Cómo reaccionar al tener una mala calificación

Опубликовал Admin
¿Estás muy consciente de tus calificaciones? ¿Acabas de reprobar una prueba, proyecto o examen? Bueno, no te preocupes. Todos reciben una mala calificación una que otra vez. Lo único que tienes que hacer es averiguar qué salió mal con esta tarea y trabajar para hacerlo mejor en el futuro.

Aceptar una mala calificación

  1. No entres en pánico. Todos reciben una mala calificación en algún momento de su vida. Puede parecer el fin del mundo, pero ¡no te preocupes! No lo es. Puedes recuperarte de una mala calificación, lo cual es algo que tienes que recordar. Esa calificación demuestra que no estás haciendo algo de forma efectiva, lo cual no es algo malo.
    • Tu exabrupto o reacción inmediata probablemente sea de tristeza y pánico. Respira hondo y observa a la calificación desde un punto de vista lógico.
    • Si necesitas tomarte un poco de tiempo para procesar la mala calificación, ¡está bien! Prueba de ir a algún lugar tranquilo para que puedas sacar esos sentimientos inmediatos de pánico y angustia.
  2. Sé realista. Una mala calificación significa algo diferente para todos. Para una persona, una mala calificación puede ser un 0, mientras que, para otra, una mala calificación puede ser una calificación uno o dos niveles por debajo de la calificación máxima, pero que de todas formas, objetivamente, no sea una mala calificación. Ser realista quiere decir que reconozcas que no siempre vas a obtener una buena calificación y que una mala no va a afectarte tanto a largo plazo.
    • La universidad es particularmente en donde la gente tiende a recibir golpes duros en cuanto a sus calificaciones. Normalmente, se requiere que trabajes más duro y que trabajes más, y es menos probable que los profesores tiendan a dar calificaciones máximas excepto por un trabajo realmente excepcional.
    • Por ejemplo, si obtuviste el equivalente a una B en una tarea en la que esperabas el equivalente a una A o la calificación máxima, considera si este fue realmente tu mejor trabajo. Es posible que no hayas hecho tanto esfuerzo como el que harías normalmente. También recuerda que una B (o equivalente) no tiene nada de malo, sobre todo en la universidad.
    • Si reprobaste completamente la tarea, ¿esto te sorprendió? ¿Pensaste que lo estabas haciendo mejor de lo que realmente lo hiciste? Este puede ser un momento en que tu realidad no coincida con la realidad verdadera y podrían ser un síntoma de que tienes problemas más grandes con tus estudios.
  3. Establece cómo obtuviste esa calificación. Si el profesor te dio una retroalimentación, considera lo que te dijo. Si no lo hizo, revisa tu trabajo, ya sea un proyecto, un ensayo o una prueba.
    • ¿No entendiste el material? ¿No estudiaste lo suficiente? ¿No seguiste las instrucciones?
    • Si aún no estás seguro, pregunta a otras personas la calificación que obtuvieron y compara su trabajo con el tuyo. Con suerte, verás por qué tal vez les fue mejor que a ti.
  4. Usa esto como una oportunidad para aprender de tus errores. Una mala calificación simplemente te dice que lo que estás haciendo no está surtiendo efecto. Significa que necesitas hacer algo mejor o algo diferente en el futuro para obtener mejores calificaciones.
    • ¿Qué podrías hacer en el futuro para evitar obtener esta calificación? Si pudieras rehacer el trabajo, ¿qué harías de forma diferente?
    • Es posible que encuentres que no estudiaste bien o que no leíste correctamente las instrucciones o agregaste demasiado material que no era pertinente a tu ensayo o presentación.

Elaborar un plan de acción

  1. Habla con tu profesor. Puede ser intimidante hablar con un profesor, sobre todo acerca de una mala calificación, pero, de todas formas, es una de las cosas más importantes que puedes hacer. Hablar con tu profesor le demuestra que te tomas en serio mejorar y te ayuda porque él te puede decir en lo que debes trabajar.
    • Pregúntale lo que tienes que hacer para compensar la calificación. Si puedes obtener puntos adicionales, pregúntale si lo consideraría. A veces, los profesores te permitirán hacer cosas como volver a tomar un examen o rehacer un ensayo para demostrar tu mejoría.
    • Esto demostrará que te importa la clase y te importa aprender. Realmente lo hará. Los profesores tomarán esto en cuenta al decidir tu calificación final para el semestre (u otro periodo académico), porque les demostró que te tomaste en serio tu aprendizaje.
  2. Decide cómo vas a lidiar con la calificación. Tienes que resolver lo que necesitas hacer para que esa mala calificación no te afecte ni a ti ni a tu calificación general. Es posible que necesites enfocarte en estudiar ciertas cosas, que tengas que obtener una mejor idea de lo que tu profesor espera de ti, o que tengas que pasar más tiempo estudiando.
    • Averigua si puedes realizar algún trabajo de recuperación y luego asegúrate de que realmente lo hagas. Quieres demostrar que puedes mejorar una mala calificación.
    • Trabaja más duro y de forma diferente. Si un estilo de estudio no te está funcionando, cámbialo. Prueba otras cosas. Pregúntale a tu profesor cuál es la mejor forma de estudiar para su clase en particular.
    • Realmente haz tu trabajo. Esto puede parecer una idea muy obvia, pero muchos estudiantes se sorprenden al enterarse de que no recibieron calificaciones máximas solo por asistir a las clases. Las calificaciones tienen que ver con el aprendizaje, así que asegúrate de que eso sea lo que estés haciendo.
  3. Pide ayuda. ¡No te avergüences de necesitar ayuda! Muchos estudiantes nunca aprovechan las oportunidades de ayuda que tienen a su disposición, sobre todo en la universidad. Puedes usar todo tipo de recursos para que te vaya mejor en tus clases.
    • Consigue un tutor. Si no puedes pagar a un buen tutor, a menudo puedes encontrar a alguien en tu escuela que esté en un grado mayor y sea bueno en el curso en el que necesites ayuda. Pídele a tu profesor o consejero estudiantil si pueden recomendarte a una persona o un programa.
    • Obtén ayuda de los bibliotecarios. Los bibliotecarios escolares están ahí para ayudarte a investigar temas y maximizar tu aprendizaje y, sin embargo, muchos estudiantes olvidan pedirles ayuda. Si no sabes por dónde comenzar con un tema de investigación, asegúrate de pasar por la mesa de ayuda de la biblioteca.
    • A menudo, las universidades tienen centros de escritura y aprendizaje en el campus. Este es un servicio gratuito que proporciona estudiantes calificados para ayudarte con una variedad de temas. Pueden ayudarte con los ensayos, la investigación y el estudio.
  4. Trabaja más duro y de forma más inteligente. A veces, tienes que trabajar más duro para obtener una mejor calificación la próxima vez, y a veces tienes que trabajar de forma más inteligente. Hacer exactamente lo mismo cada vez probablemente no sea efectivo para obtener un resultado diferente.
    • Estudia de forma más efectiva. Averigua en dónde están tus debilidades al estudiar y asegúrate de enfocarte en ellas. Por ejemplo: si obtuviste una mala calificación en tu clase de latín, averigua lo que tienes que estudiar. Tal vez tienes que enfocarte más en el vocabulario, o tal vez sean las categorías gramaticales con las que estés teniendo problemas.
    • Prueba diferentes formas de trabajar para ver si algo diferente te funciona mejor. Por ejemplo: si te fue muy mal en ese ensayo, tal vez es porque te desviaste de tu hipótesis de trabajo. Tal vez la próxima vez puede ser mejor si haces un boceto de tu ensayo antes de comenzar a escribirlo para que sepas los temas que tienes que abarcar.

Obtener buenas calificaciones

  1. Identifica tu estilo de aprendizaje. Existen muchos estilos de aprendizaje. Una razón por la cual podrías haber obtenido una mala calificación es porque estás teniendo dificultades para aprender lo que el profesor te está enseñando. Esto no necesariamente te deja libre de culpa, ni es una razón para culpar al profesor, pero es posible que tengas que intervenir en tu propio aprendizaje.
    • Si eres un estudiante visual, significa que prefieres objetos como gráficos, cuadros, imágenes y ver la información. De esta forma, puedes memorizarla y recordarla mejor. Tiendes a recordar mejor las cosas cuando están anotadas. Aprendes mejor en las clases viéndolas en lugar de oyéndolas.
    • Si eres un estudiante auditivo, tiendes a retener información mejor a través del oído y el habla. Prefieres que te digan cómo hacer las cosas y luego resumir los puntos principales en voz alta. Puedes concentrarte mejor si tienes música de fondo.
    • Si eres un estudiante cenestésico, tiendes a preferir un enfoque práctico al material nuevo. Tiendes a ser mejor en las matemáticas y las ciencias y prefieres demostrar algo que tener que explicarlo. También tiende a irte mejor en los trabajos en grupo.
  2. Estudia de forma efectiva. La mayoría de gente sabe que es mejor dormir lo suficiente la noche anterior a un examen que quedarse despierta toda la noche aprendiendo todo apresuradamente. Definitivamente hay técnicas de estudio que puedes utilizar para mejorar tus habilidades de estudio y que te ayudarán a retener mejor la información.
    • Realizar exámenes de práctica es una forma altamente efectiva de estudiar y recordar información. Usar tarjetas mnemotécnicas, responder preguntas al final de un capítulo o tomar exámenes de práctica pueden ayudarte en gran medida en el estudio.
    • El estudio distribuido es más efectivo para recordar información que aprender todo apresuradamente al mismo tiempo. Si bien recordarás toda esa información para el examen, no la recordarás a largo plazo, lo cual es malo si es información que necesitarás después.
  3. Asegúrate de comprender los requerimientos. Este es uno de esos pasos que parecen tan extremadamente simples y, sin embargo, muchos estudiantes se olvidan de hacerlo. Cuando tu profesor te reparta las instrucciones, asegúrate de tener muy en claro cuáles son.
    • Si estás teniendo dificultades para comprender los requerimientos, pregúntale a tu instructor. Él o ella preferirá trabajar contigo para que puedas comprender los requerimientos que darte una mala calificación.

Consejos

  • Recuerda, una mala calificación no determina el tipo de persona que eres, así que no sientas que eres una mala persona.
  • No te compares con los demás; ellos no son tú ni tú eres ellos. Siempre obtendrán calificaciones diferentes unos de otros. ¡Es parte de la vida!
  • Nunca te enfoques en lo que no hiciste; enfócate en asegurarte de comprender por qué respondiste mal la pregunta. Esto es especialmente útil para exámenes futuros.
  • No escuches cuando los demás te digan la calificación que obtuvieron; puede hacerte sentir mal. Pero si te la dicen antes de que puedas detenerlos, no importa con tal de que no te afecte.
  • Diles a tus padres tu calificación antes de que la descubran por su cuenta. De esta forma, sabrán que te importa y es menos probable que se enojen contigo.
  • Pregúntale a tu profesor cómo elevar tu calificación con puntos adicionales o compensando el trabajo que te falta.

Advertencias

  • No ocultes tus calificaciones. Muéstraselas a tus padres o a alguien que pueda ayudarte para que puedas mejorar la próxima vez. Ocultarlas solo te da la disposición a ocultar cualquier mala calificación posterior, y así no mejorarás en nada.
  • Siempre haz tu mejor esfuerzo y no te rindas, sin importar lo duro que vaya a ser.
  • No seas negativo ni simplemente te rindas. Culparte no te ayudará. Pensamientos como estos solo empeoran la situación.
  • Si no perseveras, te quedarás con esa mala calificación. Tienes que tener determinación para que te vaya bien la próxima vez.
Теги: