Cómo lidiar con colegas que compiten demasiado

Опубликовал Admin
Al menos un tercio de los compañeros de trabajo son vistos como competitivos con sus demás compañeros, y un número alto de ejecutivos creen que los empleados son más competitivos de lo que eran hace una década. La mayoría de la gente quiere un espacio de trabajo propicio para llevársela bien con otros y asegurar que el trabajo sea productivo y agradable. Sin embargo, a veces los trabajadores tienen una actitud demasiado competitiva, y ésto hace difícil que el lugar de las labores sea ameno y confortable. Si sientes que ese es tu caso, por favor lee las siguientes instrucciones para reflexionar sobre esta aborrecida práctica.

Pasos

  1. Ten en cuenta las realidades competitivas de tu entorno. Algunos lugares de trabajo son naturalmente más competitivos que otros, por ejemplo si realizas ventas y comercialización, estarás rodeado de personas que competirán contigo porque es algo intrínseco dentro de este marco de empleo. Por otro lado, si estás en un lugar donde la competitividad no es parte del puesto, la presencia de ésta puede resultar extraña y realmente molesta. En cualquiera de los dos casos, la competitividad mal manejada puede llegar a ser un factor altamente negativo para considerar abandonar un empleo, ya que genera muchos síntomas de incomodidad.
    • La competitividad tiene ventajas como desventajas. Pintándola en un panorama negativo, la competitividad es un hecho que puede desencadenar situaciones que produzcan envidias, e inclusive, odios. Una competitividad mal manejada puede agotar ideas y generar un ambiente de tiranía en el espacio de trabajo. Pintándola desde un panorama positivo, la competitividad puede ayudar a despertar la creatividad entre los empleados y aportar mejoras a la compañía.
    • La mayoría de las organizaciones son una combinación de cooperación con competitividad. Los problemas surgen cuando esta última se presenta de manera extrema, ya que no se labora por el bien de la compañía, sino por buscar beneficios personales.
    • Evita confundir arrogancia con ambición. La persona que desarrolla una sana competencia es impulsada por un sentido crítico que la incita a mejorar día a día, la persona arrogante simplemente siente que es más que los demás. Trata de elogiar a tus compañeros de trabajo por un informe bien hecho, si él o ella es un luchador de alto rendimiento, es posible que generes una buena conexión con ellos, y aporten cierta confianza en ti y en tus méritos.
  2. Mírate a ti mismo primero. Si te molesta fácilmente la gente competitiva, enfrentarás muchas situaciones complicadas en tu lugar de trabajo, ya que existe no sólo la gente competitiva, sino aquellos que jerarquizan los espacios. Es importante confiar en tus propias habilidades, recuerda que estás empleado porque quien te contrató piensa que eres capaz de desempeñar una buena función en su empresa.
    • No tomes la competitividad de manera personal. Puede ser demasiado fácil asumir que tu compañero de trabajo está trepando sobre ti para lograr sus propios objetivos, sin embargo, si él/ella empezó a comportarse contigo de manera hostil y agresiva sin motivo aparente, es mucho más probable que todo el problema sea de ellos que tuya.Una persona altamente competitiva a menudo se siente amenazada por sus propias capacidades y no por los demás. No te permitas ser absorbido por ésta creyendo que es personal.
    • ¿Cuán competitivo eres? Es importante reconocer tu propio nivel de competitividad y la importancia que tienen para ti los resultados.
    • Si te sientes inseguro por cualquier motivo, ten el coraje de hacerle frente a esos miedos. Tal vez necesites más capacitación o desarrollo personal con el fin de poder alcanzar el nivel de labor requerido para que te sientas seguro. Investiga las opciones de entrenamiento.
  3. Sé cortés y compórtate de manera civilizada.Trata de ser amable y pierde de vista el hecho de que tu compañero es competitivo. No finjas un falso afecto, ya que en un momento de acaloramiento laboral, puedes perder toda cordura y desatar un conflicto con esa persona.
    • Intenta además, hablar con ésta de manera cordial. Ponle temas en los cuales no sea tan experta, para que no sienta la necesidad de ser competitiva. Regularmente háblale de lo incómodo que se siente que los demás estén compitiendo todo el tiempo, como si fuese una carrera de atletismo. Esto puede ayudar.
  4. No trabajes en contra de tus colegas competitivos. Piensa en la manera como puedes aprovechar sus ambiciones, y convertir su energía de superación en algo bueno para ti. Por ejemplo, hazlos parte de un equipo, o pídeles consejos sobre ciertas ideas. Los tipos de compañeros competitivos son:
    • La superestrella. Este tipo de colega siempre tiene que brillar, y hace mucho más de lo que le corresponde. Esta persona reacciona muy bien ante la alabanza y dá buenos resultados ante presión.
    • El pesista. Este colega siempre lleva a cuesta cargas y trabajos adicionales. Sufre de agotamiento, y pueden ser una fuente de moral para el grupo.
    • El reductor de velocidad. Este colega competitivo tiene hecho para hoy lo que se tiene que entregar mañana. Esto puede ser beneficioso en términos de motivación. Por desgracia, son personas que necesitas estar más adelantados que los demás y no viven el acá y el ahora.
  5. Cuidado con los colegas competitivos pero silenciosos. Estas personas resultan muy complicadas de manejar, ya que son más peligrosas que los compañeros competitivos abiertamente. Nunca sabes qué esperar de ellos. Pueden ser sigilosos y socavar en medios tortuosos para que otra persona se vea mal. Un colega competitivos astuto tiende a ver a los demás como potenciales amenazas, y no escatima en quitarlos del camino al precio que sea necesario. Puedes detectar un colega competitivo silencioso por las acciones que realiza, como proclamar que era el único responsable de un asunto importante que fue exitoso. Es indispensable que detectes estos personajes, ya que son un enemigo escondido entre las sonrisas de amabilidad que recibes a diario. Cuando te enfades con algún compañero de trabajo, considera lo siguiente:
    • Mantén copias de seguridad de todo lo que haces, especialmente lo que implica a esa persona o sus responsabilidades. En caso de que tu compañero intente ponerte culpas o mostrar algo negativo tuyo, estarás prevenido con la información ya obtenida. Además, no pretendas agachar tu cabeza en estos casos. Tienes que ser hábil y saberte defender, sabes que tienes un enemigo muy grande y que posiblemente busca tu caída, así que no asumas papeles nobles y maternales, juega con sabiduría y astucia.
    • Mantén al jefe al tanto del trabajo que han desarrollado. Independientemente de lo que se diga o rumora, asegúrate de que tu rendimiento es verificable en intachable.
    • Bloquea todo. Si sospechas que tienes un compañero que está buscando meter las narices en tus asuntos, usa contraseñas para proteger los equipos y archivos electrónicos que resulten importantes. Así mismo, mantén tus cajones y escritorios con llave. Evita compartir información personal. No hables de información confidencial en público.
    • Habla directamente con tu compañero competitivo sobre sus tácticas. Esto le permitirá saber que no eres presa fácil. Si hay más personas que se sienten atacadas por él/ella, entonces confróntenlo(a) todos juntos y hablen al jefe sobre lo que les produce.
  6. Si es necesario, minimiza el contacto. Esto no evita la competitividad, pero sí la hostilidad y negatividad. Adhiérete a hablar con esa persona sólo cuando sea necesario. Si hay formas de hacerlo mediante medios interactivos, entonces usa este recurso. Mientras más lejos, mejor.
  7. Mira todos los lados. Si estás en un lugar de trabajo mal sano, es probable que tu jefe esté promoviendo esta cultura y evitando la igualdad de condiciones entre empleados. Cuando un jefe promueve la competitividad sana, ofrece las mismas oportunidades a todo el mundo. El problema es cuando el jefe tiene claros favoritismos, ya que genera la cultura de la división. Si crees que ésto es lo que está ocurriendo, hay varias cosas que puedes hacer:
    • Habla con tus colegas acerca de tus sentimientos sobre la moral del equipo y apoyo a la gestión. Ten cuidado de nombrar situaciones o personas. Trata de que todos sepan que eres incorruptible, y que no apoyas los favoritismos y vas siempre por la igualdad. Sé neutral.
    • Habla directamente con tu jefe para saber cuál es su estrategia con respecto al trabajo en equipo y resultados. Considera la posibilidad de recordarle que tu equipo está haciendo un buen trabajo y que vale la pena compensarlo por ello. No menciones nombres propios.
    • Si el trabajo sigue siendo muy divisivo, habla con recursos humanos.
    • Considera la opción de encontrar otro puesto dentro de la empresa, que esté a cargo de otro jefe. Si no es posible, busca otro empleo.
  8. Sé un defensor de la cooperación. A veces la mejor política, es el cambio que quieren ver en el lugar de trabajo. Es complicado de pedir, pero, es peor ver cómo tu sitio de labores se hunde en un mar de injusticias y un silencio encubridor.
    • Usa un lenguaje inclusivo. Di "nosotros" en lugar de "yo" cuando hables de proyectos. Con ésto demostrarás que estás poco interesado en sobresalir de manera particular.
    • Demuestra que ves a todos tus compañeros como iguales, no como superiores o inferiores. Evita responder con arrogancia o celos. Muestra que valoras lo que cada uno puede aportar.
    • Concéntrate en usar la regla de oro en las interacciones con los demás. No te rebajes a su nivel. Si respondes con sarcasmos fomentarás la competitividad en lugar de mejorar la situación.
    • Recuerda que las personas competitivas suelen serlo por algún tipo de temor personal. Cuando percibes ésto, puedes verlos con una mirada más compasiva.
    • No caigas en la farsa de la adulación. Sabes quién eres y lo que puedes hacer, no necesitas que te sobre valoren. No busques demostrar que eres más que nadie. Conserva tu sencillez. Acepta las felicitaciones con humildad y olvídalas rápidamente.
  9. Sé flexible. Las sugerencias que se describen aquí te ofrecen puntos de orientación. Cualquier situación en la que estés implicado debes saber abordarla según tu experiencia y estilo. Puede que lo que funcione para un compañero, no lo sea para otro. Lo que significa que tendrás que estar listo para ajustar tu enfoque. Esto puede consistir en cosas tales como:
    • Revalúa cómo involucrarte con una persona competitiva. ¿Puedes encontrar los elementos particulares de lo que están haciendo y necesitan? Si logras detectar lo que desean, podrás ganar respeto y un aliado potencial.
    • Trata de ser curioso. Haz preguntas acerca de cómo han llegado a la solución que están proponiendo. Sé un buen oyente, puedes mejorar tus propias habilidades.
    • No empujes el barril cuesta arriba. A veces, dejando que los colegas de la competencia hagan sus cosas mientras que tú haces lo tuyo puede ser un estado muy satisfactorio para todo el mundo, siempre que haya beneficios positivos para el lugar de trabajo en su conjunto.

Consejos

  • Procura sentir empatía por las persona. Sabes que en el fondo tu compañero competitivo se siente profundamente amenazado.
  • Incorpora técnicas asertivas en tu manera de comunicar ideas.
  • Si la situación no mejora a pesar de tus intentos, pues confronta a tu opositor. Hazlo directamente.

Advertencias

  • Evita presentar quejas de un trabajador competitivo, ya que te marcarán de inmediato como una persona débil. La forma inteligente de evitar esto es pedir siempre consejos profesionales.
  • El acoso laboral y el acoso escolar es inaceptable, y si estás experimentando cualquiera de estos problemas, infórmalo y busca apoyo.
Теги:
ТОП