Cómo hacer un bálsamo labial

Опубликовал Admin
¿Usas bálsamo labial con mucha frecuencia? Si es así, preparar el tuyo será una manera grandiosa de ahorrar dinero. Lo mejor de todo es que podrás escoger los ingredientes para así crear la combinación especial que sea perfecta para ti. Si no puedes decidir qué es lo que usarás, puedes probar una receta elaborada previamente. Una receta sencilla te permitirá preparar muchos frascos de bálsamo labial. Podrás guardarlos en la refrigeradora o entregárselos a tus amigos y familiares como un obsequio.

Usar vaselina

  1. Agrega 2 cucharadas (30 g) de vaselina en un tazón resistente al calor; esta será la base de tu bálsamo labial. Usa la vaselina simple original y sin sabor. ¡La vaselina teñida es en realidad bálsamo labial!
  2. Derrite la vaselina en el microondas. Calienta la vaselina por 30 segundos, bátela por un instante y luego caliéntala por otros 30 segundos. Sigue calentándola en intervalos de 30 segundos (batiendo entre cada uno de ellos) hasta que esté líquida. La vaselina deberá estar libre de grumos. Esto requerirá un total aproximado de 3 o 4 minutos.
  3. Agrega un poco de color o brillo, si así lo deseas. Este paso es totalmente opcional, pero puede hacer que el bálsamo cumpla una doble función, como tinte o brillo labial. Escoge uno de los elementos indicados a continuación y luego mézclalo con la base del bálsamo labial.
    • Agrega color con rubor o sombra de ojos molidos. También puedes usar un poco de lápiz labial.
    • Agrega color y brillo con brillantina o mica en polvo de grado cosmético. También puedes usar el brillo en polvo comestible que se emplea en la decoración de pasteles.
    • Añade color y sabor con una mezcla para bebida en polvo. Ten en cuenta que quizás este ingrediente no se disuelva muy bien.
  4. Agrega ¼ de cucharadita de aceite de coco para obtener más nutrientes. Esto no es necesario, pero hará que el bálsamo labial sea más nutritivo y también le dará un aroma y un sabor sutiles y agradables.
  5. Agrega sabor con extractos, aceites esenciales o polvos. Nuevamente, esto no será necesario, pero será una manera genial de lograr que el bálsamo quede mejor. Agrega algunas gotas de un aceite esencial o un extracto; ¡la menta y la hierbabuena son opciones grandiosas! También puedes usar una mezcla para bebida saborizada o cocoa en polvo.
    • Si vas a usar una mezcla para bebida o cocoa en polvo, ten en cuenta que esto cambiará el color de tu bálsamo labial.
  6. Vierte la mezcla en un recipiente vacío de bálsamo labial que sea pequeño y esté limpio. Escoge un frasco de plástico pequeño con tapa rosca. Podrás conseguir estos frascos en las tiendas virtuales que vendan suministros para preparar jabones. También podrás conseguirlos en las tiendas de suministros de arte y supermercados, junto a los artículos cosméticos de tamaño compacto. Escoge uno que tenga un diámetro aproximado de 2,5 cm (1 pulgada). Tendrás una cantidad suficiente de mezcla derretida como para llenar varios de estos frascos.
    • ¡Las cajas de metal pequeñas para mentas también son muy útiles para este fin!
  7. Espera a que el bálsamo labial se asiente. Deberás dejarlo en un lugar en el que nada lo mueva. Deja la tapa abierta y espera a que se endurezca, pero ten en cuenta que esto podría tardar 1 o 2 horas. Si tienes prisa, puedes colocar el bálsamo labial en la refrigeradora o la congeladora de 10 a 15 minutos.

Usar cera de abeja, aceites y mantecas

  1. Prepara un baño maría improvisado. Llena una olla con una capa de agua de 2,5 a 5 cm (1 o 2 pulgadas). Coloca un tazón de vidrio resistente al calor sobre la olla. Si no tienes uno de estos tazones, puedes usar un frasco de conservas de vidrio. ¡Aún no enciendas la cocina!
  2. Añádele al tazón 3 cucharadas y media (50 ml) de un aceite base, el cual es un aceite líquido de grado alimenticio. Este será la base del bálsamo labial, brindará nutrientes y actuará como un humectante. Puedes usar un solo tipo o una mezcla de diferentes tipos. Estos son algunos aceites base grandiosos y sus usos:
    • El aceite de coco tiene un olor y un sabor grandiosos. Este será sólido a temperatura ambiente, pero se derretirá con rapidez.
    • El aceite de oliva es una opción grandiosa y fácil de conseguir. ¡Es probable que ya lo tengas en casa!
    • El aceite de girasol es de utilidad para curar la piel dañada.
    • El aceite de almendra dulce es grandioso para lograr que los labios queden suaves como la seda.
  3. Agrega ½ cucharada (7,5 ml) de otro tipo de aceite. Puedes usar el mismo tipo de aceite antes indicado (de coco, de oliva, etc.) para preparar una receta sencilla. También puedes aprovechar esta oportunidad para añadir un aceite más rico, como alguno de los siguientes:
    • El aceite de semilla de albaricoque es grandioso para la piel sensible o madura.
    • El aceite de aguacate es muy nutritivo e ideal para humectar los labios resecos.
    • El aceite de castor le brindará un brillo resplandeciente al bálsamo labial.
    • El aceite de semilla de cáñamo acondicionará los labios.
    • El aceite de jojoba es grandioso para ablandar y nutrir los labios resecos y cuarteados.
    • El aceite de semilla de granada es otro aceite nutritivo. Este ayuda a nutrir los labios opacos y resecos.
  4. Agrega 1 cucharada (15 g) de cera de abeja. Usa cera de abeja rallada o en gránulos; ya que así se derretirá con más facilidad. Si eres un vegano estricto, usa ½ cucharada (7,5 g) de cera de candelilla.
  5. Agrega 1 cucharada de manteca sólida. Esta no guarda relación con la mantequilla que se le echa al pan. Las mantecas sólidas son todo tipo de aceite que se mantiene sólido a temperatura ambiente. Puedes omitir su uso si así lo deseas, pero estas harán que el bálsamo labial sea más cremoso. Estas son algunas mantecas sólidas grandiosas que puedes agregarle al bálsamo labial:
    • Manteca de mango.
    • Manteca de karité.
    • Manteca de cacao con un poco más de aceite base. Ten en cuenta que esta manteca puede causar resequedad.
    • Manteca de kokum con un poco más de aceite base.
  6. Derrite los ingredientes. Enciende la cocina y deja el fuego en intensidad media o baja. Espera a que el agua se caliente y los ingredientes se derritan.
  7. Retira el tazón de la olla. Colócalo en una superficie resistente al calor y mezcla los ingredientes hasta que el bálsamo tenga un color uniforme. No deberán quedar líneas ni espirales.
  8. Agrega de 5 a 10 gotas de aceite esencial, si así lo deseas. Si prefieres, puedes omitir este paso, pero los aceites esenciales le darán un aroma y un sabor agradables al bálsamo. No todos los tipos de aceites esenciales serán seguros para la piel, pero podrás usar los siguientes sin problemas:
    • El aceite de vainilla pura es dulce y delicioso, como un pastel.
    • Los de menta y hierbabuena son refrescantes y agradables. Podrás usar hasta 16 gotas de estos aceites.
    • Los de mandarina y naranja (dulce) son dulces y ácidos.
    • Los de limón y lima son seguros, siempre y cuando estén destilados y no sean prensados en frío.
    • Los de lavanda y rosa tienen un aroma maravilloso, pero no todos disfrutan su sabor.
    • El aceite de clavo puede usarse con moderación (1 o 2 gotas)
    • Los aceites de alcanfor y del árbol del té son grandiosos para las úlceras bucales, pero deberán usarse con moderación (solo 1 o 2 gotas).
  9. Coloca la mezcla en recipientes de bálsamo labial pequeños y limpios. Puedes comprarlos en tiendas virtuales especializadas en suministros para elaborar jabones. También puedes conseguirlos en supermercados, cerca de otros artículos de tamaño compacto. Algunas tiendas especializadas en recipientes también podrían venderlos. Busca uno que tenga un ancho aproximado de 2,5 cm (1 pulgada).
    • Cerciórate de que los recipientes estén limpios.
  10. Espera a que el bálsamo labial se asiente. Deja el frasco boca abajo y destapado en un lugar en el que nadie lo mueva. Deja que se asiente y se endurezca, lo que deberá tardar menos de una hora. Esto incluso podría tardar de 10 a 15 minutos, lo que dependerá del tamaño del recipiente. No obstante, si tienes prisa, puedes colocar el frasco en la refrigeradora o la congeladora por unos minutos.

Probar otras recetas

  1. Prepara un bálsamo labial curativo con sabor a miel. Derrite la cera de abeja hasta un punto intermedio en baño maría. Añade el aceite de coco y un poco de miel. Deja que todo se derrita y luego retira el baño maría del fuego. Agrega 2 cápsulas de vitamina E y algunas gotas de aceite esencial (si así lo deseas). Vierte la mezcla en recipientes de bálsamo labial vacíos y deja que se enfríe y se endurezca. Estos son los ingredientes que necesitarás:
    • 1 cucharada (15 g) de cera de abeja
    • 1 cucharada (15 g) de aceite de coco
    • un poco de miel
    • 2 cápsulas de vitamina E
    • aceite esencial (opcional)
  2. Dale un poco de volumen a tus labios usando un aceite esencial de canela. Derrite el aceite de coco y la cera de abeja en un baño maría. Agrega el aceite de vitamina E, la miel y el aceite esencial. Vierte la mezcla en los recipientes vacíos para bálsamo labial y deja que se endurezca. Estos son los ingredientes que necesitarás:
    • 4 cucharadas (60 g) de aceite de coco
    • 1 cucharada y media (25 g) de cera de abeja
    • 2 o 3 cápsulas de vitamina E
    • ¾ de cucharada (10 g) de miel
    • 15 gotas de aceite esencial de canela
  3. Haz que el bálsamo sea adecuado para el otoño agregándole especias para pastel de calabaza. Derrite el aceite de almendra y la cera de abeja en un baño maría. Agrega la miel y las especias para pastel de calabaza. Vierte la mezcla en recipientes para bálsamo labial pequeños y deja que se endurezca. Estos son los ingredientes que necesitarás:
    • 2 cucharadas (30 ml) de aceite de almendra dulce
    • 1 cucharadita de cera de abeja
    • 1 cucharadita de miel
    • ¼ de cucharadita de especias para pastel de calabaza
  4. Dale color y sabor al bálsamo labial con bayas liofilizadas. Muele fresas o frambuesas en una licuadora o un procesador de alimentos, luego déjalas a un lado. Derrite todos los ingredientes en un baño maría y mezcla todo. Vierte la mezcla en los recipientes para bálsamo labial pasándola por un colador de malla delgada, y deja que se endurezca (batiéndola de vez en cuando). Desecha los residuos atrapados en el colador. Estos son los ingredientes que necesitarás:
    • 1 cucharada (15 g) de cera de abeja
    • ½ cucharada (7,5 g) de aceite de coco
    • ½ cucharada (7,5 ml) de aceite de almendra dulce
    • ⅛ de cucharadita de aceite de vitamina E
    • de 2 a 4 cucharadas (de 15 a 30 g) de fresas o frambuesas liofilizadas
  5. Dale color al bálsamo labial usando crayones de cera en lugar de la cera de abeja. Retira la envoltura del crayón y rómpelo en pedazos. Derrítelo en un baño maría junto con el aceite de coco. Agrega un poco de aceite esencial, si así lo deseas. Vierte la mezcla derretida en los recipientes para bálsamo labial vacíos y deja que se endurezca. Estos son los ingredientes que necesitarás:
    • 2 cucharaditas de aceite de coco
    • 1 crayón de cera de alta calidad
    • 1 o 2 gotas de un aceite esencial (opcional)
  6. Agrega pétalos de rosa para tener un toque elegante. Derrite todos los ingredientes en un baño maría, mézclalos bien y luego vierte la mezcla en los recipientes para bálsamo labial vacíos. Si no quieres guardar los pétalos, pasa la mezcla por un colador de malla delgada. Deja que el bálsamo se enfríe y se endurezca antes de usarlo. Estos son los ingredientes que necesitarás:
    • 4 cucharadas (60 g) de cera de abeja
    • 2 cucharadas (30 g) de aceite de coco
    • 2 cucharadas (30 g) de manteca de karité
    • 1 cucharadita de aceite de almendra dulce
    • 1 cucharadita de extracto de coco o vainilla
    • ¼ de taza (60 g) de pétalos de rosa secos y molidos

Consejos

  • Puedes elaborar bálsamos de varios sabores o colores en un solo lote. Primero crea la base y luego sepárala en tazones pequeños. Agrega los colores, los sabores y los aromas que desees; y luego vierte la mezcla en los recipientes.
  • La vaselina creará un bálsamo labial más suave. La cera de abeja hará que sea más firme.
  • Adorna las tapas de los recipientes con abalorios, conchas o diamantes de imitación. Usa un pegamento fuerte, como E6000 o uno similar.
  • Si no tienes una cacerola para baño maría, prepara el bálsamo labial en un frasco de boca ancha. Coloca el frasco en una olla llena con unos centímetros (o pulgadas) de agua hervida, para así derretir todos los ingredientes.
  • Si el bálsamo labial no ha salido muy bien, deberás derretirlo en un baño maría. Agrega más aceite si estaba demasiado duro o más cera si estaba demasiado suave. Vuelve a verter el bálsamo derretido en su recipiente y deja que se asiente nuevamente.
  • Busca en las tiendas de manualidades y los proveedores en línea para conseguir aceites esenciales, mantecas, ceras y recipientes para bálsamo labial.
  • Podrás gozar de un bálsamo labial rápido y sencillo tan solo aplicándote aceite de coco en los labios.
  • Experimenta con tus aceites favoritos. Podrás intercambiar un aceite o manteca por otro sin cambiar la textura del bálsamo labial, siempre y cuando mantengas la misma proporción básica.
  • La vaselina solo se mezclará con otras substancias liposolubles. No te sorprendas si algunas de tus substancias sin aceite forman una capa aparte.
  • Lo mejor es mantener el bálsamo labial en la refrigeradora, en especial si tiene aceites y mantecas.

Advertencias

  • Si le agregas color con un producto de maquillaje, deberás cerciorarte de que puedas usarlo en los labios de forma segura. No agregues esmaltes o algún otro producto que contenga químicos que no deban ingerirse.
  • Cerciórate de que los recipientes que uses estén limpios. Si están sucios, correrás el riesgo de introducir bacterias en tu bálsamo, lo que podría enfermarte gravemente.

Cosas que necesitarás

Bálsamo labial sencillo

  • 2 cucharadas (30 g) de vaselina
  • 1 tazón seguro para microondas
  • 1 cuchara
  • rubor en polvo o sombra de ojos (opcional)
  • mezcla para bebida en polvo, aceite esencial o extracto (opcional)
  • ¼ de cucharadita de aceite de coco (opcional)
  • recipientes para bálsamo labial limpios y vacíos

Bálsamo labial personalizado

  • 4 cucharadas (60 ml) de aceite base
  • 1 cucharada (15 g) de cera de abeja
  • 1 cucharada (15 g) de manteca sólida
  • de 5 a 10 gotas de un aceite esencial
  • 1 tazón de vidrio resistente al calor
  • 1 olla
  • 1 cuchara limpia
  • recipientes para bálsamo labial limpios y vacíos
Теги:
ТОП