Cómo lidiar con un trabajo aburrido

Опубликовал Admin
¿Odias tu trabajo al punto de llorar cada noche antes de que empiece otro día laborable simplemente porque tendrás que levantarte a esa rutina matinal espantosa? Hay una forma de cambiar tu mentalidad y hacer el día tolerable en el corto plazo, lo cual simultáneamente te ayudará a darte cuenta que necesitas un cambio de profesión inminente. Primero, debes aceptar que tendrás que cambiar tu profesión y que el desempeño en tu trabajo actual no es importante para tu vida. Si eso no fuera cierto, no odiarías tu trabajo y no habría necesidad de leer este artículo.

Pasos

  1. Escucha música divertida. Pasa tiempo cada mañana haciendo una nueva y fresca lista de canciones que contenga tu música favorita.
  2. Paga un pequeño tributo matinal a tu fuente de ingresos. Haz una lista de tareas relacionadas al trabajo que debes hacer.
  3. Paga un tributo a tu espíritu. Eso significa hacer una lista de cosas no relacionadas al trabajo que te gustarían aprender hoy. Debes verte increíblemente ocupado en este momento.
  4. Responde correos electrónicos. Ello es una pérdida de tiempo y contribuye a la apatía antes de ir por el almuerzo rápidamente. Asegúrate de que el correo electrónico tenga un formato y una gramática impecables. Si lo deseas, puedes incluso revisarlo y editarlo para hacerlo ingenioso.
  5. Desvía la atención de ti. Asegúrate de que tu jefe y tus compañeros de trabajo "sepan" que haces tu trabajo. Ofrece un reporte sobre tus tareas y sugiere una reunión para "facilitar la comunicación" y que otros puedan rendir cuentas de sus "entregas".
  6. Disfruta el almuerzo. Si tus compañeros de trabajo no son personas interesantes, es decir, alternan monólogos sobre sus conocidos y familiares sobre la base de temas relacionados tangencialmente, no pierdas tiempo hablando con ellos. Empezar a leer un buen libro (de ficción o de no ficción) garantiza la iluminación y la oportunidad de ganar suficiente conocimiento sobre la vida y así reunir el valor de cambiar tu profesión.
  7. Alimenta tu espíritu. Después del almuerzo, durante el tiempo en el que se supone que tomas una "siesta", cuando toda tu sangre fluye hasta tu sistema digestivo, no al cerebro, inicia unas cuantas pestañas del navegador con los temas que no se relacionan al trabajo que pusiste en una lista. Invierte una hora o dos en ello. ¡Esta actividad es más importante para tu bienestar que tu trabajo! Puedes sustituir el trabajo, pero la vida no. Vive la vida aprendiendo cosas que te interesen.
  8. Usa las leyes del universo. Como aquella que dice que el tiempo y el espacio son la misma cosa. Por tanto, amontonar muchas cosas en un espacio pequeño o periodo corto de tiempo crea presión y la energía cinética almacenada en ese sistema se puede aprovechar. Ahora que tienes suficiente tiempo y presión acumulados para aceptar una carga fuerte de tareas relacionadas al trabajo, qué esperas.
  9. Recuerda: ¡la cantidad sobre la calidad! No te obsesiones, genera un conteo de palabras, unas hojas de cálculo, unas filas de datos, algunas fórmulas, unas líneas de código, unos gráficos, unos archivos… sea lo que sea, hazlo en abundancia. Puede entumecer la mente, pero no te preocupes, se terminará antes de que lo sepas. Invertir poco tiempo en hacer un montón te conduce a la eficiencia. Además, minimizas el porcentaje de tu vida invertido en ese tonto trabajo.
  10. Mira el reloj. Sin saberlo, hiciste mucho trabajo y es casi la hora de la salida.
  11. Ahora reflexiona acerca de por qué invertiste al menos 60% de tus horas de vigilia en ese trabajo. ¿Realmente necesitas tanto el salario? ¿No puedes obtener el mismo pago haciendo cosas más gratificantes? ¿Te importa tanto la opinión que imaginas que los demás tienen de ti? Lo más probable es que a nadie le interese lo que hagas con tu vida y aunque renuncies a tu trabajo y hagas otra cosa, como empezar un negocio, nadie se tomará la molestia de criticarte. En el momento en que alguien mencione tu cambio de profesión, el interlocutor de la conversación (monólogo) relatará una historia similar acerca de alguien más y eso es lo máximo que te mencionarán.
  12. No hables o pienses acerca de tu trabajo fuera del trabajo. ¿Por qué permites que el tonto trabajo tome el control de tu vida privada también? No es una esclavitud, mereces un descanso del trabajo como ser humano.

Consejos

  • Empieza a pensar cuándo y cómo hacer un cambio de profesión.
  • Recuerda: cantidad sobre calidad.

Advertencias

  • No te revuelques en la autocompasión, empieza a hacer algo positivo para cambiar tu situación.
  • No hagas muy obvio que detestas tu trabajo. Tus bonos se verán afectados e incluso te pueden despedir.
Теги: