Cómo prestar atención en una clase aburrida

Опубликовал Admin
No siempre es fácil prestar atención durante la clase, pero siempre es importante si es que quieres pasar el curso. La buena noticia es que hay estrategias que puedes tratar de hacer para que vuelvas a encaminarte. Si haces la tarea, piensa bien sobre qué has aprendido, y participa más, pues podría comenzar a parecerte que la clase es interesante en vez de aburrida.

Prepárate

  1. Haz la tarea y la lectura obligatoria. Ir preparado a la clase no solo hará que sea más probable que te sientas como si fueras parte de lo que está sucediendo, sino que también te facultará para que participes activamente en la exposición de la clase.
  2. Ve adelantando ideas. Piensa sobre lo que has aprendido hasta ahora y trata de ver a dónde se dirige todo. Construir una hoja de ruta mental de las cosas que van a venir te preparará para que prestes atención a lo que va a suceder después.
  3. Ten preguntas ya listas. Es probable que tengas preguntas en tus apuntes o en las lecturas que han sido asignadas antes de la clase. Anótalas y asegúrate de formularlas durante la clase. Te involucrarás más, porque estarás tratando de que se respondan tus preguntas.
  4. Duerme bien. Si estás en una clase que no es muy interesante, estar sin dormir no te ayudará. Asegúrate de dormir bien durante la noche y, si es necesario, fíjate si antes de la clase puedes tomar una siesta sin que te vean.
  5. Aliméntate bien. Tu dieta tiene un gran impacto en tu capacidad para prestar atención. Evita consumir comida basura que te pondrá desganado antes de la clase, y desde luego evita por completo saltearte las comidas. Una comida buena y saludable te ayudará a mantenerte alerta y con energía. Las siguientes cosas han demostrado que ayudan a las personas a mantenerse alertas y concentradas:
    • La cafeína. Sin embargo, debes saber que esto es a corto plazo y que no puedes excederte. Si consumes demasiada cafeína, puedes estar nervioso y ansioso.
    • El pescado. Hay una razón por la que se le denomina “el alimento para el cerebro”. Los pescados como el salmón tienen un alto contenido de los ácidos grasos omega 3, que están relacionados a múltiples beneficios que funcionan como estimulantes cerebrales, incluso la memoria.
    • Las nueces y el chocolate amargo. Si los consumes con moderación, estos bocadillos deliciosos son una buena fuente de antioxidantes, y el chocolate amargo incluso proporciona una pequeña cantidad de cafeína.
    • Mira más sugerencias de comidas que sean útiles.

Ubícate

  1. Siéntate al frente. Este es quizás uno de los pasos más importantes y podría tener un sinnúmero de beneficios:
    • Estarás obligado a comportarte de la mejor manera.
    • Tendrás un vínculo más directo con el profesor, haciendo que sea más fácil hacer y mantener un contacto visual.
    • Será más fácil escuchar lo que está diciendo el profesor y copiar la pizarra.
    • Te sentirás más cómodo para formular preguntas sin tener que gritarlas desde el fondo del salón.
  2. Practica una buena postura. Te sorprenderá aprender cuánto tu postura puede cambiar tu actitud con respecto a la clase.
    • Evita encorvarte o apoyar tu cabeza en la carpeta. Va a ser difícil que te mantengas despierto y concentrado si estás haciendo todo lo posible por quedarte dormido.
    • Asegúrate de dar algunas vueltas. No es necesario que seas una estatua. Cambiar de vez en cuando tu posición ayudará a tu circulación y enviará más oxígeno a tu cerebro.
    • Inclínate hacia adelante y muestra interés. Esto le demostrará al profesor que estás involucrado en el tema y que estás prestando atención, lo que a su vez hará que el profesor se sienta más vinculado e involucrado contigo.
  3. Evita sentarte junto a las distracciones. Debes saber qué amigos son para estudiar y qué amigos son para las distracciones.
    • Si estás tomando una clase con un amigo que no quiera aprender, haz lo mejor que puedas para no sentarte junto a él.
    • Si tienes un amigo que se preocupa mucho por el curso como tú, ¡entonces es genial! Tener a alguien con quién intercambiar ideas después de la clase no tiene precio. Comparen sus apuntes, continúen conversando sobre el tema de la clase después de ella y estudien juntos.

Participa

  1. Haz preguntas. Esto es esencial y es la manera más segura para mostrarle a tu profesor que estás prestando atención. Además, estás ahí para aprender. Asegúrate de aprender lo más que puedas.
  2. Responde las preguntas. No seas tímido. Si sabes la respuesta de una pregunta, levanta tu mano. Recuerda lo siguiente:
    • Se siente bien saber la respuesta. Te sentirás satisfecho y más facultado para levantar tu mano en el futuro.
    • Está bien si no sabes la respuesta correcta. Tu profesor estará contento de que hayas hecho el esfuerzo y quizás tu respuesta podría arrojar alguna luz sobre el tema que no ha sido explicado de manera adecuada.
  3. Toma apuntas de calidad. Los apuntes tomados con diligencia no solo te preparan para que prestes una estricta atención a lo que se está diciendo, sino que también estarás agradecido contigo mismo más adelante cuando llegue el momento de estudiar. Los profesores frecuentemente hacen las preguntas del examen en base a lo discutido en la clase y en los temas que podrían no estar en los libros de texto.
  4. Pide una aclaración. Si no comprendes un tema o una idea, levanta tu mano y pide una aclaración. Es posible que no seas el único que necesite ayuda.
  5. Únete al debate de la clase. No siempre se trata solo de realizar preguntas. Algunas veces, una clase también se trata de compartir ideas o de debatir. Convertirte en parte del diálogo te ayudará a sintetizar las preguntas y las ideas en tu cabeza, y podría arrojar una luz sobre un tema que nunca antes habías visto.
  6. Concéntrate. Haz lo mejor que puedas para desconectarte del mundo y centrar toda tu atención en la clase que se va a desarrollar.
    • Si has traído tu computadora portátil, asegúrate de usarla solo para tomar notas.
    • Apaga tu celular y guárdalo.
    • No te preocupes por cada ruido o voz pequeños fuera del salón de clases.
    • No hagas las tareas de otras clases. Este es el primer paso de un interminable ciclo de no estar adecuadamente preparado para muchas de tus clases (si no todas).

Consejos

  • Evita conversar con tus compañeros en clase y no les pases notas a la gente.
  • Asegúrate de hablar con el profesor antes o después de la clase si tienes preguntas o problemas que se deben resolver. La mayoría de los profesores de la universidad tienen horarios de oficina y deberías sacar ventaja de la oportunidad de tener un tiempo para hablar cara a cara con él. La participación y el esfuerzo pueden llevarte muy lejos cuando llega la hora de calificar.
  • Mientras más notas tomes, ¡más pasará el tiempo y la clase habrá terminado mucho más rápido!
  • Investiga un poco sobre la enseñanza de los profesores, para ver las clases que necesitas tomar. Es posible que puedas encontrar a alguien que se adapte más a la línea de tu manera particular de aprender.
  • Asentir con tu cabeza cuando escuches al profesor es una buena manera de mostrar que estás prestando atención y de que estás entendiendo.
  • Programa tus clases en los momentos en que sepas que estarás más despierto. Si sabes que no puedes mantenerte despierto a una hora determinada, no te tortures al ponerte en una clase aburrida en ese intervalo de tiempo.

Advertencias

  • Si no estás durmiendo lo suficiente, incluso una clase interesante podría convertirse en una carga pesada.
  • ¡No hay nada más que odien los profesores que los celulares! Colócalos en modo silencioso y que no se vean. Algunos profesores podrían sacarte del salón por usar el celular.
  • La asistencia es la clave para todo esto. Si no vas a clases, entonces nada de esto importa y es casi seguro que no pasarás el curso.
Теги: