Cómo cocinar hojas de diente de león

Опубликовал Admin
Las hojas de diente de león son comestibles y ricas en hierro, calcio, proteínas y vitaminas A y C. Además, dan un sabor delicioso a las ensaladas, las sopas, los sándwiches y los acompañamientos. Si bien muchas personas consideran que el diente de león solo es una molesta mala hierba, este se ha usado durante muchos siglos para hacer comidas, vinos e incluso, gelatinas. Dado que algunas personas lo consideran amargo, es útil hervirlo antes de cocinarlo u ocultar su amargura equilibrándolo con otros sabores. También es útil si cosechas las hojas cuando aún están jóvenes, ya sea antes o durante el florecimiento de la planta.

Saltear hojas de diente de león

  1. Hierve una olla grande de agua. Una forma de quitar parte de la amargura de las hojas de diente de león es hervirlas primero en agua. Llena una olla grande con agua, agrega una cucharadita (5 g) de sal y ponla a hervir.
  2. Remoja las hojas de diente de león. Mientras esperas que hierva el agua, llena un bol grande con agua y una cucharadita (5 g) de sal. Remoja las hojas por 10 minutos y luego cuélalas.
  3. Hierve las hojas. Cuando el agua esté hirviendo y las hojas se hayan remojado, hiérvelas por 3 o 4 minutos, hasta que estén blandas. Cuela el agua y refresca las hojas enjuagándolas con agua fría hasta que estén frías. Resérvalas en un colador.
    • Blanquearlas bajará rápido la temperatura de las hojas de diente de león para detener el proceso de cocción y evitar que se vuelvan pastosas.
    • En vez de tirar el agua en la que herviste las hojas, resérvala para regar el jardín.
  4. Saltea los ingredientes restantes. Vierte el aceite de oliva en una sartén grande y caliéntala a fuego medio. Cuando esté caliente, agrega la cebolla y las hojuelas de chile rojo. Saltéalos por 5 minutos, hasta que la cebolla esté blanda.
    • Una vez que esté lista la cebolla, incorpora el ajo y saltea por 30 segundos más.
    • Para darle un poco de acidez al plato, agrega una cucharadita (5 g) de jengibre fresco picado.
    • Para cambiar el sabor del aliño, sustituye el aceite de oliva con aceite de nuez, ajonjolí, coco o de maní.
  5. Saltea las hojas de diente de león. Aumenta el fuego a medio alto. Una vez que la sartén haya calentado, agrega las hojas y cocínalas por 3 o 4 minutos, hasta que se evapore el agua.
    • Mientras se cocinan, usa pinzas o un tenedor para revolverlas en la sartén.
  6. Retíralas del fuego y sírvelas. Sazona las hojas con sal y pimienta al gusto y sírvelas con una rodaja de limón fresco.

Preparar una ensalada caliente de diente de león

  1. Rostiza el ajo. Esta ensalada caliente de diente de león se sazona con un aliño de ajo rostizado y se sirve con nueces tostadas. Precalienta el horno a 204 °C (400 °F). Para rostizar el ajo:
    • Pela la capa externa de piel de una cabeza de ajo, dejando todos los dientes intactos. Con la ayuda de un buen cuchillo, corta las puntas de la cabeza de los dientes para dejar expuesto el ajo que se encuentra por debajo.
    • Coloca el ajo sobre un trozo de papel aluminio y salpica la cabeza entera con una cucharada (15 ml) de aceite. Envuelve el ajo en el papel aluminio, colócalo sobre una bandeja para horno o plato apto para horno y ponlo a hornear por 35 a 55 minutos.
    • Cuando el ajo esté listo, los dientes quedarán dorados y caramelizados. Déjalos enfriar por 15 minutos antes de pelar los dientes de ajo.
  2. Tuesta las nueces. Precalienta el horno a 177 °C (350 °F). Extiende las nueces en una sola capa sobre una bandeja para horno y ponla a hornear por 5 a 10 minutos (5 minutos para los piñones y 10 minutos para las almendras). Dales vuelta o revuélvelas a mitad de cocción.
  3. Prepara el aliño. Coloca todos los dientes de la cabeza del ajo rostizado en un procesador de alimentos o una licuadora. Incorpora el aceite, el vinagre, el jugo de lima, la sal y la pimienta y licua todo hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Calienta las hojas. Calienta una cacerola a fuego medio. Agrega el aliño y caliéntalo por 2 minutos. Incorpora la chalota y cocínala por 3 a 5 minutos más, hasta que esté suave.
  5. Sirve la ensalada. Coloca las hojas de diente de león en un bol grande y vierte el aliño por encima. Revuelva la ensalada hasta cubrir por completo las hojas. Incorpora las nueces tostadas, sazona con pimienta y sirve.
    • También puedes preparar esta ensalada con una variedad de verduras verdes, como espinaca, arúgula, endibia, repollo, lechuga rizada, col rizada y achicoria.
    • Al momento de agregar las nueces al final, también puedes echar un puñado pequeño de grosellas para una textura y sabor adicional.
    • Si las hojas de diente de león para esta ensalada provienen de tu jardín, también elige las flores y úsalas para decorar la ensalada, ya que también son comestibles.

Agregar hojas de diente de león a otros platos

  1. Come hojas de diente de león en un sándwich. Cuando ordenes un sándwich BLT (tocino, lechuga y tomate) en un restaurante, probablemente terminarás con una lechuga pastosa e insípida, metida entre unas rodajas de tomate jugoso y tocino crujiente. Pero la próxima vez que prepares tu propio almuerzo o bocadillo, dedica un poco más de tiempo a la porción de lechuga y usa hojas de diente de león en vez de lechuga romana o lechuga iceberg tradicional. Puedes usar las hojas de diente de león para resaltar el sabor de las siguientes comidas:
    • sándwiches
    • burritos
    • tacos
    • paninis
  2. Incorpóralas a la lasaña y las pastas. Muchos platos de pastas (sobre todo los de verduras) vienen con verduras verdes, pero la mayoría de las veces la única verdura verde que se usa es la espinaca. Para variar un poco, sustituye la espinaca con hojas de diente de león la próxima vez que prepares los siguientes platos:
    • conchas de pasta rellenas
    • lasaña de verduras
    • salsa arrabiata (salsa picante hecha con ajo, tomates y chiles rojos)
  3. Agrégalas a tus salteados. Los salteados son una forma fácil y deliciosa de reunir muchas verduras y nutrientes en un solo plato. Estos con frecuencia se preparan con verduras como brócoli, cebollas, champiñones, pimientos y verduras verdes. Agrega las hojas de diente de león a tu próximo salteado, pero hazlo en los últimos minutos de cocción.
  4. Úsalas para hacer pesto. El pesto es una salsa que se prepara normalmente con ajo, sal, piñones, albahaca y queso. Todos los ingredientes se licúan para hacer una salsa o pasta para untar. La próxima vez que hagas pesto, sustituye los piñones con semillas tostadas de calabaza y parte o toda la albahaca con hojas de diente de león.

Ingredientes

Hojas de diente de león salteadas

  • 1/2 kg (1 libra o 6 tazas) de hojas de diente de león, lavadas y cortadas en trozos de 10 cm (4 pulgadas)
  • 1 cucharadita (5 g) de sal
  • 2 cucharadas (30 ml) de aceite de oliva
  • 1 cucharada (15 ml) de mantequilla
  • 1/2 cebolla finamente picada
  • 1/4 cucharadita (1,25 g) de hojuelas de chile rojo
  • 2 dientes de ajo picados
  • sal y pimienta negra molida al gusto

Ensalada caliente de diente de león

  • 1 cabeza de ajo grande rostizada
  • 3 cucharadas (45 ml) de aceite de oliva extra virgen
  • 2 cucharadas (30 ml) de vinagre balsámico o vinagre de vino tinto
  • 1 cucharada (15 ml) de jugo de lima
  • una pizca de sal
  • pimienta recién molida al gusto
  • 1 chalota mediana finamente picada
  • 1/2 kg (1 libra o 6 tazas) de hojas de diente de león, lavadas y cortadas en trozos del tamaño de un bocado
  • 1/4 taza (36 g) de piñones o almendras tostadas

Consejos

  • Si deseas un acompañamiento sencillo y sin grasa, cocina las hojas de diente de león al vapor por unos minutos y sírvelas salpicadas con vinagre balsámico.
Теги: