Cómo desenvolverte en dos empleos o más

Опубликовал Admin
Tener más de un empleo no es una situación laboral que muchos anhelan, pero a veces es algo necesario. Tal vez estás armando un salario con los ingresos que percibes de varios empleos de medio tiempo o quizás quieres ganar un poco más de dinero, además de tu sueldo habitual, para gastos adicionales. En cualquier caso, para que aprendas a desenvolverte en dos o más empleos, es necesario tener en cuenta algunos aspectos importantes que te servirán para administrar tu tiempo y para no sentirte abrumado por tanto trabajo.

Administrar tu tiempo

  1. Utiliza una agenda para llevar un registro de tus horarios. Si tienes más de un empleo y no llevas un registro de los lugares a los que debes ir cada día, es posible que faltes a algún compromiso o que llegues tarde a tu centro de labores. Por esta razón, si registras tu cronograma diario en una agenda podrás recordar a qué lugares debes ir cada día.
    • Si tienes un día sumamente ocupado, puedes conseguirte una agenda con espacios de 15 minutos para planificar y dividir tu día en partes más pequeñas.
  2. Habla con tus jefes sobre tu situación. Aunque tal vez no quieras contarles nada, lo más conveniente es que les informes sobre la estructura de tu horario. Es posible que hasta estén dispuestos a colaborar contigo para organizar tus horarios.
  3. Haz una lista de las actividades que debes realizar. A veces es difícil recordar todo lo que debes hacer cuando trabajas en dos lugares distintos en un mismo día. Para no olvidarte de nada, al comienzo de tu día trata de elaborar una lista en la que detalles todo lo que debes hacer en cada uno de tus empleos. A medida que vayas cumpliendo con tus deberes, táchalos para que sepas qué es lo ya has terminado y qué es lo que te queda pendiente.
  4. Pide ayuda a tu familia, amigos o seres queridos. Al tener dos empleos y, por ende, una semana laboral muy atareada, te puede resultar difícil mantener la casa limpia, preparar tus alimentos y atender tus demás responsabilidades.
    • Pide ayuda a tu familia, amigos o seres queridos para cocinar, limpiar, cuidar a los niños y atender otras actividades necesarias. No te olvides de agradecerles por la ayuda y de retribuirles con algún detalle para que sepan lo valiosa que es su ayuda para ti. Una simple nota o un fuerte abrazo pueden servir de mucho.
    • Trata de organizar un intercambio de comida preparada y congelada. Esto consiste en que un grupo de personas acuerde preparar, cada uno, una comida distinta, en cantidad suficiente para que se pueda dividir entre todos, para luego congelarla. Después, todos se reúnen en la casa de uno de los participantes para repartir la comida preparada y, así, cada uno se va con varias porciones distintas listas para calentar durante la semana.
  5. Respeta los límites de los horarios. Debes establecer límites con respecto a la hora en que comienza y termina tu jornada. De otro modo, podrías terminar excediendo tus horas laborales programadas, sobre todo si en uno de tus empleos tienes que trabajar desde casa.
    • Si tienes planes con tu familia o con tus amistades, no dejes que el trabajo los arruine. Tu vida social merece la misma dedicación que tu vida laboral.

Manejar el estrés

  1. Acostúmbrate a un horario apretado. Al tener dos o más empleos vas a estar muy ocupado la mayor parte del tiempo. Trata de ver este ritmo acelerado como algo normal y recibe con buena actitud esta pequeña dosis de locura. Pon todo de tu parte para mantener una actitud positiva y aprovecha al máximo todo lo bueno que puedas sacar de esta nueva etapa caótica de tu vida.
  2. Reserva un día de la semana para ti. Al tener dos o más empleos, es fácil olvidar dedicarte tiempo a ti mismo. Sin embargo, es importante que tengas un espacio en tu agenda para reunirte con la familia y los amigos, relajarte y descansar. Si es posible, reserva un día por semana en el que no tengas que trabajar en absoluto.
    • Haz planes para pasar un día divertido con tu familia o tus amigos: vayan a un museo, al cine o aprovechen para quedarse en casa y leer un buen libro.
  3. No pierdas el contacto con tu familia y tus amigos. El hecho de tener dos o más empleos podría provocar que te sientas alejado de tus seres queridos. Por lo tanto, es importante que encuentres un modo de mantener el contacto, incluso cuando no tengas tiempo para ver a nadie.
    • Acostúmbrate a llamar o enviar mensajes de texto a tus amigos y utiliza las redes sociales para que los demás se enteren de tus logros o de los lugares que visitas.
    • Solo recuerda que las llamadas telefónicas, los mensajes de texto y las redes sociales no pueden reemplazar a las interacciones en persona, de modo que también debes programar reuniones con tus seres queridos. Por ejemplo, podrías encontrarte con un amigo para almorzar o tomar algo luego del trabajo.
  4. Duerme todo lo que puedas. Tener más de dos empleos puede provocarte fatiga y falta de sueño. Si vas de un empleo a otro sin un tiempo intermedio de descanso o si en uno de tus empleos tienes que trabajar hasta altas horas de la noche, podrías estar en mayor riesgo de sufrir de falta de sueño o fatiga.
    • Ve a dormir temprano si tienes un día largo por delante y toma siestas siempre que te sea posible. Incluso una siesta de 20 minutos antes de ir a tu próximo empleo podría servirte para estar más alerta y descansado.
  5. Date unos gustos de vez en cuando. Muchas personas trabajan en más de un empleo por motivos financieros, pero si ahorras hasta el último centavo que ganas, podrías comenzar a sentir que no estás obteniendo ningún beneficio por trabajar tanto. Aunque quieras utilizar una parte del dinero que ganas en cosas que beneficien tu salud financiera, como en ahorros y pagos de la tarjeta de crédito, también es importante que te consientas y te des un gusto de vez en cuando.
    • Cómprate ropa nueva, hazte una pedicura o ve a cenar a algún lugar elegante con tus amigos cada cierto tiempo.
  6. Si es posible, debes trabajar en lugares cercanos a tu zona. Los viajes largos pueden darte la sensación de que tus turnos son mucho más largos y, en consecuencia, podrías sufrir de desgaste laboral. Por ende, lo más conveniente es trabajar en lugares en los que no sea necesario viajar por tiempos prolongados para llegar a tu centro de labores. En la medida de lo posible, estos deben ubicarse en una zona cercana a ti para que así no sean un factor que contribuya en el aumento de tus niveles de estrés.

Sacarle el máximo partido a tu segundo empleo

  1. Elige un segundo empleo que te guste y con el que puedas beneficiarte. Existen muchas formas de manejar dos empleos, pero en un caso ideal, el segundo empleo debería ser algo que te agrade y que, a largo plazo, te beneficie de alguna manera. Trata de encontrar algo que te permita disfrutar de uno de tus pasatiempos o que te sirva para adquirir nuevas capacidades que, en un futuro, te convertirían en alguien más competitivo en el mercado.
    • Por ejemplo, si te encantan los videojuegos, entonces te podría gustar trabajar en una tienda de videojuegos.
  2. Tómate un descanso entre turnos. Ir directamente de uno de tus empleos al otro puede causarte depresión, de modo que debes encontrar una manera de tomarte un descanso antes de ir al siguiente empleo. No es necesario que este sea muy prologando para facilitar la transición entre un turno y el otro. Un descanso de 30 minutos podría ser suficiente.
    • Por ejemplo, podrías hacer una parada en una de tus cafeterías favoritas, sentarte y disfrutar de una taza de café antes de ir a tu siguiente empleo.
  3. Concéntrate en un empleo a la vez. Desenvolverse en dos o más empleos puede ser algo difícil y esto puede conllevar a que algunas personas traten de cumplir con las responsabilidades de un empleo mientras se encuentran en el otro. Sin embargo, esto no es conveniente, pues, además de causarte problemas, también reducirá tu efectividad.
    • Concéntrate en un empleo a la vez para que así te desempeñes lo mejor posible en cada uno de ellos.

Consejos

  • Si tener dos empleos es demasiado para ti, puedes contemplar la idea de renunciar a uno. Si no puedes renunciar por motivos financieros, trata de hablar con uno o más de tus jefes para pedirles que te reduzcan tus horas laborales por un par de semanas.

Advertencias

  • Trata de no depender de sustancias como la cafeína o el alcohol para controlar tus niveles de alerta y estrés. Al acostumbrarte a estas sustancias, podrías entorpecer con rapidez tus habilidades para concentrarte y descansar.
Теги: