Cómo hacer que tu hijo deje de jugar videojuegos

Опубликовал Admin
Los videojuegos consumen mucho tiempo que tu hijo podría usar de manera más productiva, y la falta de ejercicio que estos causan no es saludable. Tómate un tiempo para alejar a tus hijos de los videojuegos con actividades más interesantes y estimulantes.

Pasos

  1. Determina cuánto tiempo consideras suficiente para que tu hijo juegue videojuegos. Decide un tiempo razonable para cada día o para la semana. Algunos padres limitan los videojuegos a una hora por día, mientras que otros lo prohíben por completo durante la semana escolar y sólo lo permiten un par de horas los fines de semana. Muchos profesionales de la salud y especialistas en desarrollo, recomiendan que los niños no pasen más de dos horas al día en frente de la televisión o computadora. Ten esto en cuenta cuando determines qué limites deseas establecer, y decidas una cantidad de tiempo razonable de videojuegos que funcione para ti
  2. Controla el tiempo que tu hijo está jugando videojuegos cada día y verifica si coincide con el tiempo que estableciste. Esto te ayudará a proceder de mejor manera cuando limites el tiempo de videojuegos. Si el límite es una hora por día y tu hijo pasa jugando cuatro horas después de la escuela, ayudarle a cambiar ese hábito será más difícil.
  3. Trata de encontrar actividades alternativas que complementen la personalidad y los intereses de tu hijo. Es más probable que tu hijo responda a tu aliento de participar en otras actividades, si le sugieres actividades que ya son de su interés.
  4. Dale a tu hijo un descanso de tiempo libre entre treinta y sesenta minutos cuando regrese de la escuela. Esto permitirá que él se relaje y libere energía que pudo haber acumulado durante el día de escuela. Recuerda, este tiempo libre no debe ser empleado en videojuegos.
  5. Asegúrate que tu hijo termine todas sus tareas y obligaciones después del tiempo libre. Sólo después de cumplir con todas sus responsabilidades, podrás permitirle empezar con su tiempo de videojuegos.
  6. Instala el sistema de videojuego en una sala familiar o en algún lugar que te permita supervisar a tu niño mientras está jugando. Así será más fácil para ti hacer que tu hijo cumpla las reglas, y también será más fácil para él cumplirlas. Poner la consola de videojuegos en la habitación de tu hijo le dará mucha libertad para jugar sin supervisión. Además, le puede causar mucha tentación, especialmente si tiene dificultad para seguir las reglas.
  7. Trata de que tu hijo participe en actividades contigo.
    • Despierta su interés para que te ayude a preparar la cena.
    • Salgan a caminar o a manejar bicicleta juntos.
    • Jueguen un juego de mesa o una partida de cartas.
    • Armen un rompecabezas o hagan crucigramas juntos.
  8. Alienta a tu hijo para que participe en actividades al aire libre con otros niños en el barrio. Manejar bicicleta, practicar deportes recreativos, natación o juegos propios de la infancia, pueden ayudar a distraer a tu niño de su hábito con los videojuegos.
  9. Familiarízate con las señales de adicción que causan los videojuegos en los niños. Algunos niños desarrollan una adicción severa a jugar videojuegos. Ellos pueden aislarse de la familia y amigos y empezar a vivir más en el mundo virtual que en el real. Es importante que los padres entiendan cuáles son las señales y síntomas de la adicción, para que de esta manera puedan reconocerlos si se presentan en sus niños.
    • Estate atento a signos de que tu hijo esté jugando más tiempo a escondidas una vez transcurrido su tiempo límite o que está mintiendo acerca de jugar cuando se supone que no lo debe hacer.
  10. Observa a tu hijo cuando está participando en otras actividades. Si parece estar desinteresado incluso cuando le han repetido las reglas, probablemente está pensando en el mundo de los videojuegos. Normalmente, los niños se distraen muy fácil y se olvidan rápidamente de la actividad anterior cuando se involucran en una nueva.
    • Un síntoma común de la adicción es que el niño pierda el interés de la actividad que alguna vez disfrutó.
    • Evalúa el comportamiento de tu hijo después de que haya terminado su tiempo de juego. Observa si se pone de mal humor, se irrita o está ansioso.
  11. Ponte en contacto con el profesional de la salud de tu hijo si notas cualquier síntoma, o si sospechas que tenga adicción a los videojuegos.
  12. Advierte a tu hijo de las consecuencias que habrá si se niega a dejar de jugar en el tiempo establecido. Desconecta el mando de videojuegos de la consola y sácala de la habitación.
    • Dile a tu hijo que perderá los privilegios de jugar durante una cantidad específica de tiempo si alguna vez ocurre esto.
    • No le des el mando de nuevo hasta que haya cumplido el tiempo de castigo. Considera prohibirle los videojuegos por un tiempo más largo si sigue haciendo caso omiso al tiempo que estableciste para él.
  13. Si tu hijo reclama que está en medio de un juego cuando el tiempo se terminó, ayúdale a descubrir cómo guardar el progreso que ha hecho en el videojuego. Muchos niños no saben cómo manejar las opciones del juego y tal vez necesiten ayuda para guardar su progreso. Si guarda su juego y no siente que todo su esfuerzo se ha perdido, es menos probable que te dé dolor de cabeza cuando termine su sesión de juego.

Consejos

  • No prohíbas los videojuegos por completo, a menos que la situación se salga de control. Hay algunos aspectos positivos en los videojuegos. Algunos estudios indican que los videojuegos pueden ayudar a los niños a desarrollar una buena coordinación entre la vista y el tacto. Los jugadores aprenden a trabajar en equipo y lograr cosas juntos. Los videojuegos también reducen el estrés, las pesadillas y algunos dicen que pueden hacer más inteligentes a los niños.
  • Entiende que a tu hijo le puede tomar algún tiempo adaptarse a su nuevo horario de juego. Los niños que están acostumbrados a jugar los videojuegos por un largo periodo de tiempo, pueden tener problemas al limitar su tiempo de juego. Respeta las reglas que establezcas y continúa alentando a tu hijo para que sea más fácil la transición.
  • No le compres a tu hijo videojuegos que tengan una clasificación “M” (mayores de 17 años), como “Call of Duty” y “Grand Theft Auto”. Estos juegos son clasificados como “M” por una razón.
  • Sé cuidadoso con los juegos que le compras a tu hijo. Un juego de violencia es mala influencia.
  • Si tu hijo es verdadero amante de los videojuegos, trata de introducirle juegos educativos. Si va a jugar de todos modos, podría estar aprendiendo también.

Advertencias

  • Asegúrate de ser justo. Nunca digas “Porque yo te lo digo”, ya que puede causar serias discusiones, especialmente con los niños mayores.
  • Siempre ten una razón para un castigo. Una razón puede hacer que tu hijo deje de cuestionar tu decisión y acepte el castigo (esto también te servirá en la advertencia anterior).
  • Asegúrate siempre que tu hijo quiera realizar la actividad. No lo fuerces a hacer algo que no quiere, ya que esto puede causar resentimiento por los próximos años.
Теги: