Cómo comprar una casa en la ciudad

Опубликовал Admin
Las casas de la ciudad son consideradas como casas familiares independientes aunque comparten paredes en común. Los dueños de estas casas, a diferencia de los dueños de casas en condominios, también son propietarios de la parcela de tierra sobre la que se encuentra la casa, y esta a su vez podría también tener varios dueños de jardines centrales o de otros espacios comunes. Comprar una casa en la ciudad no es radicalmente distinto a comprar otros tipos de casas, aun así, debes conocer las diferencias.

Pasos

  1. Contempla las ventajas y desventajas de ser dueño de una casa de ciudad.
    • La mayoría de casas son de dos niveles, y a veces de tres o de cuatro. El espacio del comedor y de la sala y talvez un medio baño se encuentran normalmente en el primer piso, y todos los dormitorios, oficina y baños adicionales están en el segundo y tercer nivel. Si no quieres o no puedes subir las escaleras a diario, considera no comprar una casa de este tipo. (Algunas casas de ciudad son de un piso, pero no son comunes porque estas requieren de mucho terreno).
    • Investiga la construcción de la casa que estés considerando comprar. Como los apartamentos y los apartamentos en bloque, las casas comparten paredes. El ruido de los vecinos no será un problema serio si las paredes han sido construidas adecuadamente con aislamiento para el ruido.
    • Lee la letra pequeña de cualquier contrato de asociaciones de dueños de casas (HOA, por sus siglas en inglés). La mayoría de casas son gobernadas por un HOA, pero las restricciones varían mucho. Puede que sea prohibido tener un perro o una mascota de cualquier tipo, o incluso podrías ser responsable de una mayor cuota de mantenimiento exterior que no estarías dispuesto a afrontar. Podría también haber restricciones de edad y parqueos limitados. Por último pero no menos importante, tu HOA podría cobrar una cuota anual considerable, y no existe un espacio para negociación. Del lado positivo, muchas HOA cubren el costo de la reparación y reemplazo de techos, mantenimiento del exterior, mantenimiento del área común y otros gastos grandes.
    • Aunque probablemente no tendrás que preocuparte mucho por el mantenimiento y las reparaciones, podrías no tener ningún margen para hacer cambios al exterior o incluso al interior de la casa.
  2. Piensa en tu seguridad. Tener vecinos de los dos lados de tus paredes podría aliviar cualquier duda sobre tu seguridad, pero también podrían ser ruidosos u ofensivos y difíciles de lidiar.
  3. Sopesa las ventajas y las desventajas del cuidado del jardín. La mayoría de casas incluyen un patio o jardín muy pequeño del cual el dueño es el responsable. Del lado positivo está que podrás ahorrar dinero y tiempo al no tener que cuidar de un jardín grande, pero si no quieres cuidar ningún espacio como un jardín considera comprar un apartamento en bloque.
  4. Considera el hecho de que podrías querer vender tu casa en algún punto. Si el contrato de la HOA tiene restricciones duras inusuales, podrías tener problemas para encontrar un comprador.

Consejos

  • Pide permiso a tu agente de bienes raíces para pasar un tiempo en la casa que estés considerando comprar. Si es posible, pregúntale si puedes quedarte en la casa vacante por unas horas al mismo tiempo durante diferentes horarios y días distintos para percibir el nivel de ruido de los vecinos y del tráfico de la calle. Podrías también deambular por varios pisos para ver qué tanta luz entra en los cuartos. Si adoras las ventanas soleadas y la casa está rodeada de árboles o de edificios que den sombra, nunca vas a ser feliz viviendo allí.
  • Camina por el vecindario, en el día y en la noche. ¿Existe algún inconveniente con la distancia para caminar? Busca tiendas pequeñas, lavanderías y restaurantes. Mientras camines, observa la condición general de las casas y patios que estén sobre la calle. Nota si existen aspectos desagradables en la vecindad cercana de la casa que quieras comprar.
  • Lleva una laptop y un router para internet Wi-Fi a la casa para determinar la recepción de la señal. Si te conectas todos los días y cuentas con una conexión lenta, te frustrarás muchos días en tu casa nueva.
  • Compra seguro hipotecario. Con la excepción de la HOA, comprar una casa de ciudad no es muy diferente a comprar una casa en otro lugar. Tendrás que obtener una calificación para un préstamo, tendrás que pagar un enganche y hacer que tu abogado revise tu contrato de compra y el de la HOA.
  • Si tienes niños y cerca hay una guardería, visítala cuando los niños estén jugando. Observa a los niños y a los padres que estén allí. Pregúntate si serías feliz enviando a tus niños a ese lugar.

Advertencias

  • Intenta comprar una casa que cuente con lavandería en el segundo o tercer piso. Si la lavandería se encuentra en el primer piso, tendrás que mover toda la ropa de arriba hacia abajo. Si la lavandería está en el mismo nivel de los dormitorios, solamente tendrás que llevar algunos trapos de cocina y toallas subiendo las gradas de allí hacia la cocina o al baño. Es mucho más conveniente que cargar canastas llenas de ropa sucia y de blancos desde el primer piso a los pisos superiores.
  • Dale prioridad alta al parqueo. Si solamente tienes un carro y se te permite un solo parqueo, estarás bien la mayor parte del tiempo, pero, ¿en dónde parquearán tus visitas? ¿Y si tu pareja u otro miembro de la familia compra un carro?
  • Si tienes algunos muebles de los que no puedas separarte, asegúrate que quepan en la casa que quieras comprar (considera la puerta exterior también). Los dormitorios de muchas casas de ciudad son más angostos y un poco más pequeños comparados con los de las casas tradicionales. Si tú y tu pareja deben dormir en una cama extra grande tipo California, asegúrate que entre en el cuarto principal. Mide todos los cuartos de la casa. Observa la posición de las puertas y de las ventanas. Después, ve a tu casa y mide todos los muebles que planeas llevarte a la casa nueva. Si no quieres dejar la cantidad masiva de cosas que haya estado en tu familia por varias generaciones, mejor reconsidera tus opciones.
  • Si tienes niños pequeños o si estás pensando en iniciar tu propia familia, afrontar dos o tres juegos de escaleras al día puede representar algún problema de seguridad.
  • Siempre vivirás en cercanía con tus vecinos. Considera lo que eso podría significar. ¿Tendrás algún recurso si el perro del vecino ladra toda la noche? ¿O si el gato del vecino destruye tus plantas?
Теги: