarán.
    • Lee la investigación del mercado para ver las tendencias en la industria en la que te encuentras.
    • Comunícate con los consumidores por medio de las redes sociales o las encuestas para determinar lo que les gusta de tu plan estratégico.
    • Por ejemplo, si el gasto del consumidor aumenta en gran medida en los servicios de transmisión por Internet, tu empresa debe considerar ir a ese espacio aunque haya vendido medios convencionales en el pasado.
Теги:
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página