Cómo estudiar para un examen de matemáticas

Опубликовал Admin
Muchas personas tratan de estudiar matemáticas de la misma manera que estudian para un examen de historia (memorizando fórmulas y ecuaciones como si se trataran de hechos y fechas). Aunque saber fórmulas y ecuaciones es importante, la mejor manera de aprenderlas es usándolas. Eso es lo grandioso de las matemáticas, tú puedes hacer matemáticas, pero no puedes "hacer historia".

Clases

  1. Asiste a clases todos los días. Escucha y presta atención al material. Por lo general, las matemáticas son más visuales que otras materias debido a las ecuaciones y a la resolución de problemas.
    • Anota algunos problemas de los ejemplos de las clases. Cuando revises tus notas más tarde, tendrás un conocimiento más preciso de la lección específica que te enseñaron, en lugar de depender de tu libro de texto.
  2. Haz cualquier pregunta que tengas a tu profesor antes del día del examen. El profesor no te dirá exactamente que vendrá en el examen, pero te dará una guía útil si no entiendes su curso. No solo te enseñará cómo resolver un problema, sino que un profesor que te ha visto antes y te conoce estará más dispuesto a ayudarte en el futuro (o quizás incluso reducir un poco la dificultad si tu nota está al límite).
    • Si no estás seguro de una pregunta, resáltala y muéstrasela al profesor. Él o ella estará siempre feliz de ayudarte con el problema.

Estudia

  1. Lee el texto. Asegúrate de leer todo el texto y no solo los ejemplos. Los libros de texto incluyen las pruebas de las fórmulas que se espera que sepas. Esto es útil para comprender el material y la razón por la que funciona.
  2. Haz la tarea. La mayoría de los profesores asignan (o al menos sugieren) los problemas que creen que serán más útiles. Muchos de los problemas de un examen son muy similares a los problemas de las tareas para la casa. Algunas veces incluso son los mismos.
    • Conserva los papeles de tus tareas. Archiva los papeles revisados y las hojas de la tarea en un recipiente de plástico. Úsalos para revisarlos.
    • Haz todos los problemas que puedas para que puedas obtener tanta práctica como sea posible y te familiarices con la configuración de los diferentes problemas.
  3. Trata de averiguar diferentes maneras de resolver un problema determinado. Por ejemplo, puedes resolver los sistemas de ecuaciones ya sea por sustitución, eliminación o gráficas. Las gráficas son una buena opción cuando usas una calculadora (por ejemplo, TI-84+ o TI-83), ya que es más probable que obtengas la respuesta correcta. Sin embargo, si no puedes usar una, entonces usa la sustitución o la eliminación basada en la pregunta (algunas se resuelven más fácilmente con el método x que con el y) o determina qué manera es más sencilla para ti. Esto es mejor que depender de un método, el cual te puede decepcionar cuando llegue el momento de la prueba.
    • Por lo general, es útil entender cómo una fórmula se deriva en lugar de solo memorizarla. Las cosas tendrán más sentido. Además, usualmente, es más fácil recordar solo unas cuantas fórmulas y derivar a las más complicadas a partir de ellas.

Revisa

  1. Empieza a estudiar 2 meses antes del examen. No esperes hasta el último minuto. En cuanto al día antes del examen, no te estreses y relájate. Despeja tu mente al dormir y definitivamente lo harás bien.
    • Estudia todo lo que puedas el día antes de la prueba, pero también deja tiempo para otras actividades.
  2. Trata de buscar otros problemas que sean similares a los que te asignaron como tarea. Aprovecha esta oportunidad para terminar una página completa si la tarea asignada era una porción de esta (por ejemplo, si la tarea era hacer problemas impares, haz también los pares).
    • Busca o descarga libros de ejercicios del nivel de matemáticas que estudias. Trata de resolver los problemas. Hacerlo te dará un conocimiento adicional. Tal vez debas resolver ese problema al día siguiente.
    • Pregunta a tu profesor si tu libro de matemáticas tiene un sitio web. Algunas veces los libros de texto en línea pueden ayudar al proveer ejercicios y material instructivo adicional.
  3. Únete a un grupo de estudio. Cada persona ve los conceptos de manera diferente. Algo que no entiendas muy bien puede ser fácil para un compañero de estudio. Tener su perspectiva sobre un concepto puede ayudarte a entenderlo.
  4. Pide a alguien que escriba algunos problemas para que puedas prepararte. Pídele que plantee ejemplos similares a los de tu libro de texto o a los de ideas de fuentes en línea y que te muestre las respuestas si has terminado o si has quedado verdaderamente atascado en alguno de ellos. No trates de crear tu propia hoja de estudio, pues no te exigirás lo necesario.
  5. Debes saber que los profesores retomarán problemas del pasado. Aunque estudies un capítulo o dos, los profesores querrán "pulir" tus habilidades por medio de problemas que estudiaste hace un tiempo o al principio del curso.
  6. Duerme 7 a 9 horas para mantener tu mente fresca y realiza cálculos mentalmente.

Durante el examen

  1. Relájate. Empieza primero con los problemas más fáciles. De esta manera, tendrás más tiempo para concentrarte en los más difíciles.

Consejos

  • Mantén la calma y piensa positivamente, ten confianza en que puedes hacerlo.
  • No dependas de que el profesor pueda hacerte entender un concepto o un problema. Nunca lo entenderás y pensarás que el profesor es descortés por no poner la pregunta al nivel de tu comprensión. En lugar de eso, hazlo todo por tu cuenta, desde el principio hasta el fin. Algunas preguntas son muy difíciles, casi siempre requieren que las memorices, así que márcalas y revísalas una y otra vez antes de un examen para que las tengas grabadas en la mente.
  • Trata de disfrutar las matemáticas. Siéntete feliz y satisfecho cuando logres terminar un problema y luego pasa al siguiente.
  • Resuelve problemas. De esta manera, tendrás la tendencia de entender y de notar las fórmulas y los problemas dados. También puedes resolver los problemas que has visto antes. Resuelve algunos problemas aunque no sepas las respuestas y permite que alguien los revise por ti.
  • Asegúrate de beber mucha agua y come un bocadillo antes de estudiar. Esto estimulará tu cerebro y te ayudará a memorizar y a trabajar en los conceptos de matemática.
  • Las preguntas más difíciles que encuentras durante la preparación serán las que te formulen en la prueba. Prepárate revisando las guías de estudio, otras pruebas, las tareas y otros papeles que se relacionen a temas repasados antes del examen.
  • Empieza a estudiar mientras aún tengas tiempo de ir con un profesor para cualquier consulta, si lo necesitas. Si empiezas a estudiar muy tarde, te quedarás sin muchas opciones u oportunidades para estudiar.
  • Cuando entiendas los problemas, asegúrate de no solo resolverlos. Tienes que entenderlos y si tienes la duda más ligera, debes preguntarle a un profesor o a un consejero.
  • Si el curso de matemáticas te parece aburrido y que no vale la pena de estudiar, trata de darte algunos incentivos para terminar los problemas. Por ejemplo, después de terminar con 20 problemas, prométete a ti mismo que te premiarás con algunas galletas, viendo media hora de tu programa favorito, etc. Si estás en un grupo de estudio, también puedes hacer una carrera con tus amigos para ver quién termina primero los problemas. Además puedes hablar con tu familia para determinar un premio si resuelves un cierto porcentaje del examen. De esta manera, tendrás un incentivo para hacerlo bien.

Advertencias

  • No busques las respuestas apenas te sientas atascado en un problema. Luchar con él por un tiempo será mucho más beneficioso, ya que encontrarás una nueva forma de entenderlo. Aunque al final necesites buscar las respuesta de todas formas.
  • No uses la calculadora al resolver los problemas. De hecho, debes practicar los fundamentos (la adición, la sustracción, la multiplicación y la división). Practícalas tanto como puedas con números aleatorios. Sin embargo, cuando llegues a un nivel más difícil, probablemente necesites una calculadora para hacer tu tarea.
  • No trates de hacer todo tu estudio al mismo tiempo. Asegúrate de tomar descansos y asimilar la información un poco antes de volver a estudiar.
  • No solo trates de buscar los problemas de ejemplo que emulen los problemas de la tarea para la casa. Trata de entender por qué se toman ciertos pasos. Si al profesor le gusta ser complejo (a muchos les gusta), saber los problemas de ejemplo no será muy útil, pero entender verdaderamente el material sí. Hay algunas pistas en la pregunta y tú debes resolverla con los materiales dados.
Теги: